¿Es efectivo el aloe para la presión arterial, la inflamación intestinal, sanar heridas y las quemaduras?

4.3/5 - (9 votes)

En este artículo hablo sobre los riesgos y beneficios del aloe vera.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción de este contenido ha sido realizada por Elisabel Gómez, voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“A pesar de que el aloe vera es uno de los remedios caseros más usados en la actualidad, la mayoría de los médicos no saben casi nada sobre esta planta. De hecho, muchos médicos piensan que no tiene ninguna utilidad, mientras que los pacientes creen firmemente en sus propiedades curativas… Los médicos y enfermeros tienden a rechazar cualquier remedio popular que se pueda adquirir sin receta médica. Sin embargo, la planta del aloe vera merece que la estudiemos con más detalle, ya que, aunque parezca sorprendente, puede que algunos de sus beneficios estén respaldados por la ciencia”. Después de todo, son varias las civilizaciones antiguas que la han utilizado con fines médicos durante miles de años, pero no se había puesto a prueba hasta hace poco. 

Pero ¿qué tipo de pruebas? ¿Pruebas en las que se estudia si el aloe puede mejorar el daño en los testículos de ratas albinas o tener algún efecto en las concentraciones de colesterol y estrógeno en crías de peces dorados?

De hecho, al inyectar aloe en el torrente sanguíneo de ratas, la presión arterial disminuye. En humanos, sin embargo, no parece reducir la presión arterial al consumirlo. Beber aloe hace que se formen tumores colorrectales en ratas, mientras que en humanos parece tener un efecto antiinflamatorio en la mucosa intestinal cuando se pone en una placa de Petri. Pero, cuando se puso a prueba para la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), no hubo mejora de los síntomas o la calidad de vida de pacientes con IBS (síndrome del colon irritable, por sus siglas en inglés), y tampoco se observaron ventajas para la EII.

¿Y qué pasa con las heridas? ¿Tiene el aloe algún efecto curativo? Pues los efectos son “tan milagrosos que parece un mito más que una realidad”. Funciona si rajas a una cobaya por la mitad o si le congelas las orejas a un conejo y se las cortas, como puedes ver en el minuto 1:49 de mi video (advertencia de imágenes explícitas), pero en humanos podría incluso ser agravante. De hecho, “se ha establecido una conexión entre el aloe vera y un retraso en la cicatrización de heridas”. Los investigadores estudiaron a 21 mujeres que habían tenido complicaciones en la cicatrización de la herida tras someterse a una cesárea u otra operación en la zona abdominal. Por sí solas, las heridas tardaron una media de 53 días en cicatrizar, mientras que aquellas en las que se usó aloe vera tardaron 83 días, es decir, un 50 por ciento más. Los investigadores creyeron que el aloe ayudaría, según lo que se observó en los estudios con animales, pero cuando se puso a prueba con humanos, los resultados fueron muy diferentes.

Llegados a este punto de la investigación, parecía que el único beneficio del aloe era mejorar la calidad de hamburguesas baratas, como se descubrió en un estudio. Pero ¿qué hay de las quemaduras? El aloe se ha usado para el tratamiento de quemaduras desde la antigüedad, pero, en su eterna sabiduría, también usaban heces para el mismo propósito. Dicho esto, no hay que tener mucha fe en las prácticas médicas de la antigüedad. 

Esta es una de las razones por las que existe la ciencia. 

¿Qué eficacia tiene el gel de aloe vera en comparación con la sulfadiazina argéntica como apósito para quemaduras de segundo grado? “La introducción de antibióticos de uso externo se ha traducido en una reducción importante de la mortalidad por quemaduras”. Lo que más se suele usar para tratar quemaduras es la sulfadiazina argéntica, pero, por desgracia, puede retrasar la cicatrización de la herida y resultar tóxica para los riñones y la médula ósea. Por lo tanto, los investigadores decidieron compararla con el gel de aloe de uso externo. ¿El resultado? Las quemaduras tratadas con aloe se curaron un 50 por ciento más rápido, y el dolor desapareció con un 30 por ciento más de rapidez. Los investigadores concluyeron que el aloe tiene “una eficacia extraordinaria” en el tratamiento de quemaduras. ¿Alguien se ha dado cuenta del error? ¿Qué le faltaba a este estudio? Un grupo de referencia con placebo. ¿Por qué importa que haya un grupo de referencia con placebo? Como recordarás, uno de los efectos secundarios de la sulfadiazina argéntica es el retraso en la cicatrización de la herida. Por lo tanto, es posible que el aloe tuviera mejores resultados simplemente porque no retrasa la curación de la herida, pero esto no es suficiente para saber si es mejor usar aloe que no usar nada. 

