¿Por qué la gente no se alimenta más saludablemente?

4.6/5 - (8 votes)

El llamado “sesgo al optimismo” podría complicar el tener un estilo de vida sano.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Marina Campi voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Introducción: Asumir la responsabilidad personal por nuestra salud es una de las cosas más importantes que podemos hacer. El ejercicio regular, no fumar y llevar una dieta saludable pueden ayudar a prevenir e incluso revertir algunas de nuestras enfermedades más comunes. Y la mayoría de la gente lo sabe… entonces, ¿por qué no comen más sano? Mira el video y descúbrelo.

Sí, los mensajes de los medios relacionados con la nutrición a menudo son inconsistentes y confusos, pero muchos estadounidenses saben lo que constituye una dieta saludable. ¿O alguien realmente cree que beber agua marrón carbonatada con azúcar es bueno para ellos? El problema es que no parecen estar traduciendo su conocimiento en acción.

Hay una serie de razones por las que las personas tienen tanta dificultad para cambiar sus hábitos alimentarios. Si bien la ignorancia y la confusión pueden desempeñar un papel, es probable que la motivación sea mucho más importante. Ciertamente, vivimos en un mundo que nos empuja a comer lo que queramos, sin importar las consecuencias a largo plazo. Pero uno de los principales problemas para lograr que la gente cambie su comportamiento que reconozcan la necesidad de cambiar.

Por ejemplo, si le preguntas a la gente cuánta carne comen, o cuánta comida grasosa, huevos, dulces, alcohol o mantequilla, afirman comer menos que el promedio. Si las personas piensan que tienen menos riesgo que los demás, pueden descartar los consejos de comer de manera más saludable, pensando que ya comen de manera más saludable. ¿Quizás lo hacen? No, las personas calificaron su propio comportamiento alimentario como más saludable en promedio, incluso cuando sus hábitos alimentarios reales eran terribles. Quizás las campañas saludables deban concientizar a las personas de lo mal que están comiendo. Pero cuando haces eso, sucede algo extraño. Si desafías a las personas con la realidad de lo que realmente come la persona promedio, cambiarán su respuesta para parecer que aún son más saludables que el promedio.

Cuando las comparaciones favorables de las personas sobre los comportamientos de riesgo se ven amenazadas, no solo reducen sus estimaciones de la frecuencia con la que se involucran en esos comportamientos (“oh, no como tanta carne”), sino que también atenúan la importancia de esos comportamientos. “La carne no es tan mala para ti de todos modos”. Es la misma fábula personal que se cuentan los fumadores. Los estudios muestran que los fumadores tienen una fuerte tendencia a subestimar todos los riesgos relacionados con fumar, desarrollando una serie de ilusiones y creencias falsas para apoyar su elección de seguir fumando. 

¿Por qué tanta gente sigue fumando a pesar de los efectos nocivos para la salud que tiene el tabaco? Por muchas de las mismas razones, las personas continúan comiendo alimentos poco saludables. Primero, se convencen a sí mismos de que corren menos riesgo que otros que se involucran en el mismo comportamiento. Y además de este sesgo optimista, los fumadores subestiman hasta qué punto fumar eleva el riesgo de cáncer de pulmón, pensando que dos cajetillas al día solo aumentan cinco veces el riesgo de contraer cáncer de pulmón cuando su riesgo real es 20 veces mayor. Y de todos modos, muchos fumadores creen que el cáncer de pulmón está determinado principalmente por los genes.

Muchos riesgos relacionados con los alimentos comparten este mismo sesgo optimista, como los ataques y las enfermedades cardíacas (nuestra principal causa de muerte), la obesidad, la diabetes y todo lo demás. Las personas a menudo son ingeniosas encontrando razones para creer que su propio riesgo es menor que el riesgo que enfrentan sus pares. Tal vez los defensores de la salud pública deban ser igualmente ingeniosos para comprender los orígenes de este optimismo poco realista y encontrar enfoques que ayuden a las personas a obtener una imagen más precisa de su propia vulnerabilidad. Se está trabajando para tratar de reducir o eliminar este sesgo, “pero debemos considerar la posibilidad de que las reducciones en el sesgo optimista puedan conducir a reducciones en la autoestima y el bienestar psicológico”, si las personas comienzan a darse cuenta de su riesgo real y cuánta responsabilidad tienen. 

