Antitranspirantes y el cáncer de mama

Antitranspirantes y el cáncer de mama
5 (100%) 3 votes

Rasurarse antes de aplicar antitranspirante en las axilas puede aumentar la absorción de aluminio. ¿Explica esto la gran cantidad de tumores y la desproporcionada incidencia de cáncer de mama en el cuadrante superior externo de la mama cerca de la axila?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Un famoso informe de un caso llamado “The Mortician’s Mystery” (El Misterio del Funerario), publicado en el New England Journal of Medicine en la década de los 80, presentó el caso de un hombre cuyos testículos comenzaron a encogerse mientras sus senos comenzaron a crecer. Resulta que el agente funerario no usaba guantes cuando untaba la crema de embalsamar en los cadáveres. Se concluyó que debía haber un compuesto estrogénico en la crema que fue absorbido por el cuerpo a través de la piel. Este fue uno de los primeros casos descritos.

Un grupo de investigadores, tomando como inspiración este caso, llegaron a una nueva teoría para explicar el misterio del cáncer de mama. ¿Por qué la mayoría de los cánceres de mama se producen en la esquina superior externa de la mama? La explicación estándar fue simplemente porque ahí es donde se encuentra la mayor parte del tejido mamario, ya que la llamada “cola de la mama” se extiende hasta la axila, pero eso no explica el hecho de que no siempre fue así. De hecho, ha habido un cambio hacia la aparición del cáncer de mama en la esquina superior de la mama. Tampoco explica por qué se ha observado una mayor “inestabilidad genómica”, es decir, anomalías cromosómicas, “en los cuadrantes exteriores de la mama”, lo que puede indicar cambios precancerosos. Definitivamente, parece que algo le está sucediendo a ese lado exterior del seno y es algo relativamente nuevo, ya que ocurre desde hace unos 50 años más o menos.

“¿Es posible que el aumento en el uso de antitranspirantes para axilas, paralelo al incremento en la incidencia de cáncer de mama, pueda ser también una explicación para el gran número de tumores ductales y la desproporcionada incidencia de cáncer de mama en el cuadrante superior externo” del seno, cerca del lugar donde se aplica el desodorante? Discuto esta posibilidad en mi video Antitranspirantes y el cáncer de mama, en el que se puede ver (1:38) una gráfica de la incidencia de cáncer de mama en Estados Unidos y las ventas de antitranspirantes.

Entre la mama y la axila hay un flujo libre, de ida y vuelta, de líquido linfático. Al medir los niveles de aluminio en senos tras la mastectomía se observó que el “contenido en aluminio del tejido mamario en las regiones externas [cerca de las axilas]… fue significativamente mayor”, presumiblemente debido a una “mayor proximidad a la zona de la axila”.

Esto es preocupante porque, al menos en una placa de Petri, se ha demostrado que el aluminio es uno de los llamados metales estrogénicos, es decir, que tiene efectos proestrogénicos en las células del cáncer de mama. La exposición a largo plazo en un tubo de ensayo de células normales del tejido mamario a concentraciones de aluminio a niveles como los que se encuentran en los senos da lugar a cambios de tipo precanceroso. Entonces, como  enseño en mi video (2:41), una vez que las células han cambiado en una placa de Petri, esas mismas concentraciones “pueden aumentar la actividad migratoria e invasiva de las células de cáncer de mama humano”. Esto es importante porque las mujeres no mueren por el tumor en la mama como tal, “sino por la capacidad de las células cancerosas de propagarse y crecer en sitios distantes” como los huesos, los pulmones, el hígado o el cerebro. Sin embargo, no nos preocupamos por las placas de Petri; nos preocupamos por la gente. 

En 2002, se publicó un artículo en el Journal of the National Cancer Institute, el primer estudio de este tipo, en el que se compararon los hábitos de consumo de antitranspirantes de 800 supervivientes de cáncer de mama con los de mujeres que nunca habían tenido cáncer de mama. ¿El hallazgo? No hay indicios de una relación entre las dos.

