¿La dieta mediterránea o una dieta basada en plantas y alimentos integrales?

¿La dieta mediterránea o una dieta basada en plantas y alimentos integrales?
4.45 (89.09%) 11 votes

Un ensayo controlado aleatorio encontró que una dieta mediterránea puede reducir drásticamente el riesgo de ataques cardíacos posteriores. ¿Cómo se compara esto con los datos de la dieta a base de plantas?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Estudios recientes han demostrado que las puntuaciones más altas de adherencia a la dieta mediterránea están asociadas con una reducción significativa del riesgo de muerte, enfermedades cardíacas, cáncer y enfermedad cerebral. Pero el problema con los estudios de población como estos es que las personas que comen más saludable también pueden vivir más sano, y así ¿cómo sabemos que se debe a su dieta?, como afirma la Asociación Americana del Corazón: “Antes de aconsejar a la gente a seguir una dieta mediterránea, necesitamos más estudios para averiguar si la dieta en sí u otros factores de estilo de vida son responsables de las menores muertes por enfermedades del corazón”. ¿Cómo lo haces? Bueno, hay maneras con las que usted puede controlar cosas obvias como fumar y hacer ejercicio, lo que muchos de los estudios hicieron, pero lo ideal sería hacer un ensayo de intervención, el patrón de oro de la ciencia nutricional.

Toma a la gente, cambia su dieta, mientras tratas de mantener todo lo demás en sus vidas igual, y ves qué pasa. Y eso es lo que obtuvimos hace 20 años, el famoso Estudio del corazón de la dieta Lyon. Alrededor de 600 personas que acababan de tener su primer ataque al corazón fueron asignadas al azar en dos grupos. El grupo de control no recibió ningún consejo dietético, aparte de lo que sus médicos les decían, pero al grupo experimental se le dijo que comiera una dieta de tipo mediterráneo, complementada con un tipo de puré de untar hecho de aceite de semilla de canola, para darles una base de omega- 3s de las plantas, que normalmente obtendrían de comer hierbas y nueces si en realidad vivieran en una isla griega en la década de 1950.

El grupo con la dieta mediterránea terminó tomando algunos de los consejos dietéticos rajatabla. Comían más pan, más fruta, menos carne enlatada o de charcutería, menos carne en general y menos mantequilla y crema, pero aparte de eso no se reportaron cambios significativos en la dieta en términos de vino, aceite de oliva o consumo de pescado. Así que menos grasas saturadas y colesterol, más omega 3 a base de plantas, pero no enormes cambios en la dieta. Pero al final de unos cuatro años, en el grupo de control, 44 individuos tuvieron un segundo ataque al corazón, fatal o no fatal, pero sólo 14 sufrieron otro ataque en el grupo que cambió su dieta. Así que pasaron de tener alrededor de un 4% de posibilidades de tener un ataque al corazón cada año, a un 1%.

Ahora un cínico podría decir sí, menos muerte y enfermedad, pero la dieta mediterránea continuó alimentando su enfermedad cardíaca, tanto que 14 de ellos sufrieron nuevos ataques al corazón mientras seguían la dieta. Ahora, su enfermedad progresó mucho menos que el grupo de la dieta regular, cerca de cuatro veces menos, pero ¿qué pasaría si seguían una dieta que podría parar o invertir la enfermedad?

El Dr. Caldwell Esselstyn y sus colegas de la Clínica de Cleveland publicaron recientemente una serie de casos de 198 pacientes consecutivos con enfermedad cardiovascular, que fueron aconsejados a cambiarse a una dieta compuesta enteramente de alimentos integrales y de plantas. De los 198, 177 se aferraron a la dieta, mientras que los otros 21 se cayeron del vagón, configurando una especie de experimento natural. ¿Qué pasó con los 21? Se trataba de un grupo tan enfermo de pacientes que más de la mitad sufrió un ataque cardíaco fatal, una angioplastia fue necesaria o un trasplante de corazón. En ese mismo período de tiempo de alrededor de cuatro años, de los 177 que se aferraron a la dieta a base de plantas sólo uno tuvo un evento importante como resultado del empeoramiento de la enfermedad. No la mitad, sino menos del 1%. Como decía Dean Ornish en su respuesta al último juicio mediterráneo: “Una dieta mediterránea es mejor que lo que la mayoría de la gente consume, pero incluso mejor puede ser una dieta basada en alimentos integrales y plantas”.

Ahora bien, esto no fue un ensayo aleatorio, por lo que no puede ser directamente comparado con el estudio de Lyon, e incluyó a pacientes muy determinados. No todo el mundo está dispuesto a cambiar dramáticamente sus dietas, incluso si puede ser literalmente una cuestión de vida o muerte. En ese caso, en lugar de no hacer nada, comer una dieta más mediterránea puede reducir el riesgo de sobrevivientes de ataque cardíaco en aproximadamente dos tercios. Cortar el 99% del riesgo sería mejor, si los resultados de Esselstyn se replicaran en un ensayo controlado, pero incluso una caída del 70% en el riesgo podría salvar decenas de miles de vidas cada año.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Allison Damonte

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Agradecemos las imagenes a Chris Coleman via Flickr.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Estudios recientes han demostrado que las puntuaciones más altas de adherencia a la dieta mediterránea están asociadas con una reducción significativa del riesgo de muerte, enfermedades cardíacas, cáncer y enfermedad cerebral. Pero el problema con los estudios de población como estos es que las personas que comen más saludable también pueden vivir más sano, y así ¿cómo sabemos que se debe a su dieta?, como afirma la Asociación Americana del Corazón: “Antes de aconsejar a la gente a seguir una dieta mediterránea, necesitamos más estudios para averiguar si la dieta en sí u otros factores de estilo de vida son responsables de las menores muertes por enfermedades del corazón”. ¿Cómo lo haces? Bueno, hay maneras con las que usted puede controlar cosas obvias como fumar y hacer ejercicio, lo que muchos de los estudios hicieron, pero lo ideal sería hacer un ensayo de intervención, el patrón de oro de la ciencia nutricional.

