¿La leche A2 conlleva un menor riesgo de autismo?

¿La leche A2 conlleva un menor riesgo de autismo?
5 (100%) 3 votes

Las casomorfinas en la leche bovina parecen tener efectos opuestos a las que provienen de la leche materna humana en relación al desarrollo de un infante, pero, ¿qué hay de la leche de vaca A2?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Luis Hernández y Adrián Bravo voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Una de las principales fuentes de fragmentos de proteína con actividad similar a la de los opiáceos en la dieta de pacientes con autismo son los lácteos. La principal proteína láctea, caseína, se descompone en casomorfinas, que se consideran factores involucrados en la causa y exacerbación de síntomas en alergias alimentarias y eccema, diabetes, esquizofrenia, psicosis posparto, muerte de cuna y autismo.

De acuerdo a esta idea de un “exceso de opiáceos”, el desarrollo del autismo incluye una predisposición genética y exposición temprana a algún tipo de estrés ambiental que afecta al intestino, lo que podría causar que más de estas casomorfinas se filtren al flujo sanguíneo y entonces al cerebro, donde pueden jugar un papel importante en el desarrollo del autismo. Pero, no puedes saberlo, hasta que lo pones a prueba.

Lo primero, ¿se forman estas casomorfinas bovinas en el tracto digestivo humano cuando bebemos leche? Los investigadores decidieron insertar tubos en los intestinos de personas para descubrirlo y, efectivamente, se encontraron cantidades considerables de casomorfina. De acuerdo, pero, ¿son realmente absorbidas en el flujo sanguíneo? Sí, aparentemente, pero este estudio fue hecho en infantes, que tienen intestinos más permeables de forma natural. ¿Llegan realmente fragmentos intactos de proteína caseína al flujo sanguíneo después de la infancia? Sí, incluso en la edad adulta, elevando los niveles en la sangre durante al menos 8 horas tras haber bebido leche.

Y aquellos con autismo podrían tener intestinos especialmente permeables, con un riesgo significativamente mayor de una permeabilidad intestinal anormalmente elevada, lo cual puede explicar por qué la gran mayoría de los niños autistas podrían tener anticuerpos en su sangre para el trigo y las proteínas lácteas, comparados con una pequeña cantidad en niños normales. Y si nos basamos en estudios sobre alergias, incluso si un infante es amamantado estrictamente con leche materna, aún podrían estar expuesto a proteínas de leche bovina si la madre bebe leche de vaca, ya que los fragmentos de proteína bovina pueden entrar en su sangre, luego en su pecho, luego en el cuerpo de su bebé. Pero, ¿entra en el cerebro del bebé?

De acuerdo, las personas con autismo tienen más probabilidades de sufrir de intestino permeable, pero la llamada “teoría de exceso de opioides”, depende de que las casomorfinas no solo entren en el torrente sanguíneo, sino en el sistema nervioso central, el cerebro. Y, hay algo con el nombre de barrera hematoencefálica que ayuda a acordonar el cerebro, pero cuando se examina el tejido cerebral de personas con autismo, su barrera hematoencefálica parece igualmente más permeable. Y, de hecho, la evidencia de la presencia de casomorfinas dentro de los cerebros de infantes se ha confirmado desde entonces, lo cual tiene sentido. Se supone que esa es la razón de ser de los opioides casomorfinas, tener un efecto en los cerebros de los bebés, para que quieran la leche, para que lloren por la leche, fortaleciendo el vínculo madre-bebé, el vínculo vaca-ternero. Eso es lo que se supone que debe pasar; es normal, natural. De acuerdo. Entonces, ¿por qué se asocian las casomorfinas con enfermedades? Bueno, esto es normal y natural. ¿Esto? No tanto.

