Cómo evitar el plástico químico BPA relacionado a la obesidad

Rate Video

El 90% de nuestra exposición al químico interruptor de hormonas bisfenol A proviene de ciertos componentes en nuestra dieta.

Comenta
Comparte

El supuesto vínculo entre los químicos plásticos que interrumpen hormonas, como el BPA, y la obesidad estuvo inicialmente basado, en parte, en observaciones según las cuales un aumento en la exposición química parecía coincidir con el aumento de la epidemia de obesidad – con gráficos como este. Pero, tal vez, esto es sólo una coincidencia. Ha habido muchos otros cambios en la última mitad de siglo – como un incremento del consumo de comida basura y del tiempo que pasamos viendo la televisión – que parecerían ser explicaciones más simples.

¿Pero por qué están engordando también nuestros animales de compañía? Firulais ya no bebe refrescos. Claro está, mientras más veamos repeticiones de Seinfeld, menos salimos a pasear al perro. Pero, ¿y nuestros gatos? Tal vez les estamos dando, tanto a ellos como a nuestros niños, demasiados dulces y otras golosinas. Estas podrían ser explicaciones más sencillas, en lugar de un químico ubicuo causante de obesidad en el medio ambiente que se acumula en las cadenas alimentarias de los animales de compañía y las personas. 

¿Pero cómo podemos explicar esto? Un estudio con más de 20,000 animales en 24 poblaciones, y todavía estamos engordando. La probabilidad de que esto ocurra simplemente por casualidad es como una en diez millones. Incrementos grandes y sostenidos en el peso corporal en todos los grupos – incluso en animales sin acceso a máquinas expendedoras, o con menos educación física en los colegios. Entonces, tal vez un contaminante ambiental está involucrado.

Claro está, estamos expuestos a todo un coctel de nuevos químicos además del BPA. Pero la razón por la cual los investigadores han identificado el BPA como el culpable es por experimentos como este – mostrando que el BPA puede acelerar la producción de nuevas células adiposas (de grasa), por lo menos en una placa de Petri. Pero esto fue con una concentración por lo menos mil veces más alta que la concentración encontrada en gran parte de la sangre de las personas.

No sabíamos si lo mismo ocurría en niveles típicos, hasta ahora. La mayoría de las personas tienen entre 1 y 20 nanomoles en su sangre. E incluso a 1 nanomol, hay un aumento significativo en la producción humana de células adiposas. Así que incluso niveles bajos pueden ser un problema. Pero, de nuevo, esto es en una placa de Petri. ¿Qué ocurre en las personas?

¿Por qué, simplemente, no medimos los pesos corporales de poblaciones expuestas al químico y las comparamos a poblaciones que no están expuestas a este? Porque virtualmente no hay poblaciones que no estén expuestas; esta cosa está en todas partes. Bien, entonces, ¿y si comparamos a aquellas personas con altos niveles con personas con bajos niveles? Es una buena idea, y es lo que hicieron investigadores de la Universidad de New York, y la cantidad de BPA que fluye en los cuerpos de niños y adolescentes estaba asociada considerablemente con la obesidad. 

Pero, dado que este fue un estudio transversal – una foto en el tiempo – no sabemos qué sucedió primero. Tal vez los altos niveles de BPA no llevaron a la obesidad; tal vez la obesidad llevó a altos niveles de BPA dado que el químico se almacena en la grasa. O tal vez el BPA es simplemente un marcador para los mismos tipos de comidas procesadas que pueden hacer engordar.

Lo que necesitamos son estudios prospectivos donde midamos la exposición, para después seguir a las personas durante un tiempo. Pero nunca tuvimos acceso a esto, hasta ahora. Y, en efecto, altos niveles de BPA y otros químicos plásticos estuvieron asociados de manera significativa con un aumento más rápido en el peso durante la década subsecuente. De acuerdo, entonces, ¿cómo podemos alejarnos de esta cosa?

Aunque inhalamos algo de esta cosa a través del polvo, y algo a través de nuestra piel (al tocar recibos cargados de BPA), el 90% proviene de nuestra dieta. ¿Cómo lo sabemos? Si pones a personas a ayunar y a tomar agua únicamente de botellas de vidrio durante unos días, sus niveles de BPA se reducen hasta diez veces. Pero ayunar no es muy sostenible.

¿Qué ocurre si realizas una intervención con alimentos frescos durante tres días, donde familias cambien sus alimentos enlatados y procesados? Podrías tener una reducción significativa de exposición al BPA.

O también puedes hacer el experimento de otra manera – añadiendo un porción de sopa enlatada a la dieta diaria de personas, y ver un incremento del 1000% en los niveles de BPA en la orina, comparado con una porción de sopa preparada con ingredientes frescos. 

Utilizaron una sopa enlatada -lista para servir, la cual, según la encuesta más grande sobre comidas enlatadas en Norte América, tiene alrededor de un 85% menos de BPA que sopas condensadas, las cuales son aun peor. Pero lo peor de lo peor parece ser el atún enlatado.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Santiago Velázquez y Adrián Bravo López.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen gracias a Sally a travé de flickr.

