Cómo convertirse en un productor de equol

Cómo convertirse en un productor de equol
5 (100%) 5 votes

Ciertas bacterias intestinales pueden potenciar los beneficios de los alimentos de soja, lo que da como resultado una mayor protección ósea, un mejor control de los síntomas de la menopausia y un menor riesgo de cáncer de próstata, pero ¿cómo podemos fomentar el crecimiento de estas bacterias buenas?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción de este contenido ha sido realizada por Tamara Amorvoluntaria activa en NutritionFacts.org.

“La menopausia se caracteriza por una disminución de los estrógenos, que desencadena en síntomas incómodos como sofocos, sudores nocturnos, trastornos del sueño y sequedad vaginal. De estos, muchas mujeres informan que los sofocos son los más molestos”. Aquí hago una revisión del último metaanálisis disponible sobre el papel de los fitoestrógenos de la soja para ayudar a aliviar los síntomas. Aunque el balance de la evidencia apunta a los beneficios de la soja, los resultados de los estudios individuales son muy variados. Algunos muestran 20, 30, e incluso un 40 % mejores resultados que el control, pero otros no mostraron ningún efecto positivo, como se puede ver en el minuto 0:38 en mi video.

Esto es algo que han resaltado algunas sociedades profesionales como el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. De hecho, los suplementos podrían funcionar, pero la evidencia es inconsistente. Esto podría deberse en parte a que los suplementos utilizados se extrajeron de diferentes partes de la soja. Sería mejor si, en lugar de suplementos, se usaran alimentos a base del grano. La dosis sería de alrededor de dos porciones de alimentos tradicionales al día, por ejemplo, dos tazas de leche de soja. De hecho, en Japón las mujeres mayores la consumen de forma regular y tienen una de las tasas de sofocos más bajas del mundo. Sin embargo, incluso los estudios sobre alimentos a base de soja muestran “resultados contradictorios”. ¿Por qué tanta inconsistencia? Podría tener que ver con nuestras bacterias intestinales.

Las personas que consumen alimentos elaborados con soja, que tienen “isoflavonas promotoras de la salud”, tienden a tener tasas más bajas de numerosas enfermedades crónicas, como “enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y algunos cánceres como el de mama, próstata y colon”. Entonces, ¿es posible obtener esta protección al aumentar el consumo de alimentos de soja? Es un poco más complicado que eso. Hay ciertas bacterias intestinales que pueden convertir las isoflavonas de la soja en un compuesto potencialmente más beneficioso llamado equol, pero no todas las personas pueden hacer esta conversión. ¿Por qué no? Porque no todas las personas tienen los tipos específicos de bacterias en el intestino capaces de hacerlo. Hay dos tipos de personas en el mundo: los productores de equol y los no productores de equol, y la diferencia está en su flora intestinal. Esto podría ayudar a explicar las variaciones en los beneficios para la salud que vemos en los estudios clínicos y por qué algunas personas parecen beneficiarse más que otras.

Por ejemplo, quizás recuerdes un estudio que mencioné en otra ocasión sobre cómo la leche de soja parecería prevenir la pérdida ósea en la columna vertebral de las mujeres posmenopáusicas, el cual vuelvo a mostrar en el minuto 2:32 en mi video. Bueno, si dividimos a esas mujeres en productoras de equol y no productoras de equol, encontraremos que la soja funcionó en las no productoras de equol, pero el resultado fue incluso mejor en las mujeres cuyas bacterias intestinales eran capaces de llevar la soja al siguiente nivel.

Cuanto más equol convierten las mujeres japonesas de la soja que consumen, menos síntomas de la menopausia tienen, como muestro en el minuto 2:55. Algunos estudios sugieren que los hombres que producen equol podrían tener menos riesgo de cáncer de próstata. Si ese es el caso, tal vez deberíamos “examinar la posibilidad de mejorar el ambiente intestinal para permitir la producción de equol”. Solo una minoría de la población adulta occidental puede producir equol, aunque casi todas las demás especies animales parecen ser capaces de producirlo sin ningún problema. De hecho, su nombre se debe a que se descubrió por primera vez en equinos. Por extraño que parezca, los caballos producen equol solo durante el verano, no así en el invierno, porque el verano es cuando sus bacterias intestinales tienen acceso a los fitoestrógenos del trébol. Esa fue la primera pista de que el equol está hecho de plantas.

“Entonces, esto lleva a plantearnos, ¿podemos convertir un no productor en un productor de equol? Sabemos que es posible hacer lo contrario. Es probable que el uso excesivo de antibióticos, que eliminan la flora intestinal, haga esto” al deshacerse de las bacterias buenas, pero ¿cómo podemos adquirir la flora correcta? Las estrategias sugeridas incluyen la alteración de la dieta o los probióticos.

