¿Es seguro ayunar para perder peso?

¿Es seguro ayunar para perder peso?
5 (100%) 1 vote

Te explico por qué ayunar durante más de 24 horas, especialmente 3 días o más, solo debería hacerse bajo la supervisión de un profesional o incluso en una clínica.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Claudia Escorza y Viviana García voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Aunque ayunar durante una o dos semanas puede de hecho interferir con la pérdida de grasa corporal, eventualmente, después de la tercera semana, la pérdida de grasa comienza a superar la pérdida de masa corporal magra en personas obesas. ¿Pero es seguro pasar tanto tiempo sin alimento?

Los defensores hablan del ayuno como un proceso de depuración, pero parte de lo que están purgando de su cuerpo son vitaminas y minerales esenciales. Las personas con bastante peso pueden pasar hasta 382 días sin calorías, pero nadie puede pasar ni una fracción de ese tiempo sin vitaminas. El escorbuto, por ejemplo, se diagnostica en tan solo cuatro semanas sin consumir vitamina C. El beriberi, deficiencia de tiamina (vitamina B1), puede comenzar incluso antes en pacientes que ayunan y, una vez que se manifiesta, puede causar daño cerebral en unos cuantos días, eventualmente convirtiéndose en irreversible.

A pesar de que los pacientes que ayunan reportan problemas como náuseas e indigestión al tomar suplementos, en todos los casos de ayuno de meses que mencioné en los últimos videos, recibieron diariamente multivitamínicos y suplementos minerales según fue necesario. Sin suplementación, aquellos en huelgas de hambre y quienes ayunan prolongadamente con fines terapéuticos o religiosos (como el pastor bautista que esperaba “mejorar sus poderes espirituales para el exorcismo”) han terminado paralizados, en estado de coma o en condiciones peores.

Las deficiencias de nutrientes no son el único riesgo. Después de informarse sobre todos los reportes exitosos de pérdida de peso masiva por ayuno prolongado en la literatura médica, un médico decidió intentarlo con sus pacientes. Sin embargo, de la primera docena en quienes lo probó, dos murieron. Ahora, en retrospectiva, los dos pacientes que murieron ya sufrían de insuficiencia cardíaca y tomaban diuréticos. El ayuno en sí produce una diuresis pronunciada, lo que significa pérdida de agua y electrolitos a través de la orina; así que, fue la combinación del ayuno con los diuréticos lo que probablemente agotó su potasio y desencadenó sus ritmos cardíacos fatales. El médico enfatizó mucho que los dos pacientes que murieron ya tenían insuficiencia cardíaca grave y que “ambos habían mejorado mucho bajo la terapia de inanición”. Es un pequeño consuelo ya que ambos murieron en cuestión de semanas.

No todos los decesos a causa de ayuno terapéutico se complicaron por el uso simultáneo de medicamentos. “Al principio le fue muy bien y experimentó la euforia habitual… [sus] electrolitos se mantuvieron [bien], pero a mediados de la tercera semana… colapsó repentinamente y murió. Esta línea de tratamiento es ciertamente tentadora porque produce pérdida de peso y el paciente se siente mucho mejor, pero [el matar a la gente] debe convertirla en una línea de manejo muy sospechosa”.

Contrario a la noción popular de que el músculo cardíaco se preserva particularmente durante el ayuno, el corazón parece experimentar un desgaste muscular similar. Esto se observó en víctimas del gueto de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial, en una notable serie de estudios detallados realizados por los médicos del gueto antes de que ellos mismos sucumbieran. En un caso titulado “Gross Fragmentation Of Cardiac Fiber After Therapeutic Starvation For Obesity,” (fragmentación bruta de la fibra cardíaca después de la inanición terapéutica para la obesidad), una mujer de 20 años alcanzó con éxito su peso corporal ideal después de perder 58 kilos al ayunar durante 30 semanas. Después, desayunó con un huevo, tuvo un ataque al corazón y murió. En la autopsia, las fibras de sus músculos cardíacos mostraron evidencia de desintegración generalizada. Los patólogos sugirieron que los regímenes de ayuno “ya no debían recomendarse como un método seguro para la reducción de peso”.

