El mejor alimento para los fibromas

El mejor alimento para los fibromas
4.8 (96%) 5 votes

Las mujeres con fibroides uterinas deben considerar la adición de té verde a su dieta diaria, pues un estudio clínico intervencionista, aleatorio, doblemente ciego, controlado por placebo sugiere que puede ayudar tanto como la cirugía.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

¿Qué tal los fitoquímicos alimentarios como una posible opción preventiva y terapéutica para los fibroides uterinos? Las sustancias fitoquímicas, que son compuestos producidos por las plantas y que poseen propiedades preventivas, están presentes en cereales integrales, frutas, vegetales, legumbres, arvejas partidas, garbanzos, lentejas, hierbas, especias, frutos secos y algunas bebidas. Sabemos que pueden ayudar a regular la iniciación, la promoción y la progresión de tumores cancerígenos, pero ¿qué ocurre con los tumores benignos como los miomas? La mayoría de los fármacos antineoplásicos en el mercado actual proceden originalmente de plantas o productos vegetales, así que ¿por qué no intentamos usar plantas para tratar la inflamación o el riego sanguíneo de los miomas? ¿Podrían ser los miomas una consecuencia de la inflamación crónica en nuestro cuerpo? Sabemos que las mujeres con miomas tienden a consumir más ternera y cerdo y menos frutas y hortalizas verdes, pero los alimentos provenientes de las plantas no solo tienen propiedades antiinflamatorias, sino también antioxidantes. “Si la generación de radicales libres excede los efectos protectores de los antioxidantes, esto dará lugar a daño oxidativo”, el cual ha estado implicado en una variedad de estados de distintas enfermedades, entre ellas condiciones ginecológicas como los miomas.

Si analizamos miomas o partes del tejido uterino recién extraídos durante operaciones de histerectomía, las células de los miomas presentan un número significativamente menor de enzimas antioxidantes, como puedes ver en el minuto 1:20 de mi video. Entonces, ¿podrían ser útiles los alimentos ricos en antioxidantes? Si en una placa de Petri se les echa unas gotas de fresa a las células, parece ser que algunas de las células tumorales mueren, mientras que las células normales del útero no sufren ningún cambio. Pero ¿puede esto ayudarnos de alguna manera? Solo sería relevante si podemos demostrar que los compuestos presentes en las fresas se absorben a través del intestino y llegan en cantidades suficientes al tejido uterino. Lo mismo ocurre con la curcumina, el componente principal de la especia conocida como cúrcuma. Una de las supuestas propiedades “milagrosas” de la curcumina es la capacidad de reprimir el crecimiento de las células de los miomas uterinos, pero, como en el caso de las fresas, solo ha podido demostrarse al realizarse in vitro. Es cierto que se observó un efecto inhibitorio, y en cantidades que no ponen en riesgo el crecimiento de las células normales del tejido uterino, pero mis pacientes son personas, no placas de Petri.

Cuando se hace en un tubo de ensayo, se puede ver con gran claridad lo que les ocurre a las células de miomas humanos al aplicar concentraciones cada vez más altas de los compuestos presentes en el té verde, como puedes ver en el minuto 2:19 del video, pero la verdad es que me da lo mismo lo que ocurra in vitro o en ratones, estén vestidos o no (en un estudio se utilizaron “ratones lampiños”, también llamados “ratones desnudos” por la influencia del inglés), pero no se realizaron estudios controlados aleatorizados hasta 2013.

