¿De dónde proviene el arsénico en el pollo?

¿De dónde proviene el arsénico en el pollo?
5 (100%) 3 votes

¿Cuál fue la respuesta del Consejo Nacional de Avicultura a que las autoridades de salud pública le pidieran a la industria que dejara de alimentar a las aves de corral con medicamentos basados en arsénico?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

¿Cuál fue la respuesta del Consejo Nacional de Avicultura a las autoridades de salud pública que pedían que la industria dejara de alimentar a las aves de corral con medicamentos a base de arsénico?

“Las prácticas dietéticas influyen en nuestra exposición a pesticidas, metales pesados ​​tóxicos, contaminantes orgánicos persistentes e industriales. Una dieta rica en pescado y otros productos animales, por ejemplo, da como resultado una mayor exposición a compuestos orgánicos y metales pesados que una dieta basada en plantas, porque estos compuestos se bioacumulan en la cadena alimentaria”. Investigadores de UC Davis analizaron las dietas de niños y adultos en California para ver qué tan mal estaba la situación.

El 100% de los niños analizados excedieron los niveles de referencia para el cáncer en las concentraciones de arsénico, de los pesticidas prohibidos Dieldrín y DDT, del metabolito DDE, así como de dioxinas. Como se puede ver en el minuto 0:51 en mi video ¿De dónde proviene el arsénico en el pollo?, los investigadores encontraron arsénico en concentraciones 100 veces superior a la exposición diaria aceptable en preescolares, niños en edad escolar, padres y adultos mayores; varios plaguicidas en concentraciones 10 veces mayor y dioxinas en hasta 1000 veces la dosis diaria aceptable. Pero ¿de dónde provienen todas estas toxinas?

La principal fuente de dioxinas en las dietas de los californianos son los lácteos, seguidos de la carne y luego las papas blancas, los cereales refinados, los hongos, las aves y el pescado. Para el DDT hoy en día la fuente primaria también parecen ser los lácteos.

Como alternativa más segura al DDT se creó el Dieldrín, pero fue prohibido en 1974, solo 2 años después. Sin embargo, todavía se encuentra en nuestros cuerpos, gracias al consumo de lácteos, carne y según muestra la evidencia, pepinos.

El clordano pudo llegar a la década de 1980 antes de ser prohibido, aunque todavía estamos expuestos a través de los lácteos (y los pepinos). El plomo también proviene en principio de los productos lácteos. No sorprende que el mercurio provenga en primera instancia del atún y otros mariscos. Pero, ¿cuál es la principal fuente de arsénico en los niños? Para sorpresa de todos, el pollo. ¿Por qué?

Déjame contarte una historia sobre el arsénico en el pollo. El compuesto es “bien conocido como veneno por cualquiera que lea misterios o conozca la historia de los Borgia, por lo que no es algo que la gente quiera en su comida”. En el 2000, un estudiante de bioestadística fue al USDA en busca de un proyecto para su maestría y entonces decidió investigarlo. Encontró una gran diferencia entre los niveles de arsénico en el pollo contra los de otras carnes, eran hasta 3 veces más altos. Sus colegas veterinarios no se sorprendieron en absoluto y explicaron que desde 1944 se les administran a las aves de corral 4 tipos diferentes de antibióticos que contienen arsénico.

