Cómo recuperarse del síndrome del intestino permeable con la dieta

4.6/5 - (12 votes)

Esta es la dieta recomendada para el tratamiento del intestino permeable. ¿Qué alimentos y componentes alimentarios pueden aumentar la integridad de la barrera intestinal?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Antonio Galán voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Nuestro tracto intestinal es la mayor barrera entre nosotros y nuestro entorno. Más que lo que tocamos o respiramos, lo que comemos supone nuestra mayor exposición al mundo exterior. Por regla general, todo nuestro tracto gastrointestinal es impermeable a lo que se encuentra dentro de él, lo que permite a nuestro cuerpo escoger qué entra y qué sale. Pero existen elementos que pueden hacer nuestro intestino permeable, la principal de ellas es nuestra dieta.

La dieta americana estándar puede causar disbiosis intestinal, es decir, una alteración en nuestro microbioma intestinal que puede producir inflamación intestinal y una barrera intestinal permeable. Así, pueden colarse sin permiso trocitos de comida sin digerir, microbios y toxinas a través de nuestro revestimiento intestinal hasta nuestro torrente sanguíneo y desencadenar una inflamación sistémica crónica.

Para evitar esta disbiosis e inflamación intestinales, los vegetales deben ser prioridad. Las bacterias intestinales de las dietas vegetarianas están asociadas con el equilibrio del microbioma intestinal, la alta biodiversidad bacteriana y la integridad de la barrera intestinal. Les suelen afectar sustancialmente menos toxinas urémicas, como indol y p-cresol, y, dado que la fibra es el alimento principal de nuestro microbioma intestinal, las bacterias intestinales de quienes comen dietas a base de vegetales producen más cosas buenas: ácidos grasos de cadena corta que cumplen un papel protector y nutritivo para las células que recubren nuestro intestino, asegurando la preservación de la barrera intestinal. La fibra vegetal es de primordial importancia para preservar la integridad de la barrera intestinal, pero no podemos estar seguros hasta ponerlo a prueba. 

Las personas que tomaron granos integrales, legumbres, frutas, verduras, frutos secos y semillas obtuvieron una reducción significativa en los niveles de zonulina.

La zonulina es una proteína responsable del desmontaje de las estrechas uniones entre las células del revestimiento intestinal, por lo que es un biomarcador que refleja un deterioro de la barrera intestinal. En otras palabras, se considera que la zonulina es un marcador útil de un intestino permeable. Dado que añadir todos esos vegetales parecía reducir esos niveles, esto puede implicar que una ingesta apropiada de fibra ayuda a mantener la estructura y función adecuadas de la barrera intestinal. Pero los alimentos vegetales integrales saludables tienen mucho más que fibra. ¿Cómo sabemos que se debe a la fibra? El estudio ni siquiera tenía un grupo de control. Por eso dicen que la permeabilidad intestinal podría mejorar con una dieta rica en fibra. Para probar causa y efecto, sería bueno contar con un estudio cruzado, doble ciego y aleatorizado que compare el efecto de la misma comida con o sin fibra. Vamos allá.

Distintas personas fueron asignadas al azar para tomar pasta con o sin fibra añadida y hubo una caída significativa en los niveles de zonulina del grupo con fibra añadida. Por lo tanto, la fibra parece mejorar la permeabilidad intestinal. 

¿Hay algún alimento vegetal en particular que pueda ayudar? La curcumina, el pigmento amarillo de la cúrcuma, puede ayudar a prevenir el daño intestinal causado por los medicamentos de tipo ibuprofeno, al menos en las ratas. Se observó una protección similar para el sulforafano, un compuesto del brócoli, pero eso fue en ratones. No existen aún estudios sobre el brócoli en humanos, pero hubo un estudio de tres días con el equivalente a unas 2-3 cucharaditas diarias de cúrcuma que redujo el daño a la barrera gastrointestinal causado por el ejercicio. Podría ser suficiente con menos, pero no se han puesto a prueba dosis más pequeñas.

Si preguntas a los profesionales de la medicina alternativa qué tratamientos utilizan para un intestino permeable, el N.º 1 en la lista, después de la reducción del consumo de alcohol, es el zinc.

El zinc no solo protege contra el daño inducido por medicamentos similares a la aspirina en ratas. Cuando se testó en un ensayo aleatorizado con humanos, se llegó a la misma conclusión. La indometacina, un AINE, aumentó en tres veces la permeabilidad intestinal (como se esperaría de esa clase de medicamentos), pero cuando también se tomaba zinc se evitó el aumento de la permeabilidad, lo que sugiere un efecto protector del intestino delgado. Sin embargo, la dosis utilizada fue inmensa: 75 mg al día es casi el doble del límite superior tolerable para el zinc. ¿Qué pasaría con el zinc solo en las dosis habituales de los alimentos?

Una mejora significativa en la permeabilidad intestinal, incluso con una dosis de solo 3 mg de zinc, lo que sugiere que incluso una suplementación relativamente baja de zinc podría funcionar. Puedes obtener 3 mg adicionales de zinc en tu dieta diaria comiendo una taza de lentejas cocidas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Antonio Galán voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Nuestro tracto intestinal es la mayor barrera entre nosotros y nuestro entorno. Más que lo que tocamos o respiramos, lo que comemos supone nuestra mayor exposición al mundo exterior. Por regla general, todo nuestro tracto gastrointestinal es impermeable a lo que se encuentra dentro de él, lo que permite a nuestro cuerpo escoger qué entra y qué sale. Pero existen elementos que pueden hacer nuestro intestino permeable, la principal de ellas es nuestra dieta.

