El papel de la leucemia bovina en el cáncer de mama

4.2/5 - (5 votes)

Hasta un 37% de los casos de cáncer de mama en personas podrían atribuirse a la exposición al virus de la leucemia bovina.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Casi un 20% de los cánceres se relacionan con infecciones (particularmente de virus) y el listado de agentes potencialmente infecciosos y carcinogénicos está en aumento. Sería maravilloso encontrar un virus que contribuyera a aumentar el riesgo de contraer cáncer de mama, porque de ser así, podrían encontrarse nuevas maneras para su prevención y tratamiento. En la actualidad, la relación entre el consumo de carne y lácteos y el cáncer de mama es considerado como un efecto de las grasas saturadas. Pero, hay un virus que causa cáncer y que infecta a las glándulas mamarias de las vacas. Y este virus infeccioso llega a la producción de leche. Y debido a que la mayoría del ganado de vacas lecheras de Estados Unidos se encuentra infectado, los científicos determinaron que los estadounidenses se encuentran generalmente expuestos al virus de la leucemia bovina (leucosis bovina). Pero no existían pruebas al respecto, hasta el 2003, 34 años después de haberse identificado el virus. 

Originalmente, los mejores análisis disponibles en ese momento fallaron en encontrar anticuerpos contra el virus en la sangre humana. Cuando nuestro sistema inmune es expuesto a un virus, este crea anticuerpos para atacarlo. Si no hay anticuerpos; entonces no hay exposición. En consecuencia, esto conllevó a la opinión prevalente de que este virus no constituía un riesgo para la salud. Esos análisis se realizaron con técnicas de gran tecnología para ese momento, pero extremadamente poco sensibles, comparados con las técnicas más modernas. 

Entonces, los investigadores decidieron examinar nuevamente esta cuestión, ya que se tenían mejores técnicas de análisis. Así, extrajeron muestras de sangre de aproximadamente 250 personas con el solo fin de responder la siguiente pregunta: ¿existirá algún humano que tenga anticuerpos del virus de la leucemia bovina? Y 191 personas presentaron un resultado positivo; 74%, no es que nos deba sorprender. Para esa época, el 90% del ganado de vacas lecheras se encontraba infectado. Y en la última encuesta nacional, 100% de las granjas industriales de gran tamaño presentaban signos de infección cuando se analizaba la leche que provenía de tales operaciones. 

Y entonces, ¿por qué no hay una epidemia de cáncer en las vacas? Pues bueno, el ganado vacuno lechero es convertido en hamburguesas desde muy joven por lo que no tiene tiempo suficiente de desarrollar tumores grandes. Y, esa es la forma en la que las mujeres podrían infectarse. A pesar de que el proceso de pasteurización debería eliminar el virus, ¿quién no ha comido alguna vez una hamburguesa con el centro rosado en algún momento de su vida?

La cuestión es que no se puede seguir sosteniendo la suposición de que el virus de la leucemia bovina no implica un peligro para la salud. Todo este campo de investigación necesita ser reabierto, para determinar si los seres humanos se encuentran efectivamente infectados. La presencia de anticuerpos es generalmente interpretada como un indicador de infección pasada o presente. Pero, teóricamente, tal vez producimos anticuerpos de virus muertos que consumimos (virus que han sido eliminados por medio de la cocción o la pasteurización). Solo porque tres cuartas partes de nosotros haya estado expuesto no significa que estemos efectivamente infectados por el virus. 

Para probar tal teoría, primero deberíamos encontrar el retrovirus activo dentro de nuestro propio ADN. Millones de mujeres han sido sometidas a cirugías de mama. ¿Por qué no echar un vistazo a esos tejidos? Y los investigadores lo hicieron, y en el 2014 publicaron los primeros hallazgos en el diario científico de Enfermedades Infecciosas Recientes de la CDC (Centros para el control y la prevención de enfermedades). Y el 44% de las muestras dieron positivo, probando por primera vez que los humanos pueden ser infectados con el virus de la leucemia bovina. 

El último paso entonces, era determinar si efectivamente el virus contribuye a la enfermedad. En otras palabras, ¿es el virus de la leucemia bovina que estamos encontrando en los tejidos mamarios un causante de cáncer o es inocuo? Una forma de averiguarlo es analizar si el virus está presente de forma más frecuente en aquellos que padecen cáncer de mama. Pero nadie había buscado la presencia de este virus en tejidos mamarios de personas con cáncer, hasta ahora. La presencia del virus de la leucemia bovina en el ADN de los tejidos mamarios estuvo fuertemente asociada con el diagnóstico y confirmación de cáncer de mama. Casi un 37% de los casos de cáncer de mama podría ser atribuidos a la exposición al virus de la leucemia bovina. 

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Marina Rivelis y Elizabeth Romo.

Por favor, considera ser voluntario para colaborar con este sitio.

