339 videos

Nuestras elecciones alimentarias pueden jugar un papel significativo en los problemas de salud que afectan a las mujeres, incluyendo la menstruación, menopausia, embarazo, lactancia y el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Además del cáncer de piel, el cáncer de mama es el cáncer más común entre las mujeres estadounidenses. Para demostrar el dramático impacto que tienen las decisiones en el estilo de vida sobre el riesgo del cáncer de mama, los investigadores observaron a cerca de 30000 mujeres postmenopáusicas, sin historial de cáncer de mama, durante aproximadamente siete años. La ingesta limitada de alcohol, comer más a base de vegetales y mantener un peso normal se asoció a un 62% menos riesgo de cáncer de mama.

Extraordinariamente, consumir una alimentación a base de vegetales junto con ejercicio, como caminar diariamente, puede mejorar nuestras defensas contra el cáncer en solo dos semanas. Los investigadores atribuyeron este efecto a una disminución en los niveles de una hormona de crecimiento promotora  del cáncer llamada IGF-1, probablemente debido a una reducción de la ingesta de proteína de origen animal (carne, claras de huevo y lácteos).

¿Qué pasa con los carcinógenos en la carne cocida? Las mujeres que comen más carne a la parrilla, asada o ahumada, durante sus vidas, pueden tener tanto como un 47% más probabilidades de cáncer de mama.

El consumo de productos de origen animal también se ha  relacionado con una pubertad prematura en las niñas, que en el siglo XX empezaba alrededor de los 16 o 17 años, pero ahora vemos un significativo número de niñas empezando a desarrollar senos antes de los ocho años y el incremento en el riesgo de infertilidad.

El síndrome de ovario poliquístico (PCOS), potencialmente el desequilibrio hormonal más común entre las mujeres jóvenes en los Estados Unidos, y una causa común de infertilidad, menstruación disfuncional y exceso de vello facial y corporal, también se puede ver afectado por la alimentación. Los productos finales de glicación avanzada (AGEs) pueden contribuir a la causa del síndrome de ovario poliquístico e infertilidad. Así que, además de no fumar, también deberíamos disminuir el consumo de alimentos ricos en proteína y grasa y ricos en productos finales de glicación avanzada como la carne, el queso y yema de huevo e incrementar el consumo de alimentos ricos en antioxidantes como los frutos rojos, las hierbas y las especias.

La alimentación a base de vegetales parece ofrecer un alivio para una variedad de síntomas de la menstruación, que incluye inflamación y dolor en los senos (mastalgia cíclica), también algunas mujeres que sufren de dismenorrea (períodos dolorosos) experimentan un alivio significativo en la intensidad del dolor y la duración de la menstruación al hacer el cambio a una alimentación a base de vegetales.

 

Traducción: Diana Montejano. Edición: Viviana Garcia

Créditos de imagen: Pixabay. La imagen ha sido modificada.

Todos los videos de: Salud De La Mujer

Pin It en Pinterest