Controversia sobre la prohibición de las grasas trans

Rate Video

La industria alimentaria luchó a capa y espada para continuar su uso de aceites parcialmente hidrogenados, a pesar de que estaban matando a 50000 estadounidenses al año.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

En 1993, el Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard (Harvard Nurses’ Health Study) descubrió que la alta ingesta de grasa trans puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca en un 50%. Fue entonces cuando comenzó la historia sobre la grasa trans en Dinamarca, terminando una década más tarde, en 2003, con la prohibición de añadir grasas trans. Tomó otros diez años para que en Estados Unidos apenas se comenzara a considerar una prohibición. Mientras tanto, las grasas trans estaban matando a decenas de miles de estadounidenses cada año. ¿Por qué, si tanta gente se estaba muriendo, tomó tanto tiempo para que los Estados Unidos sugirieran tomar medidas?

Se puede ver la lucha sobre la prohibición de las grasas trans de la ciudad de Nueva York como un microcosmos del debate nacional. La oposición fue, no sorprende, de la industria alimentaria, quejándose de la intromisión del gobierno, comparando la ciudad con un ‘‘estado paternalista’’. ¿Son las prohibiciones de las grasas trans el camino al fascismo alimentario? Sí, una prohibición de grasas trans añadidas podría salvar 50000 vidas estadounidenses cada año, lo cual podría ahorrarle al país decenas de miles de millones de dólares en costos de atención médica. Pero, no tan rápido. Si la gente que come grasa trans muere pronto, piensa cuánto podríamos ahorrar en Medicare y en seguridad social. Es por eso que los fumadores realmente pueden costarle menos a la sociedad que los no fumadores, porque los fumadores mueren antes. Por lo tanto, debemos tener cuidado al hacer declaraciones sobre los potenciales ahorros de costos de las prohibiciones de las grasas trans. Se necesita más investigación sobre los efectos de estas políticas. Sí, podríamos ahorrar 50000 vidas al año, pero hay que pensar en los efectos sobre la industria alimentaria.

¿Por qué no solo educación y etiquetado del producto en lugar de la medida ‘‘extrema’’ de prohibir las grasas trans?. Como dijo el principal cardiólogo danés: cuando descubrimos un aditivo alimentario peligroso, no lo etiquetamos, simplemente lo retiramos. ¡Pero somos estadounidenses! ‘‘Como dicen en Norteamérica: ‘puedes poner veneno en la comida si la etiquetas adecuadamente’ ’’. Pero mira, la gente que está informada y conoce los riesgos debería poder comer lo que quiera, pero eso es cuando se presume que se les da toda la información, lo cual no siempre ocurre ‘‘debido al engaño y a la manipulación por parte de la industria alimentaria.

Y no es de extrañar, los alimentos menos sanos son los que se promueven más comúnmente mediante publicidad engañosa. No es que las compañías de comida chatarra sean malas, o quieran enfermarnos, la razón es simplemente económica; los alimentos procesados simplemente ofrecen mayores márgenes de ganancia y tienen un largo tiempo de almacenamiento, a diferencia de los alimentos frescos, como las frutas y las verduras. Así, su modelo de deshonestidad sistémica, argumentan algunos, justifica un nivel mínimo de intervención gubernamental.

Pero ¿qué pasa con esta pendiente resbaladiza? ‘‘Hoy, las grasas trans, mañana los perros calientes’’. O al contrario, ¿qué pasa si nos hacen comer brócoli? Esto realmente surgió en el caso de la Corte Suprema sobre Obamacare. Como dijo Roberts, el juez presidente de la Corte Suprema, el Congreso podría comenzar a ordenarles a todos que compren verduras, una preocupación que la juez Ginsburg calificó como ‘‘el detestable brócoli’’. Hipotéticamente, el Congreso podría obligar al público estadounidense a alimentarse a base de plantas; sin embargo, no se puede ofrecer la posibilidad hipotética e irreal de un estado vegetariano como un argumento creíble. Como lo dijo un jurista: ‘‘los jueces y los abogados pueden vivir en la pendiente resbaladiza de las analogías, pero no se supone que esquíen hasta abajo’’.

En todo caso, ¿qué pasa con la pendiente resbaladiza de la inacción? ‘‘El gobierno inicialmente falló a favor de los intereses empresariales en el caso del tabaco y continuó con tentativas débiles e ineficaces en educación’’ para tratar de contrarrestar todas las mentiras de la industria del tabaco, y mira lo que pasó. Las muertes innecesarias podían contarse en millones. ‘‘Los Estados Unidos no pueden darse el lujo de repetir este error con la alimentación’’.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guadalupe Gutiérrez y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: Phlebotomy Tech. La imagen ha sido modificada.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

En 1993, el Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard (Harvard Nurses’ Health Study) descubrió que la alta ingesta de grasa trans puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca en un 50%. Fue entonces cuando comenzó la historia sobre la grasa trans en Dinamarca, terminando una década más tarde, en 2003, con la prohibición de añadir grasas trans. Tomó otros diez años para que en Estados Unidos apenas se comenzara a considerar una prohibición. Mientras tanto, las grasas trans estaban matando a decenas de miles de estadounidenses cada año. ¿Por qué, si tanta gente se estaba muriendo, tomó tanto tiempo para que los Estados Unidos sugirieran tomar medidas?

