Menos de 1 de cada 5000 personas cumple con la ingesta recomendada de sodio y potasio

5/5 - (3 votes)

Un 99,99 % de los estadounidenses no consumen la cantidad mínima recomendada de potasio al día, a pesar de que sea tan solo la mitad de nuestra ingesta natural, y no son capaces de mantenerse por debajo de la ingesta máxima recomendada de sodio, aunque sea el doble de la ingesta natural.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Rosario Ribeiro voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Intro: Nuestro organismo está diseñado para tolerar cierta ingesta de sodio y potasio. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses consume mucho más sodio que el recomendado, y además, menor cantidad de potasio que el estipulado. En este video de 3 partes, trataremos los niveles óptimos de sodio, potasio; y un sustituto de la sal que puede ayudar a balancear esta proporción y salvar nuestras vidas.

Globalmente, el no hacer actividad física ha hecho que se pierdan más de 10 millones de años de vida saludable, y lo que comemos da cuenta de casi 20 veces esa cantidad. Las dietas no saludables han disminuido considerablemente los años sin enfermedades en la vida de las personas. 

¿Cuáles son los peores aspectos de nuestra dieta? Cuatro de los cinco peores engaños alimentarios fomentan no comer suficiente de ciertos tipos de alimentos. No comer suficientes granos integrales ni fruta, no comer suficientes nueces y semillas, ni suficientes verduras. Pero lo peor de todo es comer mucha sal, que es 15 veces peor que las dietas con muchos refrescos por ejemplo. No existe una medida de salud pública nutricional más efectiva que el fomento de la disminución del consumo de sodio en la dieta.

Es por esto que las organizaciones nacionales e internacionales de salud han solicitado el etiquetado frontal en paquetes de sal y saleros, con mensajes como “mucho sodio en la dieta causa hipertensión, y aumenta el riesgo de cáncer de estómago, infarto, cardiopatías, y nefropatías. Controla su uso”.

Además, la sal aumenta la inflamación. Por ejemplo, el consumo de sal está asociado con un aumento en la actividad de la enfermedad de la esclerosis múltiple (MS), una enfermedad autoinmune del sistema nervioso, alrededor de tres a cuatro veces la tasa de exacerbaciones en aquellos con consumo medio o alto de sodio, comparado con aquellos que consumen menos de una cucharadita de sal (menos de 6 gramos) al día.

Justo como pueden observarse niveles más altos de sodio en el el tejido de aquellos que tienen lupus, otra enfermedad autoinmune inflamatoria, lo mismo sucede en los pacientes que tienen MS, que tienen altos niveles de sodio en la médula ósea, por la enfermedad y la deficiencia en la integridad estructural.

¿Dónde se encuentra el sodio? En la comida chatarra. Por lo que es difícil saber si una ingesta alta de sal es solo un indicador de una mala alimentación. Pero lo que sí sabemos es que la sal y la hipertensión son causa y efecto. ¿Cómo? Porque tenemos más de cien ensayos clínicos controlados aleatorios que comprueban que si reducimos el consumo de sal, la presión arterial disminuye, y mientras más lo disminuyas, mejor. En realidad, parte del problema es el daño que la sal puede causar al microbioma, es decir, a la flora intestinal.

Y no es sorprendente. Nuestro organismo evolucionó para soportar alrededor de 750 mg al día. La American Heart Association afirmó que debemos consumir al menos la mitad de esa cantidad, pero estamos consumiendo cuatro veces más de lo que deberíamos. Y esto solo está empeorando, con un gran aumento en la última década.

¿Alguien quiere saber qué porcentaje de los estadounidenses sobrepasa el límite de consumo de sal de 1500 mg? 98.8%. Y eso fue hace más de una década atrás. La mayoría de los adultos estadounidenses consumen demasiado sodio, y muy poco potasio, un mineral que disminuye la presión arterial. Menos del 2% de los estadounidenses consumen la cantidad de potasio diaria mínima recomendada. Entonces las dietas del 98% de los estadounidenses son deficientes en potasio. Esta deficiencia es aún más sorprendente cuando comparamos nuestro consumo actual con el de nuestros antepasados, quienes consumían altas cantidades de potasio. Evolucionamos, y ahora consumimos más de 10000 mg al día. La recomendación es consumir alrededor de la mitad de esa cantidad, sin embargo la mayoría ni se acerca a ese número.

A la recomendación del consumo de sodio y potasio solo la respeta menos del 00.15% de la población estadounidense. Así que hablamos de cerca de un 99.99% de incumplimiento, ya que solo 1 de cada 6000 estadounidenses sigue las recomendaciones dietarias.

