¿Son las lectinas en los alimentos beneficiosas o perjudiciales?

¿Son las lectinas en los alimentos beneficiosas o perjudiciales?
4.67 (93.33%) 3 votes

¿El consumo de lectinas puede explicar el por qué quienes comen más legumbres y granos integrales tienen un menor riesgo de desarrollar cáncer?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Las lectinas son responsables del “gran incidente de los frijoles blancos” del 2006 en Japón. Un sábado por la tarde, un programa de televisión presentó un método nuevo para perder peso. El método era simple: tostar frijoles blancos crudos y secos en un sartén por 3 minutos, molerlos para hacerlos polvo y luego esparcirlos en arroz. Después de unos días, miles de personas se enfermaron, algunos con diarrea y vómito tan severo que terminaron en el hospital. ¿Por qué? Por envenenamiento por lectinas.

Tres minutos en fuego en seco no son suficientes para destruir las lectinas tóxicas en los frijoles. Si no se remojan, se tienen que hervir por lo menos una hora para destruir completamente las lectinas; aunque si se remojan una noche antes, el 98% de las lectinas desaparecen después de hervir por 15 minutos y después de media hora desaparecen por completo. Y en efecto, cuando hicieron la prueba de tostar los frijoles blancos, por tres minutos no hizo nada para eliminar las lectinas; con razón la gente se enfermó. Por otro lado, el 95% de las lectinas fueron inactivadas después de haberlas hervido por tres minutos, y completamente inactivadas después de 10 minutos. Evidentemente, “no comer frijoles crudos” es un consejo tradicional en Japón para prevenir problemas intestinales— y ahora sabemos por qué.

Mientras que el proceso de enlatando se podrían eliminar completamente las lectinas de la mayoría de frijoles enlatados, alguna actividad residual de las lectinas podría seguir presente, pero no lo suficiente para resultar en toxicidad, aparentemente. Irónicamente, "dosis bajas de lectinas podrían ser beneficiosas al estimular la función intestinal, limitando el crecimiento de tumores y reduciendo la obesidad". ¿Qué? Pensé que las lectinas eran tóxicas.

Desde que la gente comenzó a especular que las lectinas son dañinas, otros suponen que podrían ser protectivas. "Si esta teoría es correcta, las lectinas orales apropiadas deberían ser usadas para la prevención (y posiblemente el tratamiento) del cáncer colorrectal". O, por supuesto, podríamos simplemente comer nuestras verduras.

El interés en el pretendido "efecto antitumor de las lectinas de las plantas" empezó en 1963, "cuando se descubrió que las lectinas podían distinguir entre células cancerosas y células normales". Un grupo de investigadores del hospital general de Massachusetts encontraron una sustancia en el germen de trigo, la lectina en el trigo integral, que parecía "ser específica de las células tumorales", aglomerando a "las células tumorales, mientras que las células normales eran casi completamente ignoradas". Esta sustancia es tan específica que se puede tomar una muestra de heces y, basado en la unión de las lectinas a las células de revestimiento del colon que se encuentran en las heces, se puede predecir eficazmente la presencia de pólipos y cáncer.

Posteriormente, se descubrió que las lectinas no sólo podían distinguir entre ambos tipos de células, sino que también podían destruir las células cancerosas, ignorando casi por completo a las células normales. Por ejemplo, se descubrió que esa misma lectina de los frijoles blancos funciona como un gran supresor del crecimiento de células de cáncer decabeza y cuello, el cáncer de hígado, el cáncer de mama y, por lo menos en su gran mayoría, de células de cáncer cervical— en un periodo de 3 días. Pero estas observaciones se hicieron en una placa de Petri. Esa es la mayor parte de la evidencia que se tiene sobre la actividad antitumoral de las lectinas provenientes de plantas— estos estudios en placas de Petri. ¿Cómo sabemos que las lectinas alimentarias son absorbidas en nuestro cuerpo?

El cáncer colorrectal es un ejemplo. El hecho que las lectinas puedan matar células cancerosas de colon en una placa de Petri puede aplicarse en este caso, ya que las lectinas que comemos podrían llegar a tener contacto directo con células cancerosas o precancerosas en nuestro colon— "proporcionando un mecanismo mediante el cual el consumo de legumbres podría ayudar en la prevención y el tratamiento del cáncer colorrectal". Es incluso aún más emocionante su potencial para efectivamente rehabilitar las células cancerosas. "La pérdida de diferenciación y la invasión son los principales marcadores de un tejido maligno", lo que quiere decir que cuando una célula normal se transforma en una célula cancerosa, tiende a perder su función especializada. Las células de la mama se hacen menos de mama, las células del colon se hacen menos de colon.

