Dieta antiinflamatoria para la depresión

Dieta antiinflamatoria para la depresión
5 (100%) 2 votes

Si la depresión puede ser inducida con pro-inflamatorios, ¿quizás una dieta antiinflamatoria sea eficaz en la prevención y el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo?

Comenta
Comparte

La depresión afecta a más de 150 millones de personas en todo el mundo, convirtiéndolo en una de las principales causas de pérdida de años de vida saludable como consecuencia de la discapacidad. De hecho, para el año 2020, la depresión puede ser la segunda causa de vida sana perdida, siguiente solamente a la enfermedad del corazón. ¿Por qué la depresión es tan común? Bueno, se dice, “nada en biología tiene sentido excepto a la luz de la evolución.” Pero, ¿por qué de evolucionaríamos para deprimirnos?

La depresión plantea un desconcertante rompecabezas evolutivo. Tiene tales efectos negativos, pero sigue siendo tan común y hereditario, lo que significa que una gran parte del riesgo se transmite a través de nuestros genes. Por lo tanto, debe haber algún tipo de ventaja adaptativa. De lo contrario, presumiblemente, habría sido seleccionada naturalmente en contra. Quizás, la depresión es una estrategia evolutiva como defensa contra infecciones.

Las infecciones han sido la principal causa de mortalidad a lo largo de la historia humana. El promedio de vida era de 25 años, y no era raro que la mitad de los niños muerieran. Con tales capacidades, las infecciones han sido una crucial y poderosa fuerza motriz de la selección natural.

Cuando llegamos a ser infectados, hay un aumento de inflamación mientras nuestro cuerpo prepara un contra ataque, y luego ¿qué sucede? Nos sentimos fatal. Nos sentimos enfermos. Nos ponemos débiles, cansados, lentos y soñolientos. No vemos a nadie; no queremos hacer nada; todo lo que queremos hacer es dormir. Es como que estamos deprimidos, y eso es ideal para combatir infecciones. No solo nos ayuda a ahorrar energía para defendernos, también reduce el contacto social. No estamos corriendo alrededor infectando a todos.

Es la misma razón por la que evolucionamos pensando que el excremento o la carne en descomposición no huelen bien. Eso nos mantiene a salvo de infecciones. De hecho, vemos este fenómeno con otros animales sociales, como las abejas y las ratas topo, que se sienten impulsadas a arrastrarse y morir solas cuando se enferman, lo que reduce el riesgo para el resto de la comunidad.

La relación entre salud mental e inflamación se observó por primera vez en 1887, por lo cual el único psiquiatra que ha ganado el premio obtuvo un premio Nobel. Pero ¿qué evidencia hemos acumulado de que la inflamación causa la depresión en el siglo transcurrido? Bueno, las personas que están deprimidas han elevado los marcadores de inflamación, como la proteína C-reactiva, y las enfermedades inflamatorias se asocian con tasas más altas de depresión severa. De hecho, eso es lo que se encuentra en una variedad de condiciones inflamatorias, incluyendo algunas más benignas, como el asma y las alergias. Y, eso es importante, sugiriendo que los síntomas del estado de ánimo no son simplemente “sentirse mal acerca de tener una enfermedad terrible”, pero puede estar ligados directamente a la inflamación. Más potentemente aún, uno puede inducir depresión, induciendo inflamación, como cuando damos el interferón para ciertos cánceres o infecciones crónicas, hasta un 50% van a sufrir depresión severa. Incluso solo dando una vacuna puede causar inflamación suficiente para desencadenar los síntomas depresivos. Tomados en conjunto, estos estudios sugieren que la inflamación es un factor causal de los síntomas del estado de ánimo.

Por lo tanto, ¿puede una dieta anti-inflamatoria ayudar a prevenir la depresión? No sabíamos, hasta que aproximadamente 43.000 mujeres sin depresión fueron seguidas, junto con su dieta, alrededor de una docena de años para ver quién se deprimía, y fueron aquellas quienes comieron una dieta con un patrón inflamatorio, caracterizado por más refrescos, granos refinados y carnes, lo que sugiere que la inflamación crónica puede ser la base de la asociación entre la dieta y la depresión. Normalmente, pensamos en los omega-3 como anti-inflamatorios, pero se encontró que el pescado es pro-inflamatorio, asociado con el aumento de los niveles de proteína C reactiva consistente con los recientes hallazgos de que los omega-3 no parecen ayudar con la depresión o la inflamación. La dieta más anti-inflamatoria es una dieta basada en vegetales, la cual puede reducir los niveles de proteína C reactiva en un 30% en dos semanas, quizás debido a las propiedades anti-inflamatorias de los antioxidantes.