Sin embargo, los regímenes probióticos estándares no parecen ayudar, entonces, ¿qué hay de la alteración de la dieta? Alrededor de la mitad de los japoneses y coreanos pueden producir equol, pero solo uno de cada siete estadounidenses puede hacerlo. ¿Podría ser porque en Asia consumen más soja? Eso tendría sentido, ya que comer mucha soja podría fomentar el crecimiento de bacterias en el intestino que puedan digerirla. Sin embargo, un mes de exposición a un suplemento de isoflavonas de soja no pareció convertir a los no productores de equol en productores. Por otro lado, después de solo dos semanas de beber tres vasos de leche de soja al día, tres de seis mujeres se convirtieron en productoras de equol. En el minuto 4:45 en mi video, muestro el caso de una mujer que comenzó casi sin producir nada y después de dos semanas de beber leche de soja, sus valores de equol se elevaron, pero no funcionó igual para todas las mujeres. Cuando los investigadores probaron el mismo experimento en hombres, no pasó nada. De vuelta al inicio.

¿Existe algún grupo de occidentales con tasas altas de producción de equol del que podamos obtener alguna pista? Los vegetarianos tienen una de las tasas de producción de equol más altas jamás registradas y tienen cerca de cuatro veces más probabilidades de ser productores de equol que sus contrapartes no vegetarianas. ¿Por qué? Los investigadores no creen que se deba a la soja, dados los datos contradictorios, pero ¿podría ser porque consumen mayor cantidad de prebióticos, como la fibra? Otra posibilidad sería que la ingesta de grasas en la dieta disminuya la capacidad de la flora intestinal para producir equol, o tal vez tenga algo que ver con la ingesta de colesterol. Al analizar las dietas de los productores de equol, parece que es común que consuman mayores cantidades de carbohidratos, proteínas vegetales y fibra.

Los investigadores probaron administrar a las personas suplementos de fibra junto con la soja, pero tampoco pareció funcionar. Más allá del motivo por el cual los que consumen dietas a base de plantas son mayores productores de equol, pronto serán los únicos que queden a medida que las poblaciones asiáticas continúen occidentalizando sus dietas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Vladimir Belochkin, Ben Davis y Ross Butcher del The Noun Project.

Crédito de la imagen: Devanath vía Pixabay. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción de este contenido ha sido realizada por Tamara Amorvoluntaria activa en NutritionFacts.org.

“La menopausia se caracteriza por una disminución de los estrógenos, que desencadena en síntomas incómodos como sofocos, sudores nocturnos, trastornos del sueño y sequedad vaginal. De estos, muchas mujeres informan que los sofocos son los más molestos”. Aquí hago una revisión del último metaanálisis disponible sobre el papel de los fitoestrógenos de la soja para ayudar a aliviar los síntomas. Aunque el balance de la evidencia apunta a los beneficios de la soja, los resultados de los estudios individuales son muy variados. Algunos muestran 20, 30, e incluso un 40 % mejores resultados que el control, pero otros no mostraron ningún efecto positivo, como se puede ver en el minuto 0:38 en mi video.

Esto es algo que han resaltado algunas sociedades profesionales como el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. De hecho, los suplementos podrían funcionar, pero la evidencia es inconsistente. Esto podría deberse en parte a que los suplementos utilizados se extrajeron de diferentes partes de la soja. Sería mejor si, en lugar de suplementos, se usaran alimentos a base del grano. La dosis sería de alrededor de dos porciones de alimentos tradicionales al día, por ejemplo, dos tazas de leche de soja. De hecho, en Japón las mujeres mayores la consumen de forma regular y tienen una de las tasas de sofocos más bajas del mundo. Sin embargo, incluso los estudios sobre alimentos a base de soja muestran “resultados contradictorios”. ¿Por qué tanta inconsistencia? Podría tener que ver con nuestras bacterias intestinales.

Las personas que consumen alimentos elaborados con soja, que tienen “isoflavonas promotoras de la salud”, tienden a tener tasas más bajas de numerosas enfermedades crónicas, como “enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y algunos cánceres como el de mama, próstata y colon”. Entonces, ¿es posible obtener esta protección al aumentar el consumo de alimentos de soja? Es un poco más complicado que eso. Hay ciertas bacterias intestinales que pueden convertir las isoflavonas de la soja en un compuesto potencialmente más beneficioso llamado equol, pero no todas las personas pueden hacer esta conversión. ¿Por qué no? Porque no todas las personas tienen los tipos específicos de bacterias en el intestino capaces de hacerlo. Hay dos tipos de personas en el mundo: los productores de equol y los no productores de equol, y la diferencia está en su flora intestinal. Esto podría ayudar a explicar las variaciones en los beneficios para la salud que vemos en los estudios clínicos y por qué algunas personas parecen beneficiarse más que otras.