¿Y si implementamos los sustitutos de sal a base de potasio? En vez de usar cloruro de sodio (sal), ¿por qué no implementar el cloruro de potasio? Parece demasiado bueno para ser verdad. Tiene el mismo sabor salado, pero reduces el consumo de sodio, al mismo tiempo que aumentas la ingesta de potasio. ¿Hay alguna trampa? ¿Son seguros los sustitutos de sal a base de potasio? ¿Y efectivos? Lo veremos en el próximo video.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Rosario Ribeiro voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Intro: Nuestro organismo está diseñado para tolerar cierta ingesta de sodio y potasio. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses consume mucho más sodio que el recomendado, y además, menor cantidad de potasio que el estipulado. En este video de 3 partes, trataremos los niveles óptimos de sodio, potasio; y un sustituto de la sal que puede ayudar a balancear esta proporción y salvar nuestras vidas.

Globalmente, el no hacer actividad física ha hecho que se pierdan más de 10 millones de años de vida saludable, y lo que comemos da cuenta de casi 20 veces esa cantidad. Las dietas no saludables han disminuido considerablemente los años sin enfermedades en la vida de las personas. 

¿Cuáles son los peores aspectos de nuestra dieta? Cuatro de los cinco peores engaños alimentarios fomentan no comer suficiente de ciertos tipos de alimentos. No comer suficientes granos integrales ni fruta, no comer suficientes nueces y semillas, ni suficientes verduras. Pero lo peor de todo es comer mucha sal, que es 15 veces peor que las dietas con muchos refrescos por ejemplo. No existe una medida de salud pública nutricional más efectiva que el fomento de la disminución del consumo de sodio en la dieta.

Es por esto que las organizaciones nacionales e internacionales de salud han solicitado el etiquetado frontal en paquetes de sal y saleros, con mensajes como “mucho sodio en la dieta causa hipertensión, y aumenta el riesgo de cáncer de estómago, infarto, cardiopatías, y nefropatías. Controla su uso”.

Además, la sal aumenta la inflamación. Por ejemplo, el consumo de sal está asociado con un aumento en la actividad de la enfermedad de la esclerosis múltiple (MS), una enfermedad autoinmune del sistema nervioso, alrededor de tres a cuatro veces la tasa de exacerbaciones en aquellos con consumo medio o alto de sodio, comparado con aquellos que consumen menos de una cucharadita de sal (menos de 6 gramos) al día.

Justo como pueden observarse niveles más altos de sodio en el el tejido de aquellos que tienen lupus, otra enfermedad autoinmune inflamatoria, lo mismo sucede en los pacientes que tienen MS, que tienen altos niveles de sodio en la médula ósea, por la enfermedad y la deficiencia en la integridad estructural.

¿Dónde se encuentra el sodio? En la comida chatarra. Por lo que es difícil saber si una ingesta alta de sal es solo un indicador de una mala alimentación. Pero lo que sí sabemos es que la sal y la hipertensión son causa y efecto. ¿Cómo? Porque tenemos más de cien ensayos clínicos controlados aleatorios que comprueban que si reducimos el consumo de sal, la presión arterial disminuye, y mientras más lo disminuyas, mejor. En realidad, parte del problema es el daño que la sal puede causar al microbioma, es decir, a la flora intestinal.

Y no es sorprendente. Nuestro organismo evolucionó para soportar alrededor de 750 mg al día. La American Heart Association afirmó que debemos consumir al menos la mitad de esa cantidad, pero estamos consumiendo cuatro veces más de lo que deberíamos. Y esto solo está empeorando, con un gran aumento en la última década.

¿Alguien quiere saber qué porcentaje de los estadounidenses sobrepasa el límite de consumo de sal de 1500 mg? 98.8%. Y eso fue hace más de una década atrás. La mayoría de los adultos estadounidenses consumen demasiado sodio, y muy poco potasio, un mineral que disminuye la presión arterial. Menos del 2% de los estadounidenses consumen la cantidad de potasio diaria mínima recomendada. Entonces las dietas del 98% de los estadounidenses son deficientes en potasio. Esta deficiencia es aún más sorprendente cuando comparamos nuestro consumo actual con el de nuestros antepasados, quienes consumían altas cantidades de potasio. Evolucionamos, y ahora consumimos más de 10000 mg al día. La recomendación es consumir alrededor de la mitad de esa cantidad, sin embargo la mayoría ni se acerca a ese número.

A la recomendación del consumo de sodio y potasio solo la respeta menos del 00.15% de la población estadounidense. Así que hablamos de cerca de un 99.99% de incumplimiento, ya que solo 1 de cada 6000 estadounidenses sigue las recomendaciones dietarias.

¿Y si implementamos los sustitutos de sal a base de potasio? En vez de usar cloruro de sodio (sal), ¿por qué no implementar el cloruro de potasio? Parece demasiado bueno para ser verdad. Tiene el mismo sabor salado, pero reduces el consumo de sodio, al mismo tiempo que aumentas la ingesta de potasio. ¿Hay alguna trampa? ¿Son seguros los sustitutos de sal a base de potasio? ¿Y efectivos? Lo veremos en el próximo video.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Este es el primero de una serie de tres videos sobre el sodio, el potasio y un sustituto de sal. Mantente atento para los que vienen ¿Son efectivos los sustitutos de sal de cloruro de potasio?Efectos secundarios del sustituto de sal de cloruro de potasio.

¿Y qué hay de los que dicen que la sal no es un problema? No les creas:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This