Curar la hidradenitis supurativa con la alimentación

Curar la hidradenitis supurativa con la alimentación
4.46 (89.23%) 13 votes

¿Cuál es el papel de las dietas que excluyen lácteos y levaduras para detener y revertir una enfermedad autoinmune inflamatoria?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Un estudio sin precedentes sugirió que la exposición a la levadura dietética, como la de panadería, la de cerveza y la nutricional, podría empeorar el curso de la enfermedad de Crohn, una enfermedad inflamatoria intestinal autoinmune. La razón por la que se realizó el estudio fue porque los pacientes con Crohn tienden a tener niveles elevados de anticuerpos contra la levadura, pero la realidad es que no es la única enfermedad autoinmune que genera esta respuesta. Se encontró también en pacientes con lupus, artritis reumatoide, otra enfermedad de las articulaciones llamada espondilitis anquilosante, enfermedad hepática autoinmune y con la enfermedad tiroidea autoinmune. Entonces, ¿evitar la levadura también podría ayudar a las personas con esas condiciones? Aún no se ha puesto a prueba en esas enfermedades en particular, pero en la hidrosadenitis supurativa . ¿Qué es? 

La hidrosadenitis supurativa puede llegar a ser una enfermedad espantosa. Comienza con granos, por lo general a lo largo de partes del cuerpo donde hay pliegues, como las axilas, la ingle, las nalgas y por debajo de los senos. Luego, se forman nódulos dolorosos que se convierten en abscesos, que drenan un pus espeso y maloliente. ¿Y después? Empeora aun más, ya que se forman túneles activos de pus dentro del cuerpo.

Y no es una enfermedad tan rara. Tiene una prevalencia estimada de alrededor del 1-4%, que es como 1 en 50. Por lo general los que la padecen cubren los abscesos con ropa, pero cuando supuran suelen emanar un olor muy fuerte. Hoy en día existen todo tipo de opciones quirúrgicas y hasta quimioterapia, pero ¿por qué los investigadores pensaron en probar con la dieta? Quiero decir, dado que la enfermedad de Crohn es una enfermedad de inflamación intestinal, se puede ver cómo un alimento al que uno reacciona podría empeorarla, pero ¿qué tiene que ver una enfermedad de inflamación en las axilas? Al parecer, hay un vínculo entre la hidrosadenitis supurativa y la enfermedad de Crohn. Tener una de ellas puede hacer que la probabilidad de padecer la otra aumente 5 veces, por lo que podría haber un “vínculo inmunopatogénico” entre las 2, es decir, podrían compartir respuestas inmunes anormales similares. Entonces, si eliminar la levadura en los pacientes de Crohn les ayuda, tal vez eliminarla de la dieta de las personas con hidrosadenitis supurativa también podría tener efectos positivos. Para corroborarlo, 12 pacientes con la enfermedad fueron sometidos a una dieta que excluía alimentos con levadura, como pan y cerveza, y el resultado fue una mejoría para todos. Hubo una “estabilización inmediata de los síntomas clínicos y las lesiones cutáneas retrocedieron”. En 1 año se revirtió y desapareció la enfermedad. Pero ¿cómo sabemos que fue solo gracias a la levadura? Al eliminar un alimento como la pizza, se excluyen además productos lácteos, lo que también parecería beneficiar en estos casos. De hecho, una dieta libre de lácteos produjo mejoras en alrededor de 5 de cada 6 pacientes.

Los túneles de pus que mencioné antes son causados por la ruptura del mismo tipo de glándulas sebáceas que pueden causar el acné regular. En la hidrosadenitis supurativa, sin embargo, explotan y “los productos lácteos contienen 3 componentes que promueven el proceso de bloqueo del conducto [al obstruir los poros], contribuye a su ruptura y explosión final”. En primer lugar, está la caseína, que eleva el IGF-1. (Tengo disponibles más de 10 videos sobre IGF-1). En segundo lugar, el suero y la lactosa, y, en tercer lugar, las hormonas en la leche, 6 hormonas producidas por la vaca, su placenta y las glándulas mamarias que terminan en la leche. Entonces, ¿por qué no eliminar los lácteos para ver si se producen mejorías?

