Image Credit: Pixabay. Esta imagen ha sido modificada.

Comer para bloquear la absorción de plomo

La traducción de este texto viene de la mano de nuestra voluntaria Rosana Battagliotti. 

El consumo de ciertos nutrientes se ha vinculado con niveles más bajos de plomo en el cuerpo. Por ejemplo, las mujeres que consumen más tiamina —también llamada vitamina B1—, por lo general, tienen niveles más bajos de plomo en la sangre. Lo mismo se observó en trabajadores de la industria del acero expuestos al plomo. Y no es solo la tiamina, ya que el “contenido de fibra alimenticia, hierro o tiamina se correlaciona de manera inversa con las concentraciones de plomo en la sangre de los trabajadores…”. La idea es que la fibra podría adherirse al plomo y eliminarlo del cuerpo, el hierro inhibiría la absorción de plomo, y la tiamina podría acelerar su eliminación a través de la bilis. Así que los investigadores sugieren que comer muchos alimentos ricos en hierro, fibra y, sobre todo, tiamina “podría inducir la rápida eliminación del plomo de los tejidos”. Pero nunca se le ha dado tiamina a la población para ver si sus niveles de hierro disminuyen. Lo más cercano a esto que pude encontrar es una intervención con tiamina para cabras intoxicadas con plomo.

Y mucha de la información sobre la fibra viene de estudios hechos en tubos de ensayo. Por ejemplo, en uno de esos estudios, los investigadores simularon las condiciones del intestino —con matraces de heces y todo— y tanto la fibra alimenticia soluble como la insoluble se unieron a grandes cantidades de mercurio, cadmio y plomo, hasta tal punto que podrían haber bloqueado su absorción en el intestino delgado. Sin embargo, cuando nuestra flora intestinal beneficiosa se come la fibra, algunos de los metales pesados podrían volver a liberarse en el colon, así que no es infalible. Además, como pasa con la tiamina, no se han hecho estudios controlados en humanos.

Pero, ¿dónde se encuentra la tiamina? En el minuto 1:47 de mi video Cómo reducir los niveles de plomo con la alimentación: ¿tiamina, fibra, hierro, grasa o ayuno?, presento una lista de algunos de los alimentos ricos en tiamina más saludables y que, además, contienen fibra; entre ellos, figuran alimentos muy saludables y con una gran concentración de nutrientes, como las legumbres y las verduras de hoja verde, que son cosas que, de todas maneras, ya deberíamos estar consumiendo. Entonces bien, aun si los alimentos ricos en tiamina y fibra en realidad no reducen los niveles de plomo, igual terminaremos estando más sanos.

¿Qué sucedió cuando se puso a prueba el hierro? No logró mejorar el rendimiento cognitivo de los niños expuestos al plomo, ni hubo mejoras en el comportamiento o los síntomas de TDAH. Esto no sorprende, ya que tampoco logró reducir los niveles de plomo, y lo mismo pasó con los suplementos de zinc. Resulta que, mientras que el hierro podría limitar la absorción de plomo, “también podría inhibir la excreción del plomo absorbido anteriormente” que ya está en nuestro cuerpo. Es más, es posible que, en primera instancia, el hierro no inhiba la absorción de plomo. Todo eso es según estudios hechos en roedores, pero lo que pasa es que nosotros no somos roedores.

Sucede lo mismo con el zinc. Puede que haya ayudado a proteger los testículos de las ratas, pero no parece haber sido de ayuda en niños humanos. “Sin embargo, el hierro se receta de forma habitual para los niños con intoxicación por plomo”. Pero, “dada la falta de evidencia científica que respalde el uso de [suplementos de] hierro en niños con intoxicación por plomo, se debería repensar su uso rutinario”. Aunque, obviamente, el uso de suplementos podría ayudar si tienes una deficiencia de hierro.

El consumo de un alto contenido de grasas se identificó como un factor nutricional que empeora la situación para los niños expuestos al plomo. De hecho, en estudios transversales (en los que se estudian las variables en un solo momento dado), se ha vinculado la grasa alimenticia con niveles elevados de plomo, y hay un mecanismo biológico plausible: La dieta alimenticia podría aumentar la absorción de plomo al estimular la producción de bilis adicional, lo cual, a su vez, podría contribuir a la absorción del plomo; pero, en realidad, no se puede saber hasta que se ponga a prueba.

