¿Cómo ayuda la avena con el azúcar en sangre?

5/5 - (5 votes)

La fibra prebiótica ayuda a explicar por qué puede mejorar el control diabético.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Gerardo Piña voluntario activo en NutritionFacts.org.

Hoy en día está ampliamente aceptado que las dietas ricas en grasa animal y alimentos procesados son un importante factor de riesgo para el desarrollo de la diabetes tipo 2. Y no solo la grasa animal, sino la ingesta de proteínas animales intensifica la resistencia a la insulina, que predispone a las personas a la diabetes tipo 2. No es de extrañar que los estudios han demostrado que un consumo elevado de productos animales y una ingesta escasa de alimentos vegetales no procesados aumenta el riesgo no solo de enfermedades cardiovasculares, sino también de diabetes. Pero de todos los alimentos vegetales sin procesar que se pueden elegir, por qué elegir la avena para tratar la diabetes, que, como comenté en mi último video, se utilizaba para el tratamiento de la diabetes antes de que se descubriera la insulina.

Hace tiempo que sabemos que un mayor consumo de cereales integrales, incluida la avena, está relacionado con un menor riesgo de diabetes, pero uno no lo sabe hasta que lo pone a prueba. Ha habido muchos ensayos controlados aleatorios sobre los efectos metabólicos de la ingesta de avena en pacientes con diabetes de tipo 2. Se descubrió que la avena mejoraba significativamente tanto a corto como a largo plazo el riesgo de padecer diabetes. Se descubrió que la avena mejoraba significativamente tanto el control de la glucemia a corto plazo como el control de la glucemia a largo plazo, además de reducir los niveles de colesterol. Creemos que los beneficios se deben a una fibra fermentable de la avena llamada betaglucano, porque se puede reducir el colesterol solo con la fibra de avena, así como mejorar el control de la glucemia y la sensibilidad a la insulina tanto en los diabéticos de tipo 2 como en los de tipo 1. ¿Cómo actúa exactamente la fibra? Bueno, sabemos que uno de los mecanismos subyacentes del consumo de avena para reducir el colesterol podría ser su capacidad para manipular el microbioma, es decir, tener un efecto beneficioso sobre nuestras bacterias intestinales.

Un poco de fibra recorre un largo camino. En este caso, se referían a los efectos antiinflamatorios de los ácidos grasos de cadena corta que nuestra flora intestinal buena produce a partir de la fibra. Hay muchas pruebas controladas aleatorias que demuestran que los tipos de fibra presentes en la avena y en los frijoles pueden mejorar el control de la glucemia a largo plazo en los diabéticos; de hecho, casi duplican el umbral exigido por la FDA para los nuevos fármacos hipoglucemiantes. ¿Por qué? Porque las bacterias intestinales promovidas selectivamente por la ingesta de fibra dietética pueden ayudar a aliviar la diabetes de tipo 2.

De hecho, basándose en 50 marcadores bacterianos distintos de las heces se puede saber quién tiene diabetes y quién no. Pero si cambias tu dieta, puedes cambiar tu flora intestinal en un día. La alimentamos con fibra y, a cambio, nos devuelve ácidos grasos de cadena corta, como el butirato, que tienen efectos maravillosos. Si se somete a la gente a una dieta repleta de avena, frijoles, frutas, verduras y frutos secos, se dispara el número de alimentadores de fibra que producen los beneficiosos ácidos grasos de cadena corta, y los niveles de azúcar en sangre de los diabéticos en ayunas descienden aproximadamente un 25 % en un mes. Y cuantos más alimentadores de fibra fomentaban, mejor era su control de la glucemia. Cuando los productores de ácidos grasos de cadena corta promovidos por la fibra se hallaban presentes en mayor diversidad y abundancia, los participantes presentaban una mejoría en sus niveles de hemoglobina A1c (que es una medida del control de la glucemia a más largo plazo). Luego, los estudios de antes y después del trasplante fecal ayudaron a precisar la causa y el efecto.

Se ha demostrado que la fibra de avena en sí actúa como prebiótico, impulsando el crecimiento de bacterias beneficiosas como los lactobacilos y las bifidobacterias. Así pues, entre la falta de proteína animal, la ausencia de grasa animal y el rebosante contenido de fibra prebiótica, no es de extrañar que las dietas de avena formen parte de la rutina clínica en el tratamiento de los diabéticos. Sin embargo, con el tiempo, esta práctica se ha ido olvidando cada vez más, una ausencia que se ha comparado con el destino de las teorías impopulares en las sucesivas ediciones de las enciclopedias soviéticas.

A pesar de los avances terapéuticos, todavía tenemos muchas personas con diabetes mal controlada. Afortunadamente, esta herramienta olvidada ha vuelto. Próximamente revisaré todos los nuevos estudios sobre la dieta de la avena.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Gerardo Piña voluntario activo en NutritionFacts.org.

