Una mayor presión sanguínea puede conducir al encogimiento cerebral

Una mayor presión sanguínea puede conducir al encogimiento cerebral
5 (100%) 1 vote

Tener hipertensión en la mediana edad, entre 40 y 60 años, se asocia con un riesgo elevado de deterioro cognitivo y posteriormente de demencia tipo Alzheimer, incluso más que al tener el llamado gen de Alzheimer.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“Está claro que el endurecimiento de las arterias dentro de nuestro cerebro y el deterioro cognitivo van de la mano”; es un tema que he abordado antes. “Sin embargo, la asociación independiente del alzhéimer con múltiples factores de riesgo de enfermedad vascular aterosclerótica sugiere que el colesterol no es el único culpable de la demencia”.

Uno de los “hallazgos más consistentes” es “los niveles elevados de presión sanguínea” en la “mediana edad”, es decir, de 40 a 60 años, que se asocian con un elevado riesgo de deterioro cognitivo y posterior demencia tipo Alzheimer. De hecho, incluso más que cuando se tiene el llamado gen de Alzheimer.

“El árbol arterial normal”, todos los vasos sanguíneos en el cerebro”… está diseñado tanto como conducto y como amortiguador”. Pero cuando las paredes arteriales se endurecen, cada vez que nuestro corazón bombea sangre a nuestro cerebro la presión del pulso puede dañar los pequeños vasos del mismo. Esto puede causar lo que se denomina “micro-hemorragias” en nuestro cerebro, que con frecuencia se encuentran en personas con hipertensión, incluso si nunca se les ha diagnosticado una apoplejía.

Estas micro-hemorragias pueden ser “uno de los factores fundamentales que causan deterioros cognitivos”; y quizás no sorprende, ya que en una autopsia “las micro-hemorragias se podrían asociar a la necrosis del tejido cerebral”, lo cual significa la muerte del tejido cerebral.

Y, hablando de la muerte del tejido, la hipertensión también se asocia a los llamados ” infartos lagunares “, del latín lacuna, que significa agujero. Estos son los agujeros en nuestro cerebro que aparecen cuando pequeñas arterias se obstruyen y resultan en la muerte de una pequeña región circular del cerebro. Hasta una cuarta parte de las personas mayores tienen estas pequeñas mini-apoplejías y la mayoría ni siquiera lo sabe, son los llamados infartos silenciosos, pero “ningún agujero negro en el cerebro es benigno”. Así es como se ven: es como si tu cerebro estuviera perforado.

Aunque por definición, los infartos silenciosos carecen de síntomas evidentes similares a la apoplejía, se asocian con deficiencias sutiles en la función física y cognitiva que comúnmente pasan desapercibidas”. Y pueden “duplicar el riesgo de… demencia”. Esa es una de las formas en las que la hipertensión está relacionada con la demencia.

Es tanto el daño, que los ”niveles altos de presión arterial pueden conducir a la reducción del volumen cerebral”, literalmente, un encogimiento de nuestro cerebro, específicamente en el hipocampo, el centro de la memoria del cerebro. Esto ayuda a explicar cómo la hipertensión podría estar involucrada en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

En realidad, uno puede visualizar las arterias pequeñas en la parte posterior de nuestros ojos, usando un oftalmoscopio, el cual proporciona “una ventana no invasiva para estudiar” la salud de las arterias intracraneales, los pequeños vasos dentro de nuestra cabeza. Investigadores encontraron “una asociación significativa” entre la enfermedad arterial y el encogimiento del cerebro en RM.

Pero, este fue un estudio transversal, en un instante; por lo tanto, no se puede probar causa y efecto. Lo que se necesita es un estudio prospectivo, observando a las personas durante un período de tiempo; y eso es lo que hicieron. Durante un período de diez años, aquellos con signos de enfermedad arterial tuvieron el doble de probabilidades de sufrir una pérdida significativa del volumen del tejido cerebral durante ese tiempo.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Tatiana Fernández y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen: KlausHausmann vía pixabay. Esta imagen ha sido modificada.

