¿Es buena la cebolla para la testosterona, la osteoporosis, las alergias y el cáncer?

¿Es buena la cebolla para la testosterona, la osteoporosis, las alergias y el cáncer?
4.5 (90%) 6 votes

¿Qué descubrieron los estudios aleatorizados y con grupo de control en seres humanos sobre si es bueno o no comer cebolla?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Antonio Galán voluntario activo en NutritionFacts.org.

Las cebollas son una buena fuente potencial de antioxidantes, aunque, curiosamente, los antioxidantes se concentran en las capas externas inmediatamente debajo de la quebradiza capa exterior. Es una pena que la mayoría de los consumidores descarten estas capas, las más ricas en nutrientes, perdiendo así una parte valiosa. Aquí van algunos números. ¡Presta atención! Más de 10 veces más antioxidantes en la capa externa de cebolla blanca, en comparación con el núcleo. Las cebollas amarillas por lo general tienen más antioxidantes que las blancas. Y las cebollas rojas superan a ambas, según tres métodos diferentes de medición de antioxidantes. Por eso siempre intento comprarlas rojas. Aunque las cebollas rojas son de verdad algo mejores, las cebollas amarillas y blancas no se quedan atrás, pues contienen niveles considerables de actividad antioxidante. Por lo tanto sí, son nutritivas, pero ¿hay algún beneficio clínico concreto en el consumo de cebolla? En la literatura médica hay títulos como este, con gramática confusa, que anuncian todo tipo de beneficios milagrosos. Pero, ¿en qué se basan estas afirmaciones?

Por ejemplo, aquí hay un informe que declara tener pruebas de que la cebolla mejora la testosterona en los hombres, pero los investigadores estaban hablando de estudios como este, sobre los efectos del jugo de cebolla después de la torsión testicular… en ratas. ¿A quién le importa lo que le sucede a una rata tras girarle 720 grados un testículo en sentido antihorario? (Excepto, por supuesto, a la rata.) No puede saberse lo que ocurre en personas hasta ponerlo a prueba en testículos humanos y entonces… los extractos de cebolla no parecen funcionar.

Bien, ¿y la salud ósea? Evidentemente, las mujeres blancas ancianas que consumían cebollas al menos una vez al día tenían una densidad ósea general un 5 % mayor que las personas que consumían cebollas no más de una vez al mes (P < 0,03). El 5 % no parece demasiado, pero esa mejora en la densidad ósea podría traducirse potencialmente en una disminución del riesgo de fractura de cadera de más del 20 % si esto fuera, de hecho, causa y efecto.

La administración diaria de cebolla causó un gran aumento en la densidad ósea. Esto abre la posibilidad de un enfoque nutricional de bajo costo, seguro y efectivo para la osteoporosis y, como habrás adivinado, para la rata. Otro estudio sobre roedores. ¡Qué ratas!

Pero finalmente, lo encontramos. Se han hecho grandes avances en el tratamiento de la osteoporosis con medicamentos, pero tienen el potencial de efectos secundarios adversos graves, por lo que los científicos han centrado su atención sobre los remedios naturales. Por lo tanto, vamos a aleatorizar a la gente para beber jugo de cebolla o placebo de jugo de cebolla. No sé qué suena peor: jugo de cebolla azucarado o falso jugo de cebolla azucarado. Y si beber jugo de cebolla no fuera lo suficientemente malo, todo fue para nada. Ni siquiera funcionó.

¿Qué ocurre con la actividad antialérgica de las chalotas y su efecto terapéutico contra la el goteo nasal alérgico? Dieciséis de esos pacientes fueron aleatorizados por igual en un grupo con antihistamínicos y otro grupo que recibió antihistamínicos más algunas cápsulas que contenían polvo de chalota seca. Parece que el grupo de la chalota fue mejor, pero en realidad no hubo diferencias estadísticamente significativas en los síntomas totales entre los dos grupos; por lo tanto, otro #OnionFail. Tiene que haber algo que las cebollas puedan hacer.

¿Y si probamos los efectos del consumo de cebolla amarilla fresca en pacientes con cáncer de mama para tratar de disminuir los efectos tóxicos de un medicamento de quimioterapia llamado doxorrubicina? Desafortunadamente, no se encontró ningún beneficio significativo en la disminución del daño al hígado o al corazón. Pero aquí vamos… finalmente, existe un beneficio clínico para las cebollas. El consumo de cebolla amarilla fresca mejora los altos niveles de azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina en pacientes con cáncer de mama durante la quimioterapia basada en doxorrubicina. La doxorrubicina no solo es tóxica para el hígado y el corazón, sino que también puede contribuir a la resistencia a la insulina. Entonces, hagamos un ensayo clínico aleatorizado, triple ciego y controlado que aleatorice a los pacientes para que tomen una cebolla entera al día o un tercio de cebolla al día. ¿Qué ocurrió? El grupo que tomó más cebolla experimentó una disminución significativa en los niveles de azúcar en sangre y la resistencia a la insulina en comparación con el grupo que tomó menos cebolla. Subieron en el grupo de poca cebolla pero bajaron en el grupo de mucha cebolla. Así que hazte amigo de las cebollas. ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Un poco de aliento a cebolla y olor corporal? Probablemente sea la menor de tus preocupaciones si tienes cáncer y lo tratas con quimioterapia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción Glass Entertainment

Gráficos Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Antonio Galán voluntario activo en NutritionFacts.org.