Hoy en día está ampliamente aceptado que las dietas ricas en grasa animal y alimentos procesados son un importante factor de riesgo para el desarrollo de la diabetes tipo 2. Y no solo la grasa animal, sino la ingesta de proteínas animales intensifica la resistencia a la insulina, que predispone a las personas a la diabetes tipo 2. No es de extrañar que los estudios han demostrado que un consumo elevado de productos animales y una ingesta escasa de alimentos vegetales no procesados aumenta el riesgo no solo de enfermedades cardiovasculares, sino también de diabetes. Pero de todos los alimentos vegetales sin procesar que se pueden elegir, por qué elegir la avena para tratar la diabetes, que, como comenté en mi último video, se utilizaba para el tratamiento de la diabetes antes de que se descubriera la insulina.

Hace tiempo que sabemos que un mayor consumo de cereales integrales, incluida la avena, está relacionado con un menor riesgo de diabetes, pero uno no lo sabe hasta que lo pone a prueba. Ha habido muchos ensayos controlados aleatorios sobre los efectos metabólicos de la ingesta de avena en pacientes con diabetes de tipo 2. Se descubrió que la avena mejoraba significativamente tanto a corto como a largo plazo el riesgo de padecer diabetes. Se descubrió que la avena mejoraba significativamente tanto el control de la glucemia a corto plazo como el control de la glucemia a largo plazo, además de reducir los niveles de colesterol. Creemos que los beneficios se deben a una fibra fermentable de la avena llamada betaglucano, porque se puede reducir el colesterol solo con la fibra de avena, así como mejorar el control de la glucemia y la sensibilidad a la insulina tanto en los diabéticos de tipo 2 como en los de tipo 1. ¿Cómo actúa exactamente la fibra? Bueno, sabemos que uno de los mecanismos subyacentes del consumo de avena para reducir el colesterol podría ser su capacidad para manipular el microbioma, es decir, tener un efecto beneficioso sobre nuestras bacterias intestinales.

Un poco de fibra recorre un largo camino. En este caso, se referían a los efectos antiinflamatorios de los ácidos grasos de cadena corta que nuestra flora intestinal buena produce a partir de la fibra. Hay muchas pruebas controladas aleatorias que demuestran que los tipos de fibra presentes en la avena y en los frijoles pueden mejorar el control de la glucemia a largo plazo en los diabéticos; de hecho, casi duplican el umbral exigido por la FDA para los nuevos fármacos hipoglucemiantes. ¿Por qué? Porque las bacterias intestinales promovidas selectivamente por la ingesta de fibra dietética pueden ayudar a aliviar la diabetes de tipo 2.

De hecho, basándose en 50 marcadores bacterianos distintos de las heces se puede saber quién tiene diabetes y quién no. Pero si cambias tu dieta, puedes cambiar tu flora intestinal en un día. La alimentamos con fibra y, a cambio, nos devuelve ácidos grasos de cadena corta, como el butirato, que tienen efectos maravillosos. Si se somete a la gente a una dieta repleta de avena, frijoles, frutas, verduras y frutos secos, se dispara el número de alimentadores de fibra que producen los beneficiosos ácidos grasos de cadena corta, y los niveles de azúcar en sangre de los diabéticos en ayunas descienden aproximadamente un 25 % en un mes. Y cuantos más alimentadores de fibra fomentaban, mejor era su control de la glucemia. Cuando los productores de ácidos grasos de cadena corta promovidos por la fibra se hallaban presentes en mayor diversidad y abundancia, los participantes presentaban una mejoría en sus niveles de hemoglobina A1c (que es una medida del control de la glucemia a más largo plazo). Luego, los estudios de antes y después del trasplante fecal ayudaron a precisar la causa y el efecto.

Se ha demostrado que la fibra de avena en sí actúa como prebiótico, impulsando el crecimiento de bacterias beneficiosas como los lactobacilos y las bifidobacterias. Así pues, entre la falta de proteína animal, la ausencia de grasa animal y el rebosante contenido de fibra prebiótica, no es de extrañar que las dietas de avena formen parte de la rutina clínica en el tratamiento de los diabéticos. Sin embargo, con el tiempo, esta práctica se ha ido olvidando cada vez más, una ausencia que se ha comparado con el destino de las teorías impopulares en las sucesivas ediciones de las enciclopedias soviéticas.

A pesar de los avances terapéuticos, todavía tenemos muchas personas con diabetes mal controlada. Afortunadamente, esta herramienta olvidada ha vuelto. Próximamente revisaré todos los nuevos estudios sobre la dieta de la avena.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Este es el segundo video de una serie de tres en la que exploro la avena como un tratamiento para la diabetes. Si te perdiste el primero ve ¿Es buena la avena para los diabéticos? Cerraremos la serie con La dieta de la avena puesta a prueba para el tratamiento de la diabetes.

Los prebióticos del microbioma también explican por qué Los diabéticos deberían tomar sus legumbres, lo mismo con Beneficios de la dieta macrobiótica para la diabetes.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

 

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí. Lee esta información importante sobre las traducciones aquí.

Pin It en Pinterest

Share This