El supuesto vínculo entre los químicos plásticos que interrumpen hormonas, como el BPA, y la obesidad estuvo inicialmente basado, en parte, en observaciones según las cuales un aumento en la exposición química parecía coincidir con el aumento de la epidemia de obesidad – con gráficos como este. Pero, tal vez, esto es sólo una coincidencia. Ha habido muchos otros cambios en la última mitad de siglo – como un incremento del consumo de comida basura y del tiempo que pasamos viendo la televisión – que parecerían ser explicaciones más simples.

¿Pero por qué están engordando también nuestros animales de compañía? Firulais ya no bebe refrescos. Claro está, mientras más veamos repeticiones de Seinfeld, menos salimos a pasear al perro. Pero, ¿y nuestros gatos? Tal vez les estamos dando, tanto a ellos como a nuestros niños, demasiados dulces y otras golosinas. Estas podrían ser explicaciones más sencillas, en lugar de un químico ubicuo causante de obesidad en el medio ambiente que se acumula en las cadenas alimentarias de los animales de compañía y las personas. 

¿Pero cómo podemos explicar esto? Un estudio con más de 20,000 animales en 24 poblaciones, y todavía estamos engordando. La probabilidad de que esto ocurra simplemente por casualidad es como una en diez millones. Incrementos grandes y sostenidos en el peso corporal en todos los grupos – incluso en animales sin acceso a máquinas expendedoras, o con menos educación física en los colegios. Entonces, tal vez un contaminante ambiental está involucrado.

Claro está, estamos expuestos a todo un coctel de nuevos químicos además del BPA. Pero la razón por la cual los investigadores han identificado el BPA como el culpable es por experimentos como este – mostrando que el BPA puede acelerar la producción de nuevas células adiposas (de grasa), por lo menos en una placa de Petri. Pero esto fue con una concentración por lo menos mil veces más alta que la concentración encontrada en gran parte de la sangre de las personas.

No sabíamos si lo mismo ocurría en niveles típicos, hasta ahora. La mayoría de las personas tienen entre 1 y 20 nanomoles en su sangre. E incluso a 1 nanomol, hay un aumento significativo en la producción humana de células adiposas. Así que incluso niveles bajos pueden ser un problema. Pero, de nuevo, esto es en una placa de Petri. ¿Qué ocurre en las personas?

¿Por qué, simplemente, no medimos los pesos corporales de poblaciones expuestas al químico y las comparamos a poblaciones que no están expuestas a este? Porque virtualmente no hay poblaciones que no estén expuestas; esta cosa está en todas partes. Bien, entonces, ¿y si comparamos a aquellas personas con altos niveles con personas con bajos niveles? Es una buena idea, y es lo que hicieron investigadores de la Universidad de New York, y la cantidad de BPA que fluye en los cuerpos de niños y adolescentes estaba asociada considerablemente con la obesidad. 

Pero, dado que este fue un estudio transversal – una foto en el tiempo – no sabemos qué sucedió primero. Tal vez los altos niveles de BPA no llevaron a la obesidad; tal vez la obesidad llevó a altos niveles de BPA dado que el químico se almacena en la grasa. O tal vez el BPA es simplemente un marcador para los mismos tipos de comidas procesadas que pueden hacer engordar.

Lo que necesitamos son estudios prospectivos donde midamos la exposición, para después seguir a las personas durante un tiempo. Pero nunca tuvimos acceso a esto, hasta ahora. Y, en efecto, altos niveles de BPA y otros químicos plásticos estuvieron asociados de manera significativa con un aumento más rápido en el peso durante la década subsecuente. De acuerdo, entonces, ¿cómo podemos alejarnos de esta cosa?

Aunque inhalamos algo de esta cosa a través del polvo, y algo a través de nuestra piel (al tocar recibos cargados de BPA), el 90% proviene de nuestra dieta. ¿Cómo lo sabemos? Si pones a personas a ayunar y a tomar agua únicamente de botellas de vidrio durante unos días, sus niveles de BPA se reducen hasta diez veces. Pero ayunar no es muy sostenible.

¿Qué ocurre si realizas una intervención con alimentos frescos durante tres días, donde familias cambien sus alimentos enlatados y procesados? Podrías tener una reducción significativa de exposición al BPA.

O también puedes hacer el experimento de otra manera – añadiendo un porción de sopa enlatada a la dieta diaria de personas, y ver un incremento del 1000% en los niveles de BPA en la orina, comparado con una porción de sopa preparada con ingredientes frescos. 

Utilizaron una sopa enlatada -lista para servir, la cual, según la encuesta más grande sobre comidas enlatadas en Norte América, tiene alrededor de un 85% menos de BPA que sopas condensadas, las cuales son aun peor. Pero lo peor de lo peor parece ser el atún enlatado.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Santiago Velázquez y Adrián Bravo López.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen gracias a Sally a travé de flickr.

Nota del Doctor

Previamente toqué el tema del bisfenol A en El plástico BPA y la disfunción sexual masculina. Hay algunas compañías que hacen comidas enlatadas sin BPA – por ejemplo, Eden Foods (¿Tienen demasiado yodo los frijoles de Eden?).También puedes comprar frijoles en paquetes asépticos o hervirlos tú mismo (a mi me gusta utilizar la olla a presión). 

Los ftalatos son otra clase preocupante de químicos plásticos. Recientemente los discutí en Evitando la exposición de ftalatos en adultos, y ¿Qué dieta reduce de mejor manera la exposición a los ftalatos?

Si aún no lo has hecho, puedes suscribirte a mis videos de manera gratuita haciendo clic aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This