Durante cuatro meses, a los sujetos del estudio se les dio de forma aleatoria extracto de té verde o placebo. En el grupo que recibió el placebo, el tamaño del mioma aumentó en un 24 por ciento. Eso es lo que pasa con los miomas, que crecen y crecen. Sin embargo, los miomas de las mujeres que tomaron extracto de té verde disminuyeron de tamaño, y no precisamente un poco: se produjo una disminución drástica (los miomas encogieron casi un tercio). Como puedes ver en el minuto 3:02 de mi video, se trata de una diferencia bastante significativa. Vale, pero ¿notaron alguna mejoría estas mujeres? Sí, los síntomas disminuyeron considerablemente. Mes tras mes, seguíamos sin observar ningún efecto en el grupo que estaba tomando el placebo, pero el grupo que tomaba la pastilla con extracto de té verde notó una mejoría consistente y los síntomas disminuyeron de manera considerable, y cada mes era mejor que el anterior. Asimismo, estas mujeres notaron una mejoría en la calidad de vida en lo que se refería a su salud, y se sentían mucho mejor en comparación con el otro grupo. Además, los hemogramas también mostraban mejores resultados. Debido al sangrado de cada ciclo, los niveles de sangre seguían disminuyendo cada mes en el grupo de placebo, pero en el grupo que tomaba té verde ocurría lo contrario. La anemia también mejoró considerablemente, ya que, por lo general, el sangrado menstrual era más leve. Y todo esto (la reducción en el tamaño del mioma, menor dolor y mejores periodos) se consiguió sin ningún “efecto adverso”.

Estos resultados no solo son comparables a los resultados que dan los fármacos que se usan normalmente (te recuerdo que con este método no hay efectos secundarios), sino también a los resultados que se obtienen tras realizar una embolización arterial uterina, a través de la cual se intenta cortar el suministro de sangre al mioma. Hasta aquí bien, pero en ocasiones puede ocurrir que, de forma accidental, también corten el suministro de sangre al útero, lo que puede causar necrosis uterina, y esta es solo una de las muchas complicaciones que pueden producirse. También puede producirse la muerte, no solo del mioma, sino de la paciente; y pueden surgir muchas otras complicaciones como consecuencia de la obstrucción accidental de arterias que no tenían que obstruirse. En mi opinión, una solución que no tiene ningún efecto secundario es mejor que una operación que puede acabar mal. Los investigadores llegaron a la conclusión de que los componentes del té verde “son sustancias terapéuticas prometedoras, seguras y efectivas para mujeres con miomas uterinos sintomáticos. Un tratamiento administrado por vía oral, muy sencillo y nada costoso, que puede mejorar la salud de las mujeres de todo el mundo”.

Sin embargo, que sea seguro no quiere decir que no tenga ningún riesgo. No se detectó ninguna alteración en la función hepática, pero hay que tener en cuenta que se trata de un estudio a pequeña escala. Al administrar pastillas con extracto de té verde a mil mujeres durante un año, como hicieron en el estudio sobre cáncer de mama Minnesota Green Tea Trial, una de cada 17 mujeres sufrió inflamación en el hígado, y algunos casos fueron graves. Ahora bien, la dosis utilizada en este estudio fue el doble de la que se usó en el estudio del mioma, y no está del todo claro si fueron las pastillas las que causaron la inflamación. En general, sin embargo, se debería evitar utilizar extractos. Se deberían consumir los alimentos directamente, o, en el caso del té verde, sumergirse en agua caliente y bebérselo.

Los investigadores tuvieron que utilizar pastillas en este estudio porque se trataba de un estudio doble ciego, y no es precisamente fácil crear un placebo que se parezca, huela y sepa como el té de verdad. Y, además, no creo que debamos tomar pastillas con extracto de té verde. Deberíamos beber té verde. El problema es que la dosis que utilizaron los investigadores era la equivalente a unas 11 tazas de té al día, lo cual sería demasiada cafeína, pero se podría tomar descafeinado. Tampoco es imposible tomarse un par de litros de té al día, sobre todo si sabes que puede ayudarte a disminuir el tamaño de los miomas lo suficiente como para que no te tengan que extirpar el útero. Aunque tampoco sabemos si cinco tazas de té al día tendrían el mismo efecto, o incluso tres, o una. No se han llegado a hacer pruebas con dosis diferentes, así que simplemente no se sabe. Pero te animo a que lo pongas a prueba tú misma. Si tienes un mioma, no va a hacerte ningún daño incluir unas cuantas tazas de té verde a tu ingesta diaria y comprobar por ti misma si empiezas a sentirte mejor.

