¿Cuál es el conteo ideal de glóbulos blancos?

¿Cuál es el conteo ideal de glóbulos blancos?
3.5 (70%) 2 votes

Debido a que el conteo de glóbulos blancos es un factor determinante de la expectativa de vida, ¿cuál debería ser nuestro objetivo y cómo lo logramos?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Un alto conteo de glóbulos blancos podría ser un importante predictor en la incidencia de enfermedad cardiovascular y mortalidad además, de una disminución en la función pulmonar, mortalidad por cáncer y mortalidad en general. Por lo tanto, es un importante predictor de ataques cardíacos, apoplejías, disminución en la función pulmonar, mortalidad por cáncer y muerte prematura en general. No es sorprendente, ya que el número de glóbulos blancos que circulan en nuestro torrente sanguíneo son un indicador de inflamación sistémica. Día tras día nuestro cuerpo produce más y más glóbulos blancos en respuesta a amenazas inflamatorias.

Desde los años 70s que ya sabíamos de la relación entre altos conteos de glóbulos blancos y ataques cardíacos. Nos dimos cuenta que un mayor riesgo de ataque cardiaco estaba asociado con conteos más altos de glóbulos blancos, de la misma forma que con los niveles de colesterol alto y la presión sanguínea más alta: algo que ha sido encontrado en casi todos los estudios realizados desde entonces. Décadas de estudios que involucraron cientos de miles de pacientes mostraron cifras de mortalidad dramáticamente más altas en aquellos con conteos de glóbulos blancos más elevados.

¿Pero por qué? ¿Por qué los conteos de glóbulos blancos predicen la mortalidad? Tal vez sea porque es una señal de inflamación y oxidación en el cuerpo. De hecho, quizás sea incluso un marcador biológico que muestra qué tan rápido estamos envejeciendo. Y podría no sólo ser un indicador de inflamación sino también un factor activo que contribuye directamente a las enfermedades a través de variados mecanismos incluyendo la obstrucción del propio flujo sanguíneo.

El diámetro promedio de un glóbulo blanco es de alrededor de 7 y medio micrómetros, mientras que nuestros vasos sanguíneos más pequeños son de tan sólo alrededor de 5 micrómetros de ancho. Por lo tanto, el glóbulo blanco tiene que aplastarse en forma de salchicha para poder pasar. Y cuando hay inflamación presente, estas células podrían hacerse pegajosas. Aquí hay más imágenes de un glóbulo blanco tapando un vaso sanguíneo mientras sale de una pequeña arteria tratando de meterse dentro de una capilar, retardando o incluso deteniendo momentáneamente el flujo sanguíneo. Y si se atora ahí, puede terminar liberando todo su armamento interno que es normalmente reservado para los invasores microbianos y así dañar los vasos sanguíneos. Este puede ser el por qué en días previos a una apoplejía o un ataque cardíaco, se puede encontrar un alza en el conteo de glóbulos blancos.

Si el conteo de glóbulos blancos es sólo una señal de inflamación o solo un participante activo, lo mejor es que este conteo sea bajo. ¿Cómo podemos reducir el nivel de inflamación en nuestro cuerpo? Manteniéndonos alejados del humo de cigarrillo, aunque sea pasivo, podría ayudar a reducir el conteo de glóbulos blancos alrededor de medio punto. También, aquellos que se ejercitan parecieran estar en ventaja, pero no se sabe si es causa y efecto a menos que se ponga a prueba. Dos meses de clases de Zumba – una o dos horas por semana solamente – condujo a una disminución de alrededor de un punto y medio en el conteo de glóbulos blancos. De hecho, tal vez esa sea una de las razones por las que el ejercicio es tan protector. ¿Pero podría ser solamente porque perdieron peso?

