El ayuno para la artritis reumatoide

El ayuno para la artritis reumatoide
4.33 (86.67%) 3 votes

El ayuno, seguido de una dieta a base de plantas, puesto a prueba para la artropatía inflamatoria autoinmune.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Alan Goldhamer fundó el TrueNorth Health Center de Santa Rosa, California, en el que 10000 personas han hecho ayunos para mejorar condiciones desde problemas cardiovasculares o diabetes a enfermedades autoinmunes. Notó que trastornos que parecían unidos a excesos en la alimentación tendían a responder de forma previsible a la práctica del ayuno seguida de una dieta que, según él, fomentara la salud: completamente vegetal, alta en fibra, baja en sal, grasas, proteínas y azúcar.

Este método permite eliminar la causa de enfermedades ligadas al estilo de vida, incluso hasta hacer innecesario el uso de medicamentos, al contrario que la medicina tradicional, la cual se centra más en la supresión de los síntomas asociados a la enfermedad en lugar de eliminar la raíz del problema.

Goldhamer lo explicaba así: si tratas una presión arterial alta o una diabetes tipo 2 o una enfermedad autoinmune con medicamentos, te dirán: “Tendrás que tomar estas medicinas de por vida”. En realidad lo que te están prometiendo es que si sigues su consejo al pie de la letra, “estarás enfermo el resto de tu vida”.

Los datos preliminares sugieren que ayunar puede mejorar las enfermedades metabólicas e inflamatorias crónicas, los síndromes de dolor, la presión arterial alta, las enfermedades alérgicas, y los trastornos psicosomáticos, pero las pruebas más concluyentes sobre los beneficios del ayuno se refieren a enfermedades reumáticas: enfermedades autoinmunes de inflamación de las articulaciones, como la artritis reumatoide.

Hace casi un siglo se escribió: “el tratamiento a través de la dieta no es reconocido generalmente por la profesión médica… como una de las armas con las que atacar [tales enfermedades]”. Esta actitud se mantuvo hasta hace relativamente poco, cuando una revisión sistemática de ensayos controlados “ha mostrado un efecto beneficioso a largo plazo estadística y clínicamente significativo”.

La artritis reumatoide tiene un notorio componente genético, pero la tasa de concordancia, la probabilidad de que un par de gemelos idénticos la desarrollen si uno de ellos la tiene es probablemente menor a un 30 por ciento, a pesar de tener los mismos genes, dejando un 70 por ciento de la explicación a factores no genéticos.

Incluso si no sabemos exactamente cuáles son esos factores, “ayunar [se ha comparado] a reiniciar el disco duro de un ordenador. A veces, el [disco] falla y no sabes cuál es exactamente el problema. Pero con solo apagarlo y reiniciar… ese fallo [puede] solucionarse”.

El conjunto de evidencias comenzó con informes de casos, ayuno seguido de una dieta vegetal, relatos sorprendentes de años de dolor y rigidez… desaparecidos en una semana, y ,más importante aún, sin reaparecer siguiendo la dieta más saludable. Y así una y otra vez, pero los informes de casos son solo anécdotas glorificadas. Desde hace décadas, hay estudios que sugieren que ayunar puede que sea la forma disponible más rápida de provocar alivio para el dolor y la inflamación artríticas en pacientes con artritis reumatoide, pero los estudios a menudo no controlaban el efecto placebo, lo que es especialmente importante cuando hay que fiarse de auto-informes de síntomas subjetivos, como el dolor y el bienestar general. Pero existen medidas objetivas, pruebas de laboratorio para la inflamación que no parecen verse afectados por los placebos, y eso mismo se puede ver en ensayos controlados, inmediatamente desde el comienzo y con una permanencia de al menos un año.

Diez medidas diferentes de inflamación disminuyeron significativamente tras el ayuno y la posterior dieta libre de carne y huevos, mientras que ninguno de los parámetros variaron en aquellas víctimas de la enfermedad que continuaron comiendo de forma habitual. Y esta reducción aplastante de la inflamación produjo una disminución significativa del dolor, la rigidez en la mañana, la pérdida de fuerza de agarre, y el número de articulaciones blandas e inflamadas. 

