Cómo retrasar el envejecimiento del cerebro por dos años

Cómo retrasar el envejecimiento del cerebro por dos años
5 (100%) 1 vote

El consumo de arándanos y fresas está asociado con un retraso en el envejecimiento cognitivo de hasta 2.5 años; se cree que es debido a la localización cerebral de un tipo de fitonutrientes conocidos como antocianinas, tal como se muestra en los escaneos de imagen por resonancia magnética (IRM) funcional.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“Se piensa que las dietas a base de plantas han desempeñado un papel importante en la evolución humana y el consumo de alimentos integrales de origen vegetal… [e incluso sólo] extractos se han asociado repetidamente con… una disminución en el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el envejecimiento”. Y por envejecimiento saludable no me refiero a la prevención de arrugas. ¿Qué pasa con la protección de nuestro cerebro?

“Dos de las consecuencias más temidas de la demencia con la edad son los problemas para moverse y la dificultad para recordar cosas. La demencia roba a los adultos mayores de su independencia, control e identidad”. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Bueno, las frutas y las verduras ayudan a reducir el riesgo de otras enfermedades crónicas. ¿Podrían funcionar para las enfermedades cerebrales, también? “Ha habido una proliferación de reciente interés en polifenoles de las plantas como agentes en el tratamiento de la demencia”. Hay 4,000 tipos diferentes que se encuentran “de forma ubicua en los alimentos de origen vegetal”, pero las bayas o frutos rojos están llenas de ellos, poseen “potentes propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias”. Y hay un subconjunto de un subconjunto de polifenoles llamado antocianidinas, pigmentos naturales de color púrpura-azul “única y específicamente capaces tanto de cruzar la barrera hematoencephalica, como de localizarse dentro de las regiones del cerebro implicadas en el aprendizaje y la memoria”. Y ahí es donde los necesitamos.

El cerebro ocupa menos de como 2% del peso corporal, pero puede quemar hasta 50% de combustible del cuerpo, creando una tormenta de fuego potencial de radicales libres así que tal vez estos fitonutrientes en las bayas que buscan localizarse en el cerebro podrían luchar contra la oxidación, la inflamación y aumentar el flujo sanguíneo. Por lo tanto, esto plantea “una idea que invita a la acción”. Tal vez una “intervención nutricional con arándanos azules (mora azul) puede ser beneficiosa en la prevención o incluso en la reversión de los cambios neurológicos asociados con el envejecimiento.

 

Entonces, ¿los investigadores les dieron arándanos a un grupo de personas y observaron lo que pasaba? No, como he señalado en un video anterior, le dieron arándanos a un grupo de ratas de laboratorio. Tomaría una década llegar a la primera prueba en humanos para cualquier tipo de fármaco. ¡Pero funcionó! La alimenticia suplementación con arándanos mejora la memoria en ratas adultas mayores, lo que sugiere que la “suplementación consistente con arándanos puede ofrecer un enfoque para prevenir o mitigar” la degeneración del cerebro con la edad.

¿Qué otros alimentos azul/púrpura podemos probar? El jugo de uva Concord tuvo un beneficio similar, mejorando el aprendizaje verbal, lo que sugiere que la “suplementación con jugo de uva púrpura puede mejorar la función cognitiva en los adultos mayores con deterioro de la memoria temprana”. ¿Por qué utilizar jugo de uvas Concord y no uvas enteras? Porque, entonces, no se podría diseñar un placebo que tuviera un aspecto y sabor exactamente igual a las uvas enteras para descartar el  muy real y potente efecto placebo. Y, también, porque fue financiado por la compañía de jugo de uva Welch.

Este efecto fue confirmado en un estudio de seguimiento, que muestra por primera vez un aumento en la activación neural en algunas partes del cerebro asociadas con la memoria usando imágenes por resonancia magnética (IRM) funcional. Pero el muestreo de este estudio de escaneo cerebral era pequeño, sólo 4 personas en cada grupo. Y lo mismo sucedió en un estudio de arándanos. Sólo tenía 9 participantes.

