¿Cómo explicar la paradoja francesa?

¿Cómo explicar la paradoja francesa?
3 (60%) 3 votes

¿Por qué las tasas de ataques al corazón son más bajas de lo esperado en Francia dada su ingesta de grasas saturadas y colesterol? ¿Es su vino tinto, su consumo de vegetales, u otra cosa?

Comenta
Comparte

La tal llamada paradoja francesa es un término acuñado en los 80 por tres franceses para explicar un descubrimiento curioso. Si creas una gráfica con las muertes debido a ataques al corazón, versus la cantidad de grasa saturada y colesterol consumidos por varios países, parece haber una línea recta. Cuantos más alimentos de origen animal consuma la población, más altas parecen ser sus tasas de mortalidad. Por lo tanto, quizá si disminuyeramos la carne, huevos, y lácteos lo suficiente, podríamos bajar las tasas de mortalidad coronaria a cero. Pero dos países se salieron de la línea. Finlandia pareció estar peor de lo esperado, y Francia pareció estar mejor. Y de ahí la paradoja. ¿Cómo puede tener Francia un consumo similar al de Finlandia de grasas saturadas y colesterol, pero 5 veces menos ataques al corazón?

Todo el mundo tenía sus teorías. ¿Era el consumo de vino? ¿Eran las cenas? Sí, los alimentos de origen animal estaban asociados con mayor mortalidad por enfermedades del corazón, pero los alimentos de origen vegetal se mostraban protectores. Así que, quizá el hecho de que los franceses comían 4 veces más vegetales ayuda a explicar sus tasas de mortalidad más bajas. Pero parece ser que no hay siquiera tal paradoja. Como Marion Nestle astutamente señaló, los franceses acababan de empezar a comer de forma poco saludable, y las enfermedades crónicas tardan décadas en desarrollarse. En Estados Unidos llevaban comiendo de esta forma desde hacía 40 años, mientras que los franceses no. Es como si todos empezáramos a fumar hoy, y no encontráramos un aumento significativo de cáncer de pulmón mañana. No significaría que fumar no causa cáncer de pulmón; sino que tarda un tiempo.

Entonces, ¿qué pasa cuando se repasan los datos? Si se comparan las tasas de mortalidad coronaria con los niveles de grasa animal y colesterol en ese momento, Francia parece estar excepcionalmente protegida, y si se comparan las tasas de mortalidad con lo que estaban comiendo dos décadas antes, todavía se salen de la línea. Ah, pero resulta que los médicos franceses declararon niveles de muertes coronarias más bajos que la realidad, incluso llegando al 20%, en los certificados de defunción, según una investigación de la Organización Mundial de la Salud.

Así que, corrigiendo eso, Francia básicamente vuelve a estar acorde con la línea de muerte versus grasa animal, y muerte versus colesterol, con cerca de 4 veces las tasas de ataques al corazón de Japón, décadas después de 4 veces su consumo de grasa animal.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Monica Pettersson y Ángela Graña Varela.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a Ross Websdale via Flickr.

La tal llamada paradoja francesa es un término acuñado en los 80 por tres franceses para explicar un descubrimiento curioso. Si creas una gráfica con las muertes debido a ataques al corazón, versus la cantidad de grasa saturada y colesterol consumidos por varios países, parece haber una línea recta. Cuantos más alimentos de origen animal consuma la población, más altas parecen ser sus tasas de mortalidad. Por lo tanto, quizá si disminuyeramos la carne, huevos, y lácteos lo suficiente, podríamos bajar las tasas de mortalidad coronaria a cero. Pero dos países se salieron de la línea. Finlandia pareció estar peor de lo esperado, y Francia pareció estar mejor. Y de ahí la paradoja. ¿Cómo puede tener Francia un consumo similar al de Finlandia de grasas saturadas y colesterol, pero 5 veces menos ataques al corazón?

Todo el mundo tenía sus teorías. ¿Era el consumo de vino? ¿Eran las cenas? Sí, los alimentos de origen animal estaban asociados con mayor mortalidad por enfermedades del corazón, pero los alimentos de origen vegetal se mostraban protectores. Así que, quizá el hecho de que los franceses comían 4 veces más vegetales ayuda a explicar sus tasas de mortalidad más bajas. Pero parece ser que no hay siquiera tal paradoja. Como Marion Nestle astutamente señaló, los franceses acababan de empezar a comer de forma poco saludable, y las enfermedades crónicas tardan décadas en desarrollarse. En Estados Unidos llevaban comiendo de esta forma desde hacía 40 años, mientras que los franceses no. Es como si todos empezáramos a fumar hoy, y no encontráramos un aumento significativo de cáncer de pulmón mañana. No significaría que fumar no causa cáncer de pulmón; sino que tarda un tiempo.

Entonces, ¿qué pasa cuando se repasan los datos? Si se comparan las tasas de mortalidad coronaria con los niveles de grasa animal y colesterol en ese momento, Francia parece estar excepcionalmente protegida, y si se comparan las tasas de mortalidad con lo que estaban comiendo dos décadas antes, todavía se salen de la línea. Ah, pero resulta que los médicos franceses declararon niveles de muertes coronarias más bajos que la realidad, incluso llegando al 20%, en los certificados de defunción, según una investigación de la Organización Mundial de la Salud.

Así que, corrigiendo eso, Francia básicamente vuelve a estar acorde con la línea de muerte versus grasa animal, y muerte versus colesterol, con cerca de 4 veces las tasas de ataques al corazón de Japón, décadas después de 4 veces su consumo de grasa animal.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Monica Pettersson y Ángela Graña Varela.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a Ross Websdale via Flickr.

Nota del Doctor

Pero, ¿qué hay acerca de los meta-análisis que muestran que la grasa saturada no está asociada con la enfermedad? Pensé que “la mantequilla ha regresado”.  Lo adivinaste -tengo vídeos sobre ello también: Los estudios sobre grasa saturada: condenados al fracaso y Los estudios sobre grasa saturada: haciendo que el público se lo trague mejor.

¿Y acerca de los estudios de la industria del huevo diciendo que el colesterol dietético es benigno? Puedes ver mis vídeos ¿Importa el tamaño del colesterol? y Cómo el Comité del Huevo diseña estudios engañosos.

Para aquellos que esperaban que fuera el vino tinto, ¿qué hay acerca del compuesto resveratrol en la piel de las uvas? Ese es el tema de mi siguiente vídeo, El resveratrol disminuye los beneficios del ejercicio.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis vídeos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This