Una dieta vegetal para tratar y revertir la enfermedad renal en etapa 3

3.6/5 - (17 votes)

Comparto una historia emocionante sobre el poder de las dietas vegetales para tratar el fallo renal crónico.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Antonio Galán voluntario activo en NutritionFacts.org.

¿Es posible mejorar la enfermedad renal crónica con una dieta basada en vegetales y alimentos integrales? En mi último vídeo sobre la nefropatía, mencioné un ensayo aleatorizado que sugiere que reducir unos 10 g de proteína de la dieta diaria disminuye el riesgo de diálisis y muerte en un 77 %. Eso reduciendo la proteína de todos los orígenes. Pero ingerir proteínas de origen animal (carne, lácteos y proteína de clara de huevo) promueve un ambiente ácido en los riñones y los inflama y estresa (el llamado “modo de hiperfiltración”), la proteína de origen vegetal puede generar alcalinidad y ser antiinflamatoria y contiene propiedades protectoras para los riñones. Entonces, ¿qué pasa con los pacientes renales que siguen una dieta baja en proteínas con predominio de vegetales (abreviada en inglés como PLADO)?

Empleando un índice para la dieta que te da puntos por alimentos vegetales saludables y te quita puntos por comer alimentos de origen animal, se descubrió que los pacientes graves de nefropatía con puntajes más altos tienen una inflamación sistémica más baja. ¿Se traduce eso realmente en una vida más larga?

Parece ser que sí. Un aumento de tan solo 10 % en la proporción de proteínas de origen vegetal se asoció con una reducción significativa en la mortalidad por todas las causas. Incluso comer más porciones de frutas y verduras (como dos al día frente a dos a la semana) está relacionado con vivir más tiempo.

Sin embargo, sin riñones plenamente funcionales, hay que cuidar no exceder la carga de fósforo y potasio con dietas basadas en vegetales. Aunque el fósforo en alimentos de origen vegetal no es tan problemático como los aditivos de fósforo en alimentos procesados y de origen animal. Además, el riesgo de sobrecarga de potasio de las dietas basadas en vegetales parece exagerado y no está respaldado por la evidencia. No se puede saber cómo mejora la nefropatía crónica con dietas de base vegetal e integral hasta ponerlo a prueba.

Este informe de caso estudia a un hombre de 69 años con diabetes tipo 2, presión arterial alta y enfermedad renal crónica en etapa 3, que provocaba un aumento de fósforo y potasio en la sangre. Quiso cambiar su dieta para mejorar su condición médica. ¡El tipo de paciente que me gusta! Tomaba 12 medicamentos diferentes y su dieta era poco mejor que la media estadounidense. Consumía cereales integrales y legumbres, pero su médico le aconsejó cambiar a una dieta de alimentos vegetales e integrales: Avena con fruta y semillas de lino, legumbres y verduras, espaguetis integrales con verduras, fruta de aperitivo. Se le aconsejó comer cuantos alimentos saludables integrales y naturales quisiera (sin contar carbohidratos o calorías, sin restringir el tamaño de la ración), es decir, mejorar la calidad de los alimentos sin restringir su cantidad.

Adoptó la dieta basada en alimentos naturales e integrales, llena de carbohidratos, y redujo rápidamente sus necesidades de insulina en más del 50 %. Después vio mejoras en el peso, la presión arterial y el colesterol. Comer sano puede tener un efecto tan rápido mejorando la sensibilidad a la insulina del cuerpo, que hubo que ajustar de inmediato la dosificación de insulina. Tras cuatro días, su dosis de insulina pudo reducirse de unas 210 unidades de insulina al día a 70 unidades diarias, y hubo que suspender un medicamento oral para reducir el azúcar en sangre dada la rápida mejora del azúcar en la sangre.

También pudo suspender la medicación con carvedilol, hidroclorotiazida, amlodipino y sitagliptina durante los primeros dos meses dada la mejora de la presión arterial y los azúcares en sangre. Sus dosis de insulina siguieron ajustándose a la baja. Su dosis de pravastatina se redujo a la mitad y perdió alrededor de 22,7 kg de peso. Ahora bien, ¿qué pasó con su insuficiencia renal en etapa 3? ¡Abandonó la etapa 3 de insuficiencia renal! Los médicos que observen esto entenderán lo que significan todos estos números. Este es un gráfico de su GFR, una medida de la función renal, que cayó durante años y se recuperó drásticamente al empezar a comer más sano.

