El papel de los virus de aves de corral en los cánceres humanos

El papel de los virus de aves de corral en los cánceres humanos
5 (100%) 1 vote

¿Pueden los virus herpes oncogénicos de pollo representar una amenaza para la salud pública?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ver el vídeo más arriba. 

La incidencia de cáncer ha ido aumentando durante los últimos cincuenta años, y la pregunta es ¿por qué? Bueno, hasta un 20% de los casos de cáncer son provocados por “agentes infecciosos, principalmente virus”, algo que sabemos hace seguramente un siglo, cuando se descubrió un virus causante de cáncer en los pollos. Fue un escándalo que El Dr. Rous no obtuviera su premio Nobel por este descubrimiento histórico hasta 55 años más tarde.

Si existen virus de pollo causantes de cáncer, ¿qué sucede con las personas que manipulan o comen aves de corral? Por décadas se ha expresado preocupación acerca de la “infectividad potencial” de los virus oncogénicos en los animales de granja. La primera pregunta era si existía evidencia de exposición humana. Y, de hecho, las personas tienen anticuerpos de estos virus oncogénicos de pollo en su torrente sanguíneo, lo que indica que el virus no es un desconocido para nuestro sistema inmunológico. Pero, ¿existe alguna evidencia de que el virus mismo puede entrar en nuestra sangre? No la había, hasta el año 2001.

Existe un virus tipo herpes oncogénico en aves de corral. La pregunta es, ¿representa esto una amenaza para la salud pública? Los investigadores usaron técnicas de identificación de ADN para examinar la sangre de 200 personas, y 20% tenían el virus en su torrente sanguíneo: una en cinco.

Pero esto no significa que esos virus puedan necesariamente infectar la células humanas. Pero, de hecho, si pueden. ¿Pueden causar enfermedades en humanos? ¿Cómo podemos averiguar esto? Obviamente, no se puede simplemente inyectar a la gente. Entonces, los investigadores estudiaron a los trabajadores avícolas. Así fue como entendimos como otras enfermedades de animales de granja pasan a los humanos, ni hablar del descubrimiento de la naturaleza cancerígena de los asbestos y el benceno. Se estudia a los trabajadores que están expuestos día tras día. Si no presentan tasas mayores de cáncer, entonces se puede asumir que los virus son inofensivos. Pero, desafortunadamente, no es el caso.

Aquellos con “alta exposición a virus [oncogénicos] de aves de corral” tienen “un riesgo elevado de morir por diversos cánceres”. Por lo tanto, “la relativa facilidad” con la que algunos virus infectan a células humanas e infectan y causan tumores en primates de laboratorio puede ser de importancia para la salud pública, particularmente dado el incremento en el riesgo de cáncer en los trabajadores de la carne y la evidencia de que podemos, de hecho, ser infectados.

Incluso si los trabajadores avícolas tienen mayor riesgo, eso no significa que el riesgo elevado también aplique a las personas que ingieren pollo o huevos. Solo porque los que matan pollos son “6 veces más probable en morir de un tumor cerebral”, por ejemplo, tienen pájaros aleteando en su cara. “La intensidad de la exposición a estos virus en la población general” es presumiblemente muy lejana a la de “trabajadores avícolas con experiencia”, aunque “la población general está sin embargo muy expuesta” a los virus, simplemente porque comemos tanto pollo y huevos.

Esto es sustentado por datos que muestran que no es tan sólo los trabajadores de granjas industriales que presentan riesgo elevado de tumores cerebrales, sino también los carniceros o personas que cortan carne y que no están expuestas a aves vivas, especialmente aquellos que no usan guantes y que frecuentemente tienen cortaduras en sus manos. Y de otros cánceres también.

Aquellos que manipulan la carne para vivir también tienen mayores incidencias de mortalidad por otras razones diferentes al cáncer, como por ejemplo, enfermedades cardíacas. ¿Puede que los virus estén involucrados en esto también? Algunos de los virus avícolas no solo provocan cáncer en pollos, sino producen arteriosclerosis también. Ese virus tipo herpes oncogénico también desencadena la acumulación de cristales de colesterol.

Está bien, pero eso es en pollos. ¿Qué hay de las personas? “Dado que los pollos infectados con el virus de la enfermedad de Marek… desarrollan lesiones arterioscleróticas luego de ser infectados”, los investigadores “evaluaron la presencia de [cualquier] tipo de virus tipo herpes…en tejidos de paredes arteriales humanas”, y los encontraron. Pero, cualquier rol que tengan los virus en enfermedades cardíacas humanas es solo especulativo.

Y aquí estábamos todo este tiempo pensando si las sustancias presentes en alimentos animales como el hierro hemo, las grasas saturadas, el colesterol, las dioxinas y los carcinógenos en la carne cocida aumentaban el riesgo de enfermedades como el cáncer y problemas cardíacos.

Pero no consideramos los virus animales, que son “importantes no solo para trabajadores de supermercados, pero también para la población en general que también puede hallarse expuesta”. De hecho, el estudio que detectó virus oncogénicos de pollo circulando por el torrente sanguíneo encontró aproximadamente las mismas frecuencias en empleados de oficina que en los que trabajaban en mataderos de pollos.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Adriana Telias y Gabriela Rivera.

Considera ser un voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ver el vídeo más arriba. 