Existe toda una serie de medicamentos desagradables que se pueden usar para tratar de combatir la inflamación, pero tan pronto como se dejan de tomar, puede regresar con fuerza. Incluso después de una cirugía extensa, la enfermedad regresa en un 25 a 50% de los casos, por lo que estamos desesperados por investigar nuevas opciones de tratamiento. Pero los pacientes no quieren esperar más. Se reúnen en comunidades en línea, comparten sus pruebas y errores a través de las redes sociales, de ahí que algunos han informado de éxitos al eliminar los lácteos y los carbohidratos refinados, como la harina blanca y el azúcar. A raíz de esto, un dermatólogo en New Hampshire decidió probar en los pacientes con hidrosadenitis supurativa una dieta sin lácteos, y el resultado fue que el 83% comenzó a mejorar. Ni siquiera intentó eliminar el azúcar y la harina de sus dietas. Ahora bien, no realizó un ensayo clínico ni nada por el estilo. No es fácil realizar intervenciones dietéticas clínicas aleatorizadas, pero eso no impide que los pacientes prueben. Quiero decir, se puede entender por qué tiene que haber juntas de revisión institucionales cuando se prueban medicamentos y cirugías nuevas y riesgosas, pero si se trata solo de probar un cambio en la dieta como es el de la leche de vaca a la leche de soja, por ejemplo, ¿por qué hay que esperar? “A medida que los pacientes buscan un camino eficaz para eliminar [esta enfermedad horrible], necesitan apoyo y orientación para tener una dieta lo más saludable posible, libre de lácteos, azúcar y harina refinada. Nada podría ser más natural”.

Pero ¿qué hay con la levadura? ¿Cómo sabemos que fue la levadura la responsable de la mejoría? En el estudio que mencioné, 8 de los 12 pacientes antes se habían sometido a una cirugía, así que quizás esa fue la causa principal. Es similar a cuando escucho que alguien con cáncer pasó por la ruta convencional de quimioterapia, cirugía y radiación antes de ir a una clínica cuestionable, pero luego atribuye su cura a los colónicos de pasto de trigo o cualquier otra cosa que les hayan dado. ¿Cómo saben que no fue la quimio, la cirugía y/o la radiación lo que los salvó? En el caso del estudio, ¿por qué sospechamos que fue la levadura? Porque no solo todos los pacientes mejoraron, “todos demostraron una recurrencia inmediata de las lesiones cutáneas después del consumo accidental o voluntario de cerveza u otros alimentos” como el pan. Por lo tanto, la eliminación de la levadura no solo dio como resultado una “estabilización rápida” y “una regresión lenta pero completa de las lesiones cutáneas en el plazo de 1 año”, sino que, en todos los casos, entre las 24 y 48 horas posteriores a la ingesta de de cerveza, levadura u otros “alimentos que la incluían”, ¡BAM! , los síntomas volvieron. Los investigadores concluyeron entonces que una “dieta de exclusión simple podría promover la mejoría de las lesiones cutáneas involucradas en esta enfermedad discapacitante y [quizás no tan] rara”.

¿Cuál fue la respuesta de la comunidad médica a este notable e histórico estudio? “¿Por qué no se mencionó el consentimiento informado y la aprobación del Comité de Ética?” Carta tras carta al editor de la publicación reclamaba que los investigadores habían violado la Declaración de Helsinki, que es como el Código de Nuremberg o las Convenciones de Ginebra para proteger contra la experimentación humana involuntaria, y exigían la aprobación de la Junta de Revisión Institucional para este estudio. Los investigadores respondieron que le dieron la opción a los pacientes de recetarles medicamentos que podrían ocasionar efectos secundarios, como problemas hepáticos, o probar con una dieta. “Los pacientes prefirieron la dieta”. ¡No olvidemos, agregaría, que todos se curaron!

De todos modos, en resumidas cuentas, al evitar alimentos como la pizza, que contienen tanto lácteos como levadura, los pacientes podrían prevenir los estragos de la enfermedad.

La traducción de este contenido ha sido realizada por Tamara Amor.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Pavel N, Joe Harrison, Laura Barretta, H Alberto Gongora, Gab Bandala, Chris Homan, Made by Made, Nook Fulupton, Iconic, Vladamir Belochkin, parkjisun, Milky y Anna Hatzisavas del The Noun Project.

