¿Podrían los veganos tener riesgo de deficiencia de yodo?

¿Podrían los veganos tener riesgo de deficiencia de yodo?
5 (100%) 2 votes

La mayoría de leches vegetales no están fortificadas con yodo.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Una ingesta adecuada de yodo es necesaria para una función tiroidea normal. De hecho, las dos hormonas tiroideas deben su nombre a la cantidad de átomos de yodo que contienen: T3 y T4. Dado que el yodo se almacena de manera considerable en la misma glándula tiroides, no es algo que necesites tomar cada día, pero tu dieta necesita una buena fuente. Desafortunadamente, las fuentes habituales no son especialmente saludables: la sal yodada y los lácteos (porque limpiadores como el Betadine se utilizan en la limpieza de las ubres, lo que hace que parte del yodo pase a la leche). Además, se añade yodo al pienso bovino, y algunos panes comerciales llevan aditivos que contienen yodo.

Así que si pones a la gente a dieta de tipo paleo y les quitas los lácteos y la sal de mesa, pueden desarrollar deficiencia de yodo, aunque doblen su ingesta de pescado y marisco, que también pueden ser una fuente. ¿Y los que se pasan a dietas centradas en alimentos integrales de origen vegetal? También están reduciendo la ingesta de helado y pan industrial, y si no comen ningún alimento de origen marino, algas (vegetales marinos), pueden acabar con el mismo problema. 

Sus padres dijeron que se esforzaban por darle solo los alimentos más saludables. La niña de 3 años solo comía alimentos vegetales no procesados, sin sal, y sin suplementos vitamínicos. Bien, eso podía haber sido letal. Sin vitamina B12, seguir una dieta vegetariana estricta puede dar lugar a daños irreversibles en los nervios, pero en este caso, la gota surgió primero debido a una ingesta inadecuada de yodo.

Aquí tenemos otro caso de “veganismo como causa de hipotiroidismo por deficiencia de yodo” de un niño tras el destete. Antes de acabar la lactancia estaba bien porque su madre seguía tomando sus vitaminas prenatales, que por suerte contenían yodo.

Parece que la mayoría de vegetarianos y veganos no son conscientes de la importancia del yodo durante el embarazo, al igual que los omnívoros. La Asociación Americana del Tiroides y la Academia Americana de Pediatría han recomendado que las mujeres que estén simplemente planeando quedarse embarazadas deberían tomar un suplemento diario que contenga 150 microgramos de yodo, y aun así, solo el 60% de vitaminas prenatales vendidas en EE.UU contienen este mineral esencial. A pesar de las recomendaciones, aproximadamente un 40% no contienen yodo. Por lo tanto, es extremadamente importante que las mujeres embarazadas y lactantes lean las etiquetas para asegurarse de que reciben la cantidad adecuada.

Las mujeres en edad reproductiva tienen un nivel medio de yodo de 110 mcg/litro, lo que está bien para las no embarazadas, pero lo ideal sería 150 mcg/litro durante el embarazo. (Se trata de un test que se hace en 24 horas, en el que la suficiencia de yodo está definida como 100 mcg/litro de orina en adultas no embarazadas, algo a lo que no llega el vegano medio en el estudio más grande hasta la fecha, hecho en Boston.) 

La cantidad diaria media recomendada es de 150 mcg/día para la mayoría de la gente, lo que puede obtenerse de una taza y media de leche de vaca. Lamentablemente, las leches vegetales no suelen estar fortificadas con yodo, conteniendo una media de unos 3 mcg/taza. En el estudio sistemático más grande hasta la fecha, aunque muchas leches vegetales están fortificadas con calcio, solo encontraron 3 de 47 que lo estuvieran con yodo. Las fortificadas tenían tanto yodo como la leche de vaca, pero las que no lo estaban se quedaban cortas. 

Los fabricantes de leches vegetales presumen de enriquecer sus leches con calcio, y a menudo vitaminas B12, D y A, pero rara vez hacen intentos de poner el contenido de yodo a ese nivel. La única razón por la que la leche de vaca tiene tanto yodo es porque enriquecen el pienso, o porque gotea a la leche desde las ubres. Entonces, ¿por qué las empresas de leches vegetales no añaden yodo también? Un científico de Silk me dijo que mi video sobre carragenano hizo que cambiaran este espesante por otro. Esperemos que vean este video y consideren añadir yodo también. Si no, otra compañía les robará la oportunidad entrando al mercado con esa ventaja añadida.

