El aumento de los niveles de plomo en la sangre durante el embarazo y la menopausia

Rate Video

El plomo atrapado en nuestro esqueleto puede filtrarse al torrente sanguíneo cuando temporal o permanentemente perdemos hueso debido al embarazo, disminución de peso, menopausia, u osteoporosis.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Verónica Núñez y Alberto Martínez voluntarios activos en NutritionFacts.org.

La vida media del plomo en el torrente sanguíneo es solo alrededor de un mes. Eso significa que si ponemos plomo en los alimentos de las personas durante cien días, sus niveles en sangre suben y suben, y luego, si detienen la ingesta, los niveles de plomo en sangre comienzan a caer, de modo que en unos 30 días sus niveles de plomo se reducen a la mitad, y en un mes más, se reducen a la mitad nuevamente, por lo tanto en aproximadamente 3 meses, su cuerpo es capaz de eliminar alrededor del 90% del plomo de tu torrente sanguíneo.

Pero, si estás expuesto de forma crónica al plomo, puedes tener niveles de plomo crónicamente altos en tu sangre. Más de medio millón de niños en los Estados Unidos tienen niveles de plomo preocupantemente altos, y también personas pobres en comunidades de color políticamente desempoderadas están en mayor riesgo, independientemente de la edad. Pero, si no vives en esas comunidades, y no estás constantemente expuesto al plomo, ¿Por qué deberías preocuparte por las estrategias dietéticas para bajar el nivel de plomo en tu propia sangre, si tu cuerpo ya es tan bueno en eso? Incluso si te expones al plomo de vez en cuando, tres o cuatro meses después el 90% del plomo en tu sangre será eliminado.

Ah, pero la pregunta es: ¿a dónde ha ido? Más del 90% de plomo en nuestro cuerpo se almacena en nuestros huesos, y en lugar de unos pocos meses para deshacernos de él, ¿qué tal si tardamos algunas décadas? Entonces, incluso si nos mudamos a otro planeta y no tenemos ninguna exposición adicional a las fuentes externas de plomo, todavía tenemos una fuente interna de plomo virtiendo el metal pesado tóxico en nuestro sistema a lo largo de nuestra vida.  

Pero, si todo acaba simplemente en nuestro esqueleto, ¿cuál es el gran problema? Bueno, si comenzaras a perder hueso, todo el plomo atrapado podría inundar nuevamente tu sistema. Por ejemplo, cuando perdemos peso, perdemos hueso, lo que tiene mucho sentido. Las personas más pesadas tienen un esqueleto más pesado, y mayor densidad mineral ósea. Su cuerpo tiene que mantener huesos más fuertes para soportar todo ese peso extra. Entonces, si perdemos peso, ¿los niveles de plomo en nuestro torrente sanguíneo suben mientras nuestro esqueleto se reduce? Por desgracia, sí, pero solo si perdemos mucho peso. Pierde 4 kilos o menos y no pasa mucho, pero pierde más de 35 kilos, y los niveles de plomo en tu sangre pueden aumentar en un 250%.

¿En qué otras circunstancias puedes experimentar pérdida ósea? Osteoporosis, obviamente. Las mujeres con osteoporosis pueden perder un promedio del 3% de su masa ósea por año, pero incluso mujeres saludables y posmenopáusicas sin osteoporosis pueden perder un porcentaje de su esqueleto anualmente.

Entonces, ¿aumentan los niveles de plomo en las mujeres cuando pierden su período menstrual? Aparentemente sí. Un estudio de casi 3000 mujeres encontró un aumento significativo en los niveles de plomo después de la menopausia, proporcionando evidencia de que el plomo en los huesos es, de hecho, movilizado hacia la sangre. Una implicación importante es que incluso "La exposición al plomo en niveles bajos, durante un tiempo relativamente largo, puede resultar en un aumento de la carga corporal de plomo, que sería liberable en cantidades toxicológicamente significativas " durante estados fisiológicos donde el hueso está en flujo. No solo durante la osteoporosis, pero de forma más preocupante, durante el embarazo y la lactancia.

Entonces, la mayor parte del calcio que recibe el bebé proviene de una mayor absorción dietética materna de calcio. El intestino de la madre comienza a absorber un 60 o 70% más de calcio en el segundo y tercer trimestre para construir el esqueleto del bebé. Es por eso que las necesidades de calcio en la dieta de las mujeres no se incrementan por el embarazo o la lactancia. Tu cuerpo no es estúpido; cuando se da cuenta de que necesita más calcio, simplemente absorbe más calcio. Ahora, cuando esto no es suficiente, acabas sumergiéndote en el calcio almacenado en tus huesos, pero no es un problema. Una vez que todo ha terminado, tu cuerpo pone el calcio de nuevo en tu esqueleto, así que tras seis meses después del parto, tu densidad mineral ósea está en el punto donde empezaste.

Es por eso que incluso las mujeres que amamantan durante mucho tiempo, pasados ​​esos seis meses, durante el  embarazo, después del embarazo, después de otro embarazo, y después de otro embarazo, terminan sin haber comprometido su densidad mineral ósea en etapas posteriores de vida, ya sea que midamos sus muñecas, columna vertebral o caderas.

Entonces, ¿qué problema hay si tu cuerpo hace uso de las reservas de hueso durante el embarazo y la lactancia, si al final acaba simplemente depositando todo de nuevo? El plomo. Cuando tu cuerpo disuelve parte de tu hueso para pedir prestado ese calcio extra, libera también el plomo que estaba almacenado allí en el peor momento posible, justo cuando tu bebé es más vulnerable. Eso es parte del legado tóxico del plomo.

