La mejor dieta para el hipotiroidismo y el hipertiroidismo

La mejor dieta para el hipotiroidismo y el hipertiroidismo
4.5 (90%) 2 votes

¿Por qué es mejor llevar una dieta vegetal para la salud tiroidea? ¿Es posible que los beneficios vengan de la exclusión de los alimentos de origen animal?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Lydia Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Hay varias enfermedades autoinmunes que afectan a la glándula tiroides. Las más comunes son las enfermedades de Graves y Hashimoto. La de Graves produce hipertiroidismo, con una glándula tiroides hiperactiva. Aunque en los mataderos suelen eliminar las glándulas tiroides, si algunos restos de carne del cuello se cuelan, puede darte un síndrome llamado tirotoxicosis por consumo de hamburguesas. No porque tu cuerpo genere demasiadas hormonas tiroideas, sino porque tu cuerpo ha consumido demasiadas. La enfermedad de Graves es la más común de todas y las dietas sin carne pueden ayudar con ambas. La dieta vegetariana se asocia con una baja prevalencia en enfermedades autoinmunes en general, como se observó, por ejemplo, en una zona rural del África subsahariana. Quizás porque los vegetales contienen muchos antioxidantes, un posible factor protector contra las enfermedades autoinmunes. Puede ser porque los vegetales contienen compuestos antiinflamatorios. Después de todo, una dieta basada en vegetales y comida real es básicamente sinónimo de dieta antiinflamatoria. Sin embargo, no podemos saberlo… si no lo ponemos a prueba.

Parece ser que eliminar de la dieta todos los alimentos de origen animal produce la mitad de prevalencia en hipertiroidismo que una dieta omnívora. Las dietas ovolactovegetarianas o pescetarianas aportan protección media, pero hay un 52% menos de probabilidad de hipertiroidismo en aquellos que siguen estrictamente una dieta vegetariana.

La protección parece venir de eliminar de la dieta alimentos de origen animal, de los beneficios de los vegetales, o de ambas cosas. La carne, los huevos y los lácteos contienen una alta concentración de estrógenos que en estudios preclínicos se asocia con la autoinmunidad. Una reducción de proteína animal puede disminuir la actividad de IGF-1, que no es solo una hormona de crecimiento promotora de cáncer, sino que puede jugar un papel en enfermedades autoinmunes también. Puede ser el polifenol, cuyos flavonoides están en los vegetales, el que realiza la función protectora de las células. Puede que sean las toxinas que se crean en la cadena alimentaria. Por ejemplo, el pescado con contaminantes industriales como el PCB se asocia con el aumento de la frecuencia de desórdenes tiroideos.

¿Y qué pasa con la otra, la tiroiditis de Hashimoto? Que, si asumimos que consumes suficiente yodo, es la causa principal del hipotiroidismo, con una glándula tiroides hipoactiva. La enfermedad de Graves no era la única enfermedad autoinmune desconocida entre los habitantes del África subsahariana con dietas prácticamente veganas. También tenían menos casos de Hashimoto.

Hay pruebas de que los que tenían Hashimoto tenían también niveles comprometidos de antioxidantes, pero no sabemos si era la causa o el efecto. Según los factores dietéticos asociados a los niveles de anticuerpos autoinmunes y antitiroides en sangre, las grasas animales parecen asociarse a niveles más altos, mientras que los vegetales se asocian con niveles más bajos. Así que repito, una dieta antiinflamatoria parece ayudar y no me sorprende, ya que Hashimoto es una enfermedad inflamatoria. Por eso se llama tiroiditis: inflamación de la glándula tiroides.

Otra posibilidad es la reducción de la ingesta de metionina, un aminoácido concentrado en la proteína animal. Por eso se cree que el consumo de comida real vegetal tenga probablemente una influencia favorable en la longevidad, ya que reduce el riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes. Además, la reducción de metionina mejora la función del tiroides en ratones, pero aún no se ha probado en humanos en el caso de Hashimoto.

Si comparamos las heces de pacientes con Hashimoto con estudios, la enfermedad parece estar relacionada con una clara reducción en la concentración de Prevotella. Estas son unas bacterias buenas que se comen la fibra y que aumentan los activos antiinflamatorios. Niveles bajos de Prevotella se pueden observar también en otras enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple y la diabetes. ¿Cómo obtenemos más Prevotella? Comiendo más vegetales. Si ponemos a un vegetariano a comer carne, huevos y lácteos, en tan solo cuatro días sus niveles de Prevotella bajarían. Se esperaría que los vegetarianos tiendan menos a contraer Hashimoto, pero en el video anterior expliqué el déficit en yodo de esta dieta, que puede conducirnos a contraer hipotiroidismo también. ¿Entonces qué? Vamos a descubrirlo.

