Los medicamentos y la desaparición de la dieta del arroz

Rate Video

¿Cuál es la relevancia actual del tratado sobre el arroz y las frutas del Dr. Kempner para la reversión de la enfermedad crónica?

Comenta
Comparte

Durante su carrera en la Universidad de Duke, el Dr. Kempner trató a más de 18 000 pacientes con su dieta del arroz, diseñada originalmente como un tratamiento para la insuficiencia renal y la presión arterial alta fuera de control en una época en que esos diagnósticos eran como una sentencia de muerte. Los pacientes, que en esa época habrían muerto en cualquier otro hospital, tuvieron una probabilidad razonable de supervivencia al someterse al cuidado de Kempner.

Los resultados fueron tan dramáticos que muchos médicos experimentados sospecharon que él los había falsificado, porque estaba revirtiendo enfermedades terminales con arroz y frutas; enfermedades  que se creía que eran incurables aún aplicando la mejor medicina moderna de esos tiempos. Después de investigaciones intensas sobre su clínica, su trabajo fue reivindicado y otros investigadores fueron capaces de replicarlo.

Kempner fue criticado por su falta de un grupo de control, lo que significa que cuando los pacientes llegaban, él no asignaba aleatoriamente a una mitad su tratamiento con arroz y a la otra mitad la terapia convencional para ver a qué grupo le iba mejor. Kempner argumentó que cada paciente actuaba como su propio control. Por ejemplo, aquí hay un paciente antes de la dieta del arroz. La profesión médica le había dado todo lo que tenía para ofrecer y su presión arterial seguía siendo tan alta como 220 sobre 160, mientras que la normal se considera que es alrededor de 120 sobre 80, que es a donde la dieta del arroz lo condujo. Si no le hubieran dado la dieta del arroz, es cierto que su presión podría haber sido aún más baja: cero sobre cero, porque probablemente habría muerto. El "grupo de control" en los tiempos de Kempner tenía una esperanza de supervivencia estimada de seis meses. Elegir a los pacientes al azar y asignarlos al cuidado convencional hubiese sido elegirlos al azar para morir.

Sin embargo, uno puede comparar aquellos que se atuvieron a la dieta y aquellos que no lo hicieron. Aquí hay una tabla que muestra la supervivencia de los 70 más enfermos que se presentaron en su clínica. De los que comenzaron la dieta del arroz, pero la suspendieron antes de que se cumpla un año, 5 vivieron y 19 terminaron muertos. Aquellos que hicieron la dieta durante un año, pero luego renunciaron a esta, en lugar de un 80% de probabilidades de morir, tenían un 50/50 de probabilidades, como lanzar una moneda. Pero de aquellos que permanecieron en el programa, el 90% sobrevivió para contarlo.

A finales de la década de los años 50, con la introducción de los medicamentos que eficazmente reducían la presión arterial y la hipertensión, la demanda por la dieta del arroz disminuyó. ¿Qué conclusiones podemos sacar de esta recordada terapia para la hipertensión? No solo fue la primera terapia eficaz para la presión arterial alta; sino que puede ser igual o aun más efectiva que los actuales tratamientos con múltiples medicamentos.

Solo podemos especular sobre la práctica actual de recetarle a los pacientes un medicamento, luego otro, y quizás un tercero, hasta que se controle la presión arterial, con el falso apoyo de la reducción de la ingesta de sodio, grasa y proteínas. ¡Mientras se ignora la impresionante efectividad de la dieta del arroz y frutas, que es capaz de detener rápidamente los derrames de nuestras arterias y reducir el aumento de la presión intracraneal, reducir el tamaño del corazón, revertir los cambios en el ECG, revertir la insuficiencia cardiaca, reducir el peso y mejorar la diabetes considerablemente!

Así que, ¿volvemos al protocolo Kempner iniciando con la terapia más eficaz, reservando los medicamentos para los pacientes que no responden o que no pueden o no están dispuestos a restringir su dieta? Mira, hoy en día muchas personas siguen una dieta vegetariana como una opción, similar a la transición que a menudo Kempner fue capaz de hacer con sus pacientes. Después de que su presión arterial alta se curó con la dieta del arroz, los pacientes eran a menudo capaces de una transición gradual a un régimen nutricional menos agotador, sin medicamentos adicionales y sin volver a tener presión arterial elevada.

