¿Es mejor recomendar más plantas o menos chatarra?

Rate Video

Puede ser políticamente más conveniente promover un aumento en el consumo de alimentos sanos en lugar de una disminución en el consumo de alimentos poco saludables, pero puede ser menos efectivo.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

La Organización Mundial de la Salud ha calculado que más de un millón de muertes en todo el mundo están asociadas al bajo consumo de frutas y verduras. ¿Qué se puede hacer al respecto? Siempre se puede apelar a la vanidad. Un batido todos los días te puede dar ya sea un resplandor dorado como rosado. Se ha demostrado que ambos sirven para mejorar la apariencia saludable en las pieles caucásicas, asiáticas y africanas. Pero, ¿por qué no ofrecerlo de manera gratuita?

En Noruega introdujeron un programa de fruta gratuita en las escuelas de primer a décimo grado. El consumo de frutas es tan poderosamente beneficioso que si los niños terminaran comiendo solo 2.5 gramos más de frutas al día el programa se financiaría a sí mismo en términos de ahorro de dinero al país. Ese es el peso de la mitad de una sola uva. Sin embargo, eso es suponiendo que el incremento minúsculo en el consumo de fruta se mantendría durante toda la vida. Ciertamente parecía funcionar mientras el programa continuaba, con un gran aumento en los alumnos consumiendo frutas. Pero, ¿qué sucedió un año después de suspender la fruta gratis? Todavía seguían comiendo más fruta. ¡Estaban adictos! Y luego, tres años más tarde, la misma cosa: comiendo alrededor de un tercio más de porción, tres años más tarde, considerablemente más de lo necesario, para que el programa se financiara a sí mismo.

Y hubo algunos afortunados efectos secundarios. Hubo un efecto indirecto positivo colateral en el que no solo fueron los niños quienes comieron más frutas; sus padres también empezaron a comerlas. Y aunque la intención de estos programas no era reducir la ingesta de comida chatarra, eso es exactamente lo que pareció suceder: las frutas reemplazaron algo de la comida chatarra. El aumento de las alternativas sanas para desplazar a las no saludables puede ser más eficaz que simplemente decirles a los niños que no coman comida chatarra, lo cual en realidad podría ser contraproducente. Cuando les dices a los niños que no coman algo, pueden empezar a quererlo aún más.

¿Qué creen que funcionó mejor?: ¿decirle a las familias que aumentaran el consumo de plantas o que redujeran la comida chatarra? Las familias fueron asignadas aleatoriamente a uno de dos grupos: a uno se le animó a consumir al menos dos porciones de frutas y verduras al día, sin mencionar la disminución de comida chatarra; y al otro grupo se le animó a que redujera su consumo de comida chatarra a menos de diez porciones a la semana, pero sin ninguna mención sobre frutas y verduras. ¿Qué creen que pasó? El grupo de ‘’aumento de frutas y verduras’’ solo redujo de forma natural su alto consumo de grasas y azúcar, mientras que los de ‘’solo disminuir grasa y azúcar y reducir ingesta de comida chatarra’’ no empezaron a consumir frutas y verduras por arte de magia.

Sin embargo, este efecto de acoso puede no funcionar en los adultos. En un estudio transversal de más de mil adultos en Los Ángeles y Louisiana, quienes comieron cinco o más porciones de frutas y verduras al día no consumían significativamente menos alcohol, refrescos, dulces, galletas, y patatas fritas.

Este hallazgo sugiere que a menos que se reduzca el consumo excesivo de comida chatarra, otras intervenciones pueden tener un impacto limitado. Puede ser políticamente más conveniente para promover un aumento del consumo de artículos sanos en lugar de una disminución en el consumo de artículos poco saludables, pero puede ser mucho menos efectivo.

En la mayoría de las campañas de salud pública, el mensaje es directo y explícito: no fumar, no beber, no consumir drogas. En contraste, las campañas para combatir la obesidad han animado a la gente a consumir más frutas, verduras y alimentos bajos en grasa en lugar de recomendar la abstinencia de algún alimento específico. Por otro lado, las campañas alimentarias se han enfocado más en comer sano en lugar de reducir la chatarra. Los mensajes explícitos contra la chatarra son escasos.