Los investigadores concluyen que los individuos que consumen leches vegetales no fortificadas con yodo pueden tener riesgo de deficiencia de yodo, a menos que lo tomen de fuentes alternativas, de las cuales la más sana son los vegetales marinos, los cuales trataremos próximamente.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Una ingesta adecuada de yodo es necesaria para una función tiroidea normal. De hecho, las dos hormonas tiroideas deben su nombre a la cantidad de átomos de yodo que contienen: T3 y T4. Dado que el yodo se almacena de manera considerable en la misma glándula tiroides, no es algo que necesites tomar cada día, pero tu dieta necesita una buena fuente. Desafortunadamente, las fuentes habituales no son especialmente saludables: la sal yodada y los lácteos (porque limpiadores como el Betadine se utilizan en la limpieza de las ubres, lo que hace que parte del yodo pase a la leche). Además, se añade yodo al pienso bovino, y algunos panes comerciales llevan aditivos que contienen yodo.

Así que si pones a la gente a dieta de tipo paleo y les quitas los lácteos y la sal de mesa, pueden desarrollar deficiencia de yodo, aunque doblen su ingesta de pescado y marisco, que también pueden ser una fuente. ¿Y los que se pasan a dietas centradas en alimentos integrales de origen vegetal? También están reduciendo la ingesta de helado y pan industrial, y si no comen ningún alimento de origen marino, algas (vegetales marinos), pueden acabar con el mismo problema. 

Sus padres dijeron que se esforzaban por darle solo los alimentos más saludables. La niña de 3 años solo comía alimentos vegetales no procesados, sin sal, y sin suplementos vitamínicos. Bien, eso podía haber sido letal. Sin vitamina B12, seguir una dieta vegetariana estricta puede dar lugar a daños irreversibles en los nervios, pero en este caso, la gota surgió primero debido a una ingesta inadecuada de yodo.

Aquí tenemos otro caso de “veganismo como causa de hipotiroidismo por deficiencia de yodo” de un niño tras el destete. Antes de acabar la lactancia estaba bien porque su madre seguía tomando sus vitaminas prenatales, que por suerte contenían yodo.

Parece que la mayoría de vegetarianos y veganos no son conscientes de la importancia del yodo durante el embarazo, al igual que los omnívoros. La Asociación Americana del Tiroides y la Academia Americana de Pediatría han recomendado que las mujeres que estén simplemente planeando quedarse embarazadas deberían tomar un suplemento diario que contenga 150 microgramos de yodo, y aun así, solo el 60% de vitaminas prenatales vendidas en EE.UU contienen este mineral esencial. A pesar de las recomendaciones, aproximadamente un 40% no contienen yodo. Por lo tanto, es extremadamente importante que las mujeres embarazadas y lactantes lean las etiquetas para asegurarse de que reciben la cantidad adecuada.

Las mujeres en edad reproductiva tienen un nivel medio de yodo de 110 mcg/litro, lo que está bien para las no embarazadas, pero lo ideal sería 150 mcg/litro durante el embarazo. (Se trata de un test que se hace en 24 horas, en el que la suficiencia de yodo está definida como 100 mcg/litro de orina en adultas no embarazadas, algo a lo que no llega el vegano medio en el estudio más grande hasta la fecha, hecho en Boston.) 

La cantidad diaria media recomendada es de 150 mcg/día para la mayoría de la gente, lo que puede obtenerse de una taza y media de leche de vaca. Lamentablemente, las leches vegetales no suelen estar fortificadas con yodo, conteniendo una media de unos 3 mcg/taza. En el estudio sistemático más grande hasta la fecha, aunque muchas leches vegetales están fortificadas con calcio, solo encontraron 3 de 47 que lo estuvieran con yodo. Las fortificadas tenían tanto yodo como la leche de vaca, pero las que no lo estaban se quedaban cortas. 

Los fabricantes de leches vegetales presumen de enriquecer sus leches con calcio, y a menudo vitaminas B12, D y A, pero rara vez hacen intentos de poner el contenido de yodo a ese nivel. La única razón por la que la leche de vaca tiene tanto yodo es porque enriquecen el pienso, o porque gotea a la leche desde las ubres. Entonces, ¿por qué las empresas de leches vegetales no añaden yodo también? Un científico de Silk me dijo que mi video sobre carragenano hizo que cambiaran este espesante por otro. Esperemos que vean este video y consideren añadir yodo también. Si no, otra compañía les robará la oportunidad entrando al mercado con esa ventaja añadida.

Los investigadores concluyen que los individuos que consumen leches vegetales no fortificadas con yodo pueden tener riesgo de deficiencia de yodo, a menos que lo tomen de fuentes alternativas, de las cuales la más sana son los vegetales marinos, los cuales trataremos próximamente.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos Avo Media

Nota del Doctor

Este es uno de los videos de una serie de cuatro sobre la función tiroidea. Los próximos tres son: 

Más sobre yodo, aquí: 

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This