Así que, si el programa de Kempner, que va de una dieta extremadamente rigurosa a base de vegetales a una dieta más sana también basada en vegetales, ofrece el enfoque más rápido y efectivo para una terapia efectiva. ¿Por qué no se usa todavía más? Se debe tener en cuenta el poderoso papel de la industria farmacéutica en desviar la atención médica del tratamiento nutricional hacia el tratamiento con medicamentos. ¿Quién se beneficia del tratamiento con alimentación? ¿Quién proporciona el apoyo para la investigación y los fondos para los ensayos clínicos? No es solo la reticencia de los pacientes a cambiar su dieta lo que tenemos que derrotar.

Lo que Kempner escribió a un paciente en 1954 es tan cierto como lo es ahora, 60 años más tarde: "Los medicamentos pueden ser muy útiles si se utilizan adecuadamente y en combinación con un tratamiento nutricional intensivo". Sin embargo, la presión arterial alta -con todas sus posibles complicaciones de enfermedad cardíaca, enfermedad renal, apoplejía y ceguera- "está siendo tratada muy casualmente, un fuerte contraste frente a la actitud hacia el cáncer." Dado que los pacientes, los médicos y la industria química prefieren el consumo, la prescripción y la venta de medicamentos en lugar de un tratamiento con alimentación que resulta algo molesto para el paciente y el médico y que no beneficia a la industria farmacéutica, las cifras de mortalidad por estas enfermedades siguen siendo bastante desastrosas. A pesar de cientos de medicamentos ahora en el mercado, la presión arterial alta sigue siendo la causa #1 de muerte y discapacidad en el mundo, matando a nueve millones de personas al año; y la alimentación trata la causa subyacente. Como el Dr. Kempner le explicó a un paciente: "Si encuentras un montón de estiércol en el suelo de tu sala, no recomiendo que vayas a comprar un ambientador o perfume. Recomiendo que consigas un balde, una pala y un fuerte cepillo de cerdas. Entonces, cuando el piso de tu sala esté limpio de nuevo, está bien, siéntete libre de perfumar las cosas una vez que la causa subyacente se haya eliminado."

Como dijo el gran médico Maimónides hace unos 800 años, cualquier enfermedad que se pueda tratar solo con la alimentación no debe tratarse por ningún otro medio.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Andrea Hull y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a Chris Potter a través de Flickr.

Durante su carrera en la Universidad de Duke, el Dr. Kempner trató a más de 18 000 pacientes con su dieta del arroz, diseñada originalmente como un tratamiento para la insuficiencia renal y la presión arterial alta fuera de control en una época en que esos diagnósticos eran como una sentencia de muerte. Los pacientes, que en esa época habrían muerto en cualquier otro hospital, tuvieron una probabilidad razonable de supervivencia al someterse al cuidado de Kempner.

Los resultados fueron tan dramáticos que muchos médicos experimentados sospecharon que él los había falsificado, porque estaba revirtiendo enfermedades terminales con arroz y frutas; enfermedades  que se creía que eran incurables aún aplicando la mejor medicina moderna de esos tiempos. Después de investigaciones intensas sobre su clínica, su trabajo fue reivindicado y otros investigadores fueron capaces de replicarlo.

Kempner fue criticado por su falta de un grupo de control, lo que significa que cuando los pacientes llegaban, él no asignaba aleatoriamente a una mitad su tratamiento con arroz y a la otra mitad la terapia convencional para ver a qué grupo le iba mejor. Kempner argumentó que cada paciente actuaba como su propio control. Por ejemplo, aquí hay un paciente antes de la dieta del arroz. La profesión médica le había dado todo lo que tenía para ofrecer y su presión arterial seguía siendo tan alta como 220 sobre 160, mientras que la normal se considera que es alrededor de 120 sobre 80, que es a donde la dieta del arroz lo condujo. Si no le hubieran dado la dieta del arroz, es cierto que su presión podría haber sido aún más baja: cero sobre cero, porque probablemente habría muerto. El "grupo de control" en los tiempos de Kempner tenía una esperanza de supervivencia estimada de seis meses. Elegir a los pacientes al azar y asignarlos al cuidado convencional hubiese sido elegirlos al azar para morir.

Sin embargo, uno puede comparar aquellos que se atuvieron a la dieta y aquellos que no lo hicieron. Aquí hay una tabla que muestra la supervivencia de los 70 más enfermos que se presentaron en su clínica. De los que comenzaron la dieta del arroz, pero la suspendieron antes de que se cumpla un año, 5 vivieron y 19 terminaron muertos. Aquellos que hicieron la dieta durante un año, pero luego renunciaron a esta, en lugar de un 80% de probabilidades de morir, tenían un 50/50 de probabilidades, como lanzar una moneda. Pero de aquellos que permanecieron en el programa, el 90% sobrevivió para contarlo.