Incluso un año después de que acabara el ensayo, aquellos que obtuvieron beneficios de la dieta siguieron beneficiándose en cuanto al dolor, la rigidez, y las articulaciones blandas e inflamadas, parece ser que porque continuaron con ella. Apenas hay duda de que durante el ayuno tanto la inflamación como el dolor se ven aliviados, pero si vuelves a la dieta que seguías anteriormente, la inflamación regresa—a menos que, evidentemente, el periodo de ayuno vaya seguido de una dieta vegetariana. ¿A qué podría deberse esto? Podría deberse a cambios en el microbioma, la mejora en los síntomas coincidía con alteración significativa de la flora intestinal, lo que podría ser beneficioso de alguna manera, quizás por el fortalecimiento de la barrera intestinal. Sabemos que ayunar reduce la permeabilidad intestinal en pacientes con artritis reumatoide, pero no sabemos qué papel, si lo hubiera, tiene en el proceso de la enfermedad.

Podría tratarse de los eicosanoides, los mediadores de la inflamación que se forman a partir del ácido araquidónico. El ácido araquidónico es un ácido graso omega-6 de cadena larga que se encuentra en las grasas animales. Se encuentra sobre todo en el pollo y los huevos, los cuales contribuyen en conjunto a casi la mitad de su ingesta en Estados Unidos. Esto podría explicar por qué aquellos que comen más vegetales parecen tener mejor salud mental; no sufren la “cascada de neuroinflamación” provocada por el ácido araquidónico; la eliminación de huevos, pollo y otras carnes mostró en un ensayo controlado aleatorizado mejorar el estado de ánimo, lo que sugiere que el ácido araquidónico podría estar afectando negativamente los estados de ánimo y podría explicar el impacto de las dietas que incluyen más plantas en las enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide.

Esto puede ayudar a explicar por qué llevar una dieta vegetal parece ser necesario “tras el ayuno para prevenir la reaparición de síntomas y actividad inflamatoria,” o como un famoso artículo de prensa dijo, puede que ayunar sea solo una herramienta para ayudarte a impulsar un cambio radical en tu forma de alimentarte.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Alan Goldhamer fundó el TrueNorth Health Center de Santa Rosa, California, en el que 10000 personas han hecho ayunos para mejorar condiciones desde problemas cardiovasculares o diabetes a enfermedades autoinmunes. Notó que trastornos que parecían unidos a excesos en la alimentación tendían a responder de forma previsible a la práctica del ayuno seguida de una dieta que, según él, fomentara la salud: completamente vegetal, alta en fibra, baja en sal, grasas, proteínas y azúcar.

Este método permite eliminar la causa de enfermedades ligadas al estilo de vida, incluso hasta hacer innecesario el uso de medicamentos, al contrario que la medicina tradicional, la cual se centra más en la supresión de los síntomas asociados a la enfermedad en lugar de eliminar la raíz del problema.

Goldhamer lo explicaba así: si tratas una presión arterial alta o una diabetes tipo 2 o una enfermedad autoinmune con medicamentos, te dirán: “Tendrás que tomar estas medicinas de por vida”. En realidad lo que te están prometiendo es que si sigues su consejo al pie de la letra, “estarás enfermo el resto de tu vida”.

Los datos preliminares sugieren que ayunar puede mejorar las enfermedades metabólicas e inflamatorias crónicas, los síndromes de dolor, la presión arterial alta, las enfermedades alérgicas, y los trastornos psicosomáticos, pero las pruebas más concluyentes sobre los beneficios del ayuno se refieren a enfermedades reumáticas: enfermedades autoinmunes de inflamación de las articulaciones, como la artritis reumatoide.

Hace casi un siglo se escribió: “el tratamiento a través de la dieta no es reconocido generalmente por la profesión médica… como una de las armas con las que atacar [tales enfermedades]”. Esta actitud se mantuvo hasta hace relativamente poco, cuando una revisión sistemática de ensayos controlados “ha mostrado un efecto beneficioso a largo plazo estadística y clínicamente significativo”.