La traducción de este contenido ha sido realizada por Elisabel Gómez.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: Kristina DeMuth. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

¿Qué tal los fitoquímicos alimentarios como una posible opción preventiva y terapéutica para los fibroides uterinos? Las sustancias fitoquímicas, que son compuestos producidos por las plantas y que poseen propiedades preventivas, están presentes en cereales integrales, frutas, vegetales, legumbres, arvejas partidas, garbanzos, lentejas, hierbas, especias, frutos secos y algunas bebidas. Sabemos que pueden ayudar a regular la iniciación, la promoción y la progresión de tumores cancerígenos, pero ¿qué ocurre con los tumores benignos como los miomas? La mayoría de los fármacos antineoplásicos en el mercado actual proceden originalmente de plantas o productos vegetales, así que ¿por qué no intentamos usar plantas para tratar la inflamación o el riego sanguíneo de los miomas? ¿Podrían ser los miomas una consecuencia de la inflamación crónica en nuestro cuerpo? Sabemos que las mujeres con miomas tienden a consumir más ternera y cerdo y menos frutas y hortalizas verdes, pero los alimentos provenientes de las plantas no solo tienen propiedades antiinflamatorias, sino también antioxidantes. “Si la generación de radicales libres excede los efectos protectores de los antioxidantes, esto dará lugar a daño oxidativo”, el cual ha estado implicado en una variedad de estados de distintas enfermedades, entre ellas condiciones ginecológicas como los miomas.

Si analizamos miomas o partes del tejido uterino recién extraídos durante operaciones de histerectomía, las células de los miomas presentan un número significativamente menor de enzimas antioxidantes, como puedes ver en el minuto 1:20 de mi video. Entonces, ¿podrían ser útiles los alimentos ricos en antioxidantes? Si en una placa de Petri se les echa unas gotas de fresa a las células, parece ser que algunas de las células tumorales mueren, mientras que las células normales del útero no sufren ningún cambio. Pero ¿puede esto ayudarnos de alguna manera? Solo sería relevante si podemos demostrar que los compuestos presentes en las fresas se absorben a través del intestino y llegan en cantidades suficientes al tejido uterino. Lo mismo ocurre con la curcumina, el componente principal de la especia conocida como cúrcuma. Una de las supuestas propiedades “milagrosas” de la curcumina es la capacidad de reprimir el crecimiento de las células de los miomas uterinos, pero, como en el caso de las fresas, solo ha podido demostrarse al realizarse in vitro. Es cierto que se observó un efecto inhibitorio, y en cantidades que no ponen en riesgo el crecimiento de las células normales del tejido uterino, pero mis pacientes son personas, no placas de Petri.

Cuando se hace en un tubo de ensayo, se puede ver con gran claridad lo que les ocurre a las células de miomas humanos al aplicar concentraciones cada vez más altas de los compuestos presentes en el té verde, como puedes ver en el minuto 2:19 del video, pero la verdad es que me da lo mismo lo que ocurra in vitro o en ratones, estén vestidos o no (en un estudio se utilizaron “ratones lampiños”, también llamados “ratones desnudos” por la influencia del inglés), pero no se realizaron estudios controlados aleatorizados hasta 2013.

Durante cuatro meses, a los sujetos del estudio se les dio de forma aleatoria extracto de té verde o placebo. En el grupo que recibió el placebo, el tamaño del mioma aumentó en un 24 por ciento. Eso es lo que pasa con los miomas, que crecen y crecen. Sin embargo, los miomas de las mujeres que tomaron extracto de té verde disminuyeron de tamaño, y no precisamente un poco: se produjo una disminución drástica (los miomas encogieron casi un tercio). Como puedes ver en el minuto 3:02 de mi video, se trata de una diferencia bastante significativa. Vale, pero ¿notaron alguna mejoría estas mujeres? Sí, los síntomas disminuyeron considerablemente. Mes tras mes, seguíamos sin observar ningún efecto en el grupo que estaba tomando el placebo, pero el grupo que tomaba la pastilla con extracto de té verde notó una mejoría consistente y los síntomas disminuyeron de manera considerable, y cada mes era mejor que el anterior. Asimismo, estas mujeres notaron una mejoría en la calidad de vida en lo que se refería a su salud, y se sentían mucho mejor en comparación con el otro grupo. Además, los hemogramas también mostraban mejores resultados. Debido al sangrado de cada ciclo, los niveles de sangre seguían disminuyendo cada mes en el grupo de placebo, pero en el grupo que tomaba té verde ocurría lo contrario. La anemia también mejoró considerablemente, ya que, por lo general, el sangrado menstrual era más leve. Y todo esto (la reducción en el tamaño del mioma, menor dolor y mejores periodos) se consiguió sin ningún “efecto adverso”.

