Cómo controlar la metástasis con la alimentación

Cómo controlar la metástasis con la alimentación
5 (100%) 3 votes

Existen ensayos aleatorizados con grupo de control que confirman que una menor ingesta de grasas saturadas puede mejorar la supervivencia al cáncer de mama.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Melina Stoll voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“La metástasis es la principal causa de muerte relacionada con el cáncer”. El cáncer mata porque se disemina. Por ejemplo, la tasa de supervivencia a 5 años para las mujeres con cáncer de mama localizado es de casi del 99 %, pero se reduce a solo un 27 % en el cáncer metastásico. Aún, la capacidad de tratar la enfermedad metastásica eficazmente no ha cambiado mucho en las últimas décadas. La situación desespera cuando hay artículos así: “Tratamiento de la metástasis con veneno de serpiente”.

Ahora tenemos defensas incorporadas, las células NK que deambulan por el cuerpo matando tumores budding y tengo videos sobre el aumento de la actividad de las células NK. Pero como expliqué en el video anterior, hay un receptor de grasa llamado CD36 que parece ser esencial para que las células cancerosas se diseminen. Estas células responden a la ingesta de grasa. Pero no todas las grasas. 

El CD36 está regulado por el ácido palmítico, hasta 50 veces más en 12 horas. El ácido palmítico es una grasa saturada que está en la comida chatarra hecha con aceite de palma, pero se concentra más en carnes y lácteos. Esto podría explicar por qué si observamos la grasa alimentaria y la mortalidad por cáncer de mamas, vemos que no hubo diferencia en el riesgo de muerte por cáncer de mama para las mujeres en la categoría más alta frente a la más baja de la ingesta total de grasa, pero tienes un 50 % más de probabilidad de morir por cáncer de mama
si comes muchas grasa saturada. En la revisión sistemática y metanálisis se concluye que la grasa saturada impacta negativamente en la supervivencia al cáncer de mama. 

Lo que podría explicar por qué la ingesta de lácteos ricos en grasa, pero no de los bajos en grasas, se relacionó con un mayor riesgo de mortalidad luego del diagnóstico de cáncer de mama. Si la proteína de los lácteos fuera el problema, como lo fue la caseína, la leche descremada podría ser aún peor, pero no lo es. Fue la grasa saturada de la leche la que desencadenó la diseminación del cáncer inducido por el CD36. Las mujeres que consumían una porción de lácteos ricos en grasas o más al día tenían un 50 % más de riesgo de muerte por cáncer de mama. 

Vemos la misma correlación entre la ingesta de lácteos y la supervivencia al cáncer de próstata. Beber leche rica en grasa podría aumentar el riesgo de muerte por cáncer de próstata hasta en un 600 % de los pacientes con cáncer de próstata localizado, pero la leche baja en grasa no se relaciona con dicho riesgo. Entonces, parece ser la grasa animal, y no la proteína animal, lo cual es consistente con lo que hallaron los investigadores de Harvard en Estados Unidos. 

Más evidencia de que el CD36 está involucrado es que el riesgo de cáncer de colon por el consumo de carne aumentó al multiplicar las probabilidades de cáncer 8 veces (solo duplica el riesgo hasta octuplicar el riesgo) para aquellos que portan un tipo de gen específico CD36. Entonces, ¿es momento de recetar a los pacientes con cáncer de mama una dieta con bajo contenido en grasa Un diagnóstico de cáncer es un momento de aprendizaje, si alguna vez lo hubo, para motivar a las personas a cambiar su estilo de vida, pero que haya directrices científicas es imprescindible, y no lo sabes hasta que lo pones a prueba. 

En un estudio aleatorizado, prospectivo y multicéntrico para probar el efecto de una intervención dietética para reducir la ingesta de grasa en mujeres con cáncer de mama resecado en estadio temprano (mujeres que tuvieron cáncer, se les extirpó y rezan para que no vuelva). El grupo de intervención dietética disminuyó la ingesta de grasa de aproximadamente 30 % de calorías a 20 % de calorías, disminuyendo la ingesta de grasa saturada al rededor del 40 % y mantuvieron esa ingesta del 40 % más baja después de uno, tres y cinco años. Luego de 5 años de seguimiento, las mujeres del grupo de intervención dietética tuvieron un 24 % menos de riesgo de recaída, es decir, un 24 % menos de riesgo de que el cáncer vuelva. 

Este fue el estudio WINS (Intervención de Nutrición de las Mujeres). Luego se realizó el estudio de la Iniciativa de Salud de las Mujeres en el que las mujeres fueron aleatorizadas para reducir su ingesta de grasa al rededor del 20 % de calorías, y de nuevo, aquellas en el grupo de intervención dietética tuvieron una mayor supervivencia, por lo que un cambio en la dieta podría influir en el resultado del cáncer de mama. Y no solo fue significativamente mayor la supervivencia al cáncer, sino también disminuyeron las enfermedades cardíacas y la diabetes como un pequeño bono adicional.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Melina Stoll voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“La metástasis es la principal causa de muerte relacionada con el cáncer”. El cáncer mata porque se disemina. Por ejemplo, la tasa de supervivencia a 5 años para las mujeres con cáncer de mama localizado es de casi del 99 %, pero se reduce a solo un 27 % en el cáncer metastásico. Aún, la capacidad de tratar la enfermedad metastásica eficazmente no ha cambiado mucho en las últimas décadas. La situación desespera cuando hay artículos así: “Tratamiento de la metástasis con veneno de serpiente”.