Esto me recuerda al delgado límite que enfrentan los profesionales de la salud sobre contraer cáncer. Este es el artículo citado con frecuencia que calculó que podríamos prevenir aproximadamente el 90 por ciento de los cánceres humanos. (Pero por “tendencias actuales”, el investigador se refería a las tendencias actuales de la década de 1960 cuando se publicó este artículo). Pero siguen siendo reales hasta el día de hoy, medio siglo después. Los factores genéticos no son las causas principales de las enfermedades crónicas. Usando gemelos idénticos para ver cuánto había realmente en sus genes, de todas las enfermedades crónicas que observaron, el cáncer tenía el componente genético más bajo, solo alrededor del 10 por ciento atribuible a malos genes. Lo que determinan las familias son los malos hábitos. 

Pero cuando les dices a todos las buenas noticias sobre cuánto poder tenemos para no contraer cáncer, ¿qué pasa con las personas que ya lo tienen? Cuando a las personas se les diagnostica cáncer, a menudo se preguntan:  ¿Por qué yo? ¿Hice algo mal? ¿Es culpa mía? Responder “Bueno, sí, un poco” podría ser destructivo para los pacientes o sobrevivientes. En otras palabras, un mensaje que pretende empoderar a las personas en un contexto de prevención podría hacer que las víctimas de cáncer se sientan culpables. Pero la verdad sigue siendo la verdad, por difícil que sea. Entonces, lo que tenemos que hacer es tratar de guiar a los pacientes para que pasen de los sentimientos de culpa a un enfoque de “responsabilidad”. Tienen control personal; pueden tomar decisiones diferentes a partir de ese momento. Necesitamos darles un sentido de agencia en su vida. Sin embargo, es mejor intentar dar esos pasos antes de tener cáncer.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Marina Campi voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Introducción: Asumir la responsabilidad personal por nuestra salud es una de las cosas más importantes que podemos hacer. El ejercicio regular, no fumar y llevar una dieta saludable pueden ayudar a prevenir e incluso revertir algunas de nuestras enfermedades más comunes. Y la mayoría de la gente lo sabe… entonces, ¿por qué no comen más sano? Mira el video y descúbrelo.

Sí, los mensajes de los medios relacionados con la nutrición a menudo son inconsistentes y confusos, pero muchos estadounidenses saben lo que constituye una dieta saludable. ¿O alguien realmente cree que beber agua marrón carbonatada con azúcar es bueno para ellos? El problema es que no parecen estar traduciendo su conocimiento en acción.

Hay una serie de razones por las que las personas tienen tanta dificultad para cambiar sus hábitos alimentarios. Si bien la ignorancia y la confusión pueden desempeñar un papel, es probable que la motivación sea mucho más importante. Ciertamente, vivimos en un mundo que nos empuja a comer lo que queramos, sin importar las consecuencias a largo plazo. Pero uno de los principales problemas para lograr que la gente cambie su comportamiento que reconozcan la necesidad de cambiar.

Por ejemplo, si le preguntas a la gente cuánta carne comen, o cuánta comida grasosa, huevos, dulces, alcohol o mantequilla, afirman comer menos que el promedio. Si las personas piensan que tienen menos riesgo que los demás, pueden descartar los consejos de comer de manera más saludable, pensando que ya comen de manera más saludable. ¿Quizás lo hacen? No, las personas calificaron su propio comportamiento alimentario como más saludable en promedio, incluso cuando sus hábitos alimentarios reales eran terribles. Quizás las campañas saludables deban concientizar a las personas de lo mal que están comiendo. Pero cuando haces eso, sucede algo extraño. Si desafías a las personas con la realidad de lo que realmente come la persona promedio, cambiarán su respuesta para parecer que aún son más saludables que el promedio.

