Los beneficios del sorgo para la salud

Los beneficios del sorgo para la salud
5 (100%) 1 vote

Te quiero contar por qué el sorgo es uno de mis cereales favoritos.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Lydia Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“Aunque tiene un papel importante en África y Asia como cereal básico, el sorgo ha surgido hace poco en Estados Unidos como fuente de alimento. Y no es solo un cereal básico en muchas partes del mundo, sino que, obviamente, se usaba en la medicina popular. ¿Cuáles podrían ser sus beneficios para la salud? Tenemos algunos datos in vitro, en tubos de ensayo y placas de Petri, y datos "in vivo", es decir, en animales de laboratorio. Sin embargo, las pruebas en humanos son muy recientes.

En un estudio, algunos participantes cenaron tortitas de sorgo durante tres semanas. El resto cenó tortitas de maíz y ambos grupos redujeron el colesterol entre un 20 y un 30%. También se les pidió no comer huevos o alimentos que aumentan el colesterol; así que esto puede tener algo que ver.

En otro estudio se probó con galletas. Los que comieron galletas de sorgo dijeron sentirse más saciados que los que comieron galletas de trigo. En cambio, esto no produjo diferencias en la cantidad que tomaron, porque "se podía comer sin límites". ¿Qué más da cómo se sintieran si esto no les hizo comer menos? No es de extrañar, entonces, al ponerlos a prueba, que ni los que comieron sorgo ni los que tomaron trigo perdieran peso. Aún así, existe una contradicción. Un estudio reciente afirma que "el sorgo puede ayudar a las personas a perder peso". Aunque el grupo del sorgo, en realidad, no perdió más peso. Parece ser que ingerían muchas más calorías al día pero perdieron más grasa corporal. Puede deberse a un mayor consumo de fibra, entre otras cosas, o al almidón resistente del sorgo. Sin embargo, el método que usaron, una mezcla edulcorada de sabores y colores artificiales hecha con agua, leche en polvo y el sorgo o la harina de trigo, puede ser bueno para una investigación o estudio ciego, pero nos deja con la duda de qué pasaría si realmente tomáramos el alimento completo.

El almidón resistente es fascinante. La mayor parte del almidón del sorgo es de absorción lenta o totalmente resistente a la digestión en el intestino delgado, ofreciendo un banquete de probióticos para la flora intestinal del colon. Evidentemente, no es por el almidón del sorgo en sí mismo, sino por la interacción con proteínas y otros compuestos que bloquean este almidón e inhiben sus enzimas. El sorgo acaba siendo así el cereal con menor digestibilidad, y por eso tradicionalmente se le considera un cereal "inferior", inferior en el sentido de que no proporciona tantas calorías. Sin embargo, algo bajo en calorías es bueno para la epidemia de obesidad.

Si en vez de un panecillo de sorgo nos comemos uno de trigo integral, ambas con la misma cantidad de almidón, el nivel de azúcar en sangre aumenta de 45 minutos a dos horas después e, inmediatamente después de tomarlas, habrá un pico de insulina más pronunciado. Con la de sorgo, se observa un 25% menos de azúcar en sangre y el cuerpo solo tiene que liberar una parte de insulina para digerirla: ¡menos de la mitad!

Se observa lo mismo en diabéticos: un pico de azúcar en sangre más bajo con las gachas de sorgo que con las de sémola y el cuerpo las asimila con solo parte de la insulina.

¿Habría que educar a la gente sobre lo bueno que es el sorgo y desarrollar productos sencillos y sabrosos? ¡No, porque el sorgo ya es sencillo y sabroso tal y como es! Pulsando un botón en mi olla a presión con dos partes de agua y una de sorgo lo tengo listo en 20 minutos. Puedes hacer una gran cantidad para toda la semana, como con el arroz. ¿Pero cuál es el beneficio de ingerir el grano entero, intacto? La industria le ve gran potencial de explotación al sorgo en los llamados alimentos funcionales y aditivos, porque ¿sabías que añadir sorgo a las hamburguesas de cerdo o pavo puede mejorar su sabor? Y oye, ¿por qué ingerirlo simplemente cuando puedes usarlo para hacer cerveza sin gluten?

Tiene gracia: en How not to diet, hablaba de la industria del azúcar de la del jarabe de maíz, la del aceite y de la ganadera. Subvencionan la alimentación animal barata para poder hacer carne de menús a euro. Preguntaba en broma: ¿cuándo fue la última vez que saliste a comer sorgo? Pero oye, ahora que sé lo bueno que es para ti, deberíamos aprovechar una parte de los millones que gastamos en esta industria para salir por ahí a comer sorgo, después de todo”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Lydia Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“Aunque tiene un papel importante en África y Asia como cereal básico, el sorgo ha surgido hace poco en Estados Unidos como fuente de alimento. Y no es solo un cereal básico en muchas partes del mundo, sino que, obviamente, se usaba en la medicina popular. ¿Cuáles podrían ser sus beneficios para la salud? Tenemos algunos datos in vitro, en tubos de ensayo y placas de Petri, y datos "in vivo", es decir, en animales de laboratorio. Sin embargo, las pruebas en humanos son muy recientes.