Romper el ayuno parece ser la parte más peligrosa. Después de la Segunda Guerra Mundial, inclusive uno de cada cinco prisioneros de guerra japoneses hambrientos murieron trágicamente después de ser liberados. Ahora conocido como “síndrome de realimentación”, una falla del sistema multiorgánico puede generarse al reanudar una dieta normal demasiado rápido. Mira, hay nutrientes críticos como la tiamina y el fósforo que se utilizan para metabolizar los alimentos. Entonces, en el lapso crítico de la realimentación, si se ingiere demasiada comida antes de que estos nutrientes puedan reponerse; la demanda puede exceder el suministro. Y cualquier reserva residual que aún se mantenga puede reducirse aún más, con consecuencias potencialmente fatales. Es por eso que a los trabajadores de rescate se les enseña a dar siempre tiamina antes de la comida a las víctimas que han quedado atrapadas o que no han podido comer por cualquier otro motivo. La tiamina es responsable del color amarillo de las “bolsas de fluidos”, un término que quizá hayas escuchado en dramas médicos, que se usa para describir una mezcla de líquidos por vía intravenosa que a menudo se administra a alcohólicos desnutridos para evitar una reacción similar. Cualquier persona “con una ingesta de alimentos insignificante durante más de cinco días” puede estar en riesgo de desarrollar problemas de realimentación.

El ayuno con supervisión médica se ha vuelto mucho más seguro ahora que existen protocolos de realimentación adecuados, sabemos qué signos de advertencia buscar y también quién no debería ayunar en primer lugar (como aquellos con insuficiencia hepática o renal avanzada, porfiria, hipertiroidismo no controlado, embarazadas y lactantes). El análisis de seguridad más completo del ayuno con supervisión médica, solo con ingesta de agua, se publicó recientemente en TrueNorth Health Center en California. De 768 visitas a sus instalaciones para ayunos de hasta 41 días, ¿hubo algún evento adverso? ¡Sí, 5,961! Pero la mayoría fueron reacciones leves al ayuno conocidas, como fatiga, náuseas, insomnio, dolor de cabeza, mareos, malestar estomacal y dolor de espalda. Se reportaron solo dos eventos serios y ningún deceso.

El ayuno de más de 24 horas y, en particular, de tres días o más, solo se debe hacer bajo supervisión médica y de preferencia durante una estadía en una clínica. En otras palabras, no lo intentes en casa. Esto no es solo un eslogan legalista. Por ejemplo, normalmente los riñones entran en modo de conservación de sodio durante el ayuno, pero si esa respuesta falla, se podría desarrollar rápidamente una anomalía electrolítica que solo puede manifestarse con síntomas no específicos como fatiga o mareos, los cuales podrían descartarse fácilmente hasta cuando es demasiado tarde. 

Los riesgos de cualquier terapia deben basarse en la gravedad de la enfermedad. Las consecuencias de la obesidad se consideran tan graves que las terapias efectivas podrían tener una “toxicidad considerable aceptable”. Por ejemplo, muchos consideran que una cirugía mayor para tratar la obesidad es un riesgo justificable. Pero la palabra clave es efectiva.

El ayuno terapéutico para la obesidad ha sido abandonado en gran medida por la comunidad médica, no solo por su perfil de seguridad incierto, sino por su cuestionable eficacia a corto y largo plazo. Recuerda, que al ayunar por solo una o dos semanas, puedes perder tanta grasa corporal o incluso más con una dieta baja en calorías que con una dieta sin calorías.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Jean Fortunet vía wikimedia. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Claudia Escorza y Viviana García voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Aunque ayunar durante una o dos semanas puede de hecho interferir con la pérdida de grasa corporal, eventualmente, después de la tercera semana, la pérdida de grasa comienza a superar la pérdida de masa corporal magra en personas obesas. ¿Pero es seguro pasar tanto tiempo sin alimento?

