Los efectos para la salud de las micoproteínas (Quorn) en comparación con los BCAA de la carne

Los efectos para la salud de las micoproteínas (Quorn) en comparación con los BCAA de la carne
5 (100%) 1 vote

Ensayos clínicos sobre Quorn muestran que puede mejorar la saciedad y ayudar a controlar el colesterol, el azúcar en sangre y los niveles de insulina.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Quizás hayas oído sobre la carne hecha con proteína de trigo, de soja, y de guisante, pero la microproteína es algo relativamente nuevo (carne hecha a partir de hongos), popular en Europa, comercializada como Quorn, que hace carne sin res, pollo sin pollo, pescado sin pescado y cerdo sin cerdo, para quien quiera pasarse a la alimentación vegetal pero le resulte imposible dejar de comer salchichas.

En cuanto al impacto medioambiental, el Quorn tiene una huella de carbono al menos 10 veces menor que la carne de res; el pollo Quorn es al menos 4 veces mejor que el pollo en ese sentido. En cuanto a la salud, el Quorn es alto en proteína y fibra, y bajo en grasa, colesterol, sodio y azúcar, como era de esperarse. Pero lo más importante es que se han realizado ensayos clínicos que muestran que podría ayudar a controlar el colesterol, el azúcar en sangre, y los niveles de insulina, además de mejorar la saciedad. No es extraño, ya que no solo la fibra sino también la propia microproteína pueden ser fermentadas por nuestras bacterias intestinales beneficiosas, por lo que también puede actuar como prebiótico para nuestra flora intestinal.

Han sido raros los casos verificados de alergias a la microproteína, e incluso menos los casos de quejas infundadas, pero dados los múltiples millones de ventas, la tasa de reacciones alérgicas podría ser de 1 por cada 9 millones.

Aquí tenemos datos sobre colesterol, convertidos en cifras de Estados Unidos. Unas bajadas muy significativas de colesterol total y LDL: más de 30 puntos en 8 semanas.

En términos de saciedad, como indiqué en mi presentación sobre Pérdida de peso basada en la evidencia, se ha encontrado que las cualidades saciantes tanto del tofu como de Quorn son más fuertes que las del pollo; en el caso de Quorn, tanto en sujetos delgados como con sobrepeso, e individuos obesos se redujo la ingesta en la siguiente comida horas después.

Es gracioso que cuando la industria cárnica financia estudios sobre pollo y obesidad, eligen como alimento comparativo galletas y “chocolate recubierto de azúcar”. Este es un truco clásico de la industria farmacéutica para hacer que tu producto se vea mejor comparándolo con algo peor. (Parece ser que el chocolate normal no fue suficiente para hacer que el pollo saliera mejor parado). Pero ¿qué pasa cuando el pollo se contrasta frente un control real, como el pollo sin pollo? El pollo se acobarda.

Por ejemplo, si das a la gente pollo y arroz para comer, cuatro horas y media después comen un 18% más de una cena buffet que los que comieron Quorn y arroz, que redujeron su ingesta en unas 200 calorías en promedio.

En parte, la razón por la que las carnes vegetales podrían engordar menos es que provocan un menor incremento del azúcar en la sangre. Un pollo sin carne como Quorn causa una reacción de insulina inmediata hasta un 41% menor. Resulta que que la proteína animal causa casi tanta liberación de insulina como el azúcar puro. 

Simplemente añadir claras de huevo a tu dieta puede aumentar la producción de insulina un 60% en cuatro días. Y el pescado podría ser incluso peor.

¿Por qué añadir atún al puré de papas iba a subir los niveles de insulina pero añadir brócoli en cambio reduce la respuesta de insulina aproximadamente un 40%? No es la fibra, puesto que dar la misma cantidad de fibra de brócoli por sí sola no produjo ningún beneficio significativo. Entonces, ¿por qué la proteína animal pone las cosas peor pero la proteína vegetal las mejora? 