Experimentó un aumento en su GFR estimado del 73 %, lo que sugiere que la mejora en la función renal estimada fue mayor de lo esperado si solo hubiera perdido peso. Por ejemplo, perder unos 27,2 kg con cirugía bariátrica produce un aumento de solo 12-15 %. En resumen: las personas con enfermedad renal crónica, especialmente si tienen obesidad, hipertensión o diabetes, se benefician muchísimo de una dieta basada estrictamente en alimentos vegetales e integrales, sin restricción de cantidad. Además de los resultados específicos sobre el riñón, la mortalidad general es significativamente menor entre los pacientes renales que comen más vegetales. Eso es vital, pues la mayoría de pacientes renales ni siquiera llega a la diálisis porque mueren antes, la mayoría de las veces por enfermedad cardiovascular.

Escuchemos al paciente: “Al principio, parecía que iba a ser una forma difícil y restrictiva de comer”, pero “empecé a sentirme mejor casi de inmediato y hubo que disminuir mi insulina después de solo un día. Era como si de la noche a la mañana tuviera más energía de la que había tenido en años. El peso que había intentado perder durante una década comenzó a caer. A medida que bajaba de peso, me sentía más ligero y capaz de mover mi cuerpo de nuevo”.

“Este cambio de estilo de vida ha sido el mejor regalo que he recibido. Me liberé de la mayoría de medicamentos, he perdido más de 31,8 kg y he recuperado el control sobre mi salud. Me siento empoderado por este cambio de estilo de vida y por fin me siento a cargo de mi salud, no solo una víctima desafortunada que pasa de un especialista a otro. Lo único que lamento es no haberlo sabido antes”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Antonio Galán voluntario activo en NutritionFacts.org.

¿Es posible mejorar la enfermedad renal crónica con una dieta basada en vegetales y alimentos integrales? En mi último vídeo sobre la nefropatía, mencioné un ensayo aleatorizado que sugiere que reducir unos 10 g de proteína de la dieta diaria disminuye el riesgo de diálisis y muerte en un 77 %. Eso reduciendo la proteína de todos los orígenes. Pero ingerir proteínas de origen animal (carne, lácteos y proteína de clara de huevo) promueve un ambiente ácido en los riñones y los inflama y estresa (el llamado “modo de hiperfiltración”), la proteína de origen vegetal puede generar alcalinidad y ser antiinflamatoria y contiene propiedades protectoras para los riñones. Entonces, ¿qué pasa con los pacientes renales que siguen una dieta baja en proteínas con predominio de vegetales (abreviada en inglés como PLADO)?

Empleando un índice para la dieta que te da puntos por alimentos vegetales saludables y te quita puntos por comer alimentos de origen animal, se descubrió que los pacientes graves de nefropatía con puntajes más altos tienen una inflamación sistémica más baja. ¿Se traduce eso realmente en una vida más larga?

Parece ser que sí. Un aumento de tan solo 10 % en la proporción de proteínas de origen vegetal se asoció con una reducción significativa en la mortalidad por todas las causas. Incluso comer más porciones de frutas y verduras (como dos al día frente a dos a la semana) está relacionado con vivir más tiempo.

Sin embargo, sin riñones plenamente funcionales, hay que cuidar no exceder la carga de fósforo y potasio con dietas basadas en vegetales. Aunque el fósforo en alimentos de origen vegetal no es tan problemático como los aditivos de fósforo en alimentos procesados y de origen animal. Además, el riesgo de sobrecarga de potasio de las dietas basadas en vegetales parece exagerado y no está respaldado por la evidencia. No se puede saber cómo mejora la nefropatía crónica con dietas de base vegetal e integral hasta ponerlo a prueba.

