Los efectos de la obesidad en los cálculos biliares, el reflujo y la enfermedad cardiovascular

Los efectos de la obesidad en los cálculos biliares, el reflujo y la enfermedad cardiovascular
5 (100%) 3 votes

Una pérdida de peso prolongada y suficiente puede disminuir el riesgo de ataques al corazón y apoplejías letales a la mitad.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

En el ABC de las consecuencias que tiene la obesidad sobre la salud está la C. La C de cálculos biliares. 

La causa número 1 que lleva a la gente al hospital es un ataque de vesícula biliar. A más de un millón de estadounidenses se les diagnostica cálculos biliares cada año, y a unos 700 000 se les extirpa las vesículas biliares quirúrgicamente. Es un procedimiento relativamente seguro. La tasa de complicaciones suele estar por debajo del 5 por ciento y la tasa de mortalidad es de 1 de cada 1 000, Pero 1 de 10 pacientes puede que desarrolle el “síndrome de post-colecistectomía” síntomas gastrointestinales persistentes mucho después de extirparles la vesícula.

¿De qué están hechos los cálculos biliares? En el 80 por ciento de los casos están hechos de colesterol cristalizado, que se forma como una roca de caramelo en la vesícula cuando se da una alta concentración de colesterol. Esto explicaba por qué algunos estudios mostraban que los no vegetarianos tenían una incidencia más alta de cálculos biliares, pero los resultados de estudios más recientes y extensos son más contradictorios. Un estudio sugiere protección frente a la enfermedad de la vesícula mientras que otro muestra tasas más altas en los vegetarianos, sea cual sea su peso. El mayor factor de riesgo que se supone causa directa sería la obesidad, que incrementa el riesgo siete veces. El mayor peso dentro de un rango de peso normal, supondría el doble de riesgo.

Irónicamente, la pérdida de peso rápida también podría ser un desencadenante. Un cuarto de kilo al día se ha estimado como la cantidad límite para perder peso de una forma médicamente segura en lo que refiere a la formación de cálculos biliares. Estudios de ultrasonidos muestra que por encima de eso las probabilidades de nuevos cálculos biliares pueden ir desde menos de 1 entre 200 en una semana a cerca de 1 entre 40. Para prevenir ataques de cálculos biliares, puedes tomar más fibra. La ingesta de fibra no solo está asociada con menos enfermedades de la vesícula. Los que siguieron una dieta rica en fibra durante un régimen de pérdida de peso sufrieron significativamente menos acumulaciones en la vesícula que aquellos que perdieron la misma cantidad de peso sin el extra de fibra. 

También está la E de ERGE, enfermedad de reflujo gastroesofágico. Consumir alimentos ricos en fibra también reduce el riesgo de reflujo gástrico. Hace tiempo exploré cómo hacer esfuerzo al ir al baño de manera crónica puede empujar el estómago hacia la cavidad pectoral. La excesiva presión abdominal debida a la obesidad puede tener el mismo efecto, impulsando ácido hacia la garganta, causando ardor e inflamación. Una mayor presión en los órganos abdominales asociada con la obesidad también podría explicar un mayor prolapso vaginal en las mujeres con sobrepeso, en el que órganos como el recto presionan la cavidad vaginal. 

Pero la letra más letal del alfabeto de los efectos de la obesidad es la C… de corazón. De los 4 millones de muertes por exceso de peso corporal cada año a nivel mundial, casi el 70 por ciento de ellas se deben a enfermedades cardiovasculares. ¿Es solo porque comen mal? Estudios mendelianos aleatorizados sugieren que gente seleccionada desde su concepción por suponer que iban a pesar más simplemente basándose en su genética, de hecho tienen tasas más altas de enfermedades del corazón y embolias, independientemente de lo que coman. La pregunta es: ¿si pierdes peso, se reduce el riesgo?

El ensayo SOS, primer ensayo controlado de larga duración que comparó resultados de miles de pacientes de cirugía bariátrica con sujetos control equiparados que empezaron con el mismo peso pero tomaron la ruta no quirúrgica. El grupo control mantuvo su peso, mientras que el grupo quirúrgico mantuvo un 20 por ciento de pérdida de peso en los siguientes 10 a 20 años. Durante ese tiempo, el grupo que perdió peso, además de desarrollar diabetes un 80 por ciento menos, padecieron menos ataques al corazón y embolias. Así que, no sorprende que redujeran significativamente su mortalidad general. Se puede ver como en 10 años, el grupo que perdió peso pareció reducir a la mitad el riesgo de muerte por ataque al corazón o embolia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

En el ABC de las consecuencias que tiene la obesidad sobre la salud está la C. La C de cálculos biliares. 

