Los Omega-3 y el cuento del pescado esquimal

Los Omega-3 y el cuento del pescado esquimal
5 (100%) 2 votes

El concepto de que la enfermedad cardíaca es poco frecuente entre los esquimales parece ser un mito.

Comenta
Comparte

La revelación de que el aceite de pescado parece inútil en la prevención de enfermedades del corazón, como he revisado antes, ya sea en pacientes con problemas cardíacos o para aquellos que intentan prevenir enfermedades del corazón, lleva a preguntarse ¿cómo comenzó todo este cuento de pescado?.

Bueno, la mitología común es que, en respuesta a informes de anécdotas de una baja prevalencia de enfermedad coronaria entre los esquimales, los investigadores daneses Bang y Dyerberg fueron allí y confirmaron una muy baja incidencia de ataques al corazón. La ausencia de enfermedad arterial coronaria sería extraña en una dieta a base de carne, casi nada de frutas y vegetales, violando todos los principios de la nutrición saludable para el corazón. Esta paradoja se atribuyó a todas la grasa de focas y de ballenas que ellos comían y que son muy ricas en omega-3 de la grasa del pescado, y el resto es historia. El problema es que no es cierto.

El hecho es que nunca examinaron el estado cardiovascular de los Esquimales; sólo aceptaron en valor nominal esta noción de que la aterosclerosis coronaria es casi desconocida entre los esquimales, un concepto que ha sido refutado una y otra vez a partir de los años 30. De hecho, remontándonos más de mil años, tenemos momias congeladas de esquimales con aterosclerosis. Otra de hace 500 años, una mujer en sus 40 años, con aterosclerosis en la aorta y las arterias coronarias. Y estos no son sólo casos aislados. La totalidad de las pruebas reales de las investigaciones clínicas, autopsias, y las técnicas de imagen es que tienen la misma plaga de enfermedad de la arteria coronaria que tienen poblaciones no esquimales, y de hecho tienen el doble de la tasa de apoplejías fatales y no viven mucho tiempo.

Considerando el deplorable estado de salud de los esquimales, es notable que, en lugar de etiquetar su dieta como peligrosa para la salud, se aceptara y se haya hecho eco del mito y trataran de encontrar una razón para explicar la premisa falsa.

Una salud tan desalentadora que la occidentalización de sus dietas redujo sus tasas de cardiopatía isquémica. Uno sabe que su dieta es mala cuando la llegada de Twinkies mejora tu salud.

Entonces, ¿por qué tantos investigadores siguen repitiendo el mito sin cuestionarlo hasta la fecha? Publicaciones que siguen refiriéndose a los estudios nutricionales de Bang y Dyerberg como prueba de que los esquimales tienen una baja prevalencia de enfermedades del corazón reprensentan ya sea una interpretación errónea de las conclusiones originales o un ejemplo de lo que se denomina sesgo de confirmación, que es cuando la gente escoge información específica que confirme sus ideas preconcebidas. Para citar al gran científico Francis Bacon: “Preferimos creer lo que preferimos que sea cierto.” Y en consecuencia tenemos, literalmente, miles de artículos sobre los presuntos beneficios de los ácidos grasos omega-3, tenemos una industria multimillonaria de venta de cápsulas de aceite de pescado, millones de estadounidenses tomándolas, todo ello basado en una hipótesis que era cuestionable desde el principio.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Luis Bonifaz y Elizabeth Romo.
 
Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a born1945 a través de Flickr.

La revelación de que el aceite de pescado parece inútil en la prevención de enfermedades del corazón, como he revisado antes, ya sea en pacientes con problemas cardíacos o para aquellos que intentan prevenir enfermedades del corazón, lleva a preguntarse ¿cómo comenzó todo este cuento de pescado?.

Bueno, la mitología común es que, en respuesta a informes de anécdotas de una baja prevalencia de enfermedad coronaria entre los esquimales, los investigadores daneses Bang y Dyerberg fueron allí y confirmaron una muy baja incidencia de ataques al corazón. La ausencia de enfermedad arterial coronaria sería extraña en una dieta a base de carne, casi nada de frutas y vegetales, violando todos los principios de la nutrición saludable para el corazón. Esta paradoja se atribuyó a todas la grasa de focas y de ballenas que ellos comían y que son muy ricas en omega-3 de la grasa del pescado, y el resto es historia. El problema es que no es cierto.

El hecho es que nunca examinaron el estado cardiovascular de los Esquimales; sólo aceptaron en valor nominal esta noción de que la aterosclerosis coronaria es casi desconocida entre los esquimales, un concepto que ha sido refutado una y otra vez a partir de los años 30. De hecho, remontándonos más de mil años, tenemos momias congeladas de esquimales con aterosclerosis. Otra de hace 500 años, una mujer en sus 40 años, con aterosclerosis en la aorta y las arterias coronarias. Y estos no son sólo casos aislados. La totalidad de las pruebas reales de las investigaciones clínicas, autopsias, y las técnicas de imagen es que tienen la misma plaga de enfermedad de la arteria coronaria que tienen poblaciones no esquimales, y de hecho tienen el doble de la tasa de apoplejías fatales y no viven mucho tiempo.

Considerando el deplorable estado de salud de los esquimales, es notable que, en lugar de etiquetar su dieta como peligrosa para la salud, se aceptara y se haya hecho eco del mito y trataran de encontrar una razón para explicar la premisa falsa.

Una salud tan desalentadora que la occidentalización de sus dietas redujo sus tasas de cardiopatía isquémica. Uno sabe que su dieta es mala cuando la llegada de Twinkies mejora tu salud.

Entonces, ¿por qué tantos investigadores siguen repitiendo el mito sin cuestionarlo hasta la fecha? Publicaciones que siguen refiriéndose a los estudios nutricionales de Bang y Dyerberg como prueba de que los esquimales tienen una baja prevalencia de enfermedades del corazón reprensentan ya sea una interpretación errónea de las conclusiones originales o un ejemplo de lo que se denomina sesgo de confirmación, que es cuando la gente escoge información específica que confirme sus ideas preconcebidas. Para citar al gran científico Francis Bacon: “Preferimos creer lo que preferimos que sea cierto.” Y en consecuencia tenemos, literalmente, miles de artículos sobre los presuntos beneficios de los ácidos grasos omega-3, tenemos una industria multimillonaria de venta de cápsulas de aceite de pescado, millones de estadounidenses tomándolas, todo ello basado en una hipótesis que era cuestionable desde el principio.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Luis Bonifaz y Elizabeth Romo.
 
Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a born1945 a través de Flickr.

Nota del Doctor

¿Qué es eso de que no hay beneficio alguno por el consumo de aceite de pescado y la enfermedad del corazón? Ve mi video ¿Es el Aceite de Pescado Sólo Aceite de Charlatanes? ¿Qué hay del aceite de pescado para los trastornos del estado de ánimo? Ve El consumo de pescado y el suicidio. El consumo de omega-3 de cadena larga (EPA y DHA) puede ser útil para formar y mantener la salud del cerebro, aunque (serie de video de próxima aparición), existe la lucha entre Mercurio vs. omega-3s para el desarrollo del cerebro cuando proceden de pescado o aceite de pescado, gracias a lo contaminado que se han convertido nuestros océanos (incluso en aceite de pescado “destilado”, ve Aceite de pescado en aguas turbulentas). Los contaminantes marinos pueden explicar la relación entre Pescado y diabetes y Esclerosis Lateral Amiotrófica (enfermedad de Lou Gehrig): pescando respuestas. Afortunadamente, ahora hay fuentes libre de contaminantes (derivadas de levaduras y micro algas).
 
Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.
Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This