Por ejemplo, quizás recuerdes un estudio que mencioné en otra ocasión sobre cómo la leche de soja parecería prevenir la pérdida ósea en la columna vertebral de las mujeres posmenopáusicas, el cual vuelvo a mostrar en el minuto 2:32 en mi video. Bueno, si dividimos a esas mujeres en productoras de equol y no productoras de equol, encontraremos que la soja funcionó en las no productoras de equol, pero el resultado fue incluso mejor en las mujeres cuyas bacterias intestinales eran capaces de llevar la soja al siguiente nivel.

Cuanto más equol convierten las mujeres japonesas de la soja que consumen, menos síntomas de la menopausia tienen, como muestro en el minuto 2:55. Algunos estudios sugieren que los hombres que producen equol podrían tener menos riesgo de cáncer de próstata. Si ese es el caso, tal vez deberíamos “examinar la posibilidad de mejorar el ambiente intestinal para permitir la producción de equol”. Solo una minoría de la población adulta occidental puede producir equol, aunque casi todas las demás especies animales parecen ser capaces de producirlo sin ningún problema. De hecho, su nombre se debe a que se descubrió por primera vez en equinos. Por extraño que parezca, los caballos producen equol solo durante el verano, no así en el invierno, porque el verano es cuando sus bacterias intestinales tienen acceso a los fitoestrógenos del trébol. Esa fue la primera pista de que el equol está hecho de plantas.

“Entonces, esto lleva a plantearnos, ¿podemos convertir un no productor en un productor de equol? Sabemos que es posible hacer lo contrario. Es probable que el uso excesivo de antibióticos, que eliminan la flora intestinal, haga esto” al deshacerse de las bacterias buenas, pero ¿cómo podemos adquirir la flora correcta? Las estrategias sugeridas incluyen la alteración de la dieta o los probióticos.

Sin embargo, los regímenes probióticos estándares no parecen ayudar, entonces, ¿qué hay de la alteración de la dieta? Alrededor de la mitad de los japoneses y coreanos pueden producir equol, pero solo uno de cada siete estadounidenses puede hacerlo. ¿Podría ser porque en Asia consumen más soja? Eso tendría sentido, ya que comer mucha soja podría fomentar el crecimiento de bacterias en el intestino que puedan digerirla. Sin embargo, un mes de exposición a un suplemento de isoflavonas de soja no pareció convertir a los no productores de equol en productores. Por otro lado, después de solo dos semanas de beber tres vasos de leche de soja al día, tres de seis mujeres se convirtieron en productoras de equol. En el minuto 4:45 en mi video, muestro el caso de una mujer que comenzó casi sin producir nada y después de dos semanas de beber leche de soja, sus valores de equol se elevaron, pero no funcionó igual para todas las mujeres. Cuando los investigadores probaron el mismo experimento en hombres, no pasó nada. De vuelta al inicio.

¿Existe algún grupo de occidentales con tasas altas de producción de equol del que podamos obtener alguna pista? Los vegetarianos tienen una de las tasas de producción de equol más altas jamás registradas y tienen cerca de cuatro veces más probabilidades de ser productores de equol que sus contrapartes no vegetarianas. ¿Por qué? Los investigadores no creen que se deba a la soja, dados los datos contradictorios, pero ¿podría ser porque consumen mayor cantidad de prebióticos, como la fibra? Otra posibilidad sería que la ingesta de grasas en la dieta disminuya la capacidad de la flora intestinal para producir equol, o tal vez tenga algo que ver con la ingesta de colesterol. Al analizar las dietas de los productores de equol, parece que es común que consuman mayores cantidades de carbohidratos, proteínas vegetales y fibra.

Los investigadores probaron administrar a las personas suplementos de fibra junto con la soja, pero tampoco pareció funcionar. Más allá del motivo por el cual los que consumen dietas a base de plantas son mayores productores de equol, pronto serán los únicos que queden a medida que las poblaciones asiáticas continúen occidentalizando sus dietas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Vladimir Belochkin, Ben Davis y Ross Butcher del The Noun Project.

Crédito de la imagen: Devanath vía Pixabay. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

Pin It en Pinterest

Share This