¿Por qué no se ha prohibido el BPA?

Rate Video

Si el estrógeno sintético BPA está vinculado a miles de millones de dólares de problemas médicos al año, ¿por qué está todavía permitido en el suministro de alimentos?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“El número de nuevos productos químicos está aumentando exponencialmente”-hablamos de unas 12.000 sustancias nuevas cada día. Sin embargo, no hay datos disponibles sobre los riesgos en algunos de los productos químicos de mayor volumen. BPA es uno de estos productos químicos de mayor uso con miles de millones de libras producidas cada año. Estudios han “expresado su preocupación por su posible implicación en la causa de ciertas enfermedades crónicas como la diabetes, la obesidad, trastornos reproductivos, enfermedades cardiovasculares, defectos de nacimiento, enfermedades respiratorias y renales crónicas y cáncer de mama”.

Un nuevo estudio sobre las consecuencias para la salud del BPA sale casi todas las semanas. El BPA fue desarrollado por primera vez hace más de cien años como un estrógeno sintético. No fue hasta los años 50 que la industria se dio cuenta de que podría ser utilizado para hacer plástico de policarbonato, y rápidamente se convirtió en uno de los productos químicos más utilizados en todo el       mundo, a pesar de que se reconoció sus potenciales efectos hormonales. Unos mil millones de libras de este producto son también  empleadas en el revestimiento de latas de alimentos y bebidas, al parecer—especialmente en el atún y sopas concentradas.

Y ahora, básicamente todos tenemos BPA en nuestros cuerpos y los cuerpos de nuestros hijos. Pero no te preocupes, el gobierno dice que hasta 50 microgramos al día es seguro —50 microgramos por kilogramo. Incluso, los que trabajan en las fábricas chinas de BPA están expuestos a niveles 70 veces menores  al límite de seguridad. Vale, entonces ¿por qué la exposición parece afectar al número de espermatozoides de los trabajadores masculinos?

En los EE.UU., la población general sólo se expone a valores mil veces menores  al límite de seguridad. Sin embargo, parece que todavía estamos viendo efectos adversos sobre la función de la tiroides, control de peso, control de azúcar en la sangre, enfermedad cardiovascular, función del hígado, y la función inmune, a pesar de esas dosis increíblemente bajas. Así que el hecho de que hay efectos adversos significativos en las poblaciones expuestas al BPA en concentraciones miles de veces menores al límite tolerable diario oficial indica que la exposición segura al BPA puede ser mucho más baja de la que se pensaba en los seres humanos. Sin embargo, el límite no se ha cambiado. Se ha prohibido en los biberones y tazas para bebés, pero parece que las dosis casi ilimitadas son aparentemente correctas para todos los demás. ¿Cuál es la desconexión aquí?

Tiene que ver con el fascinante mundo de los efectos de dosis bajas en los productos químicos considerados disruptores hormonales. Durante décadas, estos productos químicos “han desafiado los conceptos tradicionales de la toxicología,” sobre todo el viejo dicho de “la dosis hace el veneno” el concepto de que las exposiciones bajas a un compuesto peligroso siempre representan un riesgo bajo. Ese es el concepto básico que subyace en nuestro sistema de análisis químico de seguridad. Empiezan a dosificar animales de laboratorio con dosis altamente elevadas, para luego ir disminuyéndola hasta que desaparecen los efectos adversos. A continuación, se añade un margen de seguridad y se asume que todo lo que esté por debajo de esa dosis no supone un peligro, dando por hecho que la curva es algo así: a mayor dosis, mayor será el efecto. Sin embargo, los productos químicos que alteran las hormonas pueden tener todo tipo de curvas curiosas. Espera un segundo. ¿Cómo puede algo tener un efecto mayor a una dosis más baja?