La artritis reumatoide tiene un notorio componente genético, pero la tasa de concordancia, la probabilidad de que un par de gemelos idénticos la desarrollen si uno de ellos la tiene es probablemente menor a un 30 por ciento, a pesar de tener los mismos genes, dejando un 70 por ciento de la explicación a factores no genéticos.

Incluso si no sabemos exactamente cuáles son esos factores, “ayunar [se ha comparado] a reiniciar el disco duro de un ordenador. A veces, el [disco] falla y no sabes cuál es exactamente el problema. Pero con solo apagarlo y reiniciar… ese fallo [puede] solucionarse”.

El conjunto de evidencias comenzó con informes de casos, ayuno seguido de una dieta vegetal, relatos sorprendentes de años de dolor y rigidez… desaparecidos en una semana, y ,más importante aún, sin reaparecer siguiendo la dieta más saludable. Y así una y otra vez, pero los informes de casos son solo anécdotas glorificadas. Desde hace décadas, hay estudios que sugieren que ayunar puede que sea la forma disponible más rápida de provocar alivio para el dolor y la inflamación artríticas en pacientes con artritis reumatoide, pero los estudios a menudo no controlaban el efecto placebo, lo que es especialmente importante cuando hay que fiarse de auto-informes de síntomas subjetivos, como el dolor y el bienestar general. Pero existen medidas objetivas, pruebas de laboratorio para la inflamación que no parecen verse afectados por los placebos, y eso mismo se puede ver en ensayos controlados, inmediatamente desde el comienzo y con una permanencia de al menos un año.

Diez medidas diferentes de inflamación disminuyeron significativamente tras el ayuno y la posterior dieta libre de carne y huevos, mientras que ninguno de los parámetros variaron en aquellas víctimas de la enfermedad que continuaron comiendo de forma habitual. Y esta reducción aplastante de la inflamación produjo una disminución significativa del dolor, la rigidez en la mañana, la pérdida de fuerza de agarre, y el número de articulaciones blandas e inflamadas. 

Incluso un año después de que acabara el ensayo, aquellos que obtuvieron beneficios de la dieta siguieron beneficiándose en cuanto al dolor, la rigidez, y las articulaciones blandas e inflamadas, parece ser que porque continuaron con ella. Apenas hay duda de que durante el ayuno tanto la inflamación como el dolor se ven aliviados, pero si vuelves a la dieta que seguías anteriormente, la inflamación regresa—a menos que, evidentemente, el periodo de ayuno vaya seguido de una dieta vegetariana. ¿A qué podría deberse esto? Podría deberse a cambios en el microbioma, la mejora en los síntomas coincidía con alteración significativa de la flora intestinal, lo que podría ser beneficioso de alguna manera, quizás por el fortalecimiento de la barrera intestinal. Sabemos que ayunar reduce la permeabilidad intestinal en pacientes con artritis reumatoide, pero no sabemos qué papel, si lo hubiera, tiene en el proceso de la enfermedad.

Podría tratarse de los eicosanoides, los mediadores de la inflamación que se forman a partir del ácido araquidónico. El ácido araquidónico es un ácido graso omega-6 de cadena larga que se encuentra en las grasas animales. Se encuentra sobre todo en el pollo y los huevos, los cuales contribuyen en conjunto a casi la mitad de su ingesta en Estados Unidos. Esto podría explicar por qué aquellos que comen más vegetales parecen tener mejor salud mental; no sufren la “cascada de neuroinflamación” provocada por el ácido araquidónico; la eliminación de huevos, pollo y otras carnes mostró en un ensayo controlado aleatorizado mejorar el estado de ánimo, lo que sugiere que el ácido araquidónico podría estar afectando negativamente los estados de ánimo y podría explicar el impacto de las dietas que incluyen más plantas en las enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide.

Esto puede ayudar a explicar por qué llevar una dieta vegetal parece ser necesario “tras el ayuno para prevenir la reaparición de síntomas y actividad inflamatoria,” o como un famoso artículo de prensa dijo, puede que ayunar sea solo una herramienta para ayudarte a impulsar un cambio radical en tu forma de alimentarte.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

Pin It en Pinterest

Share This