¿Por qué no se han realizado grandes estudios poblacionales? Debido a que no hemos tenido buenas bases de datos que indiquen en dónde se encuentran estos fitonutrientes. Sabemos cuál es la cantidad de vitamina C que se encuentra en un arándano, pero no la cantidad de antocianidina… hasta ahora. El Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard siguió la función cognitiva de más de 16,000 mujeres durante años y encontró que “un mayor consumo a largo plazo de las bayas o frutos rojos se asocia con tasas significativamente más lentas de deterioro cognitivo en este cohorte de mujeres de edad avanzada, incluso después de una cuidadosa consideración de confusión por el estatus socioeconómico”, es decir, incluso después de tener en cuenta el hecho de que los ricos comen más bayas. Esta fue la primera evidencia poblacional de que “un mayor consumo de arándanos y fresas… está altamente asociado con un ritmo más lento de deterioro cognitivo” y no sólo un poco. “La magnitud de las asociaciones… fueron equivalentes a las diferencias cognitivas [que uno puede observar] en mujeres con una diferencia de edad de hasta 2 años y medio”. En otras palabras, “las mujeres que consumieron más bayas… parecieron  haber retrasado su envejecimiento cognitivo por al menos 2.5 años”.

¿Por qué no solo tomar algún tipo de suplemento de antocianidina? Debido a que no ha habido un solo estudio que encontrara ningún tipo de beneficio cognitivo cuando se consumen estos fitonutrientes de forma individual. De hecho sucede lo contrario. “Los arándanos enteros parecen ser más eficaces que sus componentes individuales, mostrando que el todo es mayor que la suma de sus partes. Estos hallazgos tienen implicaciones potencialmente importantes para la salud pública, ya que el aumento de la ingesta de bayas representa una modificación dietética bastante sencilla que puede ponerse a prueba para el mantenimiento [de la función cerebral] en adultos mayores.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guadalupe Gutierrez y Leslie Salas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Agradecemo a Minnesota Historical Society y a Chiot’s Run via Flickr por las imágenes.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“Se piensa que las dietas a base de plantas han desempeñado un papel importante en la evolución humana y el consumo de alimentos integrales de origen vegetal… [e incluso sólo] extractos se han asociado repetidamente con… una disminución en el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el envejecimiento”. Y por envejecimiento saludable no me refiero a la prevención de arrugas. ¿Qué pasa con la protección de nuestro cerebro?

“Dos de las consecuencias más temidas de la demencia con la edad son los problemas para moverse y la dificultad para recordar cosas. La demencia roba a los adultos mayores de su independencia, control e identidad”. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Bueno, las frutas y las verduras ayudan a reducir el riesgo de otras enfermedades crónicas. ¿Podrían funcionar para las enfermedades cerebrales, también? “Ha habido una proliferación de reciente interés en polifenoles de las plantas como agentes en el tratamiento de la demencia”. Hay 4,000 tipos diferentes que se encuentran “de forma ubicua en los alimentos de origen vegetal”, pero las bayas o frutos rojos están llenas de ellos, poseen “potentes propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias”. Y hay un subconjunto de un subconjunto de polifenoles llamado antocianidinas, pigmentos naturales de color púrpura-azul “única y específicamente capaces tanto de cruzar la barrera hematoencephalica, como de localizarse dentro de las regiones del cerebro implicadas en el aprendizaje y la memoria”. Y ahí es donde los necesitamos.

El cerebro ocupa menos de como 2% del peso corporal, pero puede quemar hasta 50% de combustible del cuerpo, creando una tormenta de fuego potencial de radicales libres así que tal vez estos fitonutrientes en las bayas que buscan localizarse en el cerebro podrían luchar contra la oxidación, la inflamación y aumentar el flujo sanguíneo. Por lo tanto, esto plantea “una idea que invita a la acción”. Tal vez una “intervención nutricional con arándanos azules (mora azul) puede ser beneficiosa en la prevención o incluso en la reversión de los cambios neurológicos asociados con el envejecimiento.