Los infantes humanos con evidencia de niveles mayores de casomorfinas bovinas en su sangre parecen tener más probabilidades de sufrir de un retraso psicomotor, que es una medida del desarrollo muscular, lingüístico y de la función mental, pero lo opuesto a esto fue encontrado en infantes expuestos a casomorfinas humanas, lo que significa que las casomorfinas humanas parecen beneficiar a los humanos. Verás, así como los niveles de casomorfinas bovinas en la sangre de los bebés parecen elevarse después de haberles dado fórmula de leche de vaca, los niveles de casomorfina humana se elevan en bebés después de haberlos amamantado y eso es lo que se supone que debería pasar. Los niveles más elevados de casomorfinas humanas fueron descubiertos en niños amamantados con desarrollo psicomotor y tono muscular normal. A diferencia de esto, los niveles elevados de casomorfinas bovinas que se encuentran en niños a quienes se les da fórmula de leche de vaca fueron asociados con un desarrollo psicomotor retrasado y un tono muscular más rígido y endurecido.

La explicación a los efectos opuestos de las casomorfinas bovinas comparadas con las humanas en el desarrollo de los niños tiene que ver probablemente con lo específico de la especie. La leche de vaca es buena para los terneros, la leche de seno materno es buena para los bebés humanos. De hecho, la estructura de la caseína bovina y humana es significativamente diferente y las casomorfinas humanas y bovinas en sí mismas son moléculas diferentes, difiriendo en 2 aminoácidos, lo cual resulta en potencias extremadamente diferentes. Comparada a la casomorfina humana, la casomorfina bovina “es altamente potente y más similar a la morfina en su efecto”.

Una diferencia de dos aminoácidos no parece mucho, pero las casomorfinas solo tienen 7 aminoácidos. Esta diferencia de aproximadamente un 30% define la diferencia en sus propiedades biológicas. Ambas casomorfinas, bovinas y humanas, interactúan con receptores de opioides y de serotonina, los cuales tienen una gran importancia en la maduración cerebral, pero las casomorfinas de vaca se unen de forma más cerrada estos receptores y, por lo tanto, tienen un efecto mayor. De modo que esto puede explicar no solo por qué la leche de seno materno es mejor, sino el motivo por el que el retraso psicomotor vinculado a niveles elevados de casomorfina en la sangre apoya este concepto de que las casomorfinas de vaca juegan un papel importante en una enfermedad como el autismo.

Esta es la razón por la que las casomorfinas bovinas han sido llamadas “el diablo en la leche”. Pero, ¿están presentes en toda la leche de vaca? ¿Qué hay de la llamada "leche A2"? La corporación de la leche A2 hace notar que hay diferentes tipos de caseínas. Algunas vacas producen leche con un tipo de caseína a la que se ha llamado A1, que difiere de la caseína A2 en un solo aminoácido, pero localizado de manera estratégica de forma que la caseína A1 se descompone creando casomorfina, que actúa como la morfina, “y está implicada en cambios en el desarrollo digestivo, inmunológico y cerebral”. Pero se supone que la leche A2 no forma casomorfina. Pon leche A1 en un tubo de ensayo con algunas enzimas digestivas y la caseína A1 se descompone en una casomorfina. Pero, por la diferencia de ese aminoácido, la caseína A2 se descompone en un punto diferente. Y así, no se forma casomorfina.

Pero esto se hizo usando enzimas digestivas de cerdos y vacas (que son simplemente más baratas y fáciles de comprar para experimentos de laboratorio), pero los jugos digestivos humanos son diferentes. Así, lo que pasa en el estómago de un cerdo o una vaca puede no ser necesariamente lo que pasa en el tracto digestivo humano. Pero el experimento de descomposición de la A1 en comparación con la A2 nunca se había realizado con enzimas humanas, hasta... ahora. Jugos intestinales y estomacales humanos se recolectaron y el diablo estaba en ambos. La casomorfina opioide era producida por ambos tipos de leche, A1 y A2. Así que, la leche A2 puede ser mejor para este bebé, pero no necesariamente para este.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Mungang Kim, Nook Fulloption, Luis Prado, Pavel N., Alexandr Lavreniuk y Gan Khoon Lay del The Noun Project.