Cuando las comparaciones favorables de las personas sobre los comportamientos de riesgo se ven amenazadas, no solo reducen sus estimaciones de la frecuencia con la que se involucran en esos comportamientos (“oh, no como tanta carne”), sino que también atenúan la importancia de esos comportamientos. “La carne no es tan mala para ti de todos modos”. Es la misma fábula personal que se cuentan los fumadores. Los estudios muestran que los fumadores tienen una fuerte tendencia a subestimar todos los riesgos relacionados con fumar, desarrollando una serie de ilusiones y creencias falsas para apoyar su elección de seguir fumando. 

¿Por qué tanta gente sigue fumando a pesar de los efectos nocivos para la salud que tiene el tabaco? Por muchas de las mismas razones, las personas continúan comiendo alimentos poco saludables. Primero, se convencen a sí mismos de que corren menos riesgo que otros que se involucran en el mismo comportamiento. Y además de este sesgo optimista, los fumadores subestiman hasta qué punto fumar eleva el riesgo de cáncer de pulmón, pensando que dos cajetillas al día solo aumentan cinco veces el riesgo de contraer cáncer de pulmón cuando su riesgo real es 20 veces mayor. Y de todos modos, muchos fumadores creen que el cáncer de pulmón está determinado principalmente por los genes.

Muchos riesgos relacionados con los alimentos comparten este mismo sesgo optimista, como los ataques y las enfermedades cardíacas (nuestra principal causa de muerte), la obesidad, la diabetes y todo lo demás. Las personas a menudo son ingeniosas encontrando razones para creer que su propio riesgo es menor que el riesgo que enfrentan sus pares. Tal vez los defensores de la salud pública deban ser igualmente ingeniosos para comprender los orígenes de este optimismo poco realista y encontrar enfoques que ayuden a las personas a obtener una imagen más precisa de su propia vulnerabilidad. Se está trabajando para tratar de reducir o eliminar este sesgo, “pero debemos considerar la posibilidad de que las reducciones en el sesgo optimista puedan conducir a reducciones en la autoestima y el bienestar psicológico”, si las personas comienzan a darse cuenta de su riesgo real y cuánta responsabilidad tienen. 

Esto me recuerda al delgado límite que enfrentan los profesionales de la salud sobre contraer cáncer. Este es el artículo citado con frecuencia que calculó que podríamos prevenir aproximadamente el 90 por ciento de los cánceres humanos. (Pero por “tendencias actuales”, el investigador se refería a las tendencias actuales de la década de 1960 cuando se publicó este artículo). Pero siguen siendo reales hasta el día de hoy, medio siglo después. Los factores genéticos no son las causas principales de las enfermedades crónicas. Usando gemelos idénticos para ver cuánto había realmente en sus genes, de todas las enfermedades crónicas que observaron, el cáncer tenía el componente genético más bajo, solo alrededor del 10 por ciento atribuible a malos genes. Lo que determinan las familias son los malos hábitos. 

Pero cuando les dices a todos las buenas noticias sobre cuánto poder tenemos para no contraer cáncer, ¿qué pasa con las personas que ya lo tienen? Cuando a las personas se les diagnostica cáncer, a menudo se preguntan:  ¿Por qué yo? ¿Hice algo mal? ¿Es culpa mía? Responder “Bueno, sí, un poco” podría ser destructivo para los pacientes o sobrevivientes. En otras palabras, un mensaje que pretende empoderar a las personas en un contexto de prevención podría hacer que las víctimas de cáncer se sientan culpables. Pero la verdad sigue siendo la verdad, por difícil que sea. Entonces, lo que tenemos que hacer es tratar de guiar a los pacientes para que pasen de los sentimientos de culpa a un enfoque de “responsabilidad”. Tienen control personal; pueden tomar decisiones diferentes a partir de ese momento. Necesitamos darles un sentido de agencia en su vida. Sin embargo, es mejor intentar dar esos pasos antes de tener cáncer.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Para obtener más información sobre la responsabilidad personal, puedes ver Por qué debes preocuparte por la nutrición y Asumir la responsabilidad por tu salud.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí. Lee esta información importante sobre las traducciones aquí.

Pin It en Pinterest

Share This