He hablado sobre esto antes, pero nunca expliqué por qué los antioxidantes son anti-inflamatorios. El daño oxidativo causado por los radicales libres puede causar una respuesta autoinmune en el cuerpo cambiando la estructura química de moléculas para generar nuevas estructuras que el cuerpo ataca como extrañas. Por ejemplo, cuando el colesterol LDL se oxida, nuestro cuerpo crea anticuerpos contra él y lo ataca. Y, así, la depresión clínica puede estar acompañada por un aumento en el estrés oxidativo y la respuesta inflamatoria autoinmune que ocasiona.

¿De dónde más proviene la inflamación en nuestra dieta? Las endotoxinas. Vale la pena examinar cómo las endotoxinas en los productos de origen animal pueden causar una explosión de inflamación a tan solo algunas horas de su consumo. ¿Qué hace eso con nuestro estado de ánimo? Si se inyecta la endotoxina en personas, en pocas horas, la inflamación se dispara, así como sentimientos de depresión, así como sentimientos de desconexión social.

Aunque investigaciones anteriores han demostrado que la actividad inflamatoria contribuye a síntomas depresivos, no ha habido investigación en seres humanos que haya examinado el efecto de la inflamación inducida experimentalmente en la anhedonia, la falta de reacción a los estímulos placenteros, es una característica clave de la depresión. Ningún trabajo ha sido hecho, es decir, hasta ahora. A unas horas de que la endotoxina golpeara su torrente sanguíneo, estos sujetos experimentales no sólo comenzaron a sentirse deprimidos, sino que tuvieron reducciones significativas en la actividad en el centro de recompensa del cerebro. En el estudio estaban menos entusiasmados por ganar dinero jugando juegos de video, por ejemplo.

Pero al eliminar los productos de origen animal, y consumir dietas ricas en antioxidantes, podríamos ser capaces de prevenir o tratar la depresión.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Luis G. Bonifaz y Elizabeth Romo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a Ars Electronica a través de Flickr.

La depresión afecta a más de 150 millones de personas en todo el mundo, convirtiéndolo en una de las principales causas de pérdida de años de vida saludable como consecuencia de la discapacidad. De hecho, para el año 2020, la depresión puede ser la segunda causa de vida sana perdida, siguiente solamente a la enfermedad del corazón. ¿Por qué la depresión es tan común? Bueno, se dice, “nada en biología tiene sentido excepto a la luz de la evolución.” Pero, ¿por qué de evolucionaríamos para deprimirnos?

La depresión plantea un desconcertante rompecabezas evolutivo. Tiene tales efectos negativos, pero sigue siendo tan común y hereditario, lo que significa que una gran parte del riesgo se transmite a través de nuestros genes. Por lo tanto, debe haber algún tipo de ventaja adaptativa. De lo contrario, presumiblemente, habría sido seleccionada naturalmente en contra. Quizás, la depresión es una estrategia evolutiva como defensa contra infecciones.

Las infecciones han sido la principal causa de mortalidad a lo largo de la historia humana. El promedio de vida era de 25 años, y no era raro que la mitad de los niños muerieran. Con tales capacidades, las infecciones han sido una crucial y poderosa fuerza motriz de la selección natural.

Cuando llegamos a ser infectados, hay un aumento de inflamación mientras nuestro cuerpo prepara un contra ataque, y luego ¿qué sucede? Nos sentimos fatal. Nos sentimos enfermos. Nos ponemos débiles, cansados, lentos y soñolientos. No vemos a nadie; no queremos hacer nada; todo lo que queremos hacer es dormir. Es como que estamos deprimidos, y eso es ideal para combatir infecciones. No solo nos ayuda a ahorrar energía para defendernos, también reduce el contacto social. No estamos corriendo alrededor infectando a todos.

Es la misma razón por la que evolucionamos pensando que el excremento o la carne en descomposición no huelen bien. Eso nos mantiene a salvo de infecciones. De hecho, vemos este fenómeno con otros animales sociales, como las abejas y las ratas topo, que se sienten impulsadas a arrastrarse y morir solas cuando se enferman, lo que reduce el riesgo para el resto de la comunidad.

