60 videos

La depresión mayor es una de las enfermedades mentales más comúnmente diagnosticadas. Ahora, todo el mundo se siente triste de vez en cuando, una gama completa de emociones es parte de lo que nos hace humanos. La depresión, sin embargo, no es solo tristeza. Se caracteriza por semanas de síntomas tales como estado de ánimo bajo o triste, disminución del interés en actividades que solían ser placenteras, aumento o pérdida de peso, fatiga, culpa inapropiada, dificultad para concentrarse y pensamientos recurrentes de muerte.

La creciente evidencia indica que el bienestar psicológico positivo parece estar asociado a un menor riesgo de enfermedad física y los estudios prospectivos, que observan a las personas durante un período, han descubierto que las personas que empiezan más felices pueden llegar a ser más saludables y menos propensas a enfermarse. Por lo tanto, la salud mental parece desempeñar un papel en la salud física, por lo que es crucial que los alimentos que comes apoyen tanto a tu mente como a tu cuerpo. Los alimentos comunes desde los vegetales de hoja verde hasta tu tomate común de jardín pueden afectar positivamente la química de tu cerebro y ayudar a prevenir la depresión. De hecho, incluso simplemente oler la especia de azafrán común puede mejorar tu estado emocional.

Los estudios sobre la salud emocional y los estados de ánimo de quienes se alimentan a base de plantas sugieren que comer menos carne puede no solo ser bueno para nosotros físicamente, también emocionalmente. Los investigadores emplearon dos pruebas psicológicas, el perfil de los estados de ánimo (POMS) y la escala de depresión y trastorno de ansiedad (DASS). POMS mide niveles de depresión, ira, hostilidad, fatiga y confusión, mientras que DASS también evalúa otros estados de ánimo negativos, incluyendo desesperación, falta de interés, anhedonia (falta de placer), agitación, irritabilidad e impaciencia con otras personas. Los sujetos con alimentación a base de plantas parecían experimentar significativamente menos emociones negativas que los omnívoros. Los que comieron mejor también informaron sentirse con más “vigor”.

La explicación tradicional de cómo funciona la depresión, conocida como la teoría de la monoamina, propone que la condición surge de un desequilibrio químico en el cerebro. Los niveles de una clase importante de neurotransmisores llamados monoaminas, que incluye serotonina y dopamina, son controlados por una enzima llamada monoamino oxidasa (conocida como MAO) que descompone cualquier exceso de monoaminas. Las personas que están deprimidas parecen tener niveles elevados de esta enzima en sus cerebros. Así, según la teoría, la depresión puede ser causada por niveles anormalmente bajos de neurotransmisores de monoamina debido a niveles elevados de la enzima que tritura a los neurotransmisores.

Muchos alimentos vegetales, que incluyen manzanas, frutos rojos, uvas, cebollas, y té verde, contienen fitonutrientes que parecen inhibir naturalmente la MAO, al igual que las especias como el clavo, el orégano, la canela y la nuez moscada. Esto puede ayudar a explicar porqué los que tienen una alimentación rica en plantas tienen tasas más bajas de depresión. Incluso en el día a día, los estudios han demostrado que cuanto más frutas y verduras comas, más feliz, más tranquilo y más enérgico puedes sentirte ese día y esta positividad puede prolongarse hasta el día siguiente.

Sin embargo, evitar los bajones no solo se trata de comer tus verduras. También hay componentes en ciertos alimentos que pueden aumentar el riesgo de depresión, como el ácido araquidónico, al cual se responsabiliza de un posible deterioro del estado de ánimo al inflamar el cerebro. Las cinco principales fuentes de este compuesto promotor de la inflamación en la dieta estadounidense son el pollo, los huevos, la carne de res, la carne de cerdo y el pescado, aunque el pollo y los huevos, por sí solos, contribuyen más que las otras fuentes principales combinadas. Hay datos que sugieren que las personas con niveles más altos de ácido araquidónico en su sangre pueden terminar con un riesgo significativamente mayor de suicidio y episodios de depresión mayor.

 

Traducción: Ana Victoria Esquivel. Edición: Viviana Garcia

Créditos de imagen: Mark Garth / Flickr. La imagen ha sido modificada.

Todos los videos de: Depresión

Pin It en Pinterest