Toma a la gente, cambia su dieta, mientras tratas de mantener todo lo demás en sus vidas igual, y ves qué pasa. Y eso es lo que obtuvimos hace 20 años, el famoso Estudio del corazón de la dieta Lyon. Alrededor de 600 personas que acababan de tener su primer ataque al corazón fueron asignadas al azar en dos grupos. El grupo de control no recibió ningún consejo dietético, aparte de lo que sus médicos les decían, pero al grupo experimental se le dijo que comiera una dieta de tipo mediterráneo, complementada con un tipo de puré de untar hecho de aceite de semilla de canola, para darles una base de omega- 3s de las plantas, que normalmente obtendrían de comer hierbas y nueces si en realidad vivieran en una isla griega en la década de 1950.

El grupo con la dieta mediterránea terminó tomando algunos de los consejos dietéticos rajatabla. Comían más pan, más fruta, menos carne enlatada o de charcutería, menos carne en general y menos mantequilla y crema, pero aparte de eso no se reportaron cambios significativos en la dieta en términos de vino, aceite de oliva o consumo de pescado. Así que menos grasas saturadas y colesterol, más omega 3 a base de plantas, pero no enormes cambios en la dieta. Pero al final de unos cuatro años, en el grupo de control, 44 individuos tuvieron un segundo ataque al corazón, fatal o no fatal, pero sólo 14 sufrieron otro ataque en el grupo que cambió su dieta. Así que pasaron de tener alrededor de un 4% de posibilidades de tener un ataque al corazón cada año, a un 1%.

Ahora un cínico podría decir sí, menos muerte y enfermedad, pero la dieta mediterránea continuó alimentando su enfermedad cardíaca, tanto que 14 de ellos sufrieron nuevos ataques al corazón mientras seguían la dieta. Ahora, su enfermedad progresó mucho menos que el grupo de la dieta regular, cerca de cuatro veces menos, pero ¿qué pasaría si seguían una dieta que podría parar o invertir la enfermedad?

El Dr. Caldwell Esselstyn y sus colegas de la Clínica de Cleveland publicaron recientemente una serie de casos de 198 pacientes consecutivos con enfermedad cardiovascular, que fueron aconsejados a cambiarse a una dieta compuesta enteramente de alimentos integrales y de plantas. De los 198, 177 se aferraron a la dieta, mientras que los otros 21 se cayeron del vagón, configurando una especie de experimento natural. ¿Qué pasó con los 21? Se trataba de un grupo tan enfermo de pacientes que más de la mitad sufrió un ataque cardíaco fatal, una angioplastia fue necesaria o un trasplante de corazón. En ese mismo período de tiempo de alrededor de cuatro años, de los 177 que se aferraron a la dieta a base de plantas sólo uno tuvo un evento importante como resultado del empeoramiento de la enfermedad. No la mitad, sino menos del 1%. Como decía Dean Ornish en su respuesta al último juicio mediterráneo: “Una dieta mediterránea es mejor que lo que la mayoría de la gente consume, pero incluso mejor puede ser una dieta basada en alimentos integrales y plantas”.

Ahora bien, esto no fue un ensayo aleatorio, por lo que no puede ser directamente comparado con el estudio de Lyon, e incluyó a pacientes muy determinados. No todo el mundo está dispuesto a cambiar dramáticamente sus dietas, incluso si puede ser literalmente una cuestión de vida o muerte. En ese caso, en lugar de no hacer nada, comer una dieta más mediterránea puede reducir el riesgo de sobrevivientes de ataque cardíaco en aproximadamente dos tercios. Cortar el 99% del riesgo sería mejor, si los resultados de Esselstyn se replicaran en un ensayo controlado, pero incluso una caída del 70% en el riesgo podría salvar decenas de miles de vidas cada año.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Allison Damonte

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Agradecemos las imagenes a Chris Coleman via Flickr.

Nota del Doctor

Esta es la segunda de una serie de seis partes sobre la dieta mediterránea. Para ver algunos antecedentes, echa un vistazo a la primera en ¿Por qué la enfermedad cardíaca era rara en el Mediterráneo?

Aquí están los próximos cuatro que vendrán: 

 

  1. PREDIMED: ¿Comer nueces puede prevenir los accidentes cerebrovasculares?
  2. ¿Qué partes de la dieta mediterránea prolongan la vida?
  3. ¿Los Flexitarianos viven más tiempo?
  4. Mejorando la dieta mediterránea

Para más información sobre el increíble trabajo del Dr. Esselstyn: 

Si los omega-3s de cadena corta de las plantas en semillas de lino y nueces parecen tan beneficiosos, ¿qué pasa con los omega-3 de cadena larga que se encuentran en el pescado y el aceite de pescado? Hay ventajas y desventajas. Véa, por ejemplo, Mercurio vs. Omega-3s para el desarrollo cerebral y ¿Es el aceite de pescado en realidad aceite de serpiente?

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This