Riesgo de cáncer por el arsénico en el arroz y las algas

Riesgo de cáncer por el arsénico en el arroz y las algas
5 (100%) 1 vote

Media taza de arroz cocido podría tener cien veces la cantidad aceptable de arsénico por su riesgo de cáncer. ¿Qué pasa con las algas de la costa de Maine?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“En algún momento durante el reinado del Rey Algodón, los agricultores en el sur central de los Estados Unidos controlaban a los gorgojos con pesticidas basados ​​en arsénico y el arsénico residual todavía contamina el suelo”. Diferentes plantas tienen diferentes reacciones a la exposición al arsénico. Por ejemplo, los tomates no parecen acumular mucho, pero las plantas de arroz son realmente buenas en succionar arsénico de la tierra; tanto que el arroz puede ser utilizado para la “fitorremediación de arsénico”, lo que significa que puedes plantar arroz en un terreno contaminado como una manera de eliminarlo del suelo. Por supuesto que se supone que después hay que tirar bien lejos ese arsénico, pero, en el sur, donde se cultiva el 80% del arroz estadounidense, lo usamos para alimentar a la gente.

Sin embargo, como puedes ver en el video Riesgo de cáncer por el arsénico en el arroz y las algas, las encuestas nacionales han mostrado que la mayor parte de la exposición al arsénico viene de la carne, pollo y pescado de nuestra dieta, en lugar de los cereales, especialmente del pescado y el marisco. Así que si el pescado y marisco contribuyen al 90% de nuestra exposición al arsénico alimentario, ¿por qué hablamos siquiera del 4% del arroz? Porque los compuestos de arsénico en el pescado son principalmente orgánicos ( utilizado aquí como un término químico, no tiene nada que ver con los pesticidas), y el arsénico orgánico, debido a la forma en que nuestro cuerpo puede lidiar más fácilmente con él, “se ha considerado siempre como relativamente inofensivo”. Aunque recientemente se ha empezado a cuestionar esa asunción; pero no hay duda acerca de la toxicidad del arsénico inorgánico, que se se puede obtener en mayor cantidad del arroz.

Como puedes ver en el video, el arroz contiene más del arsénico inorgánico tóxico que los mariscos, con una sola excepción. Hijiki, un alga comestible, está 100 veces más contaminada que el arroz, lo que lleva a algunos investigadores a referirse a ella como las “supuestas algas comestibles”. Los gobiernos están comenzando a estar de acuerdo. En 2001, el gobierno canadiense aconsejó al público no comer algas hijiki. Después se le unieron el Reino Unido, el resto de Europa, Australia y Nueva Zelanda. Y después China, que aconsejó al público no comer hijiki y prohibió las importaciones y venta del alga. En Japón, donde sí tienen una industria de hijiki, solo se aconsejó la moderación.

¿Pero qué pasa con las algas marinas de Maine, algas estadounidense, cosechadas en Nueva Inglaterra para uso comercial? Afortunadamente, solo hay un tipo de alga que tenía niveles significativos de arsénico, las algas kombu, pero tendríamos que tomar más de una cucharadita para exceder el límite diario provisional de arsénico, que también estaría excediendo el límite diario superior de yodo en un 3000%. Esta cantidad es 10 veces mayor que la notificada en un informe de caso sobre el peligro de muerte con un suplemento de algas kombu. Así que te recomiendo evitar el alga hijiki debido a su exceso de arsénico, y evitar la kombu debido a su exceso en yodo. El resto de algas no deberían ser un problema, siempre y cuando no las coma con demasiado arroz.

En el informe que mencioné antes, el que dice que el arroz tiene más arsénico inorgánico tóxico que el pescado, se puede ver que hay 88,7 microgramos de arsénico inorgánico por kilogramo de arroz blanco crudo. ¿Qué quiere decir esto? Solo son 88,7 partes por mil millones. Sería como 88,7 gotas de arsénico en una piscina de tamaño olímpico de arroz. ¿De cuánto riesgo de cáncer estamos hablando? Bueno, solo para ponerlo en contexto, el “nivel habitual de riesgo aceptable para carcinógenos” es de un caso de cáncer adicional por millón. Así es como normalmente regulamos las sustancias que causan cáncer. Siempre que alguna industria quiere liberar algún nuevo producto químico, queremos que muestre que no causa más de 1 caso de cáncer por cada millón. 