En los EE.UU., si solo la mitad de la población aumentara cada uno su consumo de frutas y verduras en una porción diaria, podría evitarse un estimado de veinte mil casos de cáncer cada año. Veinte mil personas que no hubieran adquirido el cáncer si se hubieran comido sus frutas y verduras. La USDA recomienda llenar la mitad de nuestro plato con frutas y verduras de colores, pero menos del 10% de los estadounidenses alcanzan la meta diaria recomendada.

Dadas estas circunstancias deplorables, ¿deberíamos siquiera molestarnos en decirle a la gente que se esfuercen por cinco al día o simplemente al decirles que “obtengan una porción adicional a la usual” tendríamos mejores resultados?. Los investigadores pensaron que la meta más realista de “una porción más” sería más eficaz que el muy ambicioso objetivo de “cinco al día”, pero se equivocaron.

A quienes se les dijo que comieran una más por una semana, comieron casi una y a los que se les dijo que comieran cinco, comieron cinco, pero aquí viene la parte crítica. Una semana más tarde, una semana después de que el experimento había terminado, el grupo que debía comer cinco al día todavía estaba comiendo una porción más, mientras que el grupo de comer una porción volvió a su mísero punto de partida. Así que metas más ambiciosas de alimentación pueden ser más motivadoras.

Tal vez, es por eso que en los EE. UU. “cinco al día” fue reemplazado por un consumo diario recomendado de siete a trece porciones de frutas y verduras. Pero si la recomendación es demasiado difícil, la gente se dará por vencida. Así que en lugar de solo aferrarse a la ciencia, las autoridades tienen que hacerse preguntas como: ¿cuántas porciones son consideradas como amenazantes?

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Ana Victoria Esquivel y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen: Kristina DeMuth

Video: Tyler McReynolds, Teetotalin LLC.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

La Organización Mundial de la Salud ha calculado que más de un millón de muertes en todo el mundo están asociadas al bajo consumo de frutas y verduras. ¿Qué se puede hacer al respecto? Siempre se puede apelar a la vanidad. Un batido todos los días te puede dar ya sea un resplandor dorado como rosado. Se ha demostrado que ambos sirven para mejorar la apariencia saludable en las pieles caucásicas, asiáticas y africanas. Pero, ¿por qué no ofrecerlo de manera gratuita?

En Noruega introdujeron un programa de fruta gratuita en las escuelas de primer a décimo grado. El consumo de frutas es tan poderosamente beneficioso que si los niños terminaran comiendo solo 2.5 gramos más de frutas al día el programa se financiaría a sí mismo en términos de ahorro de dinero al país. Ese es el peso de la mitad de una sola uva. Sin embargo, eso es suponiendo que el incremento minúsculo en el consumo de fruta se mantendría durante toda la vida. Ciertamente parecía funcionar mientras el programa continuaba, con un gran aumento en los alumnos consumiendo frutas. Pero, ¿qué sucedió un año después de suspender la fruta gratis? Todavía seguían comiendo más fruta. ¡Estaban adictos! Y luego, tres años más tarde, la misma cosa: comiendo alrededor de un tercio más de porción, tres años más tarde, considerablemente más de lo necesario, para que el programa se financiara a sí mismo.

Y hubo algunos afortunados efectos secundarios. Hubo un efecto indirecto positivo colateral en el que no solo fueron los niños quienes comieron más frutas; sus padres también empezaron a comerlas. Y aunque la intención de estos programas no era reducir la ingesta de comida chatarra, eso es exactamente lo que pareció suceder: las frutas reemplazaron algo de la comida chatarra. El aumento de las alternativas sanas para desplazar a las no saludables puede ser más eficaz que simplemente decirles a los niños que no coman comida chatarra, lo cual en realidad podría ser contraproducente. Cuando les dices a los niños que no coman algo, pueden empezar a quererlo aún más.

¿Qué creen que funcionó mejor?: ¿decirle a las familias que aumentaran el consumo de plantas o que redujeran la comida chatarra? Las familias fueron asignadas aleatoriamente a uno de dos grupos: a uno se le animó a consumir al menos dos porciones de frutas y verduras al día, sin mencionar la disminución de comida chatarra; y al otro grupo se le animó a que redujera su consumo de comida chatarra a menos de diez porciones a la semana, pero sin ninguna mención sobre frutas y verduras. ¿Qué creen que pasó? El grupo de ‘’aumento de frutas y verduras’’ solo redujo de forma natural su alto consumo de grasas y azúcar, mientras que los de ‘’solo disminuir grasa y azúcar y reducir ingesta de comida chatarra’’ no empezaron a consumir frutas y verduras por arte de magia.