Piensa en una hormona y sus receptores en un cuerpo. A bajos niveles de la hormona, como de 0 a 1, los receptores pueden llenarse rápidamente, pero una vez que están casi todos llenos hasta, al pasar de 4 a 5 la adición de dosis muy altas puede no cambiar mucho las cosas. Vamos a usar un ejemplo real de BPA. Este fue un estudio para ver si el BPA suprime una hormona protectora de la obesidad en muestras de grasa tomadas de operaciones de reducción de mama y pacientes con cirugía estética de abdomen. Como puedes ver, a 100 nanomolas de BPA – Me siento como el hombre del tiempo aquí, pero- a unos 100 nanomolas de BPA (¡me siento como un meteorólogo!), se puede ver que los niveles hormonales no son más bajos de lo que lo son a niveles 0 de BPA. Y dado que la mayoría de las personas tienen niveles entre 1 y 20, el BPA debe, por tanto, ser seguro. Pero aquí está el gráfico real. No hay supresión a niveles de 0, y no hay supresión a niveles de 100, pero justo a los niveles a los que está en el cuerpo de las personas, el BPA parece reducir la liberación hormonal casi a la mitad.

Como concluyó la organización más grande, más activa y más antigua del mundo dedicada a la investigación sobre hormonas: incluso dosis infinitesimalmente bajas de exposición—de hecho, absolutamente cualquier nivel de exposición, puede causar problemas, casi tres mil millones de dólares de problemas anuales, contando únicamente los efectos estimados del BPA en la obesidad infantil y las enfermedades del corazón.

Ahora, hay alternativas que la industria podría utilizar. El problema, sin embargo, es que pueden costar 2 centavos más.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizado por Sonia Ramos García y Gabriela Rivera.

Por favor considere ser voluntario/a para ayudar en el sitio web.

 

Imagen gracias 445693 via Pixabay. La imagen ha sido modificada.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“El número de nuevos productos químicos está aumentando exponencialmente”-hablamos de unas 12.000 sustancias nuevas cada día. Sin embargo, no hay datos disponibles sobre los riesgos en algunos de los productos químicos de mayor volumen. BPA es uno de estos productos químicos de mayor uso con miles de millones de libras producidas cada año. Estudios han “expresado su preocupación por su posible implicación en la causa de ciertas enfermedades crónicas como la diabetes, la obesidad, trastornos reproductivos, enfermedades cardiovasculares, defectos de nacimiento, enfermedades respiratorias y renales crónicas y cáncer de mama”.

Un nuevo estudio sobre las consecuencias para la salud del BPA sale casi todas las semanas. El BPA fue desarrollado por primera vez hace más de cien años como un estrógeno sintético. No fue hasta los años 50 que la industria se dio cuenta de que podría ser utilizado para hacer plástico de policarbonato, y rápidamente se convirtió en uno de los productos químicos más utilizados en todo el       mundo, a pesar de que se reconoció sus potenciales efectos hormonales. Unos mil millones de libras de este producto son también  empleadas en el revestimiento de latas de alimentos y bebidas, al parecer—especialmente en el atún y sopas concentradas.

Y ahora, básicamente todos tenemos BPA en nuestros cuerpos y los cuerpos de nuestros hijos. Pero no te preocupes, el gobierno dice que hasta 50 microgramos al día es seguro —50 microgramos por kilogramo. Incluso, los que trabajan en las fábricas chinas de BPA están expuestos a niveles 70 veces menores  al límite de seguridad. Vale, entonces ¿por qué la exposición parece afectar al número de espermatozoides de los trabajadores masculinos?

En los EE.UU., la población general sólo se expone a valores mil veces menores  al límite de seguridad. Sin embargo, parece que todavía estamos viendo efectos adversos sobre la función de la tiroides, control de peso, control de azúcar en la sangre, enfermedad cardiovascular, función del hígado, y la función inmune, a pesar de esas dosis increíblemente bajas. Así que el hecho de que hay efectos adversos significativos en las poblaciones expuestas al BPA en concentraciones miles de veces menores al límite tolerable diario oficial indica que la exposición segura al BPA puede ser mucho más baja de la que se pensaba en los seres humanos. Sin embargo, el límite no se ha cambiado. Se ha prohibido en los biberones y tazas para bebés, pero parece que las dosis casi ilimitadas son aparentemente correctas para todos los demás. ¿Cuál es la desconexión aquí?

