Soluciones dietéticas para la crisis climática

Soluciones dietéticas para la crisis climática
4.6 (92%) 5 votes

La Comisión EAT-Lancet describe la mejor dieta para la salud de los humanos y del planeta.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Otero voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“Los científicos tienen una [clara] obligación moral de avisar a la humanidad de amenazas de catástrofe y contar las cosas como son”. En noviembre de 2019, más de 11000 científicos de 150 países declararon de manera clara e inequívoca que “el planeta Tierra se enfrenta a una emergencia climática”. Los niveles de CO2 están aumentando, los glaciares se están fundiendo, la Antártica se está derritiendo. Los océanos se están calentando y volviendo más ácidos. Los niveles del mar están subiendo, como los fenómenos meteorológicos extremos. Y sí, los combustibles fósiles están subiendo de precio, como viajar en avión, pero también aumenta el consumo de carne. De hecho, una de las soluciones que se proponen para ayudar en la crisis climática es “comer sobre todo alimentos vegetales, reduciendo el consumo global de productos animales”. 

Lo que hace que una dieta sostenible sea tan fácil es que los mismos consejos (como comer menos carne) valen tanto para la salud personal, reduciendo el riesgo de la primera causa de muerte, como para la salud del planeta. Los alimentos menos sanos también tienen el peor impacto medioambiental. Los alimentos más nutritivos resultan ser los que menos emisiones de gas de efecto invernadero producen, así que las dietas vegetales son todo ventajas.

Entonces, juntemos todo. Si queremos “rediseñar el sistema de alimentación global para la salud humana y del planeta” (lo que quiere decir salud humana presente y futura), ¿qué tenemos que hacer? Aquí entra la Comisión EAT-Lancet, “el resultado de más de dos años de colaboración entre 37 expertos de 16 países”, que apuesta por un corte del consumo total de carne a 30 gramos al día (es el peso de un solo nugget de pollo) y un aumento significativo del consumo de legumbres (frijoles, guisantes, garbanzos y lentejas), frutos secos, fruta y verdura, porque la crisis no es solo climática sino también de salud. Las dietas poco saludables causan más muerte y enfermedad que el sexo sin protección, el alcohol, el tabaco y las drogas juntos. Pero podemos resolver las dos crisis a la vez “aumentando [nuestro] consumo de alimentos [vegetales integrales] y reduciendo significativamente nuestro consumo de alimentos de origen animal”. 

Comer una dieta así podría salvar la vida de más de 10 millones de personas cada año y ayudar a salvar el mundo. El Acuerdo de París fijó una condición de frontera, un objetivo para el presupuesto de carbono con el fin de prevenir catástrofes y “mantenerse dentro de la frontera del cambio climático puede conseguirse gracias a una dieta vegetal”.

Los beneficios personales son comparables o incluso mejores que los beneficios medioambientales. Las ventajas para el sistema sanitario de una dieta global saludable (una dieta principalmente vegetal, vegetariana o vegana) podrían ser mayores que el precio del carbono ahorrado. Hablamos de un ahorro de hasta 30 billones de dólares por año solo gracias a los beneficios para la salud.

Si tu salud, la del planeta y la de tus hijos no te motivan bastante, piensa que podría verse amenazado también el suministro global de cerveza.

Y una dieta más saludable no solo reduce las emisiones de gas invernadero. Dado que “la producción de ganado es la mayor causa de pérdida de hábitat”, reducir el consumo de carne es fundamental para la conservación de la biodiversidad; idealmente, quizás, reducir la demanda de productos de origen animal aumentando la proporción de alimentos de origen vegetal a un 90% de la dieta.

La producción de ganado también es una de las causas principales de pérdida de suelo y contaminación de agua y nutrientes. Pero parece ser un “ángulo muerto de la política hidrológica”. “A pesar de que los productos animales son el factor más importante en el uso de agua por parte de la humanidad, los gestores del agua nunca hablan de la carne y los lácteos”. 

Pero no son solo los productos animales. Al menos el 80% de la deforestación del Amazonas se debe a la ganadería y a cultivos de forraje como la soja para exportar a otros animales de granja, pero también para hacer aceite vegetal, la mayor parte de palma y soja. Ambos cultivos están en expansión, causando deforestación en masa. Parece “especialmente indignante que la deforestación se haga en beneficio de la comida chatarra”.