El problema con el arsénico en el arroz es que el exceso de riesgo de cáncer asociado a la ingesta de una media taza de arroz cocido al día podría estar más cerca de 1 en 10 000 que de 1 en un millón. Es decir, es cien veces el riesgo de cáncer aceptable. La FDA ha calculado que una porción al día del arroz más común, como el arroz blanco de grano largo, podría causar no solo 1 caso adicional por cada millón de casos de cáncer, sino 136 por cada millón.

Y aquí solo estamos hablando de los efectos del arsénico con respecto al cáncer. ¿Qué pasa con todos los efectos que provoca que no son cáncer? La FDA reconoce que, además del cáncer, el arsénico tóxico encontrado en el arroz “se ha asociado con muchos efectos no cancerígenos, incluidas enfermedades cardíacas, diabetes, lesiones cutáneas, enfermedad renal, hipertensión y apoplejía”. La única razón por la que se limitaron a calcular los riesgos de cáncer es porque “evaluar todos los otros riesgos llevaría mucho tiempo y esto retrasaría tomar cualquier acción necesaria para proteger la salud pública” de los riesgos del arroz.

Sí, “los médicos pueden ayudar a los pacientes a reducir su exposición al arsénico en la dieta, pero las agencias reguladoras, los productores de alimentos y los cuerpos legislativos tienen el papel más importante” en términos de cambios a nivel de salud pública. “El contenido de arsénico en arroz cultivado en los Estados Unidos ha sido relativamente constante a lo largo de los últimos 30 años”, lo cual es malo.

“Siempre que la concentración de arsénico se eleve debido a la contaminación continuada, el escenario ideal es detener la contaminación de arsénico desde la fuente u origen”. Una parte del arsénico tóxico presente en los alimentos proviene de la contaminación natural de la tierra, pero la contaminación del suelo proviene también del vertido de plaguicidas que contienen arsénico y del uso de fármacos basados ​​en arsénico en la producción avícola, que usa ese estiércol de pollo tratado con arsénico en la tierra de cultivo. Independientemente de por qué los arrozales del sur están tan contaminados, tal vez no deberíamos estar cultivando arroz en tierra contaminada con arsénico.

¿Qué tiene que decir la industria arrocera? Bueno, primero lanzaron un sitio web llamado ArsenicFacts, nada menos. No te fíes de nadie que ponga “hechos” (facts) en su nombre. Ejem. Su argumento principal parece ser que el arsénico está en todas partes. Todos estamos expuestos a él a diario y está en la mayoría de los alimentos. ¿Pero no deberíamos tratar de reducir las fuentes más concentradas? Es casi como decir… mira, hay humos de diésel por todas partes, así que ¿por qué no chupar un tubo de escape? Citan algunos profesores de nutrición que dicen que “todos los alimentos tienen un poco. Así que eliminar el arsénico disminuiría el riesgo, pero nos moriríamos de hambre”. Es como si Philip Morris dijese que la única manera de evitar completamente el humo de segunda mano del tabaco es no respirar nunca, pero te asfixiarías; así que no te preocupes y fuma. Si no puedes evitarlo por completo, ¡¿significa esto que no pasa nada por consumir la fuente más tóxica que puedas encontrar?!

Esta es la misma táctica que tomó la industria avícola. ¿Arsénico y pollo?  No hay necesidad de preocuparse porque hay un poco de arsénico en todas partes. ¿Lo ves? Esta es la razón por la que es aceptable alimentar a nuestros pollos con medicamentos basados ​​en arsénico durante 70 años. Si no puedes vencerlos, únete a ellos.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Verónica Núñez y Ángela Graña Varela.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“En algún momento durante el reinado del Rey Algodón, los agricultores en el sur central de los Estados Unidos controlaban a los gorgojos con pesticidas basados ​​en arsénico y el arsénico residual todavía contamina el suelo”. Diferentes plantas tienen diferentes reacciones a la exposición al arsénico. Por ejemplo, los tomates no parecen acumular mucho, pero las plantas de arroz son realmente buenas en succionar arsénico de la tierra; tanto que el arroz puede ser utilizado para la “fitorremediación de arsénico”, lo que significa que puedes plantar arroz en un terreno contaminado como una manera de eliminarlo del suelo. Por supuesto que se supone que después hay que tirar bien lejos ese arsénico, pero, en el sur, donde se cultiva el 80% del arroz estadounidense, lo usamos para alimentar a la gente.