Crédito de la imagen: BlackCab (Self-taken) [CC BY-SA 3.0] vía Wikimedia Commons. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Luis Hernández y Adrián Bravo voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Una de las principales fuentes de fragmentos de proteína con actividad similar a la de los opiáceos en la dieta de pacientes con autismo son los lácteos. La principal proteína láctea, caseína, se descompone en casomorfinas, que se consideran factores involucrados en la causa y exacerbación de síntomas en alergias alimentarias y eccema, diabetes, esquizofrenia, psicosis posparto, muerte de cuna y autismo.

De acuerdo a esta idea de un “exceso de opiáceos”, el desarrollo del autismo incluye una predisposición genética y exposición temprana a algún tipo de estrés ambiental que afecta al intestino, lo que podría causar que más de estas casomorfinas se filtren al flujo sanguíneo y entonces al cerebro, donde pueden jugar un papel importante en el desarrollo del autismo. Pero, no puedes saberlo, hasta que lo pones a prueba.

Lo primero, ¿se forman estas casomorfinas bovinas en el tracto digestivo humano cuando bebemos leche? Los investigadores decidieron insertar tubos en los intestinos de personas para descubrirlo y, efectivamente, se encontraron cantidades considerables de casomorfina. De acuerdo, pero, ¿son realmente absorbidas en el flujo sanguíneo? Sí, aparentemente, pero este estudio fue hecho en infantes, que tienen intestinos más permeables de forma natural. ¿Llegan realmente fragmentos intactos de proteína caseína al flujo sanguíneo después de la infancia? Sí, incluso en la edad adulta, elevando los niveles en la sangre durante al menos 8 horas tras haber bebido leche.

Y aquellos con autismo podrían tener intestinos especialmente permeables, con un riesgo significativamente mayor de una permeabilidad intestinal anormalmente elevada, lo cual puede explicar por qué la gran mayoría de los niños autistas podrían tener anticuerpos en su sangre para el trigo y las proteínas lácteas, comparados con una pequeña cantidad en niños normales. Y si nos basamos en estudios sobre alergias, incluso si un infante es amamantado estrictamente con leche materna, aún podrían estar expuesto a proteínas de leche bovina si la madre bebe leche de vaca, ya que los fragmentos de proteína bovina pueden entrar en su sangre, luego en su pecho, luego en el cuerpo de su bebé. Pero, ¿entra en el cerebro del bebé?

De acuerdo, las personas con autismo tienen más probabilidades de sufrir de intestino permeable, pero la llamada “teoría de exceso de opioides”, depende de que las casomorfinas no solo entren en el torrente sanguíneo, sino en el sistema nervioso central, el cerebro. Y, hay algo con el nombre de barrera hematoencefálica que ayuda a acordonar el cerebro, pero cuando se examina el tejido cerebral de personas con autismo, su barrera hematoencefálica parece igualmente más permeable. Y, de hecho, la evidencia de la presencia de casomorfinas dentro de los cerebros de infantes se ha confirmado desde entonces, lo cual tiene sentido. Se supone que esa es la razón de ser de los opioides casomorfinas, tener un efecto en los cerebros de los bebés, para que quieran la leche, para que lloren por la leche, fortaleciendo el vínculo madre-bebé, el vínculo vaca-ternero. Eso es lo que se supone que debe pasar; es normal, natural. De acuerdo. Entonces, ¿por qué se asocian las casomorfinas con enfermedades? Bueno, esto es normal y natural. ¿Esto? No tanto.

Los infantes humanos con evidencia de niveles mayores de casomorfinas bovinas en su sangre parecen tener más probabilidades de sufrir de un retraso psicomotor, que es una medida del desarrollo muscular, lingüístico y de la función mental, pero lo opuesto a esto fue encontrado en infantes expuestos a casomorfinas humanas, lo que significa que las casomorfinas humanas parecen beneficiar a los humanos. Verás, así como los niveles de casomorfinas bovinas en la sangre de los bebés parecen elevarse después de haberles dado fórmula de leche de vaca, los niveles de casomorfina humana se elevan en bebés después de haberlos amamantado y eso es lo que se supone que debería pasar. Los niveles más elevados de casomorfinas humanas fueron descubiertos en niños amamantados con desarrollo psicomotor y tono muscular normal. A diferencia de esto, los niveles elevados de casomorfinas bovinas que se encuentran en niños a quienes se les da fórmula de leche de vaca fueron asociados con un desarrollo psicomotor retrasado y un tono muscular más rígido y endurecido.