A finales de la década de los años 50, con la introducción de los medicamentos que eficazmente reducían la presión arterial y la hipertensión, la demanda por la dieta del arroz disminuyó. ¿Qué conclusiones podemos sacar de esta recordada terapia para la hipertensión? No solo fue la primera terapia eficaz para la presión arterial alta; sino que puede ser igual o aun más efectiva que los actuales tratamientos con múltiples medicamentos.

Solo podemos especular sobre la práctica actual de recetarle a los pacientes un medicamento, luego otro, y quizás un tercero, hasta que se controle la presión arterial, con el falso apoyo de la reducción de la ingesta de sodio, grasa y proteínas. ¡Mientras se ignora la impresionante efectividad de la dieta del arroz y frutas, que es capaz de detener rápidamente los derrames de nuestras arterias y reducir el aumento de la presión intracraneal, reducir el tamaño del corazón, revertir los cambios en el ECG, revertir la insuficiencia cardiaca, reducir el peso y mejorar la diabetes considerablemente!

Así que, ¿volvemos al protocolo Kempner iniciando con la terapia más eficaz, reservando los medicamentos para los pacientes que no responden o que no pueden o no están dispuestos a restringir su dieta? Mira, hoy en día muchas personas siguen una dieta vegetariana como una opción, similar a la transición que a menudo Kempner fue capaz de hacer con sus pacientes. Después de que su presión arterial alta se curó con la dieta del arroz, los pacientes eran a menudo capaces de una transición gradual a un régimen nutricional menos agotador, sin medicamentos adicionales y sin volver a tener presión arterial elevada.

Así que, si el programa de Kempner, que va de una dieta extremadamente rigurosa a base de vegetales a una dieta más sana también basada en vegetales, ofrece el enfoque más rápido y efectivo para una terapia efectiva. ¿Por qué no se usa todavía más? Se debe tener en cuenta el poderoso papel de la industria farmacéutica en desviar la atención médica del tratamiento nutricional hacia el tratamiento con medicamentos. ¿Quién se beneficia del tratamiento con alimentación? ¿Quién proporciona el apoyo para la investigación y los fondos para los ensayos clínicos? No es solo la reticencia de los pacientes a cambiar su dieta lo que tenemos que derrotar.

Lo que Kempner escribió a un paciente en 1954 es tan cierto como lo es ahora, 60 años más tarde: "Los medicamentos pueden ser muy útiles si se utilizan adecuadamente y en combinación con un tratamiento nutricional intensivo". Sin embargo, la presión arterial alta -con todas sus posibles complicaciones de enfermedad cardíaca, enfermedad renal, apoplejía y ceguera- "está siendo tratada muy casualmente, un fuerte contraste frente a la actitud hacia el cáncer." Dado que los pacientes, los médicos y la industria química prefieren el consumo, la prescripción y la venta de medicamentos en lugar de un tratamiento con alimentación que resulta algo molesto para el paciente y el médico y que no beneficia a la industria farmacéutica, las cifras de mortalidad por estas enfermedades siguen siendo bastante desastrosas. A pesar de cientos de medicamentos ahora en el mercado, la presión arterial alta sigue siendo la causa #1 de muerte y discapacidad en el mundo, matando a nueve millones de personas al año; y la alimentación trata la causa subyacente. Como el Dr. Kempner le explicó a un paciente: "Si encuentras un montón de estiércol en el suelo de tu sala, no recomiendo que vayas a comprar un ambientador o perfume. Recomiendo que consigas un balde, una pala y un fuerte cepillo de cerdas. Entonces, cuando el piso de tu sala esté limpio de nuevo, está bien, siéntete libre de perfumar las cosas una vez que la causa subyacente se haya eliminado."

Como dijo el gran médico Maimónides hace unos 800 años, cualquier enfermedad que se pueda tratar solo con la alimentación no debe tratarse por ningún otro medio.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Andrea Hull y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a Chris Potter a través de Flickr.

Nota del Doctor

Para saber sobre los antecedentes de esta increíble historia, ve Dieta Kempner de arroz: poniéndonos en forma

Kempner estaría orgulloso de saber que ahora hay todo un campo de estudio: Medicina del estilo de vida: tratar las causas de enfermedades

Esto me recuerda el papel que han desempeñado los medicamentos de estatina para bajar el colesterol al seducir a la gente a enfocarse en una panacea. Pero como con toda magia, parece que ha sido sobre todo un desvío:

Así que en esta época: ¿Qué dieta deben recomendar los médicos?

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

 

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This