El porqué de las recomendaciones conflictivas sobre las mamografías

El porqué de las recomendaciones conflictivas sobre las mamografías
5 (100%) 2 votes

De las mujeres que están informadas sobre los riesgos y beneficios de las mamografías, el 70% opta por no hacérsela. Tú puedes estar dentro del 30% restante y tienes todo el derecho de hacerlo.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción de este contenido ha sido realizada por Tamara Amor, voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“Durante casi un siglo, las organizaciones de salud pública, las asociaciones profesionales, los grupos de defensa de los pacientes, los académicos y los médicos consideraron en gran medida la detección del cáncer como una forma sencilla y segura de salvar vidas”. Pero ahora, a pesar de que todos vemos la misma evidencia científica, “las diferentes interpretaciones sobre los beneficios y daños de la mamografía de detección han dado lugar a recomendaciones contradictorias… que van desde la detección intensiva a partir de los 40 años hasta la ausencia total de detección”. “Hoy en día, los cuatro grupos principales en los Estados Unidos encargados de hacer recomendaciones sobre mamografías son la Sociedad Americana Contra El Cáncer, el Equipo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE. UU., el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y la Red Nacional Integral del Cáncer y cada uno de ellos establece pautas diferentes y contradictorias entre sí. ¿Qué puede hacer una mujer? Este es el tema que analizo en mi video El porqué de las recomendaciones conflictivas sobre las mamografías.

Las pautas se basan en revisiones sistemáticas de la evidencia. “En los últimos 15 años, se han publicado 50 revisiones sistemáticas sobre el uso de mamografías de rutina para la detección del cáncer de mama en mujeres asintomáticas, pero no ha surgido una conclusión coherente”. ¿Por qué? Resulta que las conclusiones podrían haber estado influenciadas por conflictos de intereses de los autores.

“Después de todo, es solo en el cuidado de la salud que el mismo grupo que brinda el servicio también nos dice cuán valioso es y cuánto lo necesitamos… Debemos reconocer que, al igual que en cualquier otra profesión o industria, en el cuidado de la salud el interés propio también está en juego”. De hecho, un análisis de más de 100 artículos concluyó que “los artículos científicos tienden a enfatizar los principales beneficios del examen mamográfico sobre sus principales daños. Este desequilibrio está relacionado con la afiliación de los autores”.

Puede que no sea una coincidencia que todos los paneles de expertos que se han opuesto a las mamografías de rutina excluyan a los radiólogos. Quizás quienes dependen de las mamografías para su sueldo podrían ser más propensos a recomendarlas. Un “defensor de la detección con mamografías dijo ‘me gano la vida leyendo mamografías’ y ‘si no tienes un conflicto de intereses, seguro no tengas la experiencia necesaria'”. Acusó a los paneles de detección del cáncer de mama de introducir sus propios prejuicios. “En este debate, hay ejércitos de fieles, y solo una dispersión pequeña de moderadores y pacificadores”.

Algunos incluso han sugerido que “este debate no debería tener lugar en público… Tal paternalismo supone que las mujeres no pueden decidir por sí mismas si la evidencia disponible apoya o refuta el caso de la mamografía. Desalentar una discusión con las mujeres sobre la evidencia a favor y en contra de la mamografía es más dañino para su salud, y más si los médicos creen que los pacientes deben ser socios activos en la toma de decisiones sobre su atención”.

Al leer los estudios disponibles, se puede determinar si los investigadores declaran algún conflicto de interés, pero si solo escuchamos acerca de esos estudios de segunda mano, es posible que no tengamos idea. Hasta que los creadores de las pautas de detección “enfaticen la evidencia por encima de los intereses comerciales o financieros”, todos tenemos que asumir la responsabilidad personal de convertirnos en consumidores informados.