Las cebollas son una buena fuente potencial de antioxidantes, aunque, curiosamente, los antioxidantes se concentran en las capas externas inmediatamente debajo de la quebradiza capa exterior. Es una pena que la mayoría de los consumidores descarten estas capas, las más ricas en nutrientes, perdiendo así una parte valiosa. Aquí van algunos números. ¡Presta atención! Más de 10 veces más antioxidantes en la capa externa de cebolla blanca, en comparación con el núcleo. Las cebollas amarillas por lo general tienen más antioxidantes que las blancas. Y las cebollas rojas superan a ambas, según tres métodos diferentes de medición de antioxidantes. Por eso siempre intento comprarlas rojas. Aunque las cebollas rojas son de verdad algo mejores, las cebollas amarillas y blancas no se quedan atrás, pues contienen niveles considerables de actividad antioxidante. Por lo tanto sí, son nutritivas, pero ¿hay algún beneficio clínico concreto en el consumo de cebolla? En la literatura médica hay títulos como este, con gramática confusa, que anuncian todo tipo de beneficios milagrosos. Pero, ¿en qué se basan estas afirmaciones?

Por ejemplo, aquí hay un informe que declara tener pruebas de que la cebolla mejora la testosterona en los hombres, pero los investigadores estaban hablando de estudios como este, sobre los efectos del jugo de cebolla después de la torsión testicular… en ratas. ¿A quién le importa lo que le sucede a una rata tras girarle 720 grados un testículo en sentido antihorario? (Excepto, por supuesto, a la rata.) No puede saberse lo que ocurre en personas hasta ponerlo a prueba en testículos humanos y entonces… los extractos de cebolla no parecen funcionar.

Bien, ¿y la salud ósea? Evidentemente, las mujeres blancas ancianas que consumían cebollas al menos una vez al día tenían una densidad ósea general un 5 % mayor que las personas que consumían cebollas no más de una vez al mes (P < 0,03). El 5 % no parece demasiado, pero esa mejora en la densidad ósea podría traducirse potencialmente en una disminución del riesgo de fractura de cadera de más del 20 % si esto fuera, de hecho, causa y efecto.

La administración diaria de cebolla causó un gran aumento en la densidad ósea. Esto abre la posibilidad de un enfoque nutricional de bajo costo, seguro y efectivo para la osteoporosis y, como habrás adivinado, para la rata. Otro estudio sobre roedores. ¡Qué ratas!

Pero finalmente, lo encontramos. Se han hecho grandes avances en el tratamiento de la osteoporosis con medicamentos, pero tienen el potencial de efectos secundarios adversos graves, por lo que los científicos han centrado su atención sobre los remedios naturales. Por lo tanto, vamos a aleatorizar a la gente para beber jugo de cebolla o placebo de jugo de cebolla. No sé qué suena peor: jugo de cebolla azucarado o falso jugo de cebolla azucarado. Y si beber jugo de cebolla no fuera lo suficientemente malo, todo fue para nada. Ni siquiera funcionó.

¿Qué ocurre con la actividad antialérgica de las chalotas y su efecto terapéutico contra la el goteo nasal alérgico? Dieciséis de esos pacientes fueron aleatorizados por igual en un grupo con antihistamínicos y otro grupo que recibió antihistamínicos más algunas cápsulas que contenían polvo de chalota seca. Parece que el grupo de la chalota fue mejor, pero en realidad no hubo diferencias estadísticamente significativas en los síntomas totales entre los dos grupos; por lo tanto, otro #OnionFail. Tiene que haber algo que las cebollas puedan hacer.

¿Y si probamos los efectos del consumo de cebolla amarilla fresca en pacientes con cáncer de mama para tratar de disminuir los efectos tóxicos de un medicamento de quimioterapia llamado doxorrubicina? Desafortunadamente, no se encontró ningún beneficio significativo en la disminución del daño al hígado o al corazón. Pero aquí vamos… finalmente, existe un beneficio clínico para las cebollas. El consumo de cebolla amarilla fresca mejora los altos niveles de azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina en pacientes con cáncer de mama durante la quimioterapia basada en doxorrubicina. La doxorrubicina no solo es tóxica para el hígado y el corazón, sino que también puede contribuir a la resistencia a la insulina. Entonces, hagamos un ensayo clínico aleatorizado, triple ciego y controlado que aleatorice a los pacientes para que tomen una cebolla entera al día o un tercio de cebolla al día. ¿Qué ocurrió? El grupo que tomó más cebolla experimentó una disminución significativa en los niveles de azúcar en sangre y la resistencia a la insulina en comparación con el grupo que tomó menos cebolla. Subieron en el grupo de poca cebolla pero bajaron en el grupo de mucha cebolla. Así que hazte amigo de las cebollas. ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Un poco de aliento a cebolla y olor corporal? Probablemente sea la menor de tus preocupaciones si tienes cáncer y lo tratas con quimioterapia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción Glass Entertainment

Gráficos Avo Media

Pin It en Pinterest

Share This