Cómo revertir el fallo cardiaco con la dieta

Cómo revertir el fallo cardiaco con la dieta
5 (100%) 1 vote

Un entero número de una revista de cardiología dedicado a la nutrición vegetal explora el papel que una dieta basada en evidencia puede jugar en revertir el fallo cardiaco congestivo.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Otero voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Es un signo de esperanza que un número entero de una revista de cardiología no solo se dedique a la nutrición, sino a la dieta vegetal en particular. El Dr. WIlliams, anterior presidente del Colegio Americano de Cardiología, empieza con una cita atribuida a Schopenhauer: “toda verdad pasa por tres fases. La primera, se la pone en ridículo. La segunda, se la rechaza violentamente. La tercera, se acepta”. ¡Pues claro! Y “la verdad sobre los beneficios de la nutrición de base vegetal sigue creciendo”. Las pruebas, las tenemos ya; el problema es la “inercia, la cultura, el hábito, la publicidad y venta por todas partes de comidas poco saludables. Nuestro objetivo debe ser llevar los datos de la comunidad médica al público, donde pueden cambiar vidas…”. Es mi misión personal en cinco palabras: llevar los datos al público. Basándonos en lo que ya sabemos, en la literatura médica existente, la nutrición de base vegetal “representa claramente la oportunidad más importante, pero menos utilizada, de revertir las epidemias de obesidad y diabetes, con la muerte y enfermedad que conllevan”.

Este número incluye los típicos casos de reversión de enfermedad cardiaca: una mujer de 77 años con una enfermedad del corazón tan mala que no podía caminar más de media cuadra o subir un solo tramo de escaleras, graves bloqueos en sus tres arterias principales, pendiente de cirugía a corazón abierto para un bypass. Ella misma escogió, en cambio, “adoptar una dieta vegetal integral, que incluía verduras, frutas, cereales integrales, papas, frijoles, legumbres y frutos secos”. Aunque decía que ya antes intentaba comer bastante saludable, en un solo mes de dieta vegetal sus síntomas habían casi desaparecido y ya no tenía ningún bloqueo, “podía caminar en una cinta hasta 50 minutos sin incomodidad en el pecho o falta de aire”. Su colesterol bajó unos 100 puntos de 220 a 120, con el LDL a menos de 60. Pero luego, unos meses después debió de empezar a echar de menos el pollo, pescado y lácteos bajos en grasas, porque volvió a sus hábitos alimenticios anteriores. En pocas semanas, sin ningún cambio en sus medicinas ni nada, volvió a tener dolor en el pecho y al final sí que tuvieron que abrírselo por la mitad. Entonces, siguió con la misma dieta que contribuyó a su enfermedad para empezar y su enfermedad siguió empeorando.

Esta otra historia, en cambio, tuvo un final más feliz. Empieza igual: un hombre de 60 años con dolor de pecho grave tras solo un medio bloqueo. Decide tomar las riendas de su salud y cambia a una dieta vegetal integral tras su (citando al señor) “saludable” dieta de pollo sin piel, pescado y lácteos bajos en grasa que le dañaban el corazón. En unas pocas semanas, la misma increíble transformación. De no poder hacer nada de ejercicio a caminar 1.6 km, a poder correr más de 6 km, sin ningún síntoma, ni medicina, ni cirugía, directo a vivir feliz para siempre.

Por supuesto, los casos clínicos son solo anécdotas glorificadas. Lo que necesitamos son pruebas aleatorizadas controladas para demostrar que la enfermedad cardiaca se puede revertir solo con cambios de estilo de vida. ¿Pues sabes qué? Hay uno, publicado hace 30 años, que demuestra la reversión angiográfica de la enfermedad cardiaca en el 82 % de los pacientes, liberando arterias sin medicinas ni cirugía. Entonces, estos casos clínicos son solo para recordarnos que cientos de miles de americanos siguen muriendo sin necesidad cada año de lo que se ha demostrado que es una enfermedad reversible desde hace décadas.

El uso convencional de casos clínicos, sin embargo, presenta resultados nuevos con la esperanza de que se pongan a prueba. Por ejemplo, el caso de la dieta vegetal para el fallo cardiaco congestivo. No solo enfermedad coronaria, sino que el músculo del corazón mismo estaba tan débil que no podía bombear sangre bien, expulsando solo un 35 % de la sangre en la cámara principal del corazón con cada latido, mientras que normalmente el corazón puede expulsar al menos la mitad; que es exactamente lo que su corazón podía hacer solo 6 semanas después del cambio a una dieta vegetal, en vez de escoger que le abrieran el pecho. La primera noticia de mejora en fallo cardiaco tras la adopción de una dieta vegetal, pero no la última.