Pero no todo el mundo está de acuerdo sobre el paso a una dieta más saludable. La Organización Mundial de la Salud se retiró de la Comisión EAT-Lancet debido a la promoción de un cambio global a una dieta más vegetal. Ves, si nos concentramos en promover sobre todo alimentos de origen vegetal, excluyendo alimentos considerados poco saludables, como la carne y otros productos animales, una dieta así podría salvar 10 millones de vidas al año, 30 billones de dólares y el planeta entero, pero podría llevar a una pérdida de empleo en la industria ganadera y la producción de comida chatarra.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Otero voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“Los científicos tienen una [clara] obligación moral de avisar a la humanidad de amenazas de catástrofe y contar las cosas como son”. En noviembre de 2019, más de 11000 científicos de 150 países declararon de manera clara e inequívoca que “el planeta Tierra se enfrenta a una emergencia climática”. Los niveles de CO2 están aumentando, los glaciares se están fundiendo, la Antártica se está derritiendo. Los océanos se están calentando y volviendo más ácidos. Los niveles del mar están subiendo, como los fenómenos meteorológicos extremos. Y sí, los combustibles fósiles están subiendo de precio, como viajar en avión, pero también aumenta el consumo de carne. De hecho, una de las soluciones que se proponen para ayudar en la crisis climática es “comer sobre todo alimentos vegetales, reduciendo el consumo global de productos animales”. 

Lo que hace que una dieta sostenible sea tan fácil es que los mismos consejos (como comer menos carne) valen tanto para la salud personal, reduciendo el riesgo de la primera causa de muerte, como para la salud del planeta. Los alimentos menos sanos también tienen el peor impacto medioambiental. Los alimentos más nutritivos resultan ser los que menos emisiones de gas de efecto invernadero producen, así que las dietas vegetales son todo ventajas.

Entonces, juntemos todo. Si queremos “rediseñar el sistema de alimentación global para la salud humana y del planeta” (lo que quiere decir salud humana presente y futura), ¿qué tenemos que hacer? Aquí entra la Comisión EAT-Lancet, “el resultado de más de dos años de colaboración entre 37 expertos de 16 países”, que apuesta por un corte del consumo total de carne a 30 gramos al día (es el peso de un solo nugget de pollo) y un aumento significativo del consumo de legumbres (frijoles, guisantes, garbanzos y lentejas), frutos secos, fruta y verdura, porque la crisis no es solo climática sino también de salud. Las dietas poco saludables causan más muerte y enfermedad que el sexo sin protección, el alcohol, el tabaco y las drogas juntos. Pero podemos resolver las dos crisis a la vez “aumentando [nuestro] consumo de alimentos [vegetales integrales] y reduciendo significativamente nuestro consumo de alimentos de origen animal”. 

Comer una dieta así podría salvar la vida de más de 10 millones de personas cada año y ayudar a salvar el mundo. El Acuerdo de París fijó una condición de frontera, un objetivo para el presupuesto de carbono con el fin de prevenir catástrofes y “mantenerse dentro de la frontera del cambio climático puede conseguirse gracias a una dieta vegetal”.

Los beneficios personales son comparables o incluso mejores que los beneficios medioambientales. Las ventajas para el sistema sanitario de una dieta global saludable (una dieta principalmente vegetal, vegetariana o vegana) podrían ser mayores que el precio del carbono ahorrado. Hablamos de un ahorro de hasta 30 billones de dólares por año solo gracias a los beneficios para la salud.

Si tu salud, la del planeta y la de tus hijos no te motivan bastante, piensa que podría verse amenazado también el suministro global de cerveza.

Y una dieta más saludable no solo reduce las emisiones de gas invernadero. Dado que “la producción de ganado es la mayor causa de pérdida de hábitat”, reducir el consumo de carne es fundamental para la conservación de la biodiversidad; idealmente, quizás, reducir la demanda de productos de origen animal aumentando la proporción de alimentos de origen vegetal a un 90% de la dieta.

La producción de ganado también es una de las causas principales de pérdida de suelo y contaminación de agua y nutrientes. Pero parece ser un “ángulo muerto de la política hidrológica”. “A pesar de que los productos animales son el factor más importante en el uso de agua por parte de la humanidad, los gestores del agua nunca hablan de la carne y los lácteos”. 

Pero no son solo los productos animales. Al menos el 80% de la deforestación del Amazonas se debe a la ganadería y a cultivos de forraje como la soja para exportar a otros animales de granja, pero también para hacer aceite vegetal, la mayor parte de palma y soja. Ambos cultivos están en expansión, causando deforestación en masa. Parece “especialmente indignante que la deforestación se haga en beneficio de la comida chatarra”.

Pero no todo el mundo está de acuerdo sobre el paso a una dieta más saludable. La Organización Mundial de la Salud se retiró de la Comisión EAT-Lancet debido a la promoción de un cambio global a una dieta más vegetal. Ves, si nos concentramos en promover sobre todo alimentos de origen vegetal, excluyendo alimentos considerados poco saludables, como la carne y otros productos animales, una dieta así podría salvar 10 millones de vidas al año, 30 billones de dólares y el planeta entero, pero podría llevar a una pérdida de empleo en la industria ganadera y la producción de comida chatarra.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

¿Qué alimentos tienen la huella de carbono más pequeña? averígualo en el próximo video. Y sigue informándote con ¿Qué dietas tienen la huella de carbono más pequeña?

Creo que el único video que tenía hasta ahora sobre el calentamiento global es La dieta y el cambio climático: cocinando una tormenta. Estoy impaciente por subir los siguientes.

Una manera de reducir el impacto de la carne sobre el clima es pasar a una dieta vegetal.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This