Basándose en este estudio, la Harvard Women’s Health Watch les confirmó a las mujeres que los antitranspirantes no causan cáncer de mama y que “las mujeres cuya preocupación fuera la posibilidad de que los antitranspirantes causarán cáncer de mama podían finalmente descansar tranquilas”. Sin embargo, dos meses después, se publicó otro estudio que encontró que “el uso temprano y la frecuencia de uso de antitranspirantes/desodorantes, sumado al rasurado de las axilas, se asoció con una edad más temprana del diagnóstico de cáncer de mama”. Como expongo en el video (3:56), puede llegar a diagnosticarse en mujeres de hasta 20 años menos de lo normal que usan antitranspirantes y se rasuran las axilas más de tres veces a la semana. Y, comparando a las que empezaron a usarlo antes de los 16 años o después, parece que el diagnóstico de cáncer de mama puede acelerarse 10 o 20 años. Los investigadores concluyeron que, después de todo, “el rasurado de las axilas y el uso de antitranspirante/desodorante puede que influya en el desarrollo del cáncer de mama”.

Pero, ¿qué tiene que ver rasurarse con todo esto? Al rasurarse se elimina algo más que el pelo de las axilas, ya que también quitas parte de la piel de las axilas; te estás rasurando la capa superior de la piel. Y, aunque hay muy poca absorción de aluminio a través de la piel intacta, cuando se quita la capa externa con una cuchilla y luego se aplica un antitranspirante, la absorción de aluminio a través de la piel es seis veces mayor. Aunque esta es una buena noticia para las mujeres que no se rasuran, la alta absorción transdérmica (a través de la piel) de aluminio en la piel rasurada “debería obligar a los fabricantes de antitranspirantes a proceder con la máxima precaución”.

Tanto las autoridades de seguridad europeas como la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) estadounidense aconsejan específicamente no usar antitranspirantes de aluminio en pieles dañadas o rotas. Sin embargo, el rasurado antes de la aplicación del antitranspirante “puede crear abrasiones en la piel… y negar la advertencia específica de la FDA y la UE”. (Estoy seguro de que todo el mundo conoce el consejo de precaución de la FDA, habiendo leído el Título 21 Parte 350 Subparte C50-5c1 del Código de Regulaciones Federales.)

Ingerimos tanto aluminio en nuestra dieta proveniente de alimentos procesados, como agentes antiapelmazantes en la mezcla de panqueques, agentes de fusión en el queso estadounidense, aglutinantes en la carne, espesantes en las salsas, polvo de hornear y dulces…, que la contribución de los antitranspirantes para las axilas sería presumiblemente mínima en comparación. “Pero todo se puso patas arriba en 2004″, cuando se informó del caso de una mujer con dolor y fatiga en los huesos que sufría de toxicidad por aluminio. A los pocos meses de dejar de utilizar el antitranspirante, que se había estado aplicando diariamente en sus axilas que rasuraba de manera habitual, sus niveles de aluminio bajaron y sus síntomas se resolvieron. Aunque no todos absorben tanto aluminio, este caso “sugiere que se debe tener precaución cuando se usan con frecuencia antitranspirantes que contienen aluminio”.

Recientemente, como enseño en mi video (6:29), se ha demostrado que las mujeres con cáncer de mama tienen el doble de nivel de aluminio en sus senos en comparación con las mujeres sin cáncer de mama, aunque esto no pruebe causa y efecto. Tal vez el aluminio contribuyó al cáncer, o tal vez el cáncer contribuyó al aluminio. Tal vez los tumores solo absorben más aluminio. Sin embargo, algunas investigaciones posteriores han sugerido que esta explicación alternativa es poco probable. Entonces, ¿dónde nos encontramos ahora?

La última revisión sobre el tema concluyó que, como consecuencia de los nuevos datos, dado que el aluminio puede ser tóxico y no tenemos necesidad de él, “reducir la concentración de este metal en los antitranspirantes es un asunto urgente”. O, al menos, la etiqueta debería advertir: “No usar después de rasurarse”. Por supuesto, podríamos dejar de usar los antitranspirantes que contienen aluminio, pero entonces, ¿no olería? Irónicamente, los antitranspirantes pueden hacernos oler peor, ya que aumentan los tipos de bacterias que causan el olor corporal. Es como la historia de los antidepresivos, que pueden hacer que uno se deprima más a largo plazo (como comento en mi video ¿Realmente funcionan los antidepresivos?). Cuanto más usamos los antitranspirantes, más los necesitamos, lo cual es muy conveniente para una industria de miles de millones de dólares.

¿Hay alguna manera de disminuir el olor corporal a través de cambios en la dieta? Uno de mis primeros videos trata sobre el Olor corporal y dieta, y tengo algunos nuevos actualizados que están por llegar.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guillermo Escribano.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen: Kristina DeMuth. La imagen ha sido modificada.