Los defensores hablan del ayuno como un proceso de depuración, pero parte de lo que están purgando de su cuerpo son vitaminas y minerales esenciales. Las personas con bastante peso pueden pasar hasta 382 días sin calorías, pero nadie puede pasar ni una fracción de ese tiempo sin vitaminas. El escorbuto, por ejemplo, se diagnostica en tan solo cuatro semanas sin consumir vitamina C. El beriberi, deficiencia de tiamina (vitamina B1), puede comenzar incluso antes en pacientes que ayunan y, una vez que se manifiesta, puede causar daño cerebral en unos cuantos días, eventualmente convirtiéndose en irreversible.

A pesar de que los pacientes que ayunan reportan problemas como náuseas e indigestión al tomar suplementos, en todos los casos de ayuno de meses que mencioné en los últimos videos, recibieron diariamente multivitamínicos y suplementos minerales según fue necesario. Sin suplementación, aquellos en huelgas de hambre y quienes ayunan prolongadamente con fines terapéuticos o religiosos (como el pastor bautista que esperaba “mejorar sus poderes espirituales para el exorcismo”) han terminado paralizados, en estado de coma o en condiciones peores.

Las deficiencias de nutrientes no son el único riesgo. Después de informarse sobre todos los reportes exitosos de pérdida de peso masiva por ayuno prolongado en la literatura médica, un médico decidió intentarlo con sus pacientes. Sin embargo, de la primera docena en quienes lo probó, dos murieron. Ahora, en retrospectiva, los dos pacientes que murieron ya sufrían de insuficiencia cardíaca y tomaban diuréticos. El ayuno en sí produce una diuresis pronunciada, lo que significa pérdida de agua y electrolitos a través de la orina; así que, fue la combinación del ayuno con los diuréticos lo que probablemente agotó su potasio y desencadenó sus ritmos cardíacos fatales. El médico enfatizó mucho que los dos pacientes que murieron ya tenían insuficiencia cardíaca grave y que “ambos habían mejorado mucho bajo la terapia de inanición”. Es un pequeño consuelo ya que ambos murieron en cuestión de semanas.

No todos los decesos a causa de ayuno terapéutico se complicaron por el uso simultáneo de medicamentos. “Al principio le fue muy bien y experimentó la euforia habitual… [sus] electrolitos se mantuvieron [bien], pero a mediados de la tercera semana… colapsó repentinamente y murió. Esta línea de tratamiento es ciertamente tentadora porque produce pérdida de peso y el paciente se siente mucho mejor, pero [el matar a la gente] debe convertirla en una línea de manejo muy sospechosa”.

Contrario a la noción popular de que el músculo cardíaco se preserva particularmente durante el ayuno, el corazón parece experimentar un desgaste muscular similar. Esto se observó en víctimas del gueto de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial, en una notable serie de estudios detallados realizados por los médicos del gueto antes de que ellos mismos sucumbieran. En un caso titulado “Gross Fragmentation Of Cardiac Fiber After Therapeutic Starvation For Obesity,” (fragmentación bruta de la fibra cardíaca después de la inanición terapéutica para la obesidad), una mujer de 20 años alcanzó con éxito su peso corporal ideal después de perder 58 kilos al ayunar durante 30 semanas. Después, desayunó con un huevo, tuvo un ataque al corazón y murió. En la autopsia, las fibras de sus músculos cardíacos mostraron evidencia de desintegración generalizada. Los patólogos sugirieron que los regímenes de ayuno “ya no debían recomendarse como un método seguro para la reducción de peso”.