Las proteínas vegetales tienden a ser más bajas en los aminoácidos de cadena ramificada, que están asociados a la resistencia a la insulina, la causa de la diabetes tipo 2. Esto se puede demostrar con un experimento. Le das aminoácidos de cadena ramificada a unos veganos, y los haces tan resistentes a la insulina como los omnívoros. O, escoges omnívoros y los pones a dieta vegana durante 48 horas, y en dos días puedes ver el efecto opuesto: mejoras significativas en sus firmas metabólicas. ¿Por qué? Porque “una ingesta reducida de aminoácidos de cadena ramificada mejora la salud metabólica.” 

Y mira esto. Las personas seleccionadas para restringir su ingesta de proteína consumían en promedio cientos de calorías extras al día; entonces, deberían de haber engordado, ¿no? Pues no, de hecho perdieron más grasa corporal. Limitar sus proteínas les permitía tomar más calorías mientras perdían peso al mismo tiempo. Más calorías, pero ¡pérdida de grasa corporal! ¿Qué es esta “restricción de proteínas” mágica? Solo le hicieron que las personas comieran la cantidad de proteína recomendada. Quizá tenían que haber llamado a este grupo el de proteína normal, o el de proteína recomendada, y al grupo que comía niveles de proteína más típicos estadounidenses, y que padecían por ello, el grupo de exceso de proteína. 

Dada la “recuperación de la salud metabólica por un consumo reducido de aminoácidos de cadena ramificada”, líderes en este ámbito han sugerido la creación de medicamentos para bloquear su absorción, a fin de “promover la salud metabólica y tratar la diabetes y la obesidad sin reducir la ingesta calórica”. O simplemente podemos intentar no comer tantos aminoácidos de cadena ramificada para empezar. 

Se encuentran principalmente en la carne, incluyendo el pollo y el pescado, los lácteos, y los huevos, lo que quizás explique por qué la proteína animal se ha asociado a más riesgo de diabetes mientras que la proteína vegetal parece protegernos de ella. En conclusión, definir los “límites apropiados” de ingesta de proteína animal “podría ofrecer una gran oportunidad para la prevención de la diabetes tipo 2 y la obesidad”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Quizás hayas oído sobre la carne hecha con proteína de trigo, de soja, y de guisante, pero la microproteína es algo relativamente nuevo (carne hecha a partir de hongos), popular en Europa, comercializada como Quorn, que hace carne sin res, pollo sin pollo, pescado sin pescado y cerdo sin cerdo, para quien quiera pasarse a la alimentación vegetal pero le resulte imposible dejar de comer salchichas.

En cuanto al impacto medioambiental, el Quorn tiene una huella de carbono al menos 10 veces menor que la carne de res; el pollo Quorn es al menos 4 veces mejor que el pollo en ese sentido. En cuanto a la salud, el Quorn es alto en proteína y fibra, y bajo en grasa, colesterol, sodio y azúcar, como era de esperarse. Pero lo más importante es que se han realizado ensayos clínicos que muestran que podría ayudar a controlar el colesterol, el azúcar en sangre, y los niveles de insulina, además de mejorar la saciedad. No es extraño, ya que no solo la fibra sino también la propia microproteína pueden ser fermentadas por nuestras bacterias intestinales beneficiosas, por lo que también puede actuar como prebiótico para nuestra flora intestinal.

Han sido raros los casos verificados de alergias a la microproteína, e incluso menos los casos de quejas infundadas, pero dados los múltiples millones de ventas, la tasa de reacciones alérgicas podría ser de 1 por cada 9 millones.

Aquí tenemos datos sobre colesterol, convertidos en cifras de Estados Unidos. Unas bajadas muy significativas de colesterol total y LDL: más de 30 puntos en 8 semanas.

En términos de saciedad, como indiqué en mi presentación sobre Pérdida de peso basada en la evidencia, se ha encontrado que las cualidades saciantes tanto del tofu como de Quorn son más fuertes que las del pollo; en el caso de Quorn, tanto en sujetos delgados como con sobrepeso, e individuos obesos se redujo la ingesta en la siguiente comida horas después.