Y lo que demostraron los investigadores por primera vez es que la lectinas en las habas podía transformar las células de cáncer colorrectal en células más normales. Aquí está la imagen del "antes", en donde el cáncer crece en grupos amorfos. Pero aquí están esas mismas células de cáncer dos semanas después de haber sido expuestas a las lectinas de las habas. Las células volvieron a formar estructuras glandulares como un tejido normal. Por lo tanto, las lectinas alimentarias (o si se ponen en una pastilla o algo similar) "pueden disminuir el progreso del cáncer colorrectal", lo cual ayuda a explicar por qué el consumo de frijoles, guisantes partidos, garbanzos y lentejas parecen "reducir el riesgo de cáncer colorrectal", basado en 14 estudios que involucraron alrededor de dos millones de personas. Excelente, pero, ¿qué sucede con los cánceres que no son intestinales?

"Aunque los alimentos que contienen lectinas como las legumbres y los granos integrales son frecuentemente consumidos cocidos o procesados, estos tratamientos podrían no inactivar completamente las lectinas. Por ejemplo, se han encontrado lectinas en los cacahuates tostados". Los cacahuates son legumbres y tendemos a no comerlos hervidos, sólo tostados o incluso crudos. Sí, pero ¿podemos absorberlos en nuestro sistema? Sí. Después de una hora de haberlos consumido crudos o tostados, se pueden detectar las lectinas del cacahuate en el flujo sanguíneo. Lo mismo sucede con los tomates. Algunas de las lectinas no tóxicas del tomate también llegan a nuestro intestino y a nuestra sangre. La lectina de trigo conocida como AGT, la aglutinina del germen de trigo, no parece llegar a nuestro flujo sanguíneo, incluso después de haber comido el equivalente a más de 80 rebanadas de pan de germen de trigo. Y si se comiera algo como la pasta, el proceso de cocción eliminaría las lectinas.

En términos de fitoquímicos en la lucha contra el cáncer, las lectinas son capaces de "resistir la digestión, resultando en una alta biodisponibilidad", potencialmente "permitiendo que los mecanismos celulares del huésped aprovechen al máximo los beneficios del dramático potencial anti-cancerígeno que las lectinas tienen para ofrecer". Pero, estos beneficios dramáticos todavía tienen que demostrarse en humanos. Sin embargo, sabemos que los estudios de población muestran que "el consumo de una dieta a base de plantas está estrechamente asociada con un riesgo menor de desarrollar ciertos tipos de cáncer".

Ahora, las personas con esta alimentación podrían simplemente estar comiendo pocos carcinógenos. Sin embargo, las plantas tienen diversos componentes activos que sí parecen tener un efecto protector contra la "iniciación, promoción y progresión del cáncer". Así que tal vez las lectinas son unos de esos compuestos con efectos protectores. Sabemos que las personas que comen más legumbres y granos integrales tienden a tener menos cáncer en general; lo que no sabemos es por qué. Ahora, bien podríamos decir ¿quién sabe?, o ¿a quién le importa?. Bueno, le importa a las grandes compañías farmacéuticas. No se puede ganar tanto dinero en el mercado de los alimentos saludables, como en el de los "fármacos a base de lectinas".

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Luis Hernández y Leslie Salas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: Kristina DeMuth. La imagen ha sido modificada.

Gráficos por Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Las lectinas son responsables del “gran incidente de los frijoles blancos” del 2006 en Japón. Un sábado por la tarde, un programa de televisión presentó un método nuevo para perder peso. El método era simple: tostar frijoles blancos crudos y secos en un sartén por 3 minutos, molerlos para hacerlos polvo y luego esparcirlos en arroz. Después de unos días, miles de personas se enfermaron, algunos con diarrea y vómito tan severo que terminaron en el hospital. ¿Por qué? Por envenenamiento por lectinas.

