El ayuno para las enfermedades autoinmunes

El ayuno para las enfermedades autoinmunes
5 (100%) 3 votes

Se ha intentado utilizar numerosos regímenes de ayuno para enfermedades inflamatorias autoinmunes, como el lupus, la espondiloartritis anquilosante, la urticaria crónica, la enfermedad mixta del tejido conjuntivo, la glomerulonefritis y la esclerosis múltiple, además de la osteoartritis y la fibromialgia.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Belmonte voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La evidencia más sólida sobre los beneficios del ayuno es acerca del tratamiento de una enfermedad autoinmune de las articulaciones conocida como artritis reumatoide, de la cual hablo en mi último video. En un estudio alemán se sugirió que también existen beneficios para la osteoartritis, con mejoras en el dolor y la función de las articulaciones, pero necesitaríamos estudios controlados aleatorizados para estar completamente seguros. A los investigadores les frustra el hecho de que en el estudio solo hubiesen 30 pacientes, pero ya son 30 más que la mayoría de los informes sobre el ayuno en la literatura médica, que solo contiene casos individuales.

Por ejemplo, una mujer con una enfermedad rara autoinmune conocida como enfermedad mixta del tejido conjuntivo, que puede causar toda clase de síntomas dolorosos y angustiantes, fue tratada con esteroides en un intento de inhibir su sistema inmunológico; pero 21 días después de suspender la medicación, los síntomas mejoraron gracias al ayuno y, lo que es más importante, parecieron disminuir. Entonces, ¿el ayuno es un método efectivo para la enfermedad mixta del tejido conectivo? Bueno, todo lo que podemos decir es que, oye, por lo menos ha funcionado una vez.

Existe otra historia con un resultado similar con la fibromialgia: una mujer con dolor en todo el cuerpo, que prácticamente no podía moverse y que tomaba muchísimos medicamentos, acabó sin síntoma alguno tras 24 días de ayuno y permaneció así al menos un mes después. Sin embargo, cuando se probó un régimen de ayuno diferente en docenas de personas, la mayoría de los beneficios observados a las dos semanas desaparecieron en la semana 12.

¿Funcionará también con el lupus? Una mujer de 45 años que tenía dolores a pesar de los medicamentos inmunosupresores que tomaba, se deshizo de ellos al cuarto día de ayuno, y permaneció libre de síntomas durante un año, antes de eliminarlos de nuevo con un segundo ayuno. Hay que tener en cuenta que el ayuno por sí solo no es la solución, sino que hay que acompañarlo de una dieta a base de plantas que ayude a consolidar los avances. Además, se ha demostrado que una dieta estrictamente basada en plantas, sin proteínas animales, controla por sí sola los síntomas en algunos casos.

Lo mismo ocurre con la sacroilitis, una manifestación común de la artritis inflamatoria, una artritis autoinmune que afecta principalmente a la columna vertebral y causa un dolor de espalda que puede durar años. Probaron todo tipo de terapias y fármacos convencionales, pero el dolor no desapareció, así que decidieron recomendar al paciente que evitase por completo los alimentos de origen animal y observaron una clara mejora que se mantuvo estable durante unos días, hasta que comió carne. Pero una vez volvió a llevar una dieta basada en plantas, pudo dejar de tomar la mayoría de los medicamentos y gran parte de los síntomas desaparecieron. De modo que, al menos en este caso, una alimentación más saludable eliminó el dolor que se resistía a otros tratamientos; así que, oye, al menos vale la pena intentarlo.

La glomerulonefritis, una enfermedad en la que el cuerpo ataca los riñones, es una manifestación común del lupus. En una serie de casos de 29 pacientes que ayunaron durante 60 horas y luego se alimentaron a base de frutas y verduras hasta que mejoraron, concluyeron que el ayuno había sido un factor tan importante en su recuperación que, en su opinión, “debería ser una parte esencial del tratamiento”.

¿Y con la esclerosis múltiple, una enfermedad nerviosa autoinmune? Los pacientes fueron asignados al azar a una “dieta que imita el ayuno”, es decir, un ayuno modificado que comenzó con una dieta de 800 calorías al día en frutas, arroz o papas, y luego pasaron una semana bebiendo unos cientos de calorías de aceite de linaza y caldo de verduras antes de pasar a una dieta mediterránea basada en plantas. Durante los siguientes tres meses, su calidad de vida mejoró de forma significativa. También probaron una dieta cetogénica, pero no llegó a ofrecer ningún beneficio clínicamente o estadísticamente significativo.

Por último, la urticaria crónica (urticaria), en la que aparece una erupción de ronchas rojizas que producen picor, comenzó a mejorar al tercer día de ayuno y desapareció por completo el día 11. Varios estudios en Alemania y Japón mostraron una efectividad de alrededor del 75 % en pacientes con urticaria que llevaron lo que parece ser una especie de dieta que consiste en tomar té con azúcar. La verdad es que vale la pena probar la terapia de ayuno, pero solo debe realizarse bajo supervisión médica, por supuesto. De lo contrario, sería imposible saber si existe algún problema renal subyacente que podría llevar a un coma y, más tarde, a la muerte. Es importantísimo controlar la función renal y los electrolitos para asegurarse de que el cuerpo está preparado para el desafío.