Romper el ayuno parece ser la parte más peligrosa. Después de la Segunda Guerra Mundial, inclusive uno de cada cinco prisioneros de guerra japoneses hambrientos murieron trágicamente después de ser liberados. Ahora conocido como “síndrome de realimentación”, una falla del sistema multiorgánico puede generarse al reanudar una dieta normal demasiado rápido. Mira, hay nutrientes críticos como la tiamina y el fósforo que se utilizan para metabolizar los alimentos. Entonces, en el lapso crítico de la realimentación, si se ingiere demasiada comida antes de que estos nutrientes puedan reponerse; la demanda puede exceder el suministro. Y cualquier reserva residual que aún se mantenga puede reducirse aún más, con consecuencias potencialmente fatales. Es por eso que a los trabajadores de rescate se les enseña a dar siempre tiamina antes de la comida a las víctimas que han quedado atrapadas o que no han podido comer por cualquier otro motivo. La tiamina es responsable del color amarillo de las “bolsas de fluidos”, un término que quizá hayas escuchado en dramas médicos, que se usa para describir una mezcla de líquidos por vía intravenosa que a menudo se administra a alcohólicos desnutridos para evitar una reacción similar. Cualquier persona “con una ingesta de alimentos insignificante durante más de cinco días” puede estar en riesgo de desarrollar problemas de realimentación.

El ayuno con supervisión médica se ha vuelto mucho más seguro ahora que existen protocolos de realimentación adecuados, sabemos qué signos de advertencia buscar y también quién no debería ayunar en primer lugar (como aquellos con insuficiencia hepática o renal avanzada, porfiria, hipertiroidismo no controlado, embarazadas y lactantes). El análisis de seguridad más completo del ayuno con supervisión médica, solo con ingesta de agua, se publicó recientemente en TrueNorth Health Center en California. De 768 visitas a sus instalaciones para ayunos de hasta 41 días, ¿hubo algún evento adverso? ¡Sí, 5,961! Pero la mayoría fueron reacciones leves al ayuno conocidas, como fatiga, náuseas, insomnio, dolor de cabeza, mareos, malestar estomacal y dolor de espalda. Se reportaron solo dos eventos serios y ningún deceso.

El ayuno de más de 24 horas y, en particular, de tres días o más, solo se debe hacer bajo supervisión médica y de preferencia durante una estadía en una clínica. En otras palabras, no lo intentes en casa. Esto no es solo un eslogan legalista. Por ejemplo, normalmente los riñones entran en modo de conservación de sodio durante el ayuno, pero si esa respuesta falla, se podría desarrollar rápidamente una anomalía electrolítica que solo puede manifestarse con síntomas no específicos como fatiga o mareos, los cuales podrían descartarse fácilmente hasta cuando es demasiado tarde. 

Los riesgos de cualquier terapia deben basarse en la gravedad de la enfermedad. Las consecuencias de la obesidad se consideran tan graves que las terapias efectivas podrían tener una “toxicidad considerable aceptable”. Por ejemplo, muchos consideran que una cirugía mayor para tratar la obesidad es un riesgo justificable. Pero la palabra clave es efectiva.

El ayuno terapéutico para la obesidad ha sido abandonado en gran medida por la comunidad médica, no solo por su perfil de seguridad incierto, sino por su cuestionable eficacia a corto y largo plazo. Recuerda, que al ayunar por solo una o dos semanas, puedes perder tanta grasa corporal o incluso más con una dieta baja en calorías que con una dieta sin calorías.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Jean Fortunet vía wikimedia. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

¿Ayunar durante una o dos semanas puede, de hecho, interferir con la pérdida de grasa corporal? Si te lo perdiste, ve mi más reciente video: ¿Es bueno ayunar para la pérdida de peso? Y para un mayor contexto: Los beneficios del ayuno para la pérdida de peso puestos a prueba.

¿Cuál es la mejor manera de perder peso? ¡Escribí un libro entero sobre eso! Reserva How Not to Diet.

A continuación, me enfocaré en el ayuno intermitente. Sigue atento:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This