Crédito de la imagen: Francis Storr vía Flickr. La imagen ha sido modificada.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Un estudio sin precedentes sugirió que la exposición a la levadura dietética, como la de panadería, la de cerveza y la nutricional, podría empeorar el curso de la enfermedad de Crohn, una enfermedad inflamatoria intestinal autoinmune. La razón por la que se realizó el estudio fue porque los pacientes con Crohn tienden a tener niveles elevados de anticuerpos contra la levadura, pero la realidad es que no es la única enfermedad autoinmune que genera esta respuesta. Se encontró también en pacientes con lupus, artritis reumatoide, otra enfermedad de las articulaciones llamada espondilitis anquilosante, enfermedad hepática autoinmune y con la enfermedad tiroidea autoinmune. Entonces, ¿evitar la levadura también podría ayudar a las personas con esas condiciones? Aún no se ha puesto a prueba en esas enfermedades en particular, pero en la hidrosadenitis supurativa . ¿Qué es? 

La hidrosadenitis supurativa puede llegar a ser una enfermedad espantosa. Comienza con granos, por lo general a lo largo de partes del cuerpo donde hay pliegues, como las axilas, la ingle, las nalgas y por debajo de los senos. Luego, se forman nódulos dolorosos que se convierten en abscesos, que drenan un pus espeso y maloliente. ¿Y después? Empeora aun más, ya que se forman túneles activos de pus dentro del cuerpo.

Y no es una enfermedad tan rara. Tiene una prevalencia estimada de alrededor del 1-4%, que es como 1 en 50. Por lo general los que la padecen cubren los abscesos con ropa, pero cuando supuran suelen emanar un olor muy fuerte. Hoy en día existen todo tipo de opciones quirúrgicas y hasta quimioterapia, pero ¿por qué los investigadores pensaron en probar con la dieta? Quiero decir, dado que la enfermedad de Crohn es una enfermedad de inflamación intestinal, se puede ver cómo un alimento al que uno reacciona podría empeorarla, pero ¿qué tiene que ver una enfermedad de inflamación en las axilas? Al parecer, hay un vínculo entre la hidrosadenitis supurativa y la enfermedad de Crohn. Tener una de ellas puede hacer que la probabilidad de padecer la otra aumente 5 veces, por lo que podría haber un “vínculo inmunopatogénico” entre las 2, es decir, podrían compartir respuestas inmunes anormales similares. Entonces, si eliminar la levadura en los pacientes de Crohn les ayuda, tal vez eliminarla de la dieta de las personas con hidrosadenitis supurativa también podría tener efectos positivos. Para corroborarlo, 12 pacientes con la enfermedad fueron sometidos a una dieta que excluía alimentos con levadura, como pan y cerveza, y el resultado fue una mejoría para todos. Hubo una “estabilización inmediata de los síntomas clínicos y las lesiones cutáneas retrocedieron”. En 1 año se revirtió y desapareció la enfermedad. Pero ¿cómo sabemos que fue solo gracias a la levadura? Al eliminar un alimento como la pizza, se excluyen además productos lácteos, lo que también parecería beneficiar en estos casos. De hecho, una dieta libre de lácteos produjo mejoras en alrededor de 5 de cada 6 pacientes.

Los túneles de pus que mencioné antes son causados por la ruptura del mismo tipo de glándulas sebáceas que pueden causar el acné regular. En la hidrosadenitis supurativa, sin embargo, explotan y “los productos lácteos contienen 3 componentes que promueven el proceso de bloqueo del conducto [al obstruir los poros], contribuye a su ruptura y explosión final”. En primer lugar, está la caseína, que eleva el IGF-1. (Tengo disponibles más de 10 videos sobre IGF-1). En segundo lugar, el suero y la lactosa, y, en tercer lugar, las hormonas en la leche, 6 hormonas producidas por la vaca, su placenta y las glándulas mamarias que terminan en la leche. Entonces, ¿por qué no eliminar los lácteos para ver si se producen mejorías?