Cuando se puso a prueba la vaselina con aloe vera en comparación con vaselina normal, el aloe sí que pareció ayudar, ya que aumentó en un tercio la rapidez con la que se curaba la herida. Y, de hecho, si reunimos la información de todos los estudios, el aloe vera parece acelerar de manera significativa la sanación de las quemaduras de segundo grado. Sin embargo, y por suerte, las quemaduras con ampollas son bastante menos comunes que otras quemaduras como las quemaduras solares, en las que lo único que ocurre es que la piel se enrojece. ¿Qué eficacia tiene el aloe vera en la prevención y el tratamiento de quemaduras solares? En un estudio, se aplicó crema de aloe vera a los participantes en tres momentos diferentes: 30 minutos antes, justo después, y antes y después de producirles una quemadura con una luz ultravioleta. Sorprendentemente, los “resultados demostraron que, al compararse con el placebo, la crema de aloe vera no tiene efectos protectores contra las quemaduras o el bronceado solar ni eficacia como tratamiento de quemaduras de sol”. 

Sin embargo, sí que funciona, al menos, en el caso de quemaduras con ampollas. ¿Quiere esto decir que deberíamos tener gel de aloe vera en nuestros botiquines? El problema es que el aloe vera que solemos comprar en nuestra tienda habitual podría no contener nada de aloe vera. Aunque la etiqueta del producto diga que el aloe vera es el primer o segundo ingrediente, los fabricantes podrían estar mintiendo. “No hay nadie que vigile y compruebe si los productos de aloe vera son lo que dicen ser”, lo que significa que tenemos que confiar en la integridad de los proveedores; pero lo que ocurre cuando mezclamos salud y nutrición con dinero es que la integridad, a menudo, se va por la borda.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: casellesingold vía Pixabay. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción de este contenido ha sido realizada por Elisabel Gómez, voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“A pesar de que el aloe vera es uno de los remedios caseros más usados en la actualidad, la mayoría de los médicos no saben casi nada sobre esta planta. De hecho, muchos médicos piensan que no tiene ninguna utilidad, mientras que los pacientes creen firmemente en sus propiedades curativas… Los médicos y enfermeros tienden a rechazar cualquier remedio popular que se pueda adquirir sin receta médica. Sin embargo, la planta del aloe vera merece que la estudiemos con más detalle, ya que, aunque parezca sorprendente, puede que algunos de sus beneficios estén respaldados por la ciencia”. Después de todo, son varias las civilizaciones antiguas que la han utilizado con fines médicos durante miles de años, pero no se había puesto a prueba hasta hace poco. 

Pero ¿qué tipo de pruebas? ¿Pruebas en las que se estudia si el aloe puede mejorar el daño en los testículos de ratas albinas o tener algún efecto en las concentraciones de colesterol y estrógeno en crías de peces dorados?

De hecho, al inyectar aloe en el torrente sanguíneo de ratas, la presión arterial disminuye. En humanos, sin embargo, no parece reducir la presión arterial al consumirlo. Beber aloe hace que se formen tumores colorrectales en ratas, mientras que en humanos parece tener un efecto antiinflamatorio en la mucosa intestinal cuando se pone en una placa de Petri. Pero, cuando se puso a prueba para la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), no hubo mejora de los síntomas o la calidad de vida de pacientes con IBS (síndrome del colon irritable, por sus siglas en inglés), y tampoco se observaron ventajas para la EII.

¿Y qué pasa con las heridas? ¿Tiene el aloe algún efecto curativo? Pues los efectos son “tan milagrosos que parece un mito más que una realidad”. Funciona si rajas a una cobaya por la mitad o si le congelas las orejas a un conejo y se las cortas, como puedes ver en el minuto 1:49 de mi video (advertencia de imágenes explícitas), pero en humanos podría incluso ser agravante. De hecho, “se ha establecido una conexión entre el aloe vera y un retraso en la cicatrización de heridas”. Los investigadores estudiaron a 21 mujeres que habían tenido complicaciones en la cicatrización de la herida tras someterse a una cesárea u otra operación en la zona abdominal. Por sí solas, las heridas tardaron una media de 53 días en cicatrizar, mientras que aquellas en las que se usó aloe vera tardaron 83 días, es decir, un 50 por ciento más. Los investigadores creyeron que el aloe ayudaría, según lo que se observó en los estudios con animales, pero cuando se puso a prueba con humanos, los resultados fueron muy diferentes.