Es gracioso que cuando la industria cárnica financia estudios sobre pollo y obesidad, eligen como alimento comparativo galletas y “chocolate recubierto de azúcar”. Este es un truco clásico de la industria farmacéutica para hacer que tu producto se vea mejor comparándolo con algo peor. (Parece ser que el chocolate normal no fue suficiente para hacer que el pollo saliera mejor parado). Pero ¿qué pasa cuando el pollo se contrasta frente un control real, como el pollo sin pollo? El pollo se acobarda.

Por ejemplo, si das a la gente pollo y arroz para comer, cuatro horas y media después comen un 18% más de una cena buffet que los que comieron Quorn y arroz, que redujeron su ingesta en unas 200 calorías en promedio.

En parte, la razón por la que las carnes vegetales podrían engordar menos es que provocan un menor incremento del azúcar en la sangre. Un pollo sin carne como Quorn causa una reacción de insulina inmediata hasta un 41% menor. Resulta que que la proteína animal causa casi tanta liberación de insulina como el azúcar puro. 

Simplemente añadir claras de huevo a tu dieta puede aumentar la producción de insulina un 60% en cuatro días. Y el pescado podría ser incluso peor.

¿Por qué añadir atún al puré de papas iba a subir los niveles de insulina pero añadir brócoli en cambio reduce la respuesta de insulina aproximadamente un 40%? No es la fibra, puesto que dar la misma cantidad de fibra de brócoli por sí sola no produjo ningún beneficio significativo. Entonces, ¿por qué la proteína animal pone las cosas peor pero la proteína vegetal las mejora? 

Las proteínas vegetales tienden a ser más bajas en los aminoácidos de cadena ramificada, que están asociados a la resistencia a la insulina, la causa de la diabetes tipo 2. Esto se puede demostrar con un experimento. Le das aminoácidos de cadena ramificada a unos veganos, y los haces tan resistentes a la insulina como los omnívoros. O, escoges omnívoros y los pones a dieta vegana durante 48 horas, y en dos días puedes ver el efecto opuesto: mejoras significativas en sus firmas metabólicas. ¿Por qué? Porque “una ingesta reducida de aminoácidos de cadena ramificada mejora la salud metabólica.” 

Y mira esto. Las personas seleccionadas para restringir su ingesta de proteína consumían en promedio cientos de calorías extras al día; entonces, deberían de haber engordado, ¿no? Pues no, de hecho perdieron más grasa corporal. Limitar sus proteínas les permitía tomar más calorías mientras perdían peso al mismo tiempo. Más calorías, pero ¡pérdida de grasa corporal! ¿Qué es esta “restricción de proteínas” mágica? Solo le hicieron que las personas comieran la cantidad de proteína recomendada. Quizá tenían que haber llamado a este grupo el de proteína normal, o el de proteína recomendada, y al grupo que comía niveles de proteína más típicos estadounidenses, y que padecían por ello, el grupo de exceso de proteína. 

Dada la “recuperación de la salud metabólica por un consumo reducido de aminoácidos de cadena ramificada”, líderes en este ámbito han sugerido la creación de medicamentos para bloquear su absorción, a fin de “promover la salud metabólica y tratar la diabetes y la obesidad sin reducir la ingesta calórica”. O simplemente podemos intentar no comer tantos aminoácidos de cadena ramificada para empezar. 

Se encuentran principalmente en la carne, incluyendo el pollo y el pescado, los lácteos, y los huevos, lo que quizás explique por qué la proteína animal se ha asociado a más riesgo de diabetes mientras que la proteína vegetal parece protegernos de ella. En conclusión, definir los “límites apropiados” de ingesta de proteína animal “podría ofrecer una gran oportunidad para la prevención de la diabetes tipo 2 y la obesidad”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

Este video forma parte de una serie de nueve videos sobre carnes vegetales. Si te has perdido cualquiera de las entregas anteriores, echa un vistazo a:

Y próximamente:

En este video menciono mi presentación sobre Pérdida de peso basada en la evidencia, la cual puedes ver aquí.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This