El uso del zeranol en la carne y el cáncer de mama

El uso del zeranol en la carne y el cáncer de mama
5 (100%) 1 vote

Los anabolizantes promotores del crecimiento en la producción de carne son, de lejos, las hormonas más potentes que pueden encontrarse en el suministro de alimentos.

Comenta
Comparte

En 1979, se detectó una epidemia de aumento del tamaño de las mamas en los niños italianos. Se sospechó sobre el pollo y la carne de ternera, debido a que se les suministra con estrógeno a algunos animales de granja para acelerar su aumento de peso. Luego de este episodio, Europa prohibió el uso de promotores de crecimiento como los esteroides anabólicos en la agricultura, y prohibió la importación de carne de Estados Unidos proveniente de animales que hayan sido inyectados con químicos tales como el Zeranol, comercializado como Ralgro Magnum.

El Zeranol es uno de los disruptores endocrinos más potentes conocidos  -100.000 veces más estrogénico que el BPA del plástico, por ejemplo. Y constituye un caso especial entre los potenciales disruptores endocrinos, porque a diferencia de otros químicos estrogénicos, el Zeranol está presente en la comida humana, porque es utilizado deliberadamente -de hecho, fue diseñado para ser un potente, persistente estrógeno, mientras que las propiedades estrogénicas de otros químicos son accidentales. 

Y si se añade sangre de una vaca que ha sido implantada con este químico en células con cáncer de mama en una placa de petri, se puede aumentar al doble la tasa de crecimiento del cáncer. Si bien no bebemos sangre, datos preliminares también muestran que extractos de músculos, de carne, también estimularon la proliferación de células cancerígenas. 

Además, el Zeranol podría causar la transformación de células mamarias normales, en células cancerígenas. La sangre que contenía Zeranol en el ganado vacuno implantado fue capaz de transformar las células mamarias normales en células cancerígenas en 21 días. 

Las mujeres obesas podrían tener un riesgo mayor de desarrollar cáncer de mama inducido por el Zeranol, debido a que ya tienen niveles elevados de leptina, una hormona producida por las células de grasa, que pueden promover por ellas mismas el crecimiento del cáncer de mama. Y la exposición al Zeranol puede aumentar exponencialmente esta acción promotora del crecimiento. Este resultado también sugiere que el Zeranol podría ser más dañino para pacientes con cáncer de mama y obesos, que para aquellos pacientes con cáncer de mama y un peso normal, en términos del desarrollo de dicho cáncer. 

En conclusión, debido a que estos promotores del crecimiento anabólicos en la producción de la carne son, de lejos, las hormonas más potentes encontradas en la comida que consumen los humanos, deberíamos someter a pruebas a la población, en especial a los niños, antes y después de comer carne. Me sorprende que aún no se haya hecho, y hasta que no suceda, no tenemos idea de qué tipo de amenaza podría provocar -aunque el hecho de que el Zeranol es tan potente como el estradiol (el principal esteroide sexual en mujeres) y el dietilestilbestrol o DES debería preocuparnos. El DES es otro estrógeno sintético vendido a mujeres embarazadas – todas las mujeres embarazadas hasta 1971, cuando se demostró que causaba cáncer vaginal en sus hijas. Pero pocos saben que también se utilizaba en la carne. 

Ante la ausencia de regulaciones federales efectivas, la industria de la carne usa cientos de aditivos para alimentar a los animales, con poca o nula preocupación sobre si estos son carcinógenos y/o provocan otros efectos tóxicos en los residuos dietéticos de estos aditivos. Ilustrativamente, luego de décadas de garantías engañosas sobre la seguridad del DES y su uso como aditivo promotor del crecimiento en los animales, los Estados Unidos finalmente prohibieron su uso unos 40 años después de que fuera mostrado que era cancerígeno por primera vez. La industria de la carne cambió rápidamente a utilizar otros aditivos potencialmente cancerígenos, como el Zeranol. 

Cuando niñas empezaron a morir de cáncer vaginal, la carne tratada con DES fue prohibida en Europa. Sin embargo, más garantías engañosas, incluyendo la supresión deliberada de residuos, se encargaron de retrasar la prohibición en los Estados Unidos de carne tratada con DES por otros ocho años. 

En la actualidad, virtualmente toda la población estadounidense consume, sin ningún tipo de advertencia, etiquetado, o información, cantidades impredecibles y desconocidas de residuos hormonales en productos cárnicos a lo largo de su vida. Si todos los aditivos hormonales y otros carcinógenos no son prohibidos inmediatamente, lo mínimo que deberíamos implementar serían “requisitos de etiquetado explícitos sobre el uso y/o niveles residuales de hormonas en todos los productos cárnicos, incluyendo la leche y los huevos”. 