Llegados a este punto de la investigación, parecía que el único beneficio del aloe era mejorar la calidad de hamburguesas baratas, como se descubrió en un estudio. Pero ¿qué hay de las quemaduras? El aloe se ha usado para el tratamiento de quemaduras desde la antigüedad, pero, en su eterna sabiduría, también usaban heces para el mismo propósito. Dicho esto, no hay que tener mucha fe en las prácticas médicas de la antigüedad. 

Esta es una de las razones por las que existe la ciencia. 

¿Qué eficacia tiene el gel de aloe vera en comparación con la sulfadiazina argéntica como apósito para quemaduras de segundo grado? “La introducción de antibióticos de uso externo se ha traducido en una reducción importante de la mortalidad por quemaduras”. Lo que más se suele usar para tratar quemaduras es la sulfadiazina argéntica, pero, por desgracia, puede retrasar la cicatrización de la herida y resultar tóxica para los riñones y la médula ósea. Por lo tanto, los investigadores decidieron compararla con el gel de aloe de uso externo. ¿El resultado? Las quemaduras tratadas con aloe se curaron un 50 por ciento más rápido, y el dolor desapareció con un 30 por ciento más de rapidez. Los investigadores concluyeron que el aloe tiene “una eficacia extraordinaria” en el tratamiento de quemaduras. ¿Alguien se ha dado cuenta del error? ¿Qué le faltaba a este estudio? Un grupo de referencia con placebo. ¿Por qué importa que haya un grupo de referencia con placebo? Como recordarás, uno de los efectos secundarios de la sulfadiazina argéntica es el retraso en la cicatrización de la herida. Por lo tanto, es posible que el aloe tuviera mejores resultados simplemente porque no retrasa la curación de la herida, pero esto no es suficiente para saber si es mejor usar aloe que no usar nada. 

Cuando se puso a prueba la vaselina con aloe vera en comparación con vaselina normal, el aloe sí que pareció ayudar, ya que aumentó en un tercio la rapidez con la que se curaba la herida. Y, de hecho, si reunimos la información de todos los estudios, el aloe vera parece acelerar de manera significativa la sanación de las quemaduras de segundo grado. Sin embargo, y por suerte, las quemaduras con ampollas son bastante menos comunes que otras quemaduras como las quemaduras solares, en las que lo único que ocurre es que la piel se enrojece. ¿Qué eficacia tiene el aloe vera en la prevención y el tratamiento de quemaduras solares? En un estudio, se aplicó crema de aloe vera a los participantes en tres momentos diferentes: 30 minutos antes, justo después, y antes y después de producirles una quemadura con una luz ultravioleta. Sorprendentemente, los “resultados demostraron que, al compararse con el placebo, la crema de aloe vera no tiene efectos protectores contra las quemaduras o el bronceado solar ni eficacia como tratamiento de quemaduras de sol”. 

Sin embargo, sí que funciona, al menos, en el caso de quemaduras con ampollas. ¿Quiere esto decir que deberíamos tener gel de aloe vera en nuestros botiquines? El problema es que el aloe vera que solemos comprar en nuestra tienda habitual podría no contener nada de aloe vera. Aunque la etiqueta del producto diga que el aloe vera es el primer o segundo ingrediente, los fabricantes podrían estar mintiendo. “No hay nadie que vigile y compruebe si los productos de aloe vera son lo que dicen ser”, lo que significa que tenemos que confiar en la integridad de los proveedores; pero lo que ocurre cuando mezclamos salud y nutrición con dinero es que la integridad, a menudo, se va por la borda.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: casellesingold vía Pixabay. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

Nota del Doctor

Para aprender más sobre el aloe vera, no te pierdas:

¿Qué hay de los remedios naturales para la hipertensión?

Para saber más sobre la prevención y el tratamiento del síndrome del colon irritable:

Y, si te interesa la cura de heridas, no te pierdas los videos Los beneficios de la levadura nutricional para el cáncer y Acelerar la recuperación de una cirugía con cúrcuma.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This