Una mujer de 54 años, obesa, con diabetes de tipo 2, que presentaba tobillos hinchados debido a fallo cardiaco. Se cambió de una dieta de pollo y pescado a una dieta vegetal integral. Empezó comiendo más sano y perdió 22 kilos, revirtió su diabetes (es decir, con azúcar en sangre normal y una dieta normal sin usar medicación para la diabetes) y su función cardiaca se normalizó, de una mínima expulsión de sangre al 25 % a niveles normales. Ya que no se trata de una prueba randomizada controlada, lo único que podemos decir es que sus mejoras coincidieron con su adopción de una dieta vegetal integral. Pero, dado el peso del fallo cardiaco como principal causa de muerte, cómo suele empeorar y las pruebas disponibles, una dieta vegetal debería considerarse parte del tratamiento del fallo cardiaco. Mira, ya sabemos que puede revertir la enfermedad coronaria, con lo que cualquier fallo cardiaco es solo un bonus.

Ahora, solo necesitamos buenas estrategias para que los “trabajadores de la sanidad apoyen a los pacientes con dietas vegetales”. Aquí van algunas excelentes sugerencias para pararnos y reflexionar. Por ejemplo, los doctores pueden usar las prescripciones del proyecto Plantrician y prescribir una o dos buenas páginas web.

“Aunque es ciertamente verdad que mucha gente se resiste a cambios fundamentales en su dieta, también es verdad que millones de personas inteligentes motivadas para preservar su salud están tomando medidas de término medio que pueden aportar beneficios modestos, escogiendo carnes más magras, usando lácteos bajos en grasas”. “La mayoría de estas personas no tienen ni el tiempo ni la formación” para ver lo que la ciencia demuestra. ¿No merecen consejos honestos y directos cuando sus vidas dependen de ello? Los que deseen ignorar los consejos, o ponerlos en práctica parcialmente, son libres de hacerlo. ¿Quieres fumar cigarrillos, hacer “puenting”? Es tu cuerpo, tu elección. Depende de cada uno de nosotros decidir qué comemos, cómo vivimos. Pero deberíamos tomar esas decisiones conscientemente, educándonos sobre las probables consecuencias de nuestros actos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Otero voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Es un signo de esperanza que un número entero de una revista de cardiología no solo se dedique a la nutrición, sino a la dieta vegetal en particular. El Dr. WIlliams, anterior presidente del Colegio Americano de Cardiología, empieza con una cita atribuida a Schopenhauer: “toda verdad pasa por tres fases. La primera, se la pone en ridículo. La segunda, se la rechaza violentamente. La tercera, se acepta”. ¡Pues claro! Y “la verdad sobre los beneficios de la nutrición de base vegetal sigue creciendo”. Las pruebas, las tenemos ya; el problema es la “inercia, la cultura, el hábito, la publicidad y venta por todas partes de comidas poco saludables. Nuestro objetivo debe ser llevar los datos de la comunidad médica al público, donde pueden cambiar vidas…”. Es mi misión personal en cinco palabras: llevar los datos al público. Basándonos en lo que ya sabemos, en la literatura médica existente, la nutrición de base vegetal “representa claramente la oportunidad más importante, pero menos utilizada, de revertir las epidemias de obesidad y diabetes, con la muerte y enfermedad que conllevan”.

Este número incluye los típicos casos de reversión de enfermedad cardiaca: una mujer de 77 años con una enfermedad del corazón tan mala que no podía caminar más de media cuadra o subir un solo tramo de escaleras, graves bloqueos en sus tres arterias principales, pendiente de cirugía a corazón abierto para un bypass. Ella misma escogió, en cambio, “adoptar una dieta vegetal integral, que incluía verduras, frutas, cereales integrales, papas, frijoles, legumbres y frutos secos”. Aunque decía que ya antes intentaba comer bastante saludable, en un solo mes de dieta vegetal sus síntomas habían casi desaparecido y ya no tenía ningún bloqueo, “podía caminar en una cinta hasta 50 minutos sin incomodidad en el pecho o falta de aire”. Su colesterol bajó unos 100 puntos de 220 a 120, con el LDL a menos de 60. Pero luego, unos meses después debió de empezar a echar de menos el pollo, pescado y lácteos bajos en grasas, porque volvió a sus hábitos alimenticios anteriores. En pocas semanas, sin ningún cambio en sus medicinas ni nada, volvió a tener dolor en el pecho y al final sí que tuvieron que abrírselo por la mitad. Entonces, siguió con la misma dieta que contribuyó a su enfermedad para empezar y su enfermedad siguió empeorando.