“A pesar de ello, el reconocimiento de esta fuente de exposición [para los humanos] solo ocurrió después de un análisis estadístico de los datos”, es decir, después de que este estudiante haya revisado los datos. La información se publicó en el 2004 y se amplió en el 2006. No contento con esto, el Consejo Nacional de Avicultura (NCC, por sus siglas en inglés) argumentó que muchos alimentos son los que están contaminados con arsénico. “Al centrarse de forma específica en el pollo, IATP [el Instituto de Política Agrícola y Comercial] deja en claro que produce un documento con el objetivo de obligar a los productores [de pollo] a dejar de usar estos productos seguros y eficaces”, forma en que la NCC define a estos medicamentos que contienen arsénico. De hecho, la NCC argumenta que no debemos preocuparnos porque los productores de pollo usan arsénico orgánico, “no la forma inorgánica que se hizo famosa en ‘Arsenic and Old Lace’ ”. Entonces no es necesario preocuparse… sino hasta que lo cocinamos. Cuando se cocina, parece que parte del fármaco arsénico de la carne se convierte en la variedad de “Arsenic and Old Lace”. Por este motivo, en el 2009 se presentó en el Congreso el proyecto de Ley de aves de corral libres de venenos, el cual fracasó y fue seguida por su posterior introducción en el 2011. ¿El segundo intento fue mejor? No, los legisladores argumentaron una vez más que producir aves de corral sin veneno carecía de sentido. Como consecuencia, en el 2013 se realizó una coalición de 9 organizaciones para demandar a la FDA y para el 31 de diciembre de 2015, se retiraron todos los medicamentos con arsénico para las aves de corral. A partir de 2016, ya no se podían administrar. La mala noticia es que sin darles a las aves el fármaco Roxarsone que contiene arsénico, podrían perder algo de su “atractivo color rosa”.

Al final, la industria avícola se salió con la suya y expuso al público estadounidense al arsénico durante 72 años. “Cabe señalar que la Unión Europea nunca ha aprobado medicamentos que contengan arsénico para el consumo animal”. Hmm, ¿alimentar a nuestros animales con arsénico? No gracias, no thanks, nein danke, no grazie, non merci.

Europa también ha prohibido desde hace mucho tiempo la “amenaza urgente para la salud humana” que representa alimentar a los animales de granja con millones de kilos de antibióticos humanos. Como se puede ver en el minuto 5:30 en mi video, alimentar a los pollos con toneladas de drogas como tetraciclinas y penicilinas para engordarlos más rápido es un problema que empeora cada año y se remonta a 1951 cuando las compañías farmacéuticas comenzaron a utilizar LAS MAYÚSCULAS en los anuncios, prometiendo “GANANCIAS… ¡muchas veces mayores!”, una práctica peligrosa con la que la industria avícola se ha salido con la suya durante 68 años… y siguen contando.

La traducción de este contenido ha sido realizado por Tamara Amor.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

¿Cuál fue la respuesta del Consejo Nacional de Avicultura a las autoridades de salud pública que pedían que la industria dejara de alimentar a las aves de corral con medicamentos a base de arsénico?

“Las prácticas dietéticas influyen en nuestra exposición a pesticidas, metales pesados ​​tóxicos, contaminantes orgánicos persistentes e industriales. Una dieta rica en pescado y otros productos animales, por ejemplo, da como resultado una mayor exposición a compuestos orgánicos y metales pesados que una dieta basada en plantas, porque estos compuestos se bioacumulan en la cadena alimentaria”. Investigadores de UC Davis analizaron las dietas de niños y adultos en California para ver qué tan mal estaba la situación.

El 100% de los niños analizados excedieron los niveles de referencia para el cáncer en las concentraciones de arsénico, de los pesticidas prohibidos Dieldrín y DDT, del metabolito DDE, así como de dioxinas. Como se puede ver en el minuto 0:51 en mi video ¿De dónde proviene el arsénico en el pollo?, los investigadores encontraron arsénico en concentraciones 100 veces superior a la exposición diaria aceptable en preescolares, niños en edad escolar, padres y adultos mayores; varios plaguicidas en concentraciones 10 veces mayor y dioxinas en hasta 1000 veces la dosis diaria aceptable. Pero ¿de dónde provienen todas estas toxinas?

La principal fuente de dioxinas en las dietas de los californianos son los lácteos, seguidos de la carne y luego las papas blancas, los cereales refinados, los hongos, las aves y el pescado. Para el DDT hoy en día la fuente primaria también parecen ser los lácteos.

Como alternativa más segura al DDT se creó el Dieldrín, pero fue prohibido en 1974, solo 2 años después. Sin embargo, todavía se encuentra en nuestros cuerpos, gracias al consumo de lácteos, carne y según muestra la evidencia, pepinos.