Ahora tenemos defensas incorporadas, las células NK que deambulan por el cuerpo matando tumores budding y tengo videos sobre el aumento de la actividad de las células NK. Pero como expliqué en el video anterior, hay un receptor de grasa llamado CD36 que parece ser esencial para que las células cancerosas se diseminen. Estas células responden a la ingesta de grasa. Pero no todas las grasas. 

El CD36 está regulado por el ácido palmítico, hasta 50 veces más en 12 horas. El ácido palmítico es una grasa saturada que está en la comida chatarra hecha con aceite de palma, pero se concentra más en carnes y lácteos. Esto podría explicar por qué si observamos la grasa alimentaria y la mortalidad por cáncer de mamas, vemos que no hubo diferencia en el riesgo de muerte por cáncer de mama para las mujeres en la categoría más alta frente a la más baja de la ingesta total de grasa, pero tienes un 50 % más de probabilidad de morir por cáncer de mama
si comes muchas grasa saturada. En la revisión sistemática y metanálisis se concluye que la grasa saturada impacta negativamente en la supervivencia al cáncer de mama. 

Lo que podría explicar por qué la ingesta de lácteos ricos en grasa, pero no de los bajos en grasas, se relacionó con un mayor riesgo de mortalidad luego del diagnóstico de cáncer de mama. Si la proteína de los lácteos fuera el problema, como lo fue la caseína, la leche descremada podría ser aún peor, pero no lo es. Fue la grasa saturada de la leche la que desencadenó la diseminación del cáncer inducido por el CD36. Las mujeres que consumían una porción de lácteos ricos en grasas o más al día tenían un 50 % más de riesgo de muerte por cáncer de mama. 

Vemos la misma correlación entre la ingesta de lácteos y la supervivencia al cáncer de próstata. Beber leche rica en grasa podría aumentar el riesgo de muerte por cáncer de próstata hasta en un 600 % de los pacientes con cáncer de próstata localizado, pero la leche baja en grasa no se relaciona con dicho riesgo. Entonces, parece ser la grasa animal, y no la proteína animal, lo cual es consistente con lo que hallaron los investigadores de Harvard en Estados Unidos. 

Más evidencia de que el CD36 está involucrado es que el riesgo de cáncer de colon por el consumo de carne aumentó al multiplicar las probabilidades de cáncer 8 veces (solo duplica el riesgo hasta octuplicar el riesgo) para aquellos que portan un tipo de gen específico CD36. Entonces, ¿es momento de recetar a los pacientes con cáncer de mama una dieta con bajo contenido en grasa Un diagnóstico de cáncer es un momento de aprendizaje, si alguna vez lo hubo, para motivar a las personas a cambiar su estilo de vida, pero que haya directrices científicas es imprescindible, y no lo sabes hasta que lo pones a prueba. 

En un estudio aleatorizado, prospectivo y multicéntrico para probar el efecto de una intervención dietética para reducir la ingesta de grasa en mujeres con cáncer de mama resecado en estadio temprano (mujeres que tuvieron cáncer, se les extirpó y rezan para que no vuelva). El grupo de intervención dietética disminuyó la ingesta de grasa de aproximadamente 30 % de calorías a 20 % de calorías, disminuyendo la ingesta de grasa saturada al rededor del 40 % y mantuvieron esa ingesta del 40 % más baja después de uno, tres y cinco años. Luego de 5 años de seguimiento, las mujeres del grupo de intervención dietética tuvieron un 24 % menos de riesgo de recaída, es decir, un 24 % menos de riesgo de que el cáncer vuelva. 

Este fue el estudio WINS (Intervención de Nutrición de las Mujeres). Luego se realizó el estudio de la Iniciativa de Salud de las Mujeres en el que las mujeres fueron aleatorizadas para reducir su ingesta de grasa al rededor del 20 % de calorías, y de nuevo, aquellas en el grupo de intervención dietética tuvieron una mayor supervivencia, por lo que un cambio en la dieta podría influir en el resultado del cáncer de mama. Y no solo fue significativamente mayor la supervivencia al cáncer, sino también disminuyeron las enfermedades cardíacas y la diabetes como un pequeño bono adicional.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Este es el segundo de tres videos sobre metástasis. Si te perdiste el primero puedes verlo aquí. Y el siguiente será El alimento que puede disminuir el gen de la mestástasis.

¿Qué más debemos de comer (o evitar comer) para mejorar la supervivencia del cáncer de mama? Puedes ver estos videos:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This