“A pesar de los beneficios potenciales, el ayuno de agua no es una cura o tratamiento en el sentido tradicional; su único objetivo es promover los mecanismos de autocuración del cuerpo”. Dado que, por definición, el ayuno es insostenible, “para mantener los resultados obtenidos con el ayuno de agua, es necesario adherirse a un estilo de vida que promueva la salud y que incluya una dieta saludable de alimentos vegetales mínimamente procesados, descanso y ejercicio”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Belmonte voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La evidencia más sólida sobre los beneficios del ayuno es acerca del tratamiento de una enfermedad autoinmune de las articulaciones conocida como artritis reumatoide, de la cual hablo en mi último video. En un estudio alemán se sugirió que también existen beneficios para la osteoartritis, con mejoras en el dolor y la función de las articulaciones, pero necesitaríamos estudios controlados aleatorizados para estar completamente seguros. A los investigadores les frustra el hecho de que en el estudio solo hubiesen 30 pacientes, pero ya son 30 más que la mayoría de los informes sobre el ayuno en la literatura médica, que solo contiene casos individuales.

Por ejemplo, una mujer con una enfermedad rara autoinmune conocida como enfermedad mixta del tejido conjuntivo, que puede causar toda clase de síntomas dolorosos y angustiantes, fue tratada con esteroides en un intento de inhibir su sistema inmunológico; pero 21 días después de suspender la medicación, los síntomas mejoraron gracias al ayuno y, lo que es más importante, parecieron disminuir. Entonces, ¿el ayuno es un método efectivo para la enfermedad mixta del tejido conectivo? Bueno, todo lo que podemos decir es que, oye, por lo menos ha funcionado una vez.

Existe otra historia con un resultado similar con la fibromialgia: una mujer con dolor en todo el cuerpo, que prácticamente no podía moverse y que tomaba muchísimos medicamentos, acabó sin síntoma alguno tras 24 días de ayuno y permaneció así al menos un mes después. Sin embargo, cuando se probó un régimen de ayuno diferente en docenas de personas, la mayoría de los beneficios observados a las dos semanas desaparecieron en la semana 12.

¿Funcionará también con el lupus? Una mujer de 45 años que tenía dolores a pesar de los medicamentos inmunosupresores que tomaba, se deshizo de ellos al cuarto día de ayuno, y permaneció libre de síntomas durante un año, antes de eliminarlos de nuevo con un segundo ayuno. Hay que tener en cuenta que el ayuno por sí solo no es la solución, sino que hay que acompañarlo de una dieta a base de plantas que ayude a consolidar los avances. Además, se ha demostrado que una dieta estrictamente basada en plantas, sin proteínas animales, controla por sí sola los síntomas en algunos casos.

Lo mismo ocurre con la sacroilitis, una manifestación común de la artritis inflamatoria, una artritis autoinmune que afecta principalmente a la columna vertebral y causa un dolor de espalda que puede durar años. Probaron todo tipo de terapias y fármacos convencionales, pero el dolor no desapareció, así que decidieron recomendar al paciente que evitase por completo los alimentos de origen animal y observaron una clara mejora que se mantuvo estable durante unos días, hasta que comió carne. Pero una vez volvió a llevar una dieta basada en plantas, pudo dejar de tomar la mayoría de los medicamentos y gran parte de los síntomas desaparecieron. De modo que, al menos en este caso, una alimentación más saludable eliminó el dolor que se resistía a otros tratamientos; así que, oye, al menos vale la pena intentarlo.

La glomerulonefritis, una enfermedad en la que el cuerpo ataca los riñones, es una manifestación común del lupus. En una serie de casos de 29 pacientes que ayunaron durante 60 horas y luego se alimentaron a base de frutas y verduras hasta que mejoraron, concluyeron que el ayuno había sido un factor tan importante en su recuperación que, en su opinión, “debería ser una parte esencial del tratamiento”.

¿Y con la esclerosis múltiple, una enfermedad nerviosa autoinmune? Los pacientes fueron asignados al azar a una “dieta que imita el ayuno”, es decir, un ayuno modificado que comenzó con una dieta de 800 calorías al día en frutas, arroz o papas, y luego pasaron una semana bebiendo unos cientos de calorías de aceite de linaza y caldo de verduras antes de pasar a una dieta mediterránea basada en plantas. Durante los siguientes tres meses, su calidad de vida mejoró de forma significativa. También probaron una dieta cetogénica, pero no llegó a ofrecer ningún beneficio clínicamente o estadísticamente significativo.

Por último, la urticaria crónica (urticaria), en la que aparece una erupción de ronchas rojizas que producen picor, comenzó a mejorar al tercer día de ayuno y desapareció por completo el día 11. Varios estudios en Alemania y Japón mostraron una efectividad de alrededor del 75 % en pacientes con urticaria que llevaron lo que parece ser una especie de dieta que consiste en tomar té con azúcar. La verdad es que vale la pena probar la terapia de ayuno, pero solo debe realizarse bajo supervisión médica, por supuesto. De lo contrario, sería imposible saber si existe algún problema renal subyacente que podría llevar a un coma y, más tarde, a la muerte. Es importantísimo controlar la función renal y los electrolitos para asegurarse de que el cuerpo está preparado para el desafío.

“A pesar de los beneficios potenciales, el ayuno de agua no es una cura o tratamiento en el sentido tradicional; su único objetivo es promover los mecanismos de autocuración del cuerpo”. Dado que, por definición, el ayuno es insostenible, “para mantener los resultados obtenidos con el ayuno de agua, es necesario adherirse a un estilo de vida que promueva la salud y que incluya una dieta saludable de alimentos vegetales mínimamente procesados, descanso y ejercicio”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

Pin It en Pinterest

Share This