Sin embargo, como puedes ver en el video Riesgo de cáncer por el arsénico en el arroz y las algas, las encuestas nacionales han mostrado que la mayor parte de la exposición al arsénico viene de la carne, pollo y pescado de nuestra dieta, en lugar de los cereales, especialmente del pescado y el marisco. Así que si el pescado y marisco contribuyen al 90% de nuestra exposición al arsénico alimentario, ¿por qué hablamos siquiera del 4% del arroz? Porque los compuestos de arsénico en el pescado son principalmente orgánicos ( utilizado aquí como un término químico, no tiene nada que ver con los pesticidas), y el arsénico orgánico, debido a la forma en que nuestro cuerpo puede lidiar más fácilmente con él, “se ha considerado siempre como relativamente inofensivo”. Aunque recientemente se ha empezado a cuestionar esa asunción; pero no hay duda acerca de la toxicidad del arsénico inorgánico, que se se puede obtener en mayor cantidad del arroz.

Como puedes ver en el video, el arroz contiene más del arsénico inorgánico tóxico que los mariscos, con una sola excepción. Hijiki, un alga comestible, está 100 veces más contaminada que el arroz, lo que lleva a algunos investigadores a referirse a ella como las “supuestas algas comestibles”. Los gobiernos están comenzando a estar de acuerdo. En 2001, el gobierno canadiense aconsejó al público no comer algas hijiki. Después se le unieron el Reino Unido, el resto de Europa, Australia y Nueva Zelanda. Y después China, que aconsejó al público no comer hijiki y prohibió las importaciones y venta del alga. En Japón, donde sí tienen una industria de hijiki, solo se aconsejó la moderación.

¿Pero qué pasa con las algas marinas de Maine, algas estadounidense, cosechadas en Nueva Inglaterra para uso comercial? Afortunadamente, solo hay un tipo de alga que tenía niveles significativos de arsénico, las algas kombu, pero tendríamos que tomar más de una cucharadita para exceder el límite diario provisional de arsénico, que también estaría excediendo el límite diario superior de yodo en un 3000%. Esta cantidad es 10 veces mayor que la notificada en un informe de caso sobre el peligro de muerte con un suplemento de algas kombu. Así que te recomiendo evitar el alga hijiki debido a su exceso de arsénico, y evitar la kombu debido a su exceso en yodo. El resto de algas no deberían ser un problema, siempre y cuando no las coma con demasiado arroz.

En el informe que mencioné antes, el que dice que el arroz tiene más arsénico inorgánico tóxico que el pescado, se puede ver que hay 88,7 microgramos de arsénico inorgánico por kilogramo de arroz blanco crudo. ¿Qué quiere decir esto? Solo son 88,7 partes por mil millones. Sería como 88,7 gotas de arsénico en una piscina de tamaño olímpico de arroz. ¿De cuánto riesgo de cáncer estamos hablando? Bueno, solo para ponerlo en contexto, el “nivel habitual de riesgo aceptable para carcinógenos” es de un caso de cáncer adicional por millón. Así es como normalmente regulamos las sustancias que causan cáncer. Siempre que alguna industria quiere liberar algún nuevo producto químico, queremos que muestre que no causa más de 1 caso de cáncer por cada millón. 

El problema con el arsénico en el arroz es que el exceso de riesgo de cáncer asociado a la ingesta de una media taza de arroz cocido al día podría estar más cerca de 1 en 10 000 que de 1 en un millón. Es decir, es cien veces el riesgo de cáncer aceptable. La FDA ha calculado que una porción al día del arroz más común, como el arroz blanco de grano largo, podría causar no solo 1 caso adicional por cada millón de casos de cáncer, sino 136 por cada millón.