La explicación a los efectos opuestos de las casomorfinas bovinas comparadas con las humanas en el desarrollo de los niños tiene que ver probablemente con lo específico de la especie. La leche de vaca es buena para los terneros, la leche de seno materno es buena para los bebés humanos. De hecho, la estructura de la caseína bovina y humana es significativamente diferente y las casomorfinas humanas y bovinas en sí mismas son moléculas diferentes, difiriendo en 2 aminoácidos, lo cual resulta en potencias extremadamente diferentes. Comparada a la casomorfina humana, la casomorfina bovina “es altamente potente y más similar a la morfina en su efecto”.

Una diferencia de dos aminoácidos no parece mucho, pero las casomorfinas solo tienen 7 aminoácidos. Esta diferencia de aproximadamente un 30% define la diferencia en sus propiedades biológicas. Ambas casomorfinas, bovinas y humanas, interactúan con receptores de opioides y de serotonina, los cuales tienen una gran importancia en la maduración cerebral, pero las casomorfinas de vaca se unen de forma más cerrada estos receptores y, por lo tanto, tienen un efecto mayor. De modo que esto puede explicar no solo por qué la leche de seno materno es mejor, sino el motivo por el que el retraso psicomotor vinculado a niveles elevados de casomorfina en la sangre apoya este concepto de que las casomorfinas de vaca juegan un papel importante en una enfermedad como el autismo.

Esta es la razón por la que las casomorfinas bovinas han sido llamadas “el diablo en la leche”. Pero, ¿están presentes en toda la leche de vaca? ¿Qué hay de la llamada "leche A2"? La corporación de la leche A2 hace notar que hay diferentes tipos de caseínas. Algunas vacas producen leche con un tipo de caseína a la que se ha llamado A1, que difiere de la caseína A2 en un solo aminoácido, pero localizado de manera estratégica de forma que la caseína A1 se descompone creando casomorfina, que actúa como la morfina, “y está implicada en cambios en el desarrollo digestivo, inmunológico y cerebral”. Pero se supone que la leche A2 no forma casomorfina. Pon leche A1 en un tubo de ensayo con algunas enzimas digestivas y la caseína A1 se descompone en una casomorfina. Pero, por la diferencia de ese aminoácido, la caseína A2 se descompone en un punto diferente. Y así, no se forma casomorfina.

Pero esto se hizo usando enzimas digestivas de cerdos y vacas (que son simplemente más baratas y fáciles de comprar para experimentos de laboratorio), pero los jugos digestivos humanos son diferentes. Así, lo que pasa en el estómago de un cerdo o una vaca puede no ser necesariamente lo que pasa en el tracto digestivo humano. Pero el experimento de descomposición de la A1 en comparación con la A2 nunca se había realizado con enzimas humanas, hasta... ahora. Jugos intestinales y estomacales humanos se recolectaron y el diablo estaba en ambos. La casomorfina opioide era producida por ambos tipos de leche, A1 y A2. Así que, la leche A2 puede ser mejor para este bebé, pero no necesariamente para este.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Mungang Kim, Nook Fulloption, Luis Prado, Pavel N., Alexandr Lavreniuk y Gan Khoon Lay del The Noun Project.

Crédito de la imagen: BlackCab (Self-taken) [CC BY-SA 3.0] vía Wikimedia Commons. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

Este es el segundo video de una serie de 6 sobre el papel de las dietas sin gluten ni lácteos en el tratamiento del autismo. Si te perdiste el primero, lo puedes ver aquí: El autismo y la caseína de la leche de vaca.

Permanece atento a los siguientes:  

Solo he tocado previamente el tema de la leche A1 en comparación con la A2 en ¿Es la caseína de la leche un factor desencadenante de la diabetes tipo 1? y ¿Es la exposición a la insulina bovina de la leche un factor desencadenante de la diabetes tipo 1?

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This