Sin embargo, este efecto de acoso puede no funcionar en los adultos. En un estudio transversal de más de mil adultos en Los Ángeles y Louisiana, quienes comieron cinco o más porciones de frutas y verduras al día no consumían significativamente menos alcohol, refrescos, dulces, galletas, y patatas fritas.

Este hallazgo sugiere que a menos que se reduzca el consumo excesivo de comida chatarra, otras intervenciones pueden tener un impacto limitado. Puede ser políticamente más conveniente para promover un aumento del consumo de artículos sanos en lugar de una disminución en el consumo de artículos poco saludables, pero puede ser mucho menos efectivo.

En la mayoría de las campañas de salud pública, el mensaje es directo y explícito: no fumar, no beber, no consumir drogas. En contraste, las campañas para combatir la obesidad han animado a la gente a consumir más frutas, verduras y alimentos bajos en grasa en lugar de recomendar la abstinencia de algún alimento específico. Por otro lado, las campañas alimentarias se han enfocado más en comer sano en lugar de reducir la chatarra. Los mensajes explícitos contra la chatarra son escasos.

En los EE.UU., si solo la mitad de la población aumentara cada uno su consumo de frutas y verduras en una porción diaria, podría evitarse un estimado de veinte mil casos de cáncer cada año. Veinte mil personas que no hubieran adquirido el cáncer si se hubieran comido sus frutas y verduras. La USDA recomienda llenar la mitad de nuestro plato con frutas y verduras de colores, pero menos del 10% de los estadounidenses alcanzan la meta diaria recomendada.

Dadas estas circunstancias deplorables, ¿deberíamos siquiera molestarnos en decirle a la gente que se esfuercen por cinco al día o simplemente al decirles que “obtengan una porción adicional a la usual” tendríamos mejores resultados?. Los investigadores pensaron que la meta más realista de “una porción más” sería más eficaz que el muy ambicioso objetivo de “cinco al día”, pero se equivocaron.

A quienes se les dijo que comieran una más por una semana, comieron casi una y a los que se les dijo que comieran cinco, comieron cinco, pero aquí viene la parte crítica. Una semana más tarde, una semana después de que el experimento había terminado, el grupo que debía comer cinco al día todavía estaba comiendo una porción más, mientras que el grupo de comer una porción volvió a su mísero punto de partida. Así que metas más ambiciosas de alimentación pueden ser más motivadoras.

Tal vez, es por eso que en los EE. UU. “cinco al día” fue reemplazado por un consumo diario recomendado de siete a trece porciones de frutas y verduras. Pero si la recomendación es demasiado difícil, la gente se dará por vencida. Así que en lugar de solo aferrarse a la ciencia, las autoridades tienen que hacerse preguntas como: ¿cuántas porciones son consideradas como amenazantes?

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Ana Victoria Esquivel y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen: Kristina DeMuth

Video: Tyler McReynolds, Teetotalin LLC.

Nota del Doctor

Más sobre apelar a la vanidad para mejorar el consumo de frutas y verduras en mi video Comer mejor para verse mejor.

Pero, ¿no hay personas que están en contra de los batidos? Esto es lo que dice la ciencia:

La otra cara de los programas de frutas gratis es cobrar impuestos en lugar de subsidiar. Ve mi video ¿Ponerle impuestos a la comida poco saludable mejoraría la salud pública?

Más sobre ese tipo de actitud paternalista en la que tu salud no te importa lo suficiente como para decirte la verdad en ¿Todo en moderación? ¿Incluso enfermedades cardíacas? y La dieta óptima: dígamelo directamente, doctor.

Voy a explorar esta misma actitud condescendiente cuando se trata de la actividad física en mi próximo video ¿Cuánto ejercicio hacer?

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

    1. Muy cierto Dominica, somos lo que comemos y mientras más nutrientes incorporemos a nuestra alimentación mejor será nuestra salud. Que tengas un lindo fin de semana :)

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This