La relación entre salud mental e inflamación se observó por primera vez en 1887, por lo cual el único psiquiatra que ha ganado el premio obtuvo un premio Nobel. Pero ¿qué evidencia hemos acumulado de que la inflamación causa la depresión en el siglo transcurrido? Bueno, las personas que están deprimidas han elevado los marcadores de inflamación, como la proteína C-reactiva, y las enfermedades inflamatorias se asocian con tasas más altas de depresión severa. De hecho, eso es lo que se encuentra en una variedad de condiciones inflamatorias, incluyendo algunas más benignas, como el asma y las alergias. Y, eso es importante, sugiriendo que los síntomas del estado de ánimo no son simplemente “sentirse mal acerca de tener una enfermedad terrible”, pero puede estar ligados directamente a la inflamación. Más potentemente aún, uno puede inducir depresión, induciendo inflamación, como cuando damos el interferón para ciertos cánceres o infecciones crónicas, hasta un 50% van a sufrir depresión severa. Incluso solo dando una vacuna puede causar inflamación suficiente para desencadenar los síntomas depresivos. Tomados en conjunto, estos estudios sugieren que la inflamación es un factor causal de los síntomas del estado de ánimo.

Por lo tanto, ¿puede una dieta anti-inflamatoria ayudar a prevenir la depresión? No sabíamos, hasta que aproximadamente 43.000 mujeres sin depresión fueron seguidas, junto con su dieta, alrededor de una docena de años para ver quién se deprimía, y fueron aquellas quienes comieron una dieta con un patrón inflamatorio, caracterizado por más refrescos, granos refinados y carnes, lo que sugiere que la inflamación crónica puede ser la base de la asociación entre la dieta y la depresión. Normalmente, pensamos en los omega-3 como anti-inflamatorios, pero se encontró que el pescado es pro-inflamatorio, asociado con el aumento de los niveles de proteína C reactiva consistente con los recientes hallazgos de que los omega-3 no parecen ayudar con la depresión o la inflamación. La dieta más anti-inflamatoria es una dieta basada en vegetales, la cual puede reducir los niveles de proteína C reactiva en un 30% en dos semanas, quizás debido a las propiedades anti-inflamatorias de los antioxidantes.

He hablado sobre esto antes, pero nunca expliqué por qué los antioxidantes son anti-inflamatorios. El daño oxidativo causado por los radicales libres puede causar una respuesta autoinmune en el cuerpo cambiando la estructura química de moléculas para generar nuevas estructuras que el cuerpo ataca como extrañas. Por ejemplo, cuando el colesterol LDL se oxida, nuestro cuerpo crea anticuerpos contra él y lo ataca. Y, así, la depresión clínica puede estar acompañada por un aumento en el estrés oxidativo y la respuesta inflamatoria autoinmune que ocasiona.

¿De dónde más proviene la inflamación en nuestra dieta? Las endotoxinas. Vale la pena examinar cómo las endotoxinas en los productos de origen animal pueden causar una explosión de inflamación a tan solo algunas horas de su consumo. ¿Qué hace eso con nuestro estado de ánimo? Si se inyecta la endotoxina en personas, en pocas horas, la inflamación se dispara, así como sentimientos de depresión, así como sentimientos de desconexión social.

Aunque investigaciones anteriores han demostrado que la actividad inflamatoria contribuye a síntomas depresivos, no ha habido investigación en seres humanos que haya examinado el efecto de la inflamación inducida experimentalmente en la anhedonia, la falta de reacción a los estímulos placenteros, es una característica clave de la depresión. Ningún trabajo ha sido hecho, es decir, hasta ahora. A unas horas de que la endotoxina golpeara su torrente sanguíneo, estos sujetos experimentales no sólo comenzaron a sentirse deprimidos, sino que tuvieron reducciones significativas en la actividad en el centro de recompensa del cerebro. En el estudio estaban menos entusiasmados por ganar dinero jugando juegos de video, por ejemplo.

Pero al eliminar los productos de origen animal, y consumir dietas ricas en antioxidantes, podríamos ser capaces de prevenir o tratar la depresión.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Luis G. Bonifaz y Elizabeth Romo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a Ars Electronica a través de Flickr.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This