Los hospitales con menús completamente vegetales

Los hospitales con menús completamente vegetales
5 (100%) 1 vote

La American Medical Association ha dicho públicamente que los hospitales deberían ofrecer opciones de alimentos sanos y vegetales.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por María Belén Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Se atribuyen 11 millones de muertes por factores dietéticos cada año, “y una dieta deficiente lidera los factores de riesgo de muerte en el mundo”. Dado que la dieta es nuestro principal asesino, pensarías que se enfatizará en la facultad de medicina, pero hay una deficiencia de educación nutricional en la formación médica.  Una revisión sistemática reveló que pese a la centralidad de la nutrición en un estilo de vida saludable, no se apoya a los egresados de medicina mediante una educación que brinde la atención necesaria.

Podría empezar en la facultad. ¿Qué es más importante? ¿Aprender sobre química orgánica o el principal asesino de la humanidad?

En la facultad, los estudiantes pueden tener un promedio de solo 19 horas totales de nutrición de las miles de horas de formación, y ni siquiera se les enseña lo que es más útil. ¿Cuántos casos de escorbuto o beriberi (enfermedades por deficiencia dietética) se encontrarán en la práctica clínica? Por el contrario, ¿cuántos de sus futuros pacientes sufrirán de excesos en la dieta—obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades del corazón? Esas son un poco más comunes. Más de 9 de cada 10 cardiólogos encuestados creen que su función incluye brindar a los pacientes en persona la información nutricional básica, pero menos de 1 de cada 10 sienten que son expertos en el tema.

Si miras las pautas clínicas sobre lo que debemos hacer por nuestros pacientes sobre el asesino número uno, la enfermedad cardiovascular aterosclerótica, todo el tratamiento comienza con un estilo de vida saludable. Pero, ¿cómo pueden los médicos clínicos poner en práctica estas pautas sin una formación adecuada en nutrición?

Menos del 50 por ciento de las facultades informaron haber enseñado algo sobre nutrición en la práctica clínica. De hecho, tal vez enseñan con eficacia la antinutrición, ya que los estudiantes comienzan la facultad con un mayor aprecio por el papel de la nutrición en la salud que cuando se van. Este es el porcentaje de estudiantes de medicina en diferentes escuelas que indica que la nutrición es importante para sus carreras al ingresar a la escuela de medicina. Grupo inteligente: cerca de tres cuartas partes en promedio. Pero después de dos años de formación en la escuela se les hizo la misma pregunta, y los números se desplomaron. De hecho, en la mayoría de las escuelas fue cero por ciento. En vez de avanzar con el aprendizaje, retrocedieron, y esa idea tonta de que la nutrición era importante se la sacaron de las cabezas. “La enseñanza preclínica [que significa los dos primeros años de la escuela de medicina] genera una pérdida de sentido de la relevancia de la disciplina aplicada de la nutrición”.

Y después, la educación nutricional durante la residencia es mínima o, en general, innexistente. En 2018 se publicaron actualizaciones importantes sobre los requisitos de becas de residencia y capacitación, y no se exigían requisitos de nutrición. Entonces, podría haber un residente de medicina graduado de alguna escuela prestigiosa que no aprendió nada, pero nada, sobre nutrición.

¿Por qué la dieta ya no se aborda en el día a día en la educación y en la práctica médica, y qué se debe hacer al respecto? Una de las razones del silencio médico sobre la nutrición es que queda relegada a un segundo plano porque hay pocos incentivos financieros para apoyarla. ¿Qué podemos hacer al respecto? La Clínica de Derecho y Políticas Alimentarias de la Facultad de Derecho de Harvard identificó palancas políticas en todas las etapas de la educación médica y el tipo de recomendaciones de políticas que existirían para los que deciden. El gobierno podría pedir que los médicos que trabajan en el VA que, por lo menos, hagan algunos cursos de nutrición, o podríamos poner preguntas sobre nutrición en los exámenes de la junta para poner presión y que las escuelas la enseñen. Pero como estamos ahora, aun los pacientes que acaban de sufrir un paro no modifican su dieta. Es posible que los médicos no se lo digan, que y los hospitales socaven, activamente, su futuro con la comida que sirven a los pacientes.