La condición física y la gordura parecieran desempeñar una función importante. Más de la mitad, un 51.5% de las personas obesas con mala condición física tienen conteos de glóbulos blancos por encima de 6.6, pero aquellos que tienen mejor condición física o son menos gordos, son menos propensos a tener conteos tan altos. Por supuesto, eso podría ser sólo porque aquellos que se ejercitan y aquellos que son más delgados se alimentan más sano y llevan dietas menos inflamatorias.

¿Cómo podemos saber que el exceso de grasa corporal por sí mismo eleva la inflamación y el conteo de glóbulos blancos? Se tendría que encontrar una forma de hacer que las personas perdieran peso sin cambiar su dieta o ejercicio. ¿Cómo sería posible? Liposucción. Si se extrae alrededor de un cuarto de galón de grasa, se puede reducir significativamente su conteo de glóbulos blancos en alrededor de un punto. Así que, tal vez esto nos debería hacer reconsiderar el llamado rango normal de referencia para los conteos de glóbulos blancos; tal vez deberíamos modificarlo a la baja, como ya lo hemos hecho para el colesterol y los triglicéridos.

Hasta ahora, sólo hemos basado los valores normales en personas que podrían estar albergando un trasfondo significativo de enfermedades inflamatorias. Si sólo se restringe a aquellos con proteína C-reactiva normal, en vez de considerar el índice de inflamación normal como 4.5 a 10, quizás ¿deberíamos modificarlo más próximo entre 3 a 9?

Bien, pero ¿en qué rango se ubican las poblaciones más saludables, aquellos que no sufren de los estragos de enfermedades inflamatorias crónicas como enfermedades cardiacas y cánceres más frecuentes? Poblaciones que llevan dietas centradas en alimentos integrales a base de plantas tienen en promedio alrededor de 5, mientras que en ese momento en los E.U.A., se acercaba más a 7 u 8. La razón por la que lo sabemos no es genético, es porque si observamos a aquellos que se alimentan de dietas rurales africanas tradicionales, están en un rango de 4 o 5, y luego, si se mudan a Reino Unido terminan estando más cerca de 6, 7 u 8. Irónicamente, los investigadores pensaron que eso era algo bueno, refiriéndose a que un conteo más bajo de glóbulos blancos en dietas incivilizadas como la neutropénica significaba muy pocos glóbulos blancos. Se dieron cuenta que, durante una infección o un embarazo, donde realmente se necesitan más glóbulos blancos, el conteo de los mismos era justo el necesario; por lo tanto la médula ósea de aquellos que se alimentaban de dietas tradicionales basadas en plantas tenían la capacidad de crear tantos glóbulos blancos como fueran necesarios, por lo tanto la médula ósea “sufrió de una baja estimulación.” Simplemente no fumaban suficientes cigarrillos ni comían tantos alimentos inflamatorios.

Hallazgos similares fueron reportados en personas occidentales que se alimentaban de plantas con una aparente disminución progresiva en el conteo de glóbulos blancos mientras más y más sus dietas se basaban en plantas, pero tal vez hay factores no dietéticos, como índices más bajos de tabaquismo en aquellos que se alimentaban más sano. Lo que se necesita son estudios de intervención para ponerlo a prueba. Eliminando durante sólo 21 días la carne, huevos, lácteos, alcohol y chatarra, el conteo de glóbulos blancos disminuyó significativamente, aún en personas que comenzaron con 5.7.

¿Qué hay de aquellos que empezaron en rango aún más alto, como pacientes con artritis reumatoide que comenzaron alrededor de 7? El grupo de control que no cambió su dieta, pero en un mes, aquellos con una nutrición basada en alimentos integrales a base de plantas, disminuyeron un punto y medio: eso es una disminución del 20%. La disminución inflamatoria es mayor que la que uno podría lograr dejando el hábito de fumar por 28 años un paquete de cigarrillos al día.

La más extraordinaria disminución que he visto fue en un estudio hecho a 35 asmáticos. Después de 4 meses bajo una dieta de alimentos integrales a base de plantas, su conteo promedio de glóbulos blancos bajó casi un 60%, aproximadamente de 12 a 5, aunque no hubo grupo de control y no hubo suficientes pacientes para alcanzar una importancia estadística.