Además de hacer pruebas con el hierro, los investigadores también hicieron pruebas con la grasa. Le dieron a un grupo de voluntarios intrépidos un cóctel de plomo radioactivo y, luego, con un contador Geiger, midieron cuánta radiación habían retenido los sujetos en el cuerpo. Beber el plomo con hierro o zinc no cambió nada, pero agregarle unas dos cucharaditas de aceite vegetal aumentó la absorción en el cuerpo de un 60 por ciento a un 75 por ciento, como puedes ver en el minuto 4:17 de mi video.

Lo único que, aparentemente, ayudó y redujo la absorción de plomo a un 40 por ciento, fue comer una comida ligera junto con la bebida de plomo. ¿Qué comida era? Café y una dona. Creo que esta es la primer intervención con donas que he visto en mi vida, ¡y con un resultado positivo! ¿Y no podría haber sido el café? No es probable, porque, en todo caso, beber café se ha asociado con un pequeño aumento en los niveles de plomo en la sangre. Si la grasa empeora las cosas y el azúcar que probaron no ayudó, los investigadores se dieron cuenta de que lo que marcaba una diferencia era simplemente comer —lo que sea— y no ingerir plomo con el estómago vacío. Y, en efecto, si repites el estudio, pero incluyes una comida, la absorción de plomo no solo se reduce del 60 % al 40 %, sino que disminuye ¡hasta solo un 4 por ciento! Es extraordinario. Eso significa que ingerir plomo con el estómago vacío es 15 veces peor.

El plomo ingerido 12 horas antes de una comida se absorbió en un 60 %, aproximadamente, es decir, la mayor parte. Cuando se dio la misma cantidad de plomo tres horas después de una comida, e incluso siete horas después, también se absorbió la mayor parte del plomo. Pero, si comes algo pocas horas después de exponerte al plomo, puedes inhibir la absorción de una parte o de todo el plomo ingerido, como puedes ver en el minuto 0:11 de mi video Cómo reducir los niveles de plomo con la alimentación: ¿desayuno, granos integrales, leche o tofu?.

Es por eso que es crucial que eliminemos el plomo del agua del grifo. Aunque se estima que la mayor parte de nuestra exposición al plomo proviene de la comida, y no del agua, lo que importa no es lo que comemos sino lo que absorbemos. Si el 90 por ciento del plomo que hay en los alimentos no se absorbe por el simple hecho de estar en la comida, se podría absorber entre 10 y 20 veces más plomo solo por consumir la misma cantidad de plomo proveniente del agua que bebes con el estómago vacío.

Y, ya que el estómago de los niños se vacía más rápido que el de los adultos porque “los niños tienen un vaciamiento gástrico más rápido”, la elección del momento para las comidas podría ser aún más importante. Ya que tienen estómagos pequeños que se pueden llegar a vaciar en solo dos horas después de una comida, comer bocadillos a media mañana y media tarde —además del desayuno y las comidas habituales— podría disminuir la absorción de plomo en un entorno contaminado. Y, por supuesto, deberíamos asegurarnos de que los niños se laven las manos antes de comer.

Ahora bien, los niños en edad preescolar que toman el desayuno ¿tienen niveles más bajos de plomo en la sangre? En el primer estudio de este tipo, los investigadores descubrieron que, en efecto, los niños que desayunaban con regularidad parecían tener niveles de plomo en la sangre más bajos, lo que respalda las recomendaciones sobre darles comidas y bocadillos de manera regular a los niños pequeños que estén en riesgo de exposición al plomo.

¿Hay algo en la comida que sea especialmente protector? Para descubrirlo, los investigadores probaron todo tipo de alimentos, y resulta que, “probablemente, el efecto de una comida se dé, en gran parte, por su contenido de sales de calcio y fosfatos, pero es probable que la absorción de plomo se reduzca aún más gracias al fitato, que abunda en los cereales integrales”; sin embargo, si el calcio y los fosfatos son protectores, los lácteos tendrían que hacer milagros. Entonces, desde que se observó que el calcio inhibe la absorción de plomo en las ratas, les empezaron a dar leche “a los trabajadores para evitar la exposción al plomo”. Pero hay algo en la leche que, en humanos, parecía aumentar la absorción de plomo, y no era la grasa, porque encontraron el mismo problema con la leche descremada.