Agradecimiento: Imágen de Wayne Stadler via flickr

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Casi un 20% de los cánceres se relacionan con infecciones (particularmente de virus) y el listado de agentes potencialmente infecciosos y carcinogénicos está en aumento. Sería maravilloso encontrar un virus que contribuyera a aumentar el riesgo de contraer cáncer de mama, porque de ser así, podrían encontrarse nuevas maneras para su prevención y tratamiento. En la actualidad, la relación entre el consumo de carne y lácteos y el cáncer de mama es considerado como un efecto de las grasas saturadas. Pero, hay un virus que causa cáncer y que infecta a las glándulas mamarias de las vacas. Y este virus infeccioso llega a la producción de leche. Y debido a que la mayoría del ganado de vacas lecheras de Estados Unidos se encuentra infectado, los científicos determinaron que los estadounidenses se encuentran generalmente expuestos al virus de la leucemia bovina (leucosis bovina). Pero no existían pruebas al respecto, hasta el 2003, 34 años después de haberse identificado el virus. 

Originalmente, los mejores análisis disponibles en ese momento fallaron en encontrar anticuerpos contra el virus en la sangre humana. Cuando nuestro sistema inmune es expuesto a un virus, este crea anticuerpos para atacarlo. Si no hay anticuerpos; entonces no hay exposición. En consecuencia, esto conllevó a la opinión prevalente de que este virus no constituía un riesgo para la salud. Esos análisis se realizaron con técnicas de gran tecnología para ese momento, pero extremadamente poco sensibles, comparados con las técnicas más modernas. 

Entonces, los investigadores decidieron examinar nuevamente esta cuestión, ya que se tenían mejores técnicas de análisis. Así, extrajeron muestras de sangre de aproximadamente 250 personas con el solo fin de responder la siguiente pregunta: ¿existirá algún humano que tenga anticuerpos del virus de la leucemia bovina? Y 191 personas presentaron un resultado positivo; 74%, no es que nos deba sorprender. Para esa época, el 90% del ganado de vacas lecheras se encontraba infectado. Y en la última encuesta nacional, 100% de las granjas industriales de gran tamaño presentaban signos de infección cuando se analizaba la leche que provenía de tales operaciones. 

Y entonces, ¿por qué no hay una epidemia de cáncer en las vacas? Pues bueno, el ganado vacuno lechero es convertido en hamburguesas desde muy joven por lo que no tiene tiempo suficiente de desarrollar tumores grandes. Y, esa es la forma en la que las mujeres podrían infectarse. A pesar de que el proceso de pasteurización debería eliminar el virus, ¿quién no ha comido alguna vez una hamburguesa con el centro rosado en algún momento de su vida?

La cuestión es que no se puede seguir sosteniendo la suposición de que el virus de la leucemia bovina no implica un peligro para la salud. Todo este campo de investigación necesita ser reabierto, para determinar si los seres humanos se encuentran efectivamente infectados. La presencia de anticuerpos es generalmente interpretada como un indicador de infección pasada o presente. Pero, teóricamente, tal vez producimos anticuerpos de virus muertos que consumimos (virus que han sido eliminados por medio de la cocción o la pasteurización). Solo porque tres cuartas partes de nosotros haya estado expuesto no significa que estemos efectivamente infectados por el virus. 

Para probar tal teoría, primero deberíamos encontrar el retrovirus activo dentro de nuestro propio ADN. Millones de mujeres han sido sometidas a cirugías de mama. ¿Por qué no echar un vistazo a esos tejidos? Y los investigadores lo hicieron, y en el 2014 publicaron los primeros hallazgos en el diario científico de Enfermedades Infecciosas Recientes de la CDC (Centros para el control y la prevención de enfermedades). Y el 44% de las muestras dieron positivo, probando por primera vez que los humanos pueden ser infectados con el virus de la leucemia bovina. 

El último paso entonces, era determinar si efectivamente el virus contribuye a la enfermedad. En otras palabras, ¿es el virus de la leucemia bovina que estamos encontrando en los tejidos mamarios un causante de cáncer o es inocuo? Una forma de averiguarlo es analizar si el virus está presente de forma más frecuente en aquellos que padecen cáncer de mama. Pero nadie había buscado la presencia de este virus en tejidos mamarios de personas con cáncer, hasta ahora. La presencia del virus de la leucemia bovina en el ADN de los tejidos mamarios estuvo fuertemente asociada con el diagnóstico y confirmación de cáncer de mama. Casi un 37% de los casos de cáncer de mama podría ser atribuidos a la exposición al virus de la leucemia bovina. 

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Marina Rivelis y Elizabeth Romo.

Por favor, considera ser voluntario para colaborar con este sitio.

Agradecimiento: Imágen de Wayne Stadler via flickr

Nota del Doctor

Para saber un poco más acerca del historial que nos guió hasta obtener estos hallazgos sorprendentes, vean mi video, ¿Es infecciosa la leucemia bovina en la leche?

No podía esperar a leer los periódicos de la industria de la carne y lácteos para ver cómo iban a tratar de dar vuelta estos hechos. Miren lo que encontré al respecto en mi video, La respuesta de la industria al virus de la leucemia bovina y el cáncer de mama, que es el último de esta serie.

Te podría interesar mi video de 2019 Los efectos de las hormonas de la leche en el cáncer.

Actualización de 2022: Acabo de publicar dos nuevos videos sobre el VLB:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This