Este informe de caso estudia a un hombre de 69 años con diabetes tipo 2, presión arterial alta y enfermedad renal crónica en etapa 3, que provocaba un aumento de fósforo y potasio en la sangre. Quiso cambiar su dieta para mejorar su condición médica. ¡El tipo de paciente que me gusta! Tomaba 12 medicamentos diferentes y su dieta era poco mejor que la media estadounidense. Consumía cereales integrales y legumbres, pero su médico le aconsejó cambiar a una dieta de alimentos vegetales e integrales: Avena con fruta y semillas de lino, legumbres y verduras, espaguetis integrales con verduras, fruta de aperitivo. Se le aconsejó comer cuantos alimentos saludables integrales y naturales quisiera (sin contar carbohidratos o calorías, sin restringir el tamaño de la ración), es decir, mejorar la calidad de los alimentos sin restringir su cantidad.

Adoptó la dieta basada en alimentos naturales e integrales, llena de carbohidratos, y redujo rápidamente sus necesidades de insulina en más del 50 %. Después vio mejoras en el peso, la presión arterial y el colesterol. Comer sano puede tener un efecto tan rápido mejorando la sensibilidad a la insulina del cuerpo, que hubo que ajustar de inmediato la dosificación de insulina. Tras cuatro días, su dosis de insulina pudo reducirse de unas 210 unidades de insulina al día a 70 unidades diarias, y hubo que suspender un medicamento oral para reducir el azúcar en sangre dada la rápida mejora del azúcar en la sangre.

También pudo suspender la medicación con carvedilol, hidroclorotiazida, amlodipino y sitagliptina durante los primeros dos meses dada la mejora de la presión arterial y los azúcares en sangre. Sus dosis de insulina siguieron ajustándose a la baja. Su dosis de pravastatina se redujo a la mitad y perdió alrededor de 22,7 kg de peso. Ahora bien, ¿qué pasó con su insuficiencia renal en etapa 3? ¡Abandonó la etapa 3 de insuficiencia renal! Los médicos que observen esto entenderán lo que significan todos estos números. Este es un gráfico de su GFR, una medida de la función renal, que cayó durante años y se recuperó drásticamente al empezar a comer más sano.

Experimentó un aumento en su GFR estimado del 73 %, lo que sugiere que la mejora en la función renal estimada fue mayor de lo esperado si solo hubiera perdido peso. Por ejemplo, perder unos 27,2 kg con cirugía bariátrica produce un aumento de solo 12-15 %. En resumen: las personas con enfermedad renal crónica, especialmente si tienen obesidad, hipertensión o diabetes, se benefician muchísimo de una dieta basada estrictamente en alimentos vegetales e integrales, sin restricción de cantidad. Además de los resultados específicos sobre el riñón, la mortalidad general es significativamente menor entre los pacientes renales que comen más vegetales. Eso es vital, pues la mayoría de pacientes renales ni siquiera llega a la diálisis porque mueren antes, la mayoría de las veces por enfermedad cardiovascular.

Escuchemos al paciente: “Al principio, parecía que iba a ser una forma difícil y restrictiva de comer”, pero “empecé a sentirme mejor casi de inmediato y hubo que disminuir mi insulina después de solo un día. Era como si de la noche a la mañana tuviera más energía de la que había tenido en años. El peso que había intentado perder durante una década comenzó a caer. A medida que bajaba de peso, me sentía más ligero y capaz de mover mi cuerpo de nuevo”.

“Este cambio de estilo de vida ha sido el mejor regalo que he recibido. Me liberé de la mayoría de medicamentos, he perdido más de 31,8 kg y he recuperado el control sobre mi salud. Me siento empoderado por este cambio de estilo de vida y por fin me siento a cargo de mi salud, no solo una víctima desafortunada que pasa de un especialista a otro. Lo único que lamento es no haberlo sabido antes”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

El video sobre enfermedad renal que hice recientemente es Una dieta baja en proteínas para ayudar con la nefropatía

Para obtener una visión general sobre la dieta y la salud renal, consulta Cómo no morir de enfermedad renal.

No olvides que algunas plantas de las que no conviene abusar: Cálculos renales y espinacas, acelgas y hojas de remolacha: no comas demasiadas.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí. Lee esta información importante sobre las traducciones aquí.

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Pin It en Pinterest

Share This