La causa número 1 que lleva a la gente al hospital es un ataque de vesícula biliar. A más de un millón de estadounidenses se les diagnostica cálculos biliares cada año, y a unos 700 000 se les extirpa las vesículas biliares quirúrgicamente. Es un procedimiento relativamente seguro. La tasa de complicaciones suele estar por debajo del 5 por ciento y la tasa de mortalidad es de 1 de cada 1 000, Pero 1 de 10 pacientes puede que desarrolle el “síndrome de post-colecistectomía” síntomas gastrointestinales persistentes mucho después de extirparles la vesícula.

¿De qué están hechos los cálculos biliares? En el 80 por ciento de los casos están hechos de colesterol cristalizado, que se forma como una roca de caramelo en la vesícula cuando se da una alta concentración de colesterol. Esto explicaba por qué algunos estudios mostraban que los no vegetarianos tenían una incidencia más alta de cálculos biliares, pero los resultados de estudios más recientes y extensos son más contradictorios. Un estudio sugiere protección frente a la enfermedad de la vesícula mientras que otro muestra tasas más altas en los vegetarianos, sea cual sea su peso. El mayor factor de riesgo que se supone causa directa sería la obesidad, que incrementa el riesgo siete veces. El mayor peso dentro de un rango de peso normal, supondría el doble de riesgo.

Irónicamente, la pérdida de peso rápida también podría ser un desencadenante. Un cuarto de kilo al día se ha estimado como la cantidad límite para perder peso de una forma médicamente segura en lo que refiere a la formación de cálculos biliares. Estudios de ultrasonidos muestra que por encima de eso las probabilidades de nuevos cálculos biliares pueden ir desde menos de 1 entre 200 en una semana a cerca de 1 entre 40. Para prevenir ataques de cálculos biliares, puedes tomar más fibra. La ingesta de fibra no solo está asociada con menos enfermedades de la vesícula. Los que siguieron una dieta rica en fibra durante un régimen de pérdida de peso sufrieron significativamente menos acumulaciones en la vesícula que aquellos que perdieron la misma cantidad de peso sin el extra de fibra. 

También está la E de ERGE, enfermedad de reflujo gastroesofágico. Consumir alimentos ricos en fibra también reduce el riesgo de reflujo gástrico. Hace tiempo exploré cómo hacer esfuerzo al ir al baño de manera crónica puede empujar el estómago hacia la cavidad pectoral. La excesiva presión abdominal debida a la obesidad puede tener el mismo efecto, impulsando ácido hacia la garganta, causando ardor e inflamación. Una mayor presión en los órganos abdominales asociada con la obesidad también podría explicar un mayor prolapso vaginal en las mujeres con sobrepeso, en el que órganos como el recto presionan la cavidad vaginal. 

Pero la letra más letal del alfabeto de los efectos de la obesidad es la C… de corazón. De los 4 millones de muertes por exceso de peso corporal cada año a nivel mundial, casi el 70 por ciento de ellas se deben a enfermedades cardiovasculares. ¿Es solo porque comen mal? Estudios mendelianos aleatorizados sugieren que gente seleccionada desde su concepción por suponer que iban a pesar más simplemente basándose en su genética, de hecho tienen tasas más altas de enfermedades del corazón y embolias, independientemente de lo que coman. La pregunta es: ¿si pierdes peso, se reduce el riesgo?

El ensayo SOS, primer ensayo controlado de larga duración que comparó resultados de miles de pacientes de cirugía bariátrica con sujetos control equiparados que empezaron con el mismo peso pero tomaron la ruta no quirúrgica. El grupo control mantuvo su peso, mientras que el grupo quirúrgico mantuvo un 20 por ciento de pérdida de peso en los siguientes 10 a 20 años. Durante ese tiempo, el grupo que perdió peso, además de desarrollar diabetes un 80 por ciento menos, padecieron menos ataques al corazón y embolias. Así que, no sorprende que redujeran significativamente su mortalidad general. Se puede ver como en 10 años, el grupo que perdió peso pareció reducir a la mitad el riesgo de muerte por ataque al corazón o embolia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos Avocado Video

Nota del Doctor

Si te perdiste videos anteriores de mi serie del ABC de la obesidad, echa un vistazo a:

Continúo hablando de obesidad y peso en esto videos: 

Para ver más sobre las condiciones de salud tratadas en este video, mira las páginas temáticas sobre cálculos biliares, ERGE, y enfermedades cardiacas.

El video que mostré es Dieta y hernia hiatal.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This