Sería bueno poder confiar en organizaciones benéficas contra el cáncer, pero es “casi imposible” que sigan estando “basadas en evidencia” en su totalidad cuando deben depender de los donantes “para su propia existencia”. Hay que reconocer que el director médico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (ACS por sus siglas en inglés) “señaló que debemos ser fieles a la ciencia”, pero se refería a la detección del cáncer de próstata. Aunque la ACS les recomienda a las mujeres que se hagan mamografías, a los hombres les permite decidir por sí mismos. La organización benéfica comunica claramente los daños de las pruebas de detección del cáncer de próstata, pero en el sitio web de la ACS se proporciona “muy poca información ‘educativa’ y transparente sobre los daños de la mamografía”.

“En los Estados Unidos… existe un doble estándar, ya que se alienta a las mujeres a que se realicen la mamografía de detección”, “mientras que se aconseja a los hombres que tomen decisiones informadas con respecto a la detección de próstata, aunque los temas fundamentales a considerar son muy similares”.

La “diferencia” en la forma en que organizaciones como la ACS “ven la toma de decisiones compartida de las mujeres que contemplan la detección del cáncer de mama frente a la de los hombres que contemplan la detección del cáncer de próstata no podría ser más clara. ¿Creen [ellos] que los hombres pueden manejar las incertidumbres pero que las mujeres no y, que de hecho, se confunden cuando toman decisiones?”. Los hombres pueden “tomar decisiones informadas”, pero las mujeres simplemente son “convocadas”.

La conclusión es que hay “más de una respuesta correcta” a la pregunta “¿debería hacerme un examen de detección de cáncer de mama?”. Mi objetivo es ayudarte a tomar la decisión adecuada. Una encuesta encontró que “si las mujeres supieran cuán pequeña es la efectividad real de la detección del cáncer de mama para prevenir la muerte, el 70% no se sometería al estudio”. Pero, puedes estar en el 30% restante, y tienes todo el derecho a decidir por ti misma.

Sobre este tema hay mucha confusión, combinada además con los intereses comerciales corruptos de una industria de miles de millones de dólares. Al igual que con cualquier decisión de salud importante, todos deben estar informados de los riesgos y beneficios, y tomar sus propias decisiones sobre su propio cuerpo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: Rhoda Baer vía Wikimedia. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción de este contenido ha sido realizada por Tamara Amor, voluntaria activa en NutritionFacts.org.

“Durante casi un siglo, las organizaciones de salud pública, las asociaciones profesionales, los grupos de defensa de los pacientes, los académicos y los médicos consideraron en gran medida la detección del cáncer como una forma sencilla y segura de salvar vidas”. Pero ahora, a pesar de que todos vemos la misma evidencia científica, “las diferentes interpretaciones sobre los beneficios y daños de la mamografía de detección han dado lugar a recomendaciones contradictorias… que van desde la detección intensiva a partir de los 40 años hasta la ausencia total de detección”. “Hoy en día, los cuatro grupos principales en los Estados Unidos encargados de hacer recomendaciones sobre mamografías son la Sociedad Americana Contra El Cáncer, el Equipo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE. UU., el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y la Red Nacional Integral del Cáncer y cada uno de ellos establece pautas diferentes y contradictorias entre sí. ¿Qué puede hacer una mujer? Este es el tema que analizo en mi video El porqué de las recomendaciones conflictivas sobre las mamografías.

Las pautas se basan en revisiones sistemáticas de la evidencia. “En los últimos 15 años, se han publicado 50 revisiones sistemáticas sobre el uso de mamografías de rutina para la detección del cáncer de mama en mujeres asintomáticas, pero no ha surgido una conclusión coherente”. ¿Por qué? Resulta que las conclusiones podrían haber estado influenciadas por conflictos de intereses de los autores.

“Después de todo, es solo en el cuidado de la salud que el mismo grupo que brinda el servicio también nos dice cuán valioso es y cuánto lo necesitamos… Debemos reconocer que, al igual que en cualquier otra profesión o industria, en el cuidado de la salud el interés propio también está en juego”. De hecho, un análisis de más de 100 artículos concluyó que “los artículos científicos tienden a enfatizar los principales beneficios del examen mamográfico sobre sus principales daños. Este desequilibrio está relacionado con la afiliación de los autores”.