Estos resultados no solo son comparables a los resultados que dan los fármacos que se usan normalmente (te recuerdo que con este método no hay efectos secundarios), sino también a los resultados que se obtienen tras realizar una embolización arterial uterina, a través de la cual se intenta cortar el suministro de sangre al mioma. Hasta aquí bien, pero en ocasiones puede ocurrir que, de forma accidental, también corten el suministro de sangre al útero, lo que puede causar necrosis uterina, y esta es solo una de las muchas complicaciones que pueden producirse. También puede producirse la muerte, no solo del mioma, sino de la paciente; y pueden surgir muchas otras complicaciones como consecuencia de la obstrucción accidental de arterias que no tenían que obstruirse. En mi opinión, una solución que no tiene ningún efecto secundario es mejor que una operación que puede acabar mal. Los investigadores llegaron a la conclusión de que los componentes del té verde “son sustancias terapéuticas prometedoras, seguras y efectivas para mujeres con miomas uterinos sintomáticos. Un tratamiento administrado por vía oral, muy sencillo y nada costoso, que puede mejorar la salud de las mujeres de todo el mundo”.

Sin embargo, que sea seguro no quiere decir que no tenga ningún riesgo. No se detectó ninguna alteración en la función hepática, pero hay que tener en cuenta que se trata de un estudio a pequeña escala. Al administrar pastillas con extracto de té verde a mil mujeres durante un año, como hicieron en el estudio sobre cáncer de mama Minnesota Green Tea Trial, una de cada 17 mujeres sufrió inflamación en el hígado, y algunos casos fueron graves. Ahora bien, la dosis utilizada en este estudio fue el doble de la que se usó en el estudio del mioma, y no está del todo claro si fueron las pastillas las que causaron la inflamación. En general, sin embargo, se debería evitar utilizar extractos. Se deberían consumir los alimentos directamente, o, en el caso del té verde, sumergirse en agua caliente y bebérselo.

Los investigadores tuvieron que utilizar pastillas en este estudio porque se trataba de un estudio doble ciego, y no es precisamente fácil crear un placebo que se parezca, huela y sepa como el té de verdad. Y, además, no creo que debamos tomar pastillas con extracto de té verde. Deberíamos beber té verde. El problema es que la dosis que utilizaron los investigadores era la equivalente a unas 11 tazas de té al día, lo cual sería demasiada cafeína, pero se podría tomar descafeinado. Tampoco es imposible tomarse un par de litros de té al día, sobre todo si sabes que puede ayudarte a disminuir el tamaño de los miomas lo suficiente como para que no te tengan que extirpar el útero. Aunque tampoco sabemos si cinco tazas de té al día tendrían el mismo efecto, o incluso tres, o una. No se han llegado a hacer pruebas con dosis diferentes, así que simplemente no se sabe. Pero te animo a que lo pongas a prueba tú misma. Si tienes un mioma, no va a hacerte ningún daño incluir unas cuantas tazas de té verde a tu ingesta diaria y comprobar por ti misma si empiezas a sentirte mejor.

La traducción de este contenido ha sido realizada por Elisabel Gómez.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: Kristina DeMuth. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

Nota del Doctor

Más sobre la alimentación en general en mi último video, La mejor alimentación para los fibroides.

Para estudios más notables sobre lo que los alimentos pueden hacer por la salud de las mujeres, ve:

Tengo toneladas de otros videos sobre el té verde. Y para la salud de los hombres también. Por ejemplo, Prevenir el cáncer de próstata con té verde y Tratar el cáncer de próstata con té verde.

Mi video más reciente antes de éste fue Tratamiento natural para el acné y las infecciones fungicas.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis vídeos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This