Video: Tyler McReynolds, Teetotalin LLC

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Un famoso informe de un caso llamado “The Mortician’s Mystery” (El Misterio del Funerario), publicado en el New England Journal of Medicine en la década de los 80, presentó el caso de un hombre cuyos testículos comenzaron a encogerse mientras sus senos comenzaron a crecer. Resulta que el agente funerario no usaba guantes cuando untaba la crema de embalsamar en los cadáveres. Se concluyó que debía haber un compuesto estrogénico en la crema que fue absorbido por el cuerpo a través de la piel. Este fue uno de los primeros casos descritos.

Un grupo de investigadores, tomando como inspiración este caso, llegaron a una nueva teoría para explicar el misterio del cáncer de mama. ¿Por qué la mayoría de los cánceres de mama se producen en la esquina superior externa de la mama? La explicación estándar fue simplemente porque ahí es donde se encuentra la mayor parte del tejido mamario, ya que la llamada “cola de la mama” se extiende hasta la axila, pero eso no explica el hecho de que no siempre fue así. De hecho, ha habido un cambio hacia la aparición del cáncer de mama en la esquina superior de la mama. Tampoco explica por qué se ha observado una mayor “inestabilidad genómica”, es decir, anomalías cromosómicas, “en los cuadrantes exteriores de la mama”, lo que puede indicar cambios precancerosos. Definitivamente, parece que algo le está sucediendo a ese lado exterior del seno y es algo relativamente nuevo, ya que ocurre desde hace unos 50 años más o menos.

“¿Es posible que el aumento en el uso de antitranspirantes para axilas, paralelo al incremento en la incidencia de cáncer de mama, pueda ser también una explicación para el gran número de tumores ductales y la desproporcionada incidencia de cáncer de mama en el cuadrante superior externo” del seno, cerca del lugar donde se aplica el desodorante? Discuto esta posibilidad en mi video Antitranspirantes y el cáncer de mama, en el que se puede ver (1:38) una gráfica de la incidencia de cáncer de mama en Estados Unidos y las ventas de antitranspirantes.

Entre la mama y la axila hay un flujo libre, de ida y vuelta, de líquido linfático. Al medir los niveles de aluminio en senos tras la mastectomía se observó que el “contenido en aluminio del tejido mamario en las regiones externas [cerca de las axilas]… fue significativamente mayor”, presumiblemente debido a una “mayor proximidad a la zona de la axila”.

Esto es preocupante porque, al menos en una placa de Petri, se ha demostrado que el aluminio es uno de los llamados metales estrogénicos, es decir, que tiene efectos proestrogénicos en las células del cáncer de mama. La exposición a largo plazo en un tubo de ensayo de células normales del tejido mamario a concentraciones de aluminio a niveles como los que se encuentran en los senos da lugar a cambios de tipo precanceroso. Entonces, como  enseño en mi video (2:41), una vez que las células han cambiado en una placa de Petri, esas mismas concentraciones “pueden aumentar la actividad migratoria e invasiva de las células de cáncer de mama humano”. Esto es importante porque las mujeres no mueren por el tumor en la mama como tal, “sino por la capacidad de las células cancerosas de propagarse y crecer en sitios distantes” como los huesos, los pulmones, el hígado o el cerebro. Sin embargo, no nos preocupamos por las placas de Petri; nos preocupamos por la gente. 

En 2002, se publicó un artículo en el Journal of the National Cancer Institute, el primer estudio de este tipo, en el que se compararon los hábitos de consumo de antitranspirantes de 800 supervivientes de cáncer de mama con los de mujeres que nunca habían tenido cáncer de mama. ¿El hallazgo? No hay indicios de una relación entre las dos.

Basándose en este estudio, la Harvard Women’s Health Watch les confirmó a las mujeres que los antitranspirantes no causan cáncer de mama y que “las mujeres cuya preocupación fuera la posibilidad de que los antitranspirantes causarán cáncer de mama podían finalmente descansar tranquilas”. Sin embargo, dos meses después, se publicó otro estudio que encontró que “el uso temprano y la frecuencia de uso de antitranspirantes/desodorantes, sumado al rasurado de las axilas, se asoció con una edad más temprana del diagnóstico de cáncer de mama”. Como expongo en el video (3:56), puede llegar a diagnosticarse en mujeres de hasta 20 años menos de lo normal que usan antitranspirantes y se rasuran las axilas más de tres veces a la semana. Y, comparando a las que empezaron a usarlo antes de los 16 años o después, parece que el diagnóstico de cáncer de mama puede acelerarse 10 o 20 años. Los investigadores concluyeron que, después de todo, “el rasurado de las axilas y el uso de antitranspirante/desodorante puede que influya en el desarrollo del cáncer de mama”.

