Cómo prevenir el alzhéimer con la alimentación

Cómo prevenir el alzhéimer con la alimentación
5 (100%) 3 votes

¿Existe evidencia de que nuestra alimentación carnívora y superdulces juegan un papel en la causa y efecto de la demencia?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Leonardo Alanis y Tatiana Fernández voluntarios activos en NutritionFacts.org.

¿Qué hay detrás del dramático aumento de la demencia en Japón en las últimas décadas? Tal vez sea el aumento de las tasas de obesidad o el aumento en colesterol, grasas saturadas y hierro o tal vez los aumentos de productos de origen animal y carne. En general, en Japón las calorías aumentaron aproximadamente un 10%, mientras que el consumo de grasa animal y carne aumentó un 500%, un aumento 10 veces superior comparado con la comida chatarra azucarada. Ahora, durante este período el consumo de arroz disminuyó, pero quizás no es solo la creencia de que el arroz blanco fuera protector, sino es que en su lugar tal vez se estaban alimentando con algo peor. Es como cuando encuentras que el consumo de pescado se correlaciona con menos enfermedades y te preguntas si es porque están comiendo eso en vez de algo peor como la carne.

Si observas, en numerosos países existe un patrón similar donde el vínculo dietético más importante con el alzhéimer pareciera ser el consumo de carne, donde además parecieran contribuir los huevos y los lácteos altos en grasas. Parece que hay una correlación muy estrecha entre el alzhéimer y la provisión per cápita de carne. Y luego, estudios hechos por los mismos países descubren hallazgos similares donde el alzhéimer y el deterioro cognitivo que se asocia con dietas dulces, carnívoras y grasosas mientras que la mayoría de los alimentos vegetales se asociaron con una reducción en los riesgos.

Esto podría ser por una variedad de razones. Los productos animales tienden a tener más cobre, mercurio, plomo y cadmio, pero sin ácido fólico. Contienen además grasas saturadas, colesterol y productos proinflamatorios de glicación avanzada; son tantos los mecanismos que la modificación dietética podría ser nuestra mejor apuesta para reducir el riesgo de la enfermedad de alzhéimer. Pero ¿cómo sabemos si es una causa y efecto la evidencia causal de que el consumo de carne está relacionado con la enfermedad de alzhéimer? bien, es la fortaleza de la asociación, la consistencia entre los diferentes tipos de estudios, el hecho de que demuestren de que los cambios en la dieta preceden el riesgo de demencia, el patrón de dosis-respuesta (más carne se vincula a más riesgo) un montón de mecanismos convincentes. Sabemos que la carne es un factor de riesgo para otras enfermedades crónicas, pero nunca ha habido un ensayo controlado aleatorizado para ponerlo a prueba.

Cuando lees reseñas de los efectos dañinos de dietas altas en grasa para el cerebro y la cognición, ves que proponen una serie de factores para explicar el daño cerebral causado por una dieta alta en grasas. Estrés oxidativo, resistencia a la insulina, inflamación, cambios en los vasos sanguíneos y la integridad de la barrera hematoencefálica. Pero estos se basan principalmente en estudios en roedores. Sí, las dietas altas en grasa pueden causar disfunción energética en el cerebro, basado en sofisticadas técnicas de IRM, pero si estás mirando eso y pensando que ese es un cerebro de aspecto extraño, es porque esos son cerebros de ratas.

Permítanme mostrarles dos conjuntos de arterias cerebrales humanas, las arterias en lo más hondo de tu cráneo. Estas son las arterias cerebrales en la autopsia de personas mayores sin demencia. Aquí están las arterias de pacientes con alzhéimer, obstruidas y casi completamente cerradas con placa aterosclerótica repleta de grasa y colesterol. Con las tomografías computarizadas puedes seguir esta estenosis de la arteria intracraneal, con el tiempo, esta obstrucción de la arteria cerebral sigue la progresión desde un deterioro cognitivo leve hasta la enfermedad de alzhéimer. Aquellos que solo tenían estenosis de bajo grado a través del tiempo fueron bastante estables en términos de su función cognitiva y actividades de la vida diaria como vestirse por sí mismos, mientras que aquellos con más obstrucción se comenzaron a deteriorar a través de los años, y aquellos que comenzaron con la mayor cantidad de aterosclerosis cerebral se deterioraron rápidamente con dos veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad de alzhéimer.

El consumo crónico de dietas occidentales estándar, ricas en grasas saturadas y colesterol, puede comprometer nuestra integridad cerebrovascular; comprometer los vasos sanguíneos de nuestro cerebro. Entonces, por supuesto los fármacos son recomendados, la "modulación farmacológica" de la disfunción inducida por la dieta. Pero ¿por qué no intentar alimentarse más sanamente desde el principio?

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Caio Resende vía Pexels. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Leonardo Alanis y Tatiana Fernández voluntarios activos en NutritionFacts.org.