La Asociación Médica Estadounidense (AMA) aprobó una resolución que alienta a que hayan opciones de comida saludable en los hospitales. ¡Vaya idea! La AMA pide a los hospitales de su país que mejoren la salud de los pacientes, el personal y los visitantes al: (a) brindar alimentos saludables variados, incluidas las comidas a base de plantas, y con bajo contenido de grasa, sodio y azúcares añadidos; (b) eliminar las carnes procesadas de los menús; y (c) brindar y promover bebidas saludables. ¡Qué bien!

Del mismo modo, en 2018, el estado de California ordenó que hayan comidas basadas en plantas disponibles para los pacientes.  Y hay hospitales en Gainesville, Florida, el Bronx, Manhattan, Denver, y Tampa que ofrecen a sus pacientes comidas 100 por ciento a base de plantas en un menú separado y distribuyen materiales a los internados para mejorar su educación sobre el papel de la dieta, en especial las dietas basadas en plantas, en las enfermedades crónicas.

Echemos un vistazo a algunos menús. Mmm…, un poco de boloñesa de lentejas. Este es el de Montefiore: un pequeño revuelto de coliflor con patatas horneadas de desayuno, ragú de setas de almuerzo y guiso de porotos blancos de cena, sopa, ensalada y fruta de postre. Esta es la primera vez que el menú de un hospital me da hambre. Dan ganas de tener apendicitis para quedarse unos días.

La clave de estas transformaciones es “tener un defensor médico y una creciente educación del personal y los pacientes sobre los beneficios de comer más alimentos basados en plantas”. Un solo médico puede generar cambios en todo un sistema, porque la ciencia está de su lado. Los médicos tienen una posición única en la sociedad para influir en la política en todos los estratos; ya es hora de que la usemos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por María Belén Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Se atribuyen 11 millones de muertes por factores dietéticos cada año, “y una dieta deficiente lidera los factores de riesgo de muerte en el mundo”. Dado que la dieta es nuestro principal asesino, pensarías que se enfatizará en la facultad de medicina, pero hay una deficiencia de educación nutricional en la formación médica.  Una revisión sistemática reveló que pese a la centralidad de la nutrición en un estilo de vida saludable, no se apoya a los egresados de medicina mediante una educación que brinde la atención necesaria.

Podría empezar en la facultad. ¿Qué es más importante? ¿Aprender sobre química orgánica o el principal asesino de la humanidad?

En la facultad, los estudiantes pueden tener un promedio de solo 19 horas totales de nutrición de las miles de horas de formación, y ni siquiera se les enseña lo que es más útil. ¿Cuántos casos de escorbuto o beriberi (enfermedades por deficiencia dietética) se encontrarán en la práctica clínica? Por el contrario, ¿cuántos de sus futuros pacientes sufrirán de excesos en la dieta—obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades del corazón? Esas son un poco más comunes. Más de 9 de cada 10 cardiólogos encuestados creen que su función incluye brindar a los pacientes en persona la información nutricional básica, pero menos de 1 de cada 10 sienten que son expertos en el tema.

Si miras las pautas clínicas sobre lo que debemos hacer por nuestros pacientes sobre el asesino número uno, la enfermedad cardiovascular aterosclerótica, todo el tratamiento comienza con un estilo de vida saludable. Pero, ¿cómo pueden los médicos clínicos poner en práctica estas pautas sin una formación adecuada en nutrición?