Tiene que ver con el fascinante mundo de los efectos de dosis bajas en los productos químicos considerados disruptores hormonales. Durante décadas, estos productos químicos “han desafiado los conceptos tradicionales de la toxicología,” sobre todo el viejo dicho de “la dosis hace el veneno” el concepto de que las exposiciones bajas a un compuesto peligroso siempre representan un riesgo bajo. Ese es el concepto básico que subyace en nuestro sistema de análisis químico de seguridad. Empiezan a dosificar animales de laboratorio con dosis altamente elevadas, para luego ir disminuyéndola hasta que desaparecen los efectos adversos. A continuación, se añade un margen de seguridad y se asume que todo lo que esté por debajo de esa dosis no supone un peligro, dando por hecho que la curva es algo así: a mayor dosis, mayor será el efecto. Sin embargo, los productos químicos que alteran las hormonas pueden tener todo tipo de curvas curiosas. Espera un segundo. ¿Cómo puede algo tener un efecto mayor a una dosis más baja?

Piensa en una hormona y sus receptores en un cuerpo. A bajos niveles de la hormona, como de 0 a 1, los receptores pueden llenarse rápidamente, pero una vez que están casi todos llenos hasta, al pasar de 4 a 5 la adición de dosis muy altas puede no cambiar mucho las cosas. Vamos a usar un ejemplo real de BPA. Este fue un estudio para ver si el BPA suprime una hormona protectora de la obesidad en muestras de grasa tomadas de operaciones de reducción de mama y pacientes con cirugía estética de abdomen. Como puedes ver, a 100 nanomolas de BPA – Me siento como el hombre del tiempo aquí, pero- a unos 100 nanomolas de BPA (¡me siento como un meteorólogo!), se puede ver que los niveles hormonales no son más bajos de lo que lo son a niveles 0 de BPA. Y dado que la mayoría de las personas tienen niveles entre 1 y 20, el BPA debe, por tanto, ser seguro. Pero aquí está el gráfico real. No hay supresión a niveles de 0, y no hay supresión a niveles de 100, pero justo a los niveles a los que está en el cuerpo de las personas, el BPA parece reducir la liberación hormonal casi a la mitad.

Como concluyó la organización más grande, más activa y más antigua del mundo dedicada a la investigación sobre hormonas: incluso dosis infinitesimalmente bajas de exposición—de hecho, absolutamente cualquier nivel de exposición, puede causar problemas, casi tres mil millones de dólares de problemas anuales, contando únicamente los efectos estimados del BPA en la obesidad infantil y las enfermedades del corazón.

Ahora, hay alternativas que la industria podría utilizar. El problema, sin embargo, es que pueden costar 2 centavos más.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizado por Sonia Ramos García y Gabriela Rivera.

Por favor considere ser voluntario/a para ayudar en el sitio web.

 

Imagen gracias 445693 via Pixabay. La imagen ha sido modificada.

Nota del Doctor

El BPA no es el único problema del atún enlatado. Revisa:
El efecto del atún enlatado sobre los futuros salarios
¿Qué marca de atún tiene más mercurio?
¿Cuánto tiempo necesitas para desintoxicarte del pescado antes del embarazo?

¿Qué podemos hacer para evitar los productos químicos que afectan al sistema endocrino? Véase, por ejemplo: Evitar la exposición de adultos a los ftalatos y Cómo evitar el plástico químico BPA relacionado con la obesidad.

Los alquilfenoles son otro grupo de productos químicos que alteran el sistema endocrino. Aprende más sobre ellos aquí:
Alquilfenol, disruptores endocrinos y alergias
Fuentes dietéticas de los disruptores endocrinos de alquilfenol
Los contaminantes de la dieta pueden afectar los niveles de testosterona

Si todavía no lo has hecho, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo clic aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This