¿Qué hay detrás del dramático aumento de la demencia en Japón en las últimas décadas? Tal vez sea el aumento de las tasas de obesidad o el aumento en colesterol, grasas saturadas y hierro o tal vez los aumentos de productos de origen animal y carne. En general, en Japón las calorías aumentaron aproximadamente un 10%, mientras que el consumo de grasa animal y carne aumentó un 500%, un aumento 10 veces superior comparado con la comida chatarra azucarada. Ahora, durante este período el consumo de arroz disminuyó, pero quizás no es solo la creencia de que el arroz blanco fuera protector, sino es que en su lugar tal vez se estaban alimentando con algo peor. Es como cuando encuentras que el consumo de pescado se correlaciona con menos enfermedades y te preguntas si es porque están comiendo eso en vez de algo peor como la carne.

Si observas, en numerosos países existe un patrón similar donde el vínculo dietético más importante con el alzhéimer pareciera ser el consumo de carne, donde además parecieran contribuir los huevos y los lácteos altos en grasas. Parece que hay una correlación muy estrecha entre el alzhéimer y la provisión per cápita de carne. Y luego, estudios hechos por los mismos países descubren hallazgos similares donde el alzhéimer y el deterioro cognitivo que se asocia con dietas dulces, carnívoras y grasosas mientras que la mayoría de los alimentos vegetales se asociaron con una reducción en los riesgos.

Esto podría ser por una variedad de razones. Los productos animales tienden a tener más cobre, mercurio, plomo y cadmio, pero sin ácido fólico. Contienen además grasas saturadas, colesterol y productos proinflamatorios de glicación avanzada; son tantos los mecanismos que la modificación dietética podría ser nuestra mejor apuesta para reducir el riesgo de la enfermedad de alzhéimer. Pero ¿cómo sabemos si es una causa y efecto la evidencia causal de que el consumo de carne está relacionado con la enfermedad de alzhéimer? bien, es la fortaleza de la asociación, la consistencia entre los diferentes tipos de estudios, el hecho de que demuestren de que los cambios en la dieta preceden el riesgo de demencia, el patrón de dosis-respuesta (más carne se vincula a más riesgo) un montón de mecanismos convincentes. Sabemos que la carne es un factor de riesgo para otras enfermedades crónicas, pero nunca ha habido un ensayo controlado aleatorizado para ponerlo a prueba.

Cuando lees reseñas de los efectos dañinos de dietas altas en grasa para el cerebro y la cognición, ves que proponen una serie de factores para explicar el daño cerebral causado por una dieta alta en grasas. Estrés oxidativo, resistencia a la insulina, inflamación, cambios en los vasos sanguíneos y la integridad de la barrera hematoencefálica. Pero estos se basan principalmente en estudios en roedores. Sí, las dietas altas en grasa pueden causar disfunción energética en el cerebro, basado en sofisticadas técnicas de IRM, pero si estás mirando eso y pensando que ese es un cerebro de aspecto extraño, es porque esos son cerebros de ratas.

Permítanme mostrarles dos conjuntos de arterias cerebrales humanas, las arterias en lo más hondo de tu cráneo. Estas son las arterias cerebrales en la autopsia de personas mayores sin demencia. Aquí están las arterias de pacientes con alzhéimer, obstruidas y casi completamente cerradas con placa aterosclerótica repleta de grasa y colesterol. Con las tomografías computarizadas puedes seguir esta estenosis de la arteria intracraneal, con el tiempo, esta obstrucción de la arteria cerebral sigue la progresión desde un deterioro cognitivo leve hasta la enfermedad de alzhéimer. Aquellos que solo tenían estenosis de bajo grado a través del tiempo fueron bastante estables en términos de su función cognitiva y actividades de la vida diaria como vestirse por sí mismos, mientras que aquellos con más obstrucción se comenzaron a deteriorar a través de los años, y aquellos que comenzaron con la mayor cantidad de aterosclerosis cerebral se deterioraron rápidamente con dos veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad de alzhéimer.

El consumo crónico de dietas occidentales estándar, ricas en grasas saturadas y colesterol, puede comprometer nuestra integridad cerebrovascular; comprometer los vasos sanguíneos de nuestro cerebro. Entonces, por supuesto los fármacos son recomendados, la "modulación farmacológica" de la disfunción inducida por la dieta. Pero ¿por qué no intentar alimentarse más sanamente desde el principio?

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Caio Resende vía Pexels. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

Nota del Doctor

Para los que están familiarizados con los registros científicos esto no es sorpresa. De hecho, en el pasado he hablado sobre temas similares.

De hecho, incluso estaba dudando si hacer este video o no. Es como cuando sale un nuevo estudio sobre si el brócoli es bueno para ti. Ya estuve allí; ya hice eso. Pero hay tantas personas que parecieran estar confundidas sobre el papel de la alimentación y el estilo de vida en la demencia que pensé que simplemente lo abordaría nuevamente, aunque no hay mucho camino nuevo por abrir.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This