En un estudio, algunos participantes cenaron tortitas de sorgo durante tres semanas. El resto cenó tortitas de maíz y ambos grupos redujeron el colesterol entre un 20 y un 30%. También se les pidió no comer huevos o alimentos que aumentan el colesterol; así que esto puede tener algo que ver.

En otro estudio se probó con galletas. Los que comieron galletas de sorgo dijeron sentirse más saciados que los que comieron galletas de trigo. En cambio, esto no produjo diferencias en la cantidad que tomaron, porque "se podía comer sin límites". ¿Qué más da cómo se sintieran si esto no les hizo comer menos? No es de extrañar, entonces, al ponerlos a prueba, que ni los que comieron sorgo ni los que tomaron trigo perdieran peso. Aún así, existe una contradicción. Un estudio reciente afirma que "el sorgo puede ayudar a las personas a perder peso". Aunque el grupo del sorgo, en realidad, no perdió más peso. Parece ser que ingerían muchas más calorías al día pero perdieron más grasa corporal. Puede deberse a un mayor consumo de fibra, entre otras cosas, o al almidón resistente del sorgo. Sin embargo, el método que usaron, una mezcla edulcorada de sabores y colores artificiales hecha con agua, leche en polvo y el sorgo o la harina de trigo, puede ser bueno para una investigación o estudio ciego, pero nos deja con la duda de qué pasaría si realmente tomáramos el alimento completo.

El almidón resistente es fascinante. La mayor parte del almidón del sorgo es de absorción lenta o totalmente resistente a la digestión en el intestino delgado, ofreciendo un banquete de probióticos para la flora intestinal del colon. Evidentemente, no es por el almidón del sorgo en sí mismo, sino por la interacción con proteínas y otros compuestos que bloquean este almidón e inhiben sus enzimas. El sorgo acaba siendo así el cereal con menor digestibilidad, y por eso tradicionalmente se le considera un cereal "inferior", inferior en el sentido de que no proporciona tantas calorías. Sin embargo, algo bajo en calorías es bueno para la epidemia de obesidad.

Si en vez de un panecillo de sorgo nos comemos uno de trigo integral, ambas con la misma cantidad de almidón, el nivel de azúcar en sangre aumenta de 45 minutos a dos horas después e, inmediatamente después de tomarlas, habrá un pico de insulina más pronunciado. Con la de sorgo, se observa un 25% menos de azúcar en sangre y el cuerpo solo tiene que liberar una parte de insulina para digerirla: ¡menos de la mitad!

Se observa lo mismo en diabéticos: un pico de azúcar en sangre más bajo con las gachas de sorgo que con las de sémola y el cuerpo las asimila con solo parte de la insulina.

¿Habría que educar a la gente sobre lo bueno que es el sorgo y desarrollar productos sencillos y sabrosos? ¡No, porque el sorgo ya es sencillo y sabroso tal y como es! Pulsando un botón en mi olla a presión con dos partes de agua y una de sorgo lo tengo listo en 20 minutos. Puedes hacer una gran cantidad para toda la semana, como con el arroz. ¿Pero cuál es el beneficio de ingerir el grano entero, intacto? La industria le ve gran potencial de explotación al sorgo en los llamados alimentos funcionales y aditivos, porque ¿sabías que añadir sorgo a las hamburguesas de cerdo o pavo puede mejorar su sabor? Y oye, ¿por qué ingerirlo simplemente cuando puedes usarlo para hacer cerveza sin gluten?

Tiene gracia: en How not to diet, hablaba de la industria del azúcar de la del jarabe de maíz, la del aceite y de la ganadera. Subvencionan la alimentación animal barata para poder hacer carne de menús a euro. Preguntaba en broma: ¿cuándo fue la última vez que saliste a comer sorgo? Pero oye, ahora que sé lo bueno que es para ti, deberíamos aprovechar una parte de los millones que gastamos en esta industria para salir por ahí a comer sorgo, después de todo”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

Si no has visto el video anterior, échale un vistazo a ¿Es sano el sorgo?

Mi nuevo libro de recetas The How Not to Diet Cookbook está lleno de recetas con cereales deliciosos y saludables. Puedes verlo aquí.

¿“Almidón resistente”? Aprende más en Almidón resistente y cáncer de colon y Que el almidón tome el camino de la máxima resistencia. 

Si te interesan los beneficios de los diferentes cereales, puedes ver:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This