Si el conteo de glóbulos blancos es un predictor tan claro de la mortalidad, tan económico, confiable y disponible, ¿por qué no se utiliza más seguido en los diagnósticos y pronósticos? Quizás es demasiado económico. La industria parece más interesada en nuevos sofisticados factores de riesgo por los que pueda cobrar.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Claudia Escorza y Tatiana Fernández.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Oliviu Stoian y Catherine Please del The Noun Project.

Crédito de la imagen: Oorka a través de 123RF. La imagen ha sido modificada.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

Un alto conteo de glóbulos blancos podría ser un importante predictor en la incidencia de enfermedad cardiovascular y mortalidad además, de una disminución en la función pulmonar, mortalidad por cáncer y mortalidad en general. Por lo tanto, es un importante predictor de ataques cardíacos, apoplejías, disminución en la función pulmonar, mortalidad por cáncer y muerte prematura en general. No es sorprendente, ya que el número de glóbulos blancos que circulan en nuestro torrente sanguíneo son un indicador de inflamación sistémica. Día tras día nuestro cuerpo produce más y más glóbulos blancos en respuesta a amenazas inflamatorias.

Desde los años 70s que ya sabíamos de la relación entre altos conteos de glóbulos blancos y ataques cardíacos. Nos dimos cuenta que un mayor riesgo de ataque cardiaco estaba asociado con conteos más altos de glóbulos blancos, de la misma forma que con los niveles de colesterol alto y la presión sanguínea más alta: algo que ha sido encontrado en casi todos los estudios realizados desde entonces. Décadas de estudios que involucraron cientos de miles de pacientes mostraron cifras de mortalidad dramáticamente más altas en aquellos con conteos de glóbulos blancos más elevados.

¿Pero por qué? ¿Por qué los conteos de glóbulos blancos predicen la mortalidad? Tal vez sea porque es una señal de inflamación y oxidación en el cuerpo. De hecho, quizás sea incluso un marcador biológico que muestra qué tan rápido estamos envejeciendo. Y podría no sólo ser un indicador de inflamación sino también un factor activo que contribuye directamente a las enfermedades a través de variados mecanismos incluyendo la obstrucción del propio flujo sanguíneo.

El diámetro promedio de un glóbulo blanco es de alrededor de 7 y medio micrómetros, mientras que nuestros vasos sanguíneos más pequeños son de tan sólo alrededor de 5 micrómetros de ancho. Por lo tanto, el glóbulo blanco tiene que aplastarse en forma de salchicha para poder pasar. Y cuando hay inflamación presente, estas células podrían hacerse pegajosas. Aquí hay más imágenes de un glóbulo blanco tapando un vaso sanguíneo mientras sale de una pequeña arteria tratando de meterse dentro de una capilar, retardando o incluso deteniendo momentáneamente el flujo sanguíneo. Y si se atora ahí, puede terminar liberando todo su armamento interno que es normalmente reservado para los invasores microbianos y así dañar los vasos sanguíneos. Este puede ser el por qué en días previos a una apoplejía o un ataque cardíaco, se puede encontrar un alza en el conteo de glóbulos blancos.

Si el conteo de glóbulos blancos es sólo una señal de inflamación o solo un participante activo, lo mejor es que este conteo sea bajo. ¿Cómo podemos reducir el nivel de inflamación en nuestro cuerpo? Manteniéndonos alejados del humo de cigarrillo, aunque sea pasivo, podría ayudar a reducir el conteo de glóbulos blancos alrededor de medio punto. También, aquellos que se ejercitan parecieran estar en ventaja, pero no se sabe si es causa y efecto a menos que se ponga a prueba. Dos meses de clases de Zumba – una o dos horas por semana solamente – condujo a una disminución de alