El estudio más completo llevado a cabo

El estudio más completo llevado a cabo
4.29 (85.71%) 7 votes

El mayor estudio prospectivo sobre nutrición nunca antes publicado sugiere que la grasa animal puede estar implicada en el desarrollo del cáncer de páncreas.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Inmaculada Neira voluntaria activa en NutritionFacts.org.

El año pasado, el cáncer de páncreas se llevó por delante a Patrick Swayze. Antes de él, fue Pavarotti. El cáncer de páncreas es uno de los más mortales; menos del 5% de las víctimas consigue sobrevivir cinco años. Afortunadamente, es poco común, afecta a unos 30 000 o 40 000 estadounidenses cada año. Pero ¿cómo se puede estudiar una enfermedad tan poco frecuente? Simplemente se pone en marcha un estudio con unas dimensiones sin precedentes.

Actualmente, el estudio del NIH-AARP realiza un seguimiento de medio millón de hombres y mujeres estadounidenses en torno a los 50 y 60 años de edad. Se trata de un estudio de nutrición innovador, el de mayores dimensiones que jamás se ha realizado. ¿Qué acabamos de conocer sobre este tipo de cáncer?

Bien, nos hemos enterado de que el cáncer de páncreas es una enfermedad relacionada con el estilo de vida, el tabaco y la ingesta de grasa procedente de la dieta, pero ¿a qué tipo de grasa nos referimos? Encontrarás más información si buscas el estudio del NIH-AARP.

¿Qué crees que se descubrió? ¿Quién piensa que el cáncer de páncreas se asocia con la grasa procedente de la carne de vacuno?, ¿panceta?, ¿pollo?, ¿pescado?, ¿lácteos? o ¿huevos? ¿Alguien quiere cambiar su respuesta a ninguna de las anteriores? ¿Qué tal todas las anteriores?

La respuesta, según revela este estudio sin parangón, es todas las anteriores. La grasa alimenticia de origen animal está relacionada con un mayor riesgo de padecer cáncer de páncreas.

¿Y qué sucede con la grasa alimenticia de origen vegetal? Abordé el resto de la conclusión para que pudiéramos averiguarlo juntos.

¿Quién diría que el aceite vegetal que usas normalmente está ligado a este tipo de cáncer? ¿La grasa vegetal que se halla principalmente en los frutos secos? ¿La grasa saturada que se encuentra en el chocolate y en la leche de coco? ¿Todas las anteriores? ¿Ninguna de las anteriores?

Echemos un vistazo al resto de la conclusión. La grasa alimenticia de origen animal se ha asociado con un mayor riesgo de padecer cáncer de páncreas. Y ese es el fin de la conclusión. El cáncer de páncreas está relacionado de una manera significativa con la carne roja y con los lácteos; y, cuando uno le añade el resto de carnes, pescado y huevos, consigue que la conexión con el cáncer sea aún más fuerte.

Pero no existe ningún vínculo con las grasas vegetales. En definitiva, hay indicios del papel que desempeña la grasa animal en el desarrollo del cáncer de páncreas, pero ninguna conexión con alguna clase de grasa procedente de fuentes vegetales.

¿Qué pasa si solo comemos alimentos animales bajos en grasa, como la leche desnatada? Un estudio aún más reciente, realizado este año, encontró una relación aún más fuerte entre el cáncer de páncreas y la proteína animal, —una correlación aún más estrecha que con la grasa animal—. La proteína vegetal, por otro lado, parecía ser protectora. Incluso los azúcares animales están asociados con el cáncer de páncreas. Solo existe un tipo de azúcar animal: la lactosa. Por lo tanto, la grasa, las proteínas y los carbohidratos de origen animal se asocian, cada uno de manera independientemente, con un riesgo de padecer cáncer de páncreas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Inmaculada Neira voluntaria activa en NutritionFacts.org.

El año pasado, el cáncer de páncreas se llevó por delante a Patrick Swayze. Antes de él, fue Pavarotti. El cáncer de páncreas es uno de los más mortales; menos del 5% de las víctimas consigue sobrevivir cinco años. Afortunadamente, es poco común, afecta a unos 30 000 o 40 000 estadounidenses cada año. Pero ¿cómo se puede estudiar una enfermedad tan poco frecuente? Simplemente se pone en marcha un estudio con unas dimensiones sin precedentes.

Actualmente, el estudio del NIH-AARP realiza un seguimiento de medio millón de hombres y mujeres estadounidenses en torno a los 50 y 60 años de edad. Se trata de un estudio de nutrición innovador, el de mayores dimensiones que jamás se ha realizado. ¿Qué acabamos de conocer sobre este tipo de cáncer?

Bien, nos hemos enterado de que el cáncer de páncreas es una enfermedad relacionada con el estilo de vida, el tabaco y la ingesta de grasa procedente de la dieta, pero ¿a qué tipo de grasa nos referimos? Encontrarás más información si buscas el estudio del NIH-AARP.

¿Qué crees que se descubrió? ¿Quién piensa que el cáncer de páncreas se asocia con la grasa procedente de la carne de vacuno?, ¿panceta?, ¿pollo?, ¿pescado?, ¿lácteos? o ¿huevos? ¿Alguien quiere cambiar su respuesta a ninguna de las anteriores? ¿Qué tal todas las anteriores?

La respuesta, según revela este estudio sin parangón, es todas las anteriores. La grasa alimenticia de origen animal está relacionada con un mayor riesgo de padecer cáncer de páncreas.

¿Y qué sucede con la grasa alimenticia de origen vegetal? Abordé el resto de la conclusión para que pudiéramos averiguarlo juntos.

¿Quién diría que el aceite vegetal que usas normalmente está ligado a este tipo de cáncer? ¿La grasa vegetal que se halla principalmente en los frutos secos? ¿La grasa saturada que se encuentra en el chocolate y en la leche de coco? ¿Todas las anteriores? ¿Ninguna de las anteriores?

Echemos un vistazo al resto de la conclusión. La grasa alimenticia de origen animal se ha asociado con un mayor riesgo de padecer cáncer de páncreas. Y ese es el fin de la conclusión. El cáncer de páncreas está relacionado de una manera significativa con la carne roja y con los lácteos; y, cuando uno le añade el resto de carnes, pescado y huevos, consigue que la conexión con el cáncer sea aún más fuerte.

Pero no existe ningún vínculo con las grasas vegetales. En definitiva, hay indicios del papel que desempeña la grasa animal en el desarrollo del cáncer de páncreas, pero ninguna conexión con alguna clase de grasa procedente de fuentes vegetales.

¿Qué pasa si solo comemos alimentos animales bajos en grasa, como la leche desnatada? Un estudio aún más reciente, realizado este año, encontró una relación aún más fuerte entre el cáncer de páncreas y la proteína animal, —una correlación aún más estrecha que con la grasa animal—. La proteína vegetal, por otro lado, parecía ser protectora. Incluso los azúcares animales están asociados con el cáncer de páncreas. Solo existe un tipo de azúcar animal: la lactosa. Por lo tanto, la grasa, las proteínas y los carbohidratos de origen animal se asocian, cada uno de manera independientemente, con un riesgo de padecer cáncer de páncreas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Nota del Doctor

Ve los siguientes videos para más información en cáncer de páncreas:
Exposición a las aves de corral relacionada al cáncer de hígado y páncreas
Curcumina y cáncer de páncreas

Ve también mis otros videos sobre productos de origen animal

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This