La dieta americana estándar puede causar disbiosis intestinal, es decir, una alteración en nuestro microbioma intestinal que puede producir inflamación intestinal y una barrera intestinal permeable. Así, pueden colarse sin permiso trocitos de comida sin digerir, microbios y toxinas a través de nuestro revestimiento intestinal hasta nuestro torrente sanguíneo y desencadenar una inflamación sistémica crónica.

Para evitar esta disbiosis e inflamación intestinales, los vegetales deben ser prioridad. Las bacterias intestinales de las dietas vegetarianas están asociadas con el equilibrio del microbioma intestinal, la alta biodiversidad bacteriana y la integridad de la barrera intestinal. Les suelen afectar sustancialmente menos toxinas urémicas, como indol y p-cresol, y, dado que la fibra es el alimento principal de nuestro microbioma intestinal, las bacterias intestinales de quienes comen dietas a base de vegetales producen más cosas buenas: ácidos grasos de cadena corta que cumplen un papel protector y nutritivo para las células que recubren nuestro intestino, asegurando la preservación de la barrera intestinal. La fibra vegetal es de primordial importancia para preservar la integridad de la barrera intestinal, pero no podemos estar seguros hasta ponerlo a prueba. 

Las personas que tomaron granos integrales, legumbres, frutas, verduras, frutos secos y semillas obtuvieron una reducción significativa en los niveles de zonulina.

La zonulina es una proteína responsable del desmontaje de las estrechas uniones entre las células del revestimiento intestinal, por lo que es un biomarcador que refleja un deterioro de la barrera intestinal. En otras palabras, se considera que la zonulina es un marcador útil de un intestino permeable. Dado que añadir todos esos vegetales parecía reducir esos niveles, esto puede implicar que una ingesta apropiada de fibra ayuda a mantener la estructura y función adecuadas de la barrera intestinal. Pero los alimentos vegetales integrales saludables tienen mucho más que fibra. ¿Cómo sabemos que se debe a la fibra? El estudio ni siquiera tenía un grupo de control. Por eso dicen que la permeabilidad intestinal podría mejorar con una dieta rica en fibra. Para probar causa y efecto, sería bueno contar con un estudio cruzado, doble ciego y aleatorizado que compare el efecto de la misma comida con o sin fibra. Vamos allá.

Distintas personas fueron asignadas al azar para tomar pasta con o sin fibra añadida y hubo una caída significativa en los niveles de zonulina del grupo con fibra añadida. Por lo tanto, la fibra parece mejorar la permeabilidad intestinal. 

¿Hay algún alimento vegetal en particular que pueda ayudar? La curcumina, el pigmento amarillo de la cúrcuma, puede ayudar a prevenir el daño intestinal causado por los medicamentos de tipo ibuprofeno, al menos en las ratas. Se observó una protección similar para el sulforafano, un compuesto del brócoli, pero eso fue en ratones. No existen aún estudios sobre el brócoli en humanos, pero hubo un estudio de tres días con el equivalente a unas 2-3 cucharaditas diarias de cúrcuma que redujo el daño a la barrera gastrointestinal causado por el ejercicio. Podría ser suficiente con menos, pero no se han puesto a prueba dosis más pequeñas.

Si preguntas a los profesionales de la medicina alternativa qué tratamientos utilizan para un intestino permeable, el N.º 1 en la lista, después de la reducción del consumo de alcohol, es el zinc.

El zinc no solo protege contra el daño inducido por medicamentos similares a la aspirina en ratas. Cuando se testó en un ensayo aleatorizado con humanos, se llegó a la misma conclusión. La indometacina, un AINE, aumentó en tres veces la permeabilidad intestinal (como se esperaría de esa clase de medicamentos), pero cuando también se tomaba zinc se evitó el aumento de la permeabilidad, lo que sugiere un efecto protector del intestino delgado. Sin embargo, la dosis utilizada fue inmensa: 75 mg al día es casi el doble del límite superior tolerable para el zinc. ¿Qué pasaría con el zinc solo en las dosis habituales de los alimentos?

Una mejora significativa en la permeabilidad intestinal, incluso con una dosis de solo 3 mg de zinc, lo que sugiere que incluso una suplementación relativamente baja de zinc podría funcionar. Puedes obtener 3 mg adicionales de zinc en tu dieta diaria comiendo una taza de lentejas cocidas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Para obtener más información sobre la prevención de la disbiosis intestinal, consulta Disbiosis intestinal: matar de hambre a nuestro yo microbiano.

Si te perdiste el video anterior, consulta Evita estos alimentos para prevenir el síndrome del intestino permeable.

La semana pasada iniciamos nuestra campaña de recaudación de fondos de fin de año. Más de la mitad del presupuesto para la operación correcta de NutritionFacts.org es recaudada en esta campaña y nuestra meta es de $350 000 dólares. Este es un año especial porque es el décimo aniversario de NutritionFacts.org. Celebra con nosotros haciendo un donativo, cualquier cantidad ayuda a que podamos continuar con esta labor. Muchas gracias.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This