Se puede ver la lucha sobre la prohibición de las grasas trans de la ciudad de Nueva York como un microcosmos del debate nacional. La oposición fue, no sorprende, de la industria alimentaria, quejándose de la intromisión del gobierno, comparando la ciudad con un ‘‘estado paternalista’’. ¿Son las prohibiciones de las grasas trans el camino al fascismo alimentario? Sí, una prohibición de grasas trans añadidas podría salvar 50000 vidas estadounidenses cada año, lo cual podría ahorrarle al país decenas de miles de millones de dólares en costos de atención médica. Pero, no tan rápido. Si la gente que come grasa trans muere pronto, piensa cuánto podríamos ahorrar en Medicare y en seguridad social. Es por eso que los fumadores realmente pueden costarle menos a la sociedad que los no fumadores, porque los fumadores mueren antes. Por lo tanto, debemos tener cuidado al hacer declaraciones sobre los potenciales ahorros de costos de las prohibiciones de las grasas trans. Se necesita más investigación sobre los efectos de estas políticas. Sí, podríamos ahorrar 50000 vidas al año, pero hay que pensar en los efectos sobre la industria alimentaria.

¿Por qué no solo educación y etiquetado del producto en lugar de la medida ‘‘extrema’’ de prohibir las grasas trans?. Como dijo el principal cardiólogo danés: cuando descubrimos un aditivo alimentario peligroso, no lo etiquetamos, simplemente lo retiramos. ¡Pero somos estadounidenses! ‘‘Como dicen en Norteamérica: ‘puedes poner veneno en la comida si la etiquetas adecuadamente’ ’’. Pero mira, la gente que está informada y conoce los riesgos debería poder comer lo que quiera, pero eso es cuando se presume que se les da toda la información, lo cual no siempre ocurre ‘‘debido al engaño y a la manipulación por parte de la industria alimentaria.

Y no es de extrañar, los alimentos menos sanos son los que se promueven más comúnmente mediante publicidad engañosa. No es que las compañías de comida chatarra sean malas, o quieran enfermarnos, la razón es simplemente económica; los alimentos procesados simplemente ofrecen mayores márgenes de ganancia y tienen un largo tiempo de almacenamiento, a diferencia de los alimentos frescos, como las frutas y las verduras. Así, su modelo de deshonestidad sistémica, argumentan algunos, justifica un nivel mínimo de intervención gubernamental.

Pero ¿qué pasa con esta pendiente resbaladiza? ‘‘Hoy, las grasas trans, mañana los perros calientes’’. O al contrario, ¿qué pasa si nos hacen comer brócoli? Esto realmente surgió en el caso de la Corte Suprema sobre Obamacare. Como dijo Roberts, el juez presidente de la Corte Suprema, el Congreso podría comenzar a ordenarles a todos que compren verduras, una preocupación que la juez Ginsburg calificó como ‘‘el detestable brócoli’’. Hipotéticamente, el Congreso podría obligar al público estadounidense a alimentarse a base de plantas; sin embargo, no se puede ofrecer la posibilidad hipotética e irreal de un estado vegetariano como un argumento creíble. Como lo dijo un jurista: ‘‘los jueces y los abogados pueden vivir en la pendiente resbaladiza de las analogías, pero no se supone que esquíen hasta abajo’’.

En todo caso, ¿qué pasa con la pendiente resbaladiza de la inacción? ‘‘El gobierno inicialmente falló a favor de los intereses empresariales en el caso del tabaco y continuó con tentativas débiles e ineficaces en educación’’ para tratar de contrarrestar todas las mentiras de la industria del tabaco, y mira lo que pasó. Las muertes innecesarias podían contarse en millones. ‘‘Los Estados Unidos no pueden darse el lujo de repetir este error con la alimentación’’.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guadalupe Gutiérrez y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: Phlebotomy Tech. La imagen ha sido modificada.

Nota del Doctor

Una vez se prohíban las grasas trans añadidas, la única fuente principal, en la alimentación estadounidense, serán las grasas trans naturales halladas en la grasa animal. Más sobre esto en el próximo video: Prohibir las grasas trans pero no la grasa de origen animal en los alimentos procesados y una actualización sobre mi video anterior: Las grasas trans en la carne y los lácteos.

Idealmente, ¿cuánta grasa trans deberíamos comer al día? Cero. Y lo mismo con respecto a la grasa saturada y el colesterol: Grasas trans, grasas saturadas y colesterol: un consumo máximo tolerable de cero.

Más sobre la histeria y la manipulación de la industria en:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This