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Marina Rivelis y Ángela Graña Varela.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Permiso generosamente otorgado por Dan Piraro en Bizarro.com para la caricatura. 

En 1979, se detectó una epidemia de aumento del tamaño de las mamas en los niños italianos. Se sospechó sobre el pollo y la carne de ternera, debido a que se les suministra con estrógeno a algunos animales de granja para acelerar su aumento de peso. Luego de este episodio, Europa prohibió el uso de promotores de crecimiento como los esteroides anabólicos en la agricultura, y prohibió la importación de carne de Estados Unidos proveniente de animales que hayan sido inyectados con químicos tales como el Zeranol, comercializado como Ralgro Magnum.

El Zeranol es uno de los disruptores endocrinos más potentes conocidos  -100.000 veces más estrogénico que el BPA del plástico, por ejemplo. Y constituye un caso especial entre los potenciales disruptores endocrinos, porque a diferencia de otros químicos estrogénicos, el Zeranol está presente en la comida humana, porque es utilizado deliberadamente -de hecho, fue diseñado para ser un potente, persistente estrógeno, mientras que las propiedades estrogénicas de otros químicos son accidentales. 

Y si se añade sangre de una vaca que ha sido implantada con este químico en células con cáncer de mama en una placa de petri, se puede aumentar al doble la tasa de crecimiento del cáncer. Si bien no bebemos sangre, datos preliminares también muestran que extractos de músculos, de carne, también estimularon la proliferación de células cancerígenas. 

Además, el Zeranol podría causar la transformación de células mamarias normales, en células cancerígenas. La sangre que contenía Zeranol en el ganado vacuno implantado fue capaz de transformar las células mamarias normales en células cancerígenas en 21 días. 

Las mujeres obesas podrían tener un riesgo mayor de desarrollar cáncer de mama inducido por el Zeranol, debido a que ya tienen niveles elevados de leptina, una hormona producida por las células de grasa, que pueden promover por ellas mismas el crecimiento del cáncer de mama. Y la exposición al Zeranol puede aumentar exponencialmente esta acción promotora del crecimiento. Este resultado también sugiere que el Zeranol podría ser más dañino para pacientes con cáncer de mama y obesos, que para aquellos pacientes con cáncer de mama y un peso normal, en términos del desarrollo de dicho cáncer. 

En conclusión, debido a que estos promotores del crecimiento anabólicos en la producción de la carne son, de lejos, las hormonas más potentes encontradas en la comida que consumen los humanos, deberíamos someter a pruebas a la población, en especial a los niños, antes y después de comer carne. Me sorprende que aún no se haya hecho, y hasta que no suceda, no tenemos idea de qué tipo de amenaza podría provocar -aunque el hecho de que el Zeranol es tan potente como el estradiol (el principal esteroide sexual en mujeres) y el dietilestilbestrol o DES debería preocuparnos. El DES es otro estrógeno sintético vendido a mujeres embarazadas – todas las mujeres embarazadas hasta 1971, cuando se demostró que causaba cáncer vaginal en sus hijas. Pero pocos saben que también se utilizaba en la carne. 

Ante la ausencia de regulaciones federales efectivas, la industria de la carne usa cientos de aditivos para alimentar a los animales, con poca o nula preocupación sobre si estos son carcinógenos y/o provocan otros efectos tóxicos en los residuos dietéticos de estos aditivos. Ilustrativamente, luego de décadas de garantías engañosas sobre la seguridad del DES y su uso como aditivo promotor del crecimiento en los animales, los Estados Unidos finalmente prohibieron su uso unos 40 años después de que fuera mostrado que era cancerígeno por primera vez. La industria de la carne cambió rápidamente a utilizar otros aditivos potencialmente cancerígenos, como el Zeranol. 

Cuando niñas empezaron a morir de cáncer vaginal, la carne tratada con DES fue prohibida en Europa. Sin embargo, más garantías engañosas, incluyendo la supresión deliberada de residuos, se encargaron de retrasar la prohibición en los Estados Unidos de carne tratada con DES por otros ocho años. 

En la actualidad, virtualmente toda la población estadounidense consume, sin ningún tipo de advertencia, etiquetado, o información, cantidades impredecibles y desconocidas de residuos hormonales en productos cárnicos a lo largo de su vida. Si todos los aditivos hormonales y otros carcinógenos no son prohibidos inmediatamente, lo mínimo que deberíamos implementar serían “requisitos de etiquetado explícitos sobre el uso y/o niveles residuales de hormonas en todos los productos cárnicos, incluyendo la leche y los huevos”. 

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Marina Rivelis y Ángela Graña Varela.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Permiso generosamente otorgado por Dan Piraro en Bizarro.com para la caricatura. 

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This