Existe toda una serie de medicamentos desagradables que se pueden usar para tratar de combatir la inflamación, pero tan pronto como se dejan de tomar, puede regresar con fuerza. Incluso después de una cirugía extensa, la enfermedad regresa en un 25 a 50% de los casos, por lo que estamos desesperados por investigar nuevas opciones de tratamiento. Pero los pacientes no quieren esperar más. Se reúnen en comunidades en línea, comparten sus pruebas y errores a través de las redes sociales, de ahí que algunos han informado de éxitos al eliminar los lácteos y los carbohidratos refinados, como la harina blanca y el azúcar. A raíz de esto, un dermatólogo en New Hampshire decidió probar en los pacientes con hidrosadenitis supurativa una dieta sin lácteos, y el resultado fue que el 83% comenzó a mejorar. Ni siquiera intentó eliminar el azúcar y la harina de sus dietas. Ahora bien, no realizó un ensayo clínico ni nada por el estilo. No es fácil realizar intervenciones dietéticas clínicas aleatorizadas, pero eso no impide que los pacientes prueben. Quiero decir, se puede entender por qué tiene que haber juntas de revisión institucionales cuando se prueban medicamentos y cirugías nuevas y riesgosas, pero si se trata solo de probar un cambio en la dieta como es el de la leche de vaca a la leche de soja, por ejemplo, ¿por qué hay que esperar? “A medida que los pacientes buscan un camino eficaz para eliminar [esta enfermedad horrible], necesitan apoyo y orientación para tener una dieta lo más saludable posible, libre de lácteos, azúcar y harina refinada. Nada podría ser más natural”.

Pero ¿qué hay con la levadura? ¿Cómo sabemos que fue la levadura la responsable de la mejoría? En el estudio que mencioné, 8 de los 12 pacientes antes se habían sometido a una cirugía, así que quizás esa fue la causa principal. Es similar a cuando escucho que alguien con cáncer pasó por la ruta convencional de quimioterapia, cirugía y radiación antes de ir a una clínica cuestionable, pero luego atribuye su cura a los colónicos de pasto de trigo o cualquier otra cosa que les hayan dado. ¿Cómo saben que no fue la quimio, la cirugía y/o la radiación lo que los salvó? En el caso del estudio, ¿por qué sospechamos que fue la levadura? Porque no solo todos los pacientes mejoraron, “todos demostraron una recurrencia inmediata de las lesiones cutáneas después del consumo accidental o voluntario de cerveza u otros alimentos” como el pan. Por lo tanto, la eliminación de la levadura no solo dio como resultado una “estabilización rápida” y “una regresión lenta pero completa de las lesiones cutáneas en el plazo de 1 año”, sino que, en todos los casos, entre las 24 y 48 horas posteriores a la ingesta de de cerveza, levadura u otros “alimentos que la incluían”, ¡BAM! , los síntomas volvieron. Los investigadores concluyeron entonces que una “dieta de exclusión simple podría promover la mejoría de las lesiones cutáneas involucradas en esta enfermedad discapacitante y [quizás no tan] rara”.

¿Cuál fue la respuesta de la comunidad médica a este notable e histórico estudio? “¿Por qué no se mencionó el consentimiento informado y la aprobación del Comité de Ética?” Carta tras carta al editor de la publicación reclamaba que los investigadores habían violado la Declaración de Helsinki, que es como el Código de Nuremberg o las Convenciones de Ginebra para proteger contra la experimentación humana involuntaria, y exigían la aprobación de la Junta de Revisión Institucional para este estudio. Los investigadores respondieron que le dieron la opción a los pacientes de recetarles medicamentos que podrían ocasionar efectos secundarios, como problemas hepáticos, o probar con una dieta. “Los pacientes prefirieron la dieta”. ¡No olvidemos, agregaría, que todos se curaron!

De todos modos, en resumidas cuentas, al evitar alimentos como la pizza, que contienen tanto lácteos como levadura, los pacientes podrían prevenir los estragos de la enfermedad.

La traducción de este contenido ha sido realizada por Tamara Amor.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Pavel N, Joe Harrison, Laura Barretta, H Alberto Gongora, Gab Bandala, Chris Homan, Made by Made, Nook Fulupton, Iconic, Vladamir Belochkin, parkjisun, Milky y Anna Hatzisavas del The Noun Project.

Crédito de la imagen: Francis Storr vía Flickr. La imagen ha sido modificada.

Pin It en Pinterest

Share This