Pero, ¿qué tiene que ver rasurarse con todo esto? Al rasurarse se elimina algo más que el pelo de las axilas, ya que también quitas parte de la piel de las axilas; te estás rasurando la capa superior de la piel. Y, aunque hay muy poca absorción de aluminio a través de la piel intacta, cuando se quita la capa externa con una cuchilla y luego se aplica un antitranspirante, la absorción de aluminio a través de la piel es seis veces mayor. Aunque esta es una buena noticia para las mujeres que no se rasuran, la alta absorción transdérmica (a través de la piel) de aluminio en la piel rasurada “debería obligar a los fabricantes de antitranspirantes a proceder con la máxima precaución”.

Tanto las autoridades de seguridad europeas como la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) estadounidense aconsejan específicamente no usar antitranspirantes de aluminio en pieles dañadas o rotas. Sin embargo, el rasurado antes de la aplicación del antitranspirante “puede crear abrasiones en la piel… y negar la advertencia específica de la FDA y la UE”. (Estoy seguro de que todo el mundo conoce el consejo de precaución de la FDA, habiendo leído el Título 21 Parte 350 Subparte C50-5c1 del Código de Regulaciones Federales.)

Ingerimos tanto aluminio en nuestra dieta proveniente de alimentos procesados, como agentes antiapelmazantes en la mezcla de panqueques, agentes de fusión en el queso estadounidense, aglutinantes en la carne, espesantes en las salsas, polvo de hornear y dulces…, que la contribución de los antitranspirantes para las axilas sería presumiblemente mínima en comparación. “Pero todo se puso patas arriba en 2004″, cuando se informó del caso de una mujer con dolor y fatiga en los huesos que sufría de toxicidad por aluminio. A los pocos meses de dejar de utilizar el antitranspirante, que se había estado aplicando diariamente en sus axilas que rasuraba de manera habitual, sus niveles de aluminio bajaron y sus síntomas se resolvieron. Aunque no todos absorben tanto aluminio, este caso “sugiere que se debe tener precaución cuando se usan con frecuencia antitranspirantes que contienen aluminio”.

Recientemente, como enseño en mi video (6:29), se ha demostrado que las mujeres con cáncer de mama tienen el doble de nivel de aluminio en sus senos en comparación con las mujeres sin cáncer de mama, aunque esto no pruebe causa y efecto. Tal vez el aluminio contribuyó al cáncer, o tal vez el cáncer contribuyó al aluminio. Tal vez los tumores solo absorben más aluminio. Sin embargo, algunas investigaciones posteriores han sugerido que esta explicación alternativa es poco probable. Entonces, ¿dónde nos encontramos ahora?

La última revisión sobre el tema concluyó que, como consecuencia de los nuevos datos, dado que el aluminio puede ser tóxico y no tenemos necesidad de él, “reducir la concentración de este metal en los antitranspirantes es un asunto urgente”. O, al menos, la etiqueta debería advertir: “No usar después de rasurarse”. Por supuesto, podríamos dejar de usar los antitranspirantes que contienen aluminio, pero entonces, ¿no olería? Irónicamente, los antitranspirantes pueden hacernos oler peor, ya que aumentan los tipos de bacterias que causan el olor corporal. Es como la historia de los antidepresivos, que pueden hacer que uno se deprima más a largo plazo (como comento en mi video ¿Realmente funcionan los antidepresivos?). Cuanto más usamos los antitranspirantes, más los necesitamos, lo cual es muy conveniente para una industria de miles de millones de dólares.

¿Hay alguna manera de disminuir el olor corporal a través de cambios en la dieta? Uno de mis primeros videos trata sobre el Olor corporal y dieta, y tengo algunos nuevos actualizados que están por llegar.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guillermo Escribano.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen: Kristina DeMuth. La imagen ha sido modificada.

Video: Tyler McReynolds, Teetotalin LLC

Pin It en Pinterest

Share This