¿Qué podemos hacer al respecto? Lo averiguaremos, a continuación.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Alrigel del The Noun Project

Crédito de la imagen: Dustin Kirkpatrick. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Verónica Núñez y Alberto Martínez voluntarios activos en NutritionFacts.org.

La vida media del plomo en el torrente sanguíneo es solo alrededor de un mes. Eso significa que si ponemos plomo en los alimentos de las personas durante cien días, sus niveles en sangre suben y suben, y luego, si detienen la ingesta, los niveles de plomo en sangre comienzan a caer, de modo que en unos 30 días sus niveles de plomo se reducen a la mitad, y en un mes más, se reducen a la mitad nuevamente, por lo tanto en aproximadamente 3 meses, su cuerpo es capaz de eliminar alrededor del 90% del plomo de tu torrente sanguíneo.

Pero, si estás expuesto de forma crónica al plomo, puedes tener niveles de plomo crónicamente altos en tu sangre. Más de medio millón de niños en los Estados Unidos tienen niveles de plomo preocupantemente altos, y también personas pobres en comunidades de color políticamente desempoderadas están en mayor riesgo, independientemente de la edad. Pero, si no vives en esas comunidades, y no estás constantemente expuesto al plomo, ¿Por qué deberías preocuparte por las estrategias dietéticas para bajar el nivel de plomo en tu propia sangre, si tu cuerpo ya es tan bueno en eso? Incluso si te expones al plomo de vez en cuando, tres o cuatro meses después el 90% del plomo en tu sangre será eliminado.

Ah, pero la pregunta es: ¿a dónde ha ido? Más del 90% de plomo en nuestro cuerpo se almacena en nuestros huesos, y en lugar de unos pocos meses para deshacernos de él, ¿qué tal si tardamos algunas décadas? Entonces, incluso si nos mudamos a otro planeta y no tenemos ninguna exposición adicional a las fuentes externas de plomo, todavía tenemos una fuente interna de plomo virtiendo el metal pesado tóxico en nuestro sistema a lo largo de nuestra vida.  

Pero, si todo acaba simplemente en nuestro esqueleto, ¿cuál es el gran problema? Bueno, si comenzaras a perder hueso, todo el plomo atrapado podría inundar nuevamente tu sistema. Por ejemplo, cuando perdemos peso, perdemos hueso, lo que tiene mucho sentido. Las personas más pesadas tienen un esqueleto más pesado, y mayor densidad mineral ósea. Su cuerpo tiene que mantener huesos más fuertes para soportar todo ese peso extra. Entonces, si perdemos peso, ¿los niveles de plomo en nuestro torrente sanguíneo suben mientras nuestro esqueleto se reduce? Por desgracia, sí, pero solo si perdemos mucho peso. Pierde 4 kilos o menos y no pasa mucho, pero pierde más de 35 kilos, y los niveles de plomo en tu sangre pueden aumentar en un 250%.

¿En qué otras circunstancias puedes experimentar pérdida ósea? Osteoporosis, obviamente. Las mujeres con osteoporosis pueden perder un promedio del 3% de su masa ósea por año, pero incluso mujeres saludables y posmenopáusicas sin osteoporosis pueden perder un porcentaje de su esqueleto anualmente.

Entonces, ¿aumentan los niveles de plomo en las mujeres cuando pierden su período menstrual? Aparentemente sí. Un estudio de casi 3000 mujeres encontró un aumento significativo en los niveles de plomo después de la menopausia, proporcionando evidencia de que el plomo en los huesos es, de hecho, movilizado hacia la sangre. Una implicación importante es que incluso "La exposición al plomo en niveles bajos, durante un tiempo relativamente largo, puede resultar en un aumento de la carga corporal de plomo, que sería liberable en cantidades toxicológicamente significativas " durante estados fisiológicos donde el hueso está en flujo. No solo durante la osteoporosis, pero de forma más preocupante, durante el embarazo y la lactancia.

Entonces, la mayor parte del calcio que recibe el bebé proviene de una mayor absorción dietética materna de calcio. El intestino de la madre comienza a absorber un 60 o 70% más de calcio en el segundo y tercer trimestre para construir el esqueleto del bebé. Es por eso que las necesidades de calcio en la dieta de las mujeres no se incrementan por el embarazo o la lactancia. Tu cuerpo no es estúpido; cuando se da cuenta de que necesita más calcio, simplemente absorbe más calcio. Ahora, cuando esto no es suficiente, acabas sumergiéndote en el calcio almacenado en tus huesos, pero no es un problema. Una vez que todo ha terminado, tu cuerpo pone el calcio de nuevo en tu esqueleto, así que tras seis meses después del parto, tu densidad mineral ósea está en el punto donde empezaste.

Es por eso que incluso las mujeres que amamantan durante mucho tiempo, pasados ​​esos seis meses, durante el  embarazo, después del embarazo, después de otro embarazo, y después de otro embarazo, terminan sin haber comprometido su densidad mineral ósea en etapas posteriores de vida, ya sea que midamos sus muñecas, columna vertebral o caderas.

Entonces, ¿qué problema hay si tu cuerpo hace uso de las reservas de hueso durante el embarazo y la lactancia, si al final acaba simplemente depositando todo de nuevo? El plomo. Cuando tu cuerpo disuelve parte de tu hueso para pedir prestado ese calcio extra, libera también el plomo que estaba almacenado allí en el peor momento posible, justo cuando tu bebé es más vulnerable. Eso es parte del legado tóxico del plomo.

¿Qué podemos hacer al respecto? Lo averiguaremos, a continuación.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Alrigel del The Noun Project

Crédito de la imagen: Dustin Kirkpatrick. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This