Tres minutos en fuego en seco no son suficientes para destruir las lectinas tóxicas en los frijoles. Si no se remojan, se tienen que hervir por lo menos una hora para destruir completamente las lectinas; aunque si se remojan una noche antes, el 98% de las lectinas desaparecen después de hervir por 15 minutos y después de media hora desaparecen por completo. Y en efecto, cuando hicieron la prueba de tostar los frijoles blancos, por tres minutos no hizo nada para eliminar las lectinas; con razón la gente se enfermó. Por otro lado, el 95% de las lectinas fueron inactivadas después de haberlas hervido por tres minutos, y completamente inactivadas después de 10 minutos. Evidentemente, “no comer frijoles crudos” es un consejo tradicional en Japón para prevenir problemas intestinales— y ahora sabemos por qué.

Mientras que el proceso de enlatando se podrían eliminar completamente las lectinas de la mayoría de frijoles enlatados, alguna actividad residual de las lectinas podría seguir presente, pero no lo suficiente para resultar en toxicidad, aparentemente. Irónicamente, "dosis bajas de lectinas podrían ser beneficiosas al estimular la función intestinal, limitando el crecimiento de tumores y reduciendo la obesidad". ¿Qué? Pensé que las lectinas eran tóxicas.

Desde que la gente comenzó a especular que las lectinas son dañinas, otros suponen que podrían ser protectivas. "Si esta teoría es correcta, las lectinas orales apropiadas deberían ser usadas para la prevención (y posiblemente el tratamiento) del cáncer colorrectal". O, por supuesto, podríamos simplemente comer nuestras verduras.

El interés en el pretendido "efecto antitumor de las lectinas de las plantas" empezó en 1963, "cuando se descubrió que las lectinas podían distinguir entre células cancerosas y células normales". Un grupo de investigadores del hospital general de Massachusetts encontraron una sustancia en el germen de trigo, la lectina en el trigo integral, que parecía "ser específica de las células tumorales", aglomerando a "las células tumorales, mientras que las células normales eran casi completamente ignoradas". Esta sustancia es tan específica que se puede tomar una muestra de heces y, basado en la unión de las lectinas a las células de revestimiento del colon que se encuentran en las heces, se puede predecir eficazmente la presencia de pólipos y cáncer.

Posteriormente, se descubrió que las lectinas no sólo podían distinguir entre ambos tipos de células, sino que también podían destruir las células cancerosas, ignorando casi por completo a las células normales. Por ejemplo, se descubrió que esa misma lectina de los frijoles blancos funciona como un gran supresor del crecimiento de células de cáncer decabeza y cuello, el cáncer de hígado, el cáncer de mama y, por lo menos en su gran mayoría, de células de cáncer cervical— en un periodo de 3 días. Pero estas observaciones se hicieron en una placa de Petri. Esa es la mayor parte de la evidencia que se tiene sobre la actividad antitumoral de las lectinas provenientes de plantas— estos estudios en placas de Petri. ¿Cómo sabemos que las lectinas alimentarias son absorbidas en nuestro cuerpo?

El cáncer colorrectal es un ejemplo. El hecho que las lectinas puedan matar células cancerosas de colon en una placa de Petri puede aplicarse en este caso, ya que las lectinas que comemos podrían llegar a tener contacto directo con células cancerosas o precancerosas en nuestro colon— "proporcionando un mecanismo mediante el cual el consumo de legumbres podría ayudar en la prevención y el tratamiento del cáncer colorrectal". Es incluso aún más emocionante su potencial para efectivamente rehabilitar las células cancerosas. "La pérdida de diferenciación y la invasión son los principales marcadores de un tejido maligno", lo que quiere decir que cuando una célula normal se transforma en una célula cancerosa, tiende a perder su función especializada. Las células de la mama se hacen menos de mama, las células del colon se hacen menos de colon.

Y lo que demostraron los investigadores por primera vez es que la lectinas en las habas podía transformar las células de cáncer colorrectal en células más normales. Aquí está la imagen del "antes", en donde el cáncer crece en grupos amorfos. Pero aquí están esas mismas células de cáncer dos semanas después de haber sido expuestas a las lectinas de las habas. Las células volvieron a formar estructuras glandulares como un tejido normal. Por lo tanto, las lectinas alimentarias (o si se ponen en una pastilla o algo similar) "pueden disminuir el progreso del cáncer colorrectal", lo cual ayuda a explicar por qué el consumo de frijoles, guisantes partidos, garbanzos y lentejas parecen "reducir el riesgo de cáncer colorrectal", basado en 14 estudios que involucraron alrededor de dos millones de personas. Excelente, pero, ¿qué sucede con los cánceres que no son intestinales?

