Image Credit: Kyle Mackie / Unsplash. Esta imagen ha sido modificada

¿Qué hay de la grasa trans en la grasa animal?

La traducción de este texto viene de la mano de nuestra voluntaria Tamara Amor.

Los años de vida saludable perdidos debido al consumo de grasas trans son comparables al impacto de afecciones como la meningitis, el cáncer de cuello uterino y la esclerosis múltiple. Pero, si los “fanáticos de la comida saludable” consiguen prohibir las grasas trans agregadas a los alimentos, ¿cuál sería el siguiente paso? Exploro esto en mi video Prohibir las grasas trans pero no la grasa de origen animal en los alimentos procesados.

Los intereses corporativos creados se unen en torno a este tipo de argumentos de pendiente resbaladiza para distraer la atención del hecho de que la gente está muriendo. El alcalde de Nueva York, Bloomberg, fue acusado de “niñera entrometida” por su prohibición de las grasas trans y su intento de limitar el tamaño de los refrescos. ¡Cómo se atreve a intentar manipular la elección del consumidor! ¿Pero no es eso lo que ha hecho la industria alimentaria? “El tamaño de las porciones de refrescos ha crecido drásticamente, junto con la cintura de los estadounidenses”. En 1950, un refresco de 12 onzas era la opción más grande. Ahora es del tamaño de un niño. De manera similar, con las grasas trans, fue la industria la que limitó nuestra elección al poner grasas trans en todo sin siquiera decírnoslo. ¿Quién es la niñera ahora?

La ciudad de Nueva York finalmente ganó su lucha contra las grasas trans, preservando su condición de líder en salud pública. “Por ejemplo, tomó décadas lograr una prohibición nacional de la pintura con plomo, a pesar de la evidencia inequívoca de daño”, pero la Junta de Salud de la ciudad de Nueva York abrió el camino, prohibiéndola “18 años antes de la acción federal”.

Hay ironía en el argumento de la pendiente resbaladiza: primero, vendrán por tus patatas fritas; a continuación, vendrán por tu hamburguesa. Después de la prohibición del aceite de grasas trans, una de las únicas fuentes restantes de grasas trans está en la propia carne. “Las grasas trans existen de forma natural en pequeñas cantidades en la grasa de la carne y la leche”. Antes de la prohibición de las grasas trans, los productos de origen animal solo proporcionaban alrededor de una quinta parte de la ingesta de grasas trans de Estados Unidos, pero dado que la prohibición de las grasas trans de EE. UU. Exime a los productos animales, pronto se convertirán en la fuente principal. Como puedes ver en el minuto 2:09 del video, ahora que las grasas trans agregadas están prohibidas en Dinamarca, por ejemplo, la única exposición real a las grasas trans es de los productos animales que se encuentran en los lácteos de EE. carne de res, grasa de pollo, carne de pavo, fiambres y salchichas, con trazas en los aceites vegetales debido al proceso de refinado.

La pregunta es: ¿Son las grasas trans animales tan malas como las grasas trans de los alimentos procesados? Como puedes ver en 2:38 en mi video, una compilación de ensayos intervencionistas aleatorizados encontró que ambos hacen subir el colesterol malo y ambos hacen bajar el colesterol bueno. Por lo tanto, tanto las grasas trans animales como las grasas trans de los alimentos procesados ​​hacen que aumente la proporción entre el colesterol malo y el bueno, lo cual es malo. Por lo tanto, todas las grasas trans causan efectos negativos “independientemente de su origen”. Los investigadores sospechan que también eliminar las grasas trans naturales de la dieta podría prevenir decenas de miles de ataques cardíacos, pero a diferencia de los alimentos procesados, no se pueden eliminar las grasas trans de la leche y la carne porque las grasas trans están presentes de forma natural.

La industria ganadera sugiere que un poco de sus grasas trans puede que no sea tan malo, pero usted vio el mismo argumento de todo con moderación proveniente del Instituto de Grasas Grasas y Aceites Comestibles después de que las grasas trans industriales fueron expuestas por primera vez como una amenaza. La conclusión es “que se debe minimizar la ingesta de todas las fuentes de grasas trans”. Las grasas trans en los alimentos procesados ​​pueden prohibirse, y el solo hecho de cumplir con las pautas dietéticas actuales para restringir la ingesta de grasas saturadas, que se encuentran principalmente en la carne y los lácteos, reduciría automáticamente la ingesta de grasas trans de las grasas animales.

La razón por la que no se ha logrado ningún progreso en la reducción de grasas trans animales en Dinamarca es porque el Consejo Danés de Nutrición que presionó por la prohibición de las grasas trans fue una iniciativa conjunta de la Asociación Médica Danesa y la Junta de Productos Lácteos Daneses. Reconocieron que “el apoyo económico del Danish Dairy Council podría percibirse como problemático” desde el punto de vista de la integridad científica, pero, no se preocupe: “La Asociación Médica Danesa amplió la Junta Ejecutiva y los miembros financiadores para incluir también a los daneses la industria porcina, la industria cárnica danesa, el Consejo Avícola y del Huevo y la Asociación Danesa de la Industria de la Margarina”.

Si la gente quiere comer grasas trans, ¿no es así? Sí, pero solo si están informados sobre los riesgos; sin embargo, La industria alimentaria quiere que el público esté confundido sobre la nutrición.

Para obtener más información sobre el rechazo de la industria, no te pierdas mi video Controversia sobre la prohibición de las grasas trans.

No parece haber un nivel seguro de exposición a las grasas trans, ni a las grasas saturadas o al colesterol de la dieta, para el caso. No te pierdas Grasas trans, grasas saturadas y colesterol: un consumo máximo tolerable de cero.


Si te interesan los videos sobre la influencia de la industria, no te pierdas:

Es importante que tengas en cuenta que también se ha hablado de la influencie del supuestos “colesterol bueno” en la enfermedad coronaria. No te pierdas el video El aceite de coco y el aumento del colesterol “bueno” HDL.

Un saludo,

Comenta

Michael Greger M.D., FACLM

Michael Greger, M.D. FACLM, is a physician, New York Times bestselling author, and internationally recognized professional speaker on a number of important public health issues. Dr. Greger has lectured at the Conference on World Affairs, the National Institutes of Health, and the International Bird Flu Summit, testified before Congress, appeared on The Dr. Oz Show and The Colbert Report, and was invited as an expert witness in defense of Oprah Winfrey at the infamous "meat defamation" trial.


Pin It en Pinterest

Share This