Menos del 50 por ciento de las facultades informaron haber enseñado algo sobre nutrición en la práctica clínica. De hecho, tal vez enseñan con eficacia la antinutrición, ya que los estudiantes comienzan la facultad con un mayor aprecio por el papel de la nutrición en la salud que cuando se van. Este es el porcentaje de estudiantes de medicina en diferentes escuelas que indica que la nutrición es importante para sus carreras al ingresar a la escuela de medicina. Grupo inteligente: cerca de tres cuartas partes en promedio. Pero después de dos años de formación en la escuela se les hizo la misma pregunta, y los números se desplomaron. De hecho, en la mayoría de las escuelas fue cero por ciento. En vez de avanzar con el aprendizaje, retrocedieron, y esa idea tonta de que la nutrición era importante se la sacaron de las cabezas. “La enseñanza preclínica [que significa los dos primeros años de la escuela de medicina] genera una pérdida de sentido de la relevancia de la disciplina aplicada de la nutrición”.

Y después, la educación nutricional durante la residencia es mínima o, en general, innexistente. En 2018 se publicaron actualizaciones importantes sobre los requisitos de becas de residencia y capacitación, y no se exigían requisitos de nutrición. Entonces, podría haber un residente de medicina graduado de alguna escuela prestigiosa que no aprendió nada, pero nada, sobre nutrición.

¿Por qué la dieta ya no se aborda en el día a día en la educación y en la práctica médica, y qué se debe hacer al respecto? Una de las razones del silencio médico sobre la nutrición es que queda relegada a un segundo plano porque hay pocos incentivos financieros para apoyarla. ¿Qué podemos hacer al respecto? La Clínica de Derecho y Políticas Alimentarias de la Facultad de Derecho de Harvard identificó palancas políticas en todas las etapas de la educación médica y el tipo de recomendaciones de políticas que existirían para los que deciden. El gobierno podría pedir que los médicos que trabajan en el VA que, por lo menos, hagan algunos cursos de nutrición, o podríamos poner preguntas sobre nutrición en los exámenes de la junta para poner presión y que las escuelas la enseñen. Pero como estamos ahora, aun los pacientes que acaban de sufrir un paro no modifican su dieta. Es posible que los médicos no se lo digan, que y los hospitales socaven, activamente, su futuro con la comida que sirven a los pacientes.

La Asociación Médica Estadounidense (AMA) aprobó una resolución que alienta a que hayan opciones de comida saludable en los hospitales. ¡Vaya idea! La AMA pide a los hospitales de su país que mejoren la salud de los pacientes, el personal y los visitantes al: (a) brindar alimentos saludables variados, incluidas las comidas a base de plantas, y con bajo contenido de grasa, sodio y azúcares añadidos; (b) eliminar las carnes procesadas de los menús; y (c) brindar y promover bebidas saludables. ¡Qué bien!

Del mismo modo, en 2018, el estado de California ordenó que hayan comidas basadas en plantas disponibles para los pacientes.  Y hay hospitales en Gainesville, Florida, el Bronx, Manhattan, Denver, y Tampa que ofrecen a sus pacientes comidas 100 por ciento a base de plantas en un menú separado y distribuyen materiales a los internados para mejorar su educación sobre el papel de la dieta, en especial las dietas basadas en plantas, en las enfermedades crónicas.

Echemos un vistazo a algunos menús. Mmm…, un poco de boloñesa de lentejas. Este es el de Montefiore: un pequeño revuelto de coliflor con patatas horneadas de desayuno, ragú de setas de almuerzo y guiso de porotos blancos de cena, sopa, ensalada y fruta de postre. Esta es la primera vez que el menú de un hospital me da hambre. Dan ganas de tener apendicitis para quedarse unos días.

La clave de estas transformaciones es “tener un defensor médico y una creciente educación del personal y los pacientes sobre los beneficios de comer más alimentos basados en plantas”. Un solo médico puede generar cambios en todo un sistema, porque la ciencia está de su lado. Los médicos tienen una posición única en la sociedad para influir en la política en todos los estratos; ya es hora de que la usemos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos Avo Media

Pin It en Pinterest

Share This