Esta otra historia, en cambio, tuvo un final más feliz. Empieza igual: un hombre de 60 años con dolor de pecho grave tras solo un medio bloqueo. Decide tomar las riendas de su salud y cambia a una dieta vegetal integral tras su (citando al señor) “saludable” dieta de pollo sin piel, pescado y lácteos bajos en grasa que le dañaban el corazón. En unas pocas semanas, la misma increíble transformación. De no poder hacer nada de ejercicio a caminar 1.6 km, a poder correr más de 6 km, sin ningún síntoma, ni medicina, ni cirugía, directo a vivir feliz para siempre.

Por supuesto, los casos clínicos son solo anécdotas glorificadas. Lo que necesitamos son pruebas aleatorizadas controladas para demostrar que la enfermedad cardiaca se puede revertir solo con cambios de estilo de vida. ¿Pues sabes qué? Hay uno, publicado hace 30 años, que demuestra la reversión angiográfica de la enfermedad cardiaca en el 82 % de los pacientes, liberando arterias sin medicinas ni cirugía. Entonces, estos casos clínicos son solo para recordarnos que cientos de miles de americanos siguen muriendo sin necesidad cada año de lo que se ha demostrado que es una enfermedad reversible desde hace décadas.

El uso convencional de casos clínicos, sin embargo, presenta resultados nuevos con la esperanza de que se pongan a prueba. Por ejemplo, el caso de la dieta vegetal para el fallo cardiaco congestivo. No solo enfermedad coronaria, sino que el músculo del corazón mismo estaba tan débil que no podía bombear sangre bien, expulsando solo un 35 % de la sangre en la cámara principal del corazón con cada latido, mientras que normalmente el corazón puede expulsar al menos la mitad; que es exactamente lo que su corazón podía hacer solo 6 semanas después del cambio a una dieta vegetal, en vez de escoger que le abrieran el pecho. La primera noticia de mejora en fallo cardiaco tras la adopción de una dieta vegetal, pero no la última.

Una mujer de 54 años, obesa, con diabetes de tipo 2, que presentaba tobillos hinchados debido a fallo cardiaco. Se cambió de una dieta de pollo y pescado a una dieta vegetal integral. Empezó comiendo más sano y perdió 22 kilos, revirtió su diabetes (es decir, con azúcar en sangre normal y una dieta normal sin usar medicación para la diabetes) y su función cardiaca se normalizó, de una mínima expulsión de sangre al 25 % a niveles normales. Ya que no se trata de una prueba randomizada controlada, lo único que podemos decir es que sus mejoras coincidieron con su adopción de una dieta vegetal integral. Pero, dado el peso del fallo cardiaco como principal causa de muerte, cómo suele empeorar y las pruebas disponibles, una dieta vegetal debería considerarse parte del tratamiento del fallo cardiaco. Mira, ya sabemos que puede revertir la enfermedad coronaria, con lo que cualquier fallo cardiaco es solo un bonus.

Ahora, solo necesitamos buenas estrategias para que los “trabajadores de la sanidad apoyen a los pacientes con dietas vegetales”. Aquí van algunas excelentes sugerencias para pararnos y reflexionar. Por ejemplo, los doctores pueden usar las prescripciones del proyecto Plantrician y prescribir una o dos buenas páginas web.

“Aunque es ciertamente verdad que mucha gente se resiste a cambios fundamentales en su dieta, también es verdad que millones de personas inteligentes motivadas para preservar su salud están tomando medidas de término medio que pueden aportar beneficios modestos, escogiendo carnes más magras, usando lácteos bajos en grasas”. “La mayoría de estas personas no tienen ni el tiempo ni la formación” para ver lo que la ciencia demuestra. ¿No merecen consejos honestos y directos cuando sus vidas dependen de ello? Los que deseen ignorar los consejos, o ponerlos en práctica parcialmente, son libres de hacerlo. ¿Quieres fumar cigarrillos, hacer “puenting”? Es tu cuerpo, tu elección. Depende de cada uno de nosotros decidir qué comemos, cómo vivimos. Pero deberíamos tomar esas decisiones conscientemente, educándonos sobre las probables consecuencias de nuestros actos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

Espera, ¿dije revertir la enfermedad coronaria? ¿Es decir, revertir la principal causa de muerte de hombres y mujeres? Tengo muchos videos sobre el tema, pero Cómo no morir de enfermedad cardiaca es un buen punto de partida. 

Mira el proyecto Plantrician en https://plantricianproject.org/ ¡Estoy orgullloso de apoyarlo!

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This