La incidencia de cáncer ha ido aumentando durante los últimos cincuenta años, y la pregunta es ¿por qué? Bueno, hasta un 20% de los casos de cáncer son provocados por “agentes infecciosos, principalmente virus”, algo que sabemos hace seguramente un siglo, cuando se descubrió un virus causante de cáncer en los pollos. Fue un escándalo que El Dr. Rous no obtuviera su premio Nobel por este descubrimiento histórico hasta 55 años más tarde.

Si existen virus de pollo causantes de cáncer, ¿qué sucede con las personas que manipulan o comen aves de corral? Por décadas se ha expresado preocupación acerca de la “infectividad potencial” de los virus oncogénicos en los animales de granja. La primera pregunta era si existía evidencia de exposición humana. Y, de hecho, las personas tienen anticuerpos de estos virus oncogénicos de pollo en su torrente sanguíneo, lo que indica que el virus no es un desconocido para nuestro sistema inmunológico. Pero, ¿existe alguna evidencia de que el virus mismo puede entrar en nuestra sangre? No la había, hasta el año 2001.

Existe un virus tipo herpes oncogénico en aves de corral. La pregunta es, ¿representa esto una amenaza para la salud pública? Los investigadores usaron técnicas de identificación de ADN para examinar la sangre de 200 personas, y 20% tenían el virus en su torrente sanguíneo: una en cinco.

Pero esto no significa que esos virus puedan necesariamente infectar la células humanas. Pero, de hecho, si pueden. ¿Pueden causar enfermedades en humanos? ¿Cómo podemos averiguar esto? Obviamente, no se puede simplemente inyectar a la gente. Entonces, los investigadores estudiaron a los trabajadores avícolas. Así fue como entendimos como otras enfermedades de animales de granja pasan a los humanos, ni hablar del descubrimiento de la naturaleza cancerígena de los asbestos y el benceno. Se estudia a los trabajadores que están expuestos día tras día. Si no presentan tasas mayores de cáncer, entonces se puede asumir que los virus son inofensivos. Pero, desafortunadamente, no es el caso.

Aquellos con “alta exposición a virus [oncogénicos] de aves de corral” tienen “un riesgo elevado de morir por diversos cánceres”. Por lo tanto, “la relativa facilidad” con la que algunos virus infectan a células humanas e infectan y causan tumores en primates de laboratorio puede ser de importancia para la salud pública, particularmente dado el incremento en el riesgo de cáncer en los trabajadores de la carne y la evidencia de que podemos, de hecho, ser infectados.

Incluso si los trabajadores avícolas tienen mayor riesgo, eso no significa que el riesgo elevado también aplique a las personas que ingieren pollo o huevos. Solo porque los que matan pollos son “6 veces más probable en morir de un tumor cerebral”, por ejemplo, tienen pájaros aleteando en su cara. “La intensidad de la exposición a estos virus en la población general” es presumiblemente muy lejana a la de “trabajadores avícolas con experiencia”, aunque “la población general está sin embargo muy expuesta” a los virus, simplemente porque comemos tanto pollo y huevos.

Esto es sustentado por datos que muestran que no es tan sólo los trabajadores de granjas industriales que presentan riesgo elevado de tumores cerebrales, sino también los carniceros o personas que cortan carne y que no están expuestas a aves vivas, especialmente aquellos que no usan guantes y que frecuentemente tienen cortaduras en sus manos. Y de otros cánceres también.

Aquellos que manipulan la carne para vivir también tienen mayores incidencias de mortalidad por otras razones diferentes al cáncer, como por ejemplo, enfermedades cardíacas. ¿Puede que los virus estén involucrados en esto también? Algunos de los virus avícolas no solo provocan cáncer en pollos, sino producen arteriosclerosis también. Ese virus tipo herpes oncogénico también desencadena la acumulación de cristales de colesterol.

Está bien, pero eso es en pollos. ¿Qué hay de las personas? “Dado que los pollos infectados con el virus de la enfermedad de Marek… desarrollan lesiones arterioscleróticas luego de ser infectados”, los investigadores “evaluaron la presencia de [cualquier] tipo de virus tipo herpes…en tejidos de paredes arteriales humanas”, y los encontraron. Pero, cualquier rol que tengan los virus en enfermedades cardíacas humanas es solo especulativo.

Y aquí estábamos todo este tiempo pensando si las sustancias presentes en alimentos animales como el hierro hemo, las grasas saturadas, el colesterol, las dioxinas y los carcinógenos en la carne cocida aumentaban el riesgo de enfermedades como el cáncer y problemas cardíacos.

Pero no consideramos los virus animales, que son “importantes no solo para trabajadores de supermercados, pero también para la población en general que también puede hallarse expuesta”. De hecho, el estudio que detectó virus oncogénicos de pollo circulando por el torrente sanguíneo encontró aproximadamente las mismas frecuencias en empleados de oficina que en los que trabajaban en mataderos de pollos.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Adriana Telias y Gabriela Rivera.

Considera ser un voluntario/a para ayudar en la página web.

Nota del Doctor

Otros virus pueden jugar un papel importante en la epidemia de obesidad. Ve, por ejemplo, Infectobesidad: Adenovirus 36 y la obesidad infantil.

Otros posibles amenazas microbiológicas asociadas con las aves de corral incluyen:

Posibles peligros químicos asociados con las aves de corral incluyen:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This