El clordano pudo llegar a la década de 1980 antes de ser prohibido, aunque todavía estamos expuestos a través de los lácteos (y los pepinos). El plomo también proviene en principio de los productos lácteos. No sorprende que el mercurio provenga en primera instancia del atún y otros mariscos. Pero, ¿cuál es la principal fuente de arsénico en los niños? Para sorpresa de todos, el pollo. ¿Por qué?

Déjame contarte una historia sobre el arsénico en el pollo. El compuesto es “bien conocido como veneno por cualquiera que lea misterios o conozca la historia de los Borgia, por lo que no es algo que la gente quiera en su comida”. En el 2000, un estudiante de bioestadística fue al USDA en busca de un proyecto para su maestría y entonces decidió investigarlo. Encontró una gran diferencia entre los niveles de arsénico en el pollo contra los de otras carnes, eran hasta 3 veces más altos. Sus colegas veterinarios no se sorprendieron en absoluto y explicaron que desde 1944 se les administran a las aves de corral 4 tipos diferentes de antibióticos que contienen arsénico.

“A pesar de ello, el reconocimiento de esta fuente de exposición [para los humanos] solo ocurrió después de un análisis estadístico de los datos”, es decir, después de que este estudiante haya revisado los datos. La información se publicó en el 2004 y se amplió en el 2006. No contento con esto, el Consejo Nacional de Avicultura (NCC, por sus siglas en inglés) argumentó que muchos alimentos son los que están contaminados con arsénico. “Al centrarse de forma específica en el pollo, IATP [el Instituto de Política Agrícola y Comercial] deja en claro que produce un documento con el objetivo de obligar a los productores [de pollo] a dejar de usar estos productos seguros y eficaces”, forma en que la NCC define a estos medicamentos que contienen arsénico. De hecho, la NCC argumenta que no debemos preocuparnos porque los productores de pollo usan arsénico orgánico, “no la forma inorgánica que se hizo famosa en ‘Arsenic and Old Lace’ ”. Entonces no es necesario preocuparse… sino hasta que lo cocinamos. Cuando se cocina, parece que parte del fármaco arsénico de la carne se convierte en la variedad de “Arsenic and Old Lace”. Por este motivo, en el 2009 se presentó en el Congreso el proyecto de Ley de aves de corral libres de venenos, el cual fracasó y fue seguida por su posterior introducción en el 2011. ¿El segundo intento fue mejor? No, los legisladores argumentaron una vez más que producir aves de corral sin veneno carecía de sentido. Como consecuencia, en el 2013 se realizó una coalición de 9 organizaciones para demandar a la FDA y para el 31 de diciembre de 2015, se retiraron todos los medicamentos con arsénico para las aves de corral. A partir de 2016, ya no se podían administrar. La mala noticia es que sin darles a las aves el fármaco Roxarsone que contiene arsénico, podrían perder algo de su “atractivo color rosa”.

Al final, la industria avícola se salió con la suya y expuso al público estadounidense al arsénico durante 72 años. “Cabe señalar que la Unión Europea nunca ha aprobado medicamentos que contengan arsénico para el consumo animal”. Hmm, ¿alimentar a nuestros animales con arsénico? No gracias, no thanks, nein danke, no grazie, non merci.

Europa también ha prohibido desde hace mucho tiempo la “amenaza urgente para la salud humana” que representa alimentar a los animales de granja con millones de kilos de antibióticos humanos. Como se puede ver en el minuto 5:30 en mi video, alimentar a los pollos con toneladas de drogas como tetraciclinas y penicilinas para engordarlos más rápido es un problema que empeora cada año y se remonta a 1951 cuando las compañías farmacéuticas comenzaron a utilizar LAS MAYÚSCULAS en los anuncios, prometiendo “GANANCIAS… ¡muchas veces mayores!”, una práctica peligrosa con la que la industria avícola se ha salido con la suya durante 68 años… y siguen contando.

La traducción de este contenido ha sido realizado por Tamara Amor.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Pin It en Pinterest

Share This