 

Entonces, ¿los investigadores les dieron arándanos a un grupo de personas y observaron lo que pasaba? No, como he señalado en un video anterior, le dieron arándanos a un grupo de ratas de laboratorio. Tomaría una década llegar a la primera prueba en humanos para cualquier tipo de fármaco. ¡Pero funcionó! La alimenticia suplementación con arándanos mejora la memoria en ratas adultas mayores, lo que sugiere que la “suplementación consistente con arándanos puede ofrecer un enfoque para prevenir o mitigar” la degeneración del cerebro con la edad.

¿Qué otros alimentos azul/púrpura podemos probar? El jugo de uva Concord tuvo un beneficio similar, mejorando el aprendizaje verbal, lo que sugiere que la “suplementación con jugo de uva púrpura puede mejorar la función cognitiva en los adultos mayores con deterioro de la memoria temprana”. ¿Por qué utilizar jugo de uvas Concord y no uvas enteras? Porque, entonces, no se podría diseñar un placebo que tuviera un aspecto y sabor exactamente igual a las uvas enteras para descartar el  muy real y potente efecto placebo. Y, también, porque fue financiado por la compañía de jugo de uva Welch.

Este efecto fue confirmado en un estudio de seguimiento, que muestra por primera vez un aumento en la activación neural en algunas partes del cerebro asociadas con la memoria usando imágenes por resonancia magnética (IRM) funcional. Pero el muestreo de este estudio de escaneo cerebral era pequeño, sólo 4 personas en cada grupo. Y lo mismo sucedió en un estudio de arándanos. Sólo tenía 9 participantes.

¿Por qué no se han realizado grandes estudios poblacionales? Debido a que no hemos tenido buenas bases de datos que indiquen en dónde se encuentran estos fitonutrientes. Sabemos cuál es la cantidad de vitamina C que se encuentra en un arándano, pero no la cantidad de antocianidina… hasta ahora. El Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard siguió la función cognitiva de más de 16,000 mujeres durante años y encontró que “un mayor consumo a largo plazo de las bayas o frutos rojos se asocia con tasas significativamente más lentas de deterioro cognitivo en este cohorte de mujeres de edad avanzada, incluso después de una cuidadosa consideración de confusión por el estatus socioeconómico”, es decir, incluso después de tener en cuenta el hecho de que los ricos comen más bayas. Esta fue la primera evidencia poblacional de que “un mayor consumo de arándanos y fresas… está altamente asociado con un ritmo más lento de deterioro cognitivo” y no sólo un poco. “La magnitud de las asociaciones… fueron equivalentes a las diferencias cognitivas [que uno puede observar] en mujeres con una diferencia de edad de hasta 2 años y medio”. En otras palabras, “las mujeres que consumieron más bayas… parecieron  haber retrasado su envejecimiento cognitivo por al menos 2.5 años”.

¿Por qué no solo tomar algún tipo de suplemento de antocianidina? Debido a que no ha habido un solo estudio que encontrara ningún tipo de beneficio cognitivo cuando se consumen estos fitonutrientes de forma individual. De hecho sucede lo contrario. “Los arándanos enteros parecen ser más eficaces que sus componentes individuales, mostrando que el todo es mayor que la suma de sus partes. Estos hallazgos tienen implicaciones potencialmente importantes para la salud pública, ya que el aumento de la ingesta de bayas representa una modificación dietética bastante sencilla que puede ponerse a prueba para el mantenimiento [de la función cerebral] en adultos mayores.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guadalupe Gutierrez y Leslie Salas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Agradecemo a Minnesota Historical Society y a Chiot’s Run via Flickr por las imágenes.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This