Video: Tyler McReynolds, Teetotalin LLC.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“Está claro que el endurecimiento de las arterias dentro de nuestro cerebro y el deterioro cognitivo van de la mano”; es un tema que he abordado antes. “Sin embargo, la asociación independiente del alzhéimer con múltiples factores de riesgo de enfermedad vascular aterosclerótica sugiere que el colesterol no es el único culpable de la demencia”.

Uno de los “hallazgos más consistentes” es “los niveles elevados de presión sanguínea” en la “mediana edad”, es decir, de 40 a 60 años, que se asocian con un elevado riesgo de deterioro cognitivo y posterior demencia tipo Alzheimer. De hecho, incluso más que cuando se tiene el llamado gen de Alzheimer.

“El árbol arterial normal”, todos los vasos sanguíneos en el cerebro”… está diseñado tanto como conducto y como amortiguador”. Pero cuando las paredes arteriales se endurecen, cada vez que nuestro corazón bombea sangre a nuestro cerebro la presión del pulso puede dañar los pequeños vasos del mismo. Esto puede causar lo que se denomina “micro-hemorragias” en nuestro cerebro, que con frecuencia se encuentran en personas con hipertensión, incluso si nunca se les ha diagnosticado una apoplejía.

Estas micro-hemorragias pueden ser “uno de los factores fundamentales que causan deterioros cognitivos”; y quizás no sorprende, ya que en una autopsia “las micro-hemorragias se podrían asociar a la necrosis del tejido cerebral”, lo cual significa la muerte del tejido cerebral.

Y, hablando de la muerte del tejido, la hipertensión también se asocia a los llamados ” infartos lagunares “, del latín lacuna, que significa agujero. Estos son los agujeros en nuestro cerebro que aparecen cuando pequeñas arterias se obstruyen y resultan en la muerte de una pequeña región circular del cerebro. Hasta una cuarta parte de las personas mayores tienen estas pequeñas mini-apoplejías y la mayoría ni siquiera lo sabe, son los llamados infartos silenciosos, pero “ningún agujero negro en el cerebro es benigno”. Así es como se ven: es como si tu cerebro estuviera perforado.

Aunque por definición, los infartos silenciosos carecen de síntomas evidentes similares a la apoplejía, se asocian con deficiencias sutiles en la función física y cognitiva que comúnmente pasan desapercibidas”. Y pueden “duplicar el riesgo de… demencia”. Esa es una de las formas en las que la hipertensión está relacionada con la demencia.

Es tanto el daño, que los ”niveles altos de presión arterial pueden conducir a la reducción del volumen cerebral”, literalmente, un encogimiento de nuestro cerebro, específicamente en el hipocampo, el centro de la memoria del cerebro. Esto ayuda a explicar cómo la hipertensión podría estar involucrada en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

En realidad, uno puede visualizar las arterias pequeñas en la parte posterior de nuestros ojos, usando un oftalmoscopio, el cual proporciona “una ventana no invasiva para estudiar” la salud de las arterias intracraneales, los pequeños vasos dentro de nuestra cabeza. Investigadores encontraron “una asociación significativa” entre la enfermedad arterial y el encogimiento del cerebro en RM.

Pero, este fue un estudio transversal, en un instante; por lo tanto, no se puede probar causa y efecto. Lo que se necesita es un estudio prospectivo, observando a las personas durante un período de tiempo; y eso es lo que hicieron. Durante un período de diez años, aquellos con signos de enfermedad arterial tuvieron el doble de probabilidades de sufrir una pérdida significativa del volumen del tejido cerebral durante ese tiempo.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Tatiana Fernández y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen: KlausHausmann vía pixabay. Esta imagen ha sido modificada.

Video: Tyler McReynolds, Teetotalin LLC.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This