Y aquí solo estamos hablando de los efectos del arsénico con respecto al cáncer. ¿Qué pasa con todos los efectos que provoca que no son cáncer? La FDA reconoce que, además del cáncer, el arsénico tóxico encontrado en el arroz “se ha asociado con muchos efectos no cancerígenos, incluidas enfermedades cardíacas, diabetes, lesiones cutáneas, enfermedad renal, hipertensión y apoplejía”. La única razón por la que se limitaron a calcular los riesgos de cáncer es porque “evaluar todos los otros riesgos llevaría mucho tiempo y esto retrasaría tomar cualquier acción necesaria para proteger la salud pública” de los riesgos del arroz.

Sí, “los médicos pueden ayudar a los pacientes a reducir su exposición al arsénico en la dieta, pero las agencias reguladoras, los productores de alimentos y los cuerpos legislativos tienen el papel más importante” en términos de cambios a nivel de salud pública. “El contenido de arsénico en arroz cultivado en los Estados Unidos ha sido relativamente constante a lo largo de los últimos 30 años”, lo cual es malo.

“Siempre que la concentración de arsénico se eleve debido a la contaminación continuada, el escenario ideal es detener la contaminación de arsénico desde la fuente u origen”. Una parte del arsénico tóxico presente en los alimentos proviene de la contaminación natural de la tierra, pero la contaminación del suelo proviene también del vertido de plaguicidas que contienen arsénico y del uso de fármacos basados ​​en arsénico en la producción avícola, que usa ese estiércol de pollo tratado con arsénico en la tierra de cultivo. Independientemente de por qué los arrozales del sur están tan contaminados, tal vez no deberíamos estar cultivando arroz en tierra contaminada con arsénico.

¿Qué tiene que decir la industria arrocera? Bueno, primero lanzaron un sitio web llamado ArsenicFacts, nada menos. No te fíes de nadie que ponga “hechos” (facts) en su nombre. Ejem. Su argumento principal parece ser que el arsénico está en todas partes. Todos estamos expuestos a él a diario y está en la mayoría de los alimentos. ¿Pero no deberíamos tratar de reducir las fuentes más concentradas? Es casi como decir… mira, hay humos de diésel por todas partes, así que ¿por qué no chupar un tubo de escape? Citan algunos profesores de nutrición que dicen que “todos los alimentos tienen un poco. Así que eliminar el arsénico disminuiría el riesgo, pero nos moriríamos de hambre”. Es como si Philip Morris dijese que la única manera de evitar completamente el humo de segunda mano del tabaco es no respirar nunca, pero te asfixiarías; así que no te preocupes y fuma. Si no puedes evitarlo por completo, ¡¿significa esto que no pasa nada por consumir la fuente más tóxica que puedas encontrar?!

Esta es la misma táctica que tomó la industria avícola. ¿Arsénico y pollo?  No hay necesidad de preocuparse porque hay un poco de arsénico en todas partes. ¿Lo ves? Esta es la razón por la que es aceptable alimentar a nuestros pollos con medicamentos basados ​​en arsénico durante 70 años. Si no puedes vencerlos, únete a ellos.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Verónica Núñez y Ángela Graña Varela.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Nota del Doctor

¿Cómo es posible que la industria del arroz haya podido estar vendiendo un producto con cien veces más arsénico del aceptable? Hablo de esto y de mucho más en mi serie sobre el arsénico en el arroz, además de dar consejos sobre cómo disminuir un poco ese riesgo.

No te pierdas estos video: 

Los pesticidas no son la única fuente de arsénico que hay. Los excrementos de las aves de corral también tienen. Lo explico en ¿De dónde proviene el arsénico en el pollo?¿De dónde viene el arsénico en el arroz, los champiñones y el vino?.

Una exposición crónica a dosis bajas de arsénico puede causar más que cáncer. No te pierdas Los efectos de demasiado arsénico en la dieta.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This