"Aunque los alimentos que contienen lectinas como las legumbres y los granos integrales son frecuentemente consumidos cocidos o procesados, estos tratamientos podrían no inactivar completamente las lectinas. Por ejemplo, se han encontrado lectinas en los cacahuates tostados". Los cacahuates son legumbres y tendemos a no comerlos hervidos, sólo tostados o incluso crudos. Sí, pero ¿podemos absorberlos en nuestro sistema? Sí. Después de una hora de haberlos consumido crudos o tostados, se pueden detectar las lectinas del cacahuate en el flujo sanguíneo. Lo mismo sucede con los tomates. Algunas de las lectinas no tóxicas del tomate también llegan a nuestro intestino y a nuestra sangre. La lectina de trigo conocida como AGT, la aglutinina del germen de trigo, no parece llegar a nuestro flujo sanguíneo, incluso después de haber comido el equivalente a más de 80 rebanadas de pan de germen de trigo. Y si se comiera algo como la pasta, el proceso de cocción eliminaría las lectinas.

En términos de fitoquímicos en la lucha contra el cáncer, las lectinas son capaces de "resistir la digestión, resultando en una alta biodisponibilidad", potencialmente "permitiendo que los mecanismos celulares del huésped aprovechen al máximo los beneficios del dramático potencial anti-cancerígeno que las lectinas tienen para ofrecer". Pero, estos beneficios dramáticos todavía tienen que demostrarse en humanos. Sin embargo, sabemos que los estudios de población muestran que "el consumo de una dieta a base de plantas está estrechamente asociada con un riesgo menor de desarrollar ciertos tipos de cáncer".

Ahora, las personas con esta alimentación podrían simplemente estar comiendo pocos carcinógenos. Sin embargo, las plantas tienen diversos componentes activos que sí parecen tener un efecto protector contra la "iniciación, promoción y progresión del cáncer". Así que tal vez las lectinas son unos de esos compuestos con efectos protectores. Sabemos que las personas que comen más legumbres y granos integrales tienden a tener menos cáncer en general; lo que no sabemos es por qué. Ahora, bien podríamos decir ¿quién sabe?, o ¿a quién le importa?. Bueno, le importa a las grandes compañías farmacéuticas. No se puede ganar tanto dinero en el mercado de los alimentos saludables, como en el de los "fármacos a base de lectinas".

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Luis Hernández y Leslie Salas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: Kristina DeMuth. La imagen ha sido modificada.

Gráficos por Avocado Video.

Nota del Doctor

Este es el último de una serie de tres videos sobre lectinas. Si te perdiste los primeros dos, los puedes ver aquí: La paradoja de las plantas del Dr. Gundry es incorrecta y Cómo evitar el envenenamiento causado por lectinas.

Las lectinas están comenzando a recordarme la historia de los fitatos, otros compuestos de las legumbres y granos integrales. Inicialmente se pensó que los fitatos eran dañinos, pero la evidencia reciente sugiere lo opuesto. Ve Fitatos para rehabilitar células cancerosas y Fitatos para la prevención de la osteoporosis.

¿Qué más puede explicar el efecto protectivo de las legumbres? Ve, por ejemplo, Disbiosis intestinal - matar de hambre a nuestro yo microbiano. En particular, se piensa que la soya puede proteger contra ciertos cánceres. Por ejemplo: Los genes de cáncer mamario BRCA y la soja.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis vídeos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

    1. Hola Carlos Arturo! Gracias por tu comentario. Debes de dar click en YouTube y te llevará a el app de YouTube o la página. Allí puedes hacer click en la segunda opción en la esquina derecha inferior del vídeo, que está al lado de derecho de CC. Allí puedes elegir los subtítulos en Español. Además en la misma página puedes leer la transcripción que está en la parte inferior del vídeo. Espero estas indicaciones sean de ayuda. Que tengas un buen dia!

      1. Señor:(a) Angela Arce, cordial saludo, le deseo un esplendoroso día… le agradezco mucho el detalle inconmensurable de responder mi inquietud, lo que no sabia es que para ver la información que nos envían a los correos, había que hacerlo en youtube, aprecio mucho su atención, que Dios le bendiga, le conceda salud y sabiduría.
        Atentamente;       C.A.Y.B  

        !!!… Recuerda no hacer lo fácil; si no lo correcto…!!!!!!… Lo único que el tiempo no perdona, es lo que a tiempo no se hace…!!!!!!… Dios Mio, dame valor para cambiar las cosas que puedo cambiar…!!!!!!… la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, y la sabiduría para distinguir entre las unas y las otras…!!!

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This