Puede que no sea una coincidencia que todos los paneles de expertos que se han opuesto a las mamografías de rutina excluyan a los radiólogos. Quizás quienes dependen de las mamografías para su sueldo podrían ser más propensos a recomendarlas. Un “defensor de la detección con mamografías dijo ‘me gano la vida leyendo mamografías’ y ‘si no tienes un conflicto de intereses, seguro no tengas la experiencia necesaria'”. Acusó a los paneles de detección del cáncer de mama de introducir sus propios prejuicios. “En este debate, hay ejércitos de fieles, y solo una dispersión pequeña de moderadores y pacificadores”.

Algunos incluso han sugerido que “este debate no debería tener lugar en público… Tal paternalismo supone que las mujeres no pueden decidir por sí mismas si la evidencia disponible apoya o refuta el caso de la mamografía. Desalentar una discusión con las mujeres sobre la evidencia a favor y en contra de la mamografía es más dañino para su salud, y más si los médicos creen que los pacientes deben ser socios activos en la toma de decisiones sobre su atención”.

Al leer los estudios disponibles, se puede determinar si los investigadores declaran algún conflicto de interés, pero si solo escuchamos acerca de esos estudios de segunda mano, es posible que no tengamos idea. Hasta que los creadores de las pautas de detección “enfaticen la evidencia por encima de los intereses comerciales o financieros”, todos tenemos que asumir la responsabilidad personal de convertirnos en consumidores informados.

Sería bueno poder confiar en organizaciones benéficas contra el cáncer, pero es “casi imposible” que sigan estando “basadas en evidencia” en su totalidad cuando deben depender de los donantes “para su propia existencia”. Hay que reconocer que el director médico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (ACS por sus siglas en inglés) “señaló que debemos ser fieles a la ciencia”, pero se refería a la detección del cáncer de próstata. Aunque la ACS les recomienda a las mujeres que se hagan mamografías, a los hombres les permite decidir por sí mismos. La organización benéfica comunica claramente los daños de las pruebas de detección del cáncer de próstata, pero en el sitio web de la ACS se proporciona “muy poca información ‘educativa’ y transparente sobre los daños de la mamografía”.

“En los Estados Unidos… existe un doble estándar, ya que se alienta a las mujeres a que se realicen la mamografía de detección”, “mientras que se aconseja a los hombres que tomen decisiones informadas con respecto a la detección de próstata, aunque los temas fundamentales a considerar son muy similares”.

La “diferencia” en la forma en que organizaciones como la ACS “ven la toma de decisiones compartida de las mujeres que contemplan la detección del cáncer de mama frente a la de los hombres que contemplan la detección del cáncer de próstata no podría ser más clara. ¿Creen [ellos] que los hombres pueden manejar las incertidumbres pero que las mujeres no y, que de hecho, se confunden cuando toman decisiones?”. Los hombres pueden “tomar decisiones informadas”, pero las mujeres simplemente son “convocadas”.

La conclusión es que hay “más de una respuesta correcta” a la pregunta “¿debería hacerme un examen de detección de cáncer de mama?”. Mi objetivo es ayudarte a tomar la decisión adecuada. Una encuesta encontró que “si las mujeres supieran cuán pequeña es la efectividad real de la detección del cáncer de mama para prevenir la muerte, el 70% no se sometería al estudio”. Pero, puedes estar en el 30% restante, y tienes todo el derecho a decidir por ti misma.

Sobre este tema hay mucha confusión, combinada además con los intereses comerciales corruptos de una industria de miles de millones de dólares. Al igual que con cualquier decisión de salud importante, todos deben estar informados de los riesgos y beneficios, y tomar sus propias decisiones sobre su propio cuerpo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: Rhoda Baer vía Wikimedia. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

Esta es la segunda parte de una serie de 14 videos sobre las mamografías, que empezó con Nueve de cada diez mujeres están mal informadas sobre las mamografías. La serie continúa con:

Otros videos sobre el cáncer de mama:

Pude tratar el tema de las colonoscopias en un solo videos, así que no te lo pierdas: ¿Deberíamos hacernos colonoscopias a partir de los 50?.

Y, sobre las pruebas médicas, tampoco te pierdas ¿Vale la pena someterse a chequeos médicos anuales?¿Vale la pena someterse a un examen físico anual?.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This