Las dietas veganas tienden a relacionarse con un riesgo más bajo de hipotiroidismo. ¿Por qué uso la palabra “tienden”? Porque los estudios sobre incidencia y prevalencia de esta protección en hipotiroidismo no son suficientemente significativos. No es solo porque estuvieran más delgados. El riesgo más bajo seguía después de hacer el control de peso, así que se piensa que la causa pueda ser que los productos de origen animal inducen a la inflamación. Lo que yo me pregunto es: ¿qué pasa si se le cambia la dieta a alguien que ya tiene Hashimoto? Hablaremos más sobre esto a continuación.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Lydia Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Hay varias enfermedades autoinmunes que afectan a la glándula tiroides. Las más comunes son las enfermedades de Graves y Hashimoto. La de Graves produce hipertiroidismo, con una glándula tiroides hiperactiva. Aunque en los mataderos suelen eliminar las glándulas tiroides, si algunos restos de carne del cuello se cuelan, puede darte un síndrome llamado tirotoxicosis por consumo de hamburguesas. No porque tu cuerpo genere demasiadas hormonas tiroideas, sino porque tu cuerpo ha consumido demasiadas. La enfermedad de Graves es la más común de todas y las dietas sin carne pueden ayudar con ambas. La dieta vegetariana se asocia con una baja prevalencia en enfermedades autoinmunes en general, como se observó, por ejemplo, en una zona rural del África subsahariana. Quizás porque los vegetales contienen muchos antioxidantes, un posible factor protector contra las enfermedades autoinmunes. Puede ser porque los vegetales contienen compuestos antiinflamatorios. Después de todo, una dieta basada en vegetales y comida real es básicamente sinónimo de dieta antiinflamatoria. Sin embargo, no podemos saberlo… si no lo ponemos a prueba.

Parece ser que eliminar de la dieta todos los alimentos de origen animal produce la mitad de prevalencia en hipertiroidismo que una dieta omnívora. Las dietas ovolactovegetarianas o pescetarianas aportan protección media, pero hay un 52% menos de probabilidad de hipertiroidismo en aquellos que siguen estrictamente una dieta vegetariana.

La protección parece venir de eliminar de la dieta alimentos de origen animal, de los beneficios de los vegetales, o de ambas cosas. La carne, los huevos y los lácteos contienen una alta concentración de estrógenos que en estudios preclínicos se asocia con la autoinmunidad. Una reducción de proteína animal puede disminuir la actividad de IGF-1, que no es solo una hormona de crecimiento promotora de cáncer, sino que puede jugar un papel en enfermedades autoinmunes también. Puede ser el polifenol, cuyos flavonoides están en los vegetales, el que realiza la función protectora de las células. Puede que sean las toxinas que se crean en la cadena alimentaria. Por ejemplo, el pescado con contaminantes industriales como el PCB se asocia con el aumento de la frecuencia de desórdenes tiroideos.

¿Y qué pasa con la otra, la tiroiditis de Hashimoto? Que, si asumimos que consumes suficiente yodo, es la causa principal del hipotiroidismo, con una glándula tiroides hipoactiva. La enfermedad de Graves no era la única enfermedad autoinmune desconocida entre los habitantes del África subsahariana con dietas prácticamente veganas. También tenían menos casos de Hashimoto.

Hay pruebas de que los que tenían Hashimoto tenían también niveles comprometidos de antioxidantes, pero no sabemos si era la causa o el efecto. Según los factores dietéticos asociados a los niveles de anticuerpos autoinmunes y antitiroides en sangre, las grasas animales parecen asociarse a niveles más altos, mientras que los vegetales se asocian con niveles más bajos. Así que repito, una dieta antiinflamatoria parece ayudar y no me sorprende, ya que Hashimoto es una enfermedad inflamatoria. Por eso se llama tiroiditis: inflamación de la glándula tiroides.

Otra posibilidad es la reducción de la ingesta de metionina, un aminoácido concentrado en la proteína animal. Por eso se cree que el consumo de comida real vegetal tenga probablemente una influencia favorable en la longevidad, ya que reduce el riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes. Además, la reducción de metionina mejora la función del tiroides en ratones, pero aún no se ha probado en humanos en el caso de Hashimoto.

Si comparamos las heces de pacientes con Hashimoto con estudios, la enfermedad parece estar relacionada con una clara reducción en la concentración de Prevotella. Estas son unas bacterias buenas que se comen la fibra y que aumentan los activos antiinflamatorios. Niveles bajos de Prevotella se pueden observar también en otras enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple y la diabetes. ¿Cómo obtenemos más Prevotella? Comiendo más vegetales. Si ponemos a un vegetariano a comer carne, huevos y lácteos, en tan solo cuatro días sus niveles de Prevotella bajarían. Se esperaría que los vegetarianos tiendan menos a contraer Hashimoto, pero en el video anterior expliqué el déficit en yodo de esta dieta, que puede conducirnos a contraer hipotiroidismo también. ¿Entonces qué? Vamos a descubrirlo.

Las dietas veganas tienden a relacionarse con un riesgo más bajo de hipotiroidismo. ¿Por qué uso la palabra “tienden”? Porque los estudios sobre incidencia y prevalencia de esta protección en hipotiroidismo no son suficientemente significativos. No es solo porque estuvieran más delgados. El riesgo más bajo seguía después de hacer el control de peso, así que se piensa que la causa pueda ser que los productos de origen animal inducen a la inflamación. Lo que yo me pregunto es: ¿qué pasa si se le cambia la dieta a alguien que ya tiene Hashimoto? Hablaremos más sobre esto a continuación.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Este es el tercero de una serie de cuatro videos sobre la función del tiroides. Los dos primeros son ¿Podrían los veganos tener riesgo de deficiencia de yodo? y La fuente natural de yodo más sana.

No te pierdas el último video: Un tratamiento natural para la enfermedad de Hashimoto.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This