“Por más de un siglo, se recomendó, sin restricciones, tomar leche para contrarrestar la intoxicación por plomo en la industria”, pero esta práctica se abandonó a mitad del siglo pasado, cuando descubrimos que el “efecto general [de la leche] es facilitar la absorción de plomo desde el tracto intestinal”. ¿Qué sustancia tiene la leche que facilita la absorción de plomo desde el intestino? Podría ser el azúcar de la leche, la lactosa, aunque el “mecanismo por el que la lactosa mejora la absorción de plomo no está claro”.

La cuestión es que “antes, la leche se usaba como agente profiláctico para proteger a los trabajadores de la industria del plomo. Sin embargo, estudios recientes sugieren que esta práctica está injustificada y hasta podría ser dañina”. Por lo tanto, darle a la gente cereales integrales podría proporcionar una protección mayor contra la absorción de plomo.

Sin embargo, el alimento con más calcio y fitatos sería el tofu. Los fitonutrientes de la soja, aislados, podrían tener un efecto neuroprotector, al menos eso es lo que se observó en estudios hechos en placas de Petri. Como puedes ver en el minuto 3:45 de mi video, si agregas un poco de plomo a las neuronas, puedes matar alrededor del 40 por ciento, pero si luego agregas más y más fitonutrientes de la soja, puedes reducir parte del daño. Se cree que es un efecto antioxidante. Si se agrega plomo a las neuronas, se obtiene un gran aumento de radicales libres, que disminuyen cada vez más a medida que se va agregando compuestos de la soja.

De todas maneras, incluso si esto funcionara fuera de un laboratorio, reducir los efectos tóxicos del plomo está bien, pero disminuir los niveles de plomo en el cuerpo es aun mejor. “Ya que el tofu tiene un alto contenido tanto de calcio como de ácido fítico, es posible, desde un punto de vista biológico, que el tofu pueda inhibir la absorción y retención de plomo, y así reducir los niveles de plomo en la sangre”. Pero no se sabe hasta que se lo pone a prueba.

En china, se determinó el consumo de tofu y los niveles de plomo en la sangre de unas mil personas, tanto hombres como mujeres. Por cada 250 g de tofu — aproximadamente— consumidos por semana, parecía haber alrededor de un cuatro por ciento menos de plomo en la sangre. Quienes comían hasta 70 g por día tenían solo la mitad de las probabilidades de tener niveles altos de plomo, en comparación con los que comían menos de 250 g por semana. Los que consumían casi 113 g por día parecían tener más del 80 por ciento menos de probabilidad. Este fue solo un estudio transversal, así que no puede probar la relación de causa y efecto. Lo que se necesita es un estudio experimental, en el que se divide a los sujetos en dos grupos de manera aleatoria, y a la mitad de ellos se les da algún alimento para ver si reducen sus niveles de plomo. Hablo sobre este tema en mi video Los mejores alimentos para el envenenamiento por plomo: ¿chlorella, cilantro, tomates o moringa?.


¿De dónde viene esa exposición al plomo?

Para saber más sobre cómo bloquear la absorción de plomo y qué comer para deshacerse de la acumulación de plomo en el cuerpo:

O, casi mejor, ni te expongas al plomo:

Otros videos sobre el plomo:

Y sobre las mujeres:

Un saludo,

Comenta

Michael Greger M.D., FACLM

Michael Greger, M.D. FACLM, is a physician, New York Times bestselling author, and internationally recognized professional speaker on a number of important public health issues. Dr. Greger has lectured at the Conference on World Affairs, the National Institutes of Health, and the International Bird Flu Summit, testified before Congress, appeared on The Dr. Oz Show and The Colbert Report, and was invited as an expert witness in defense of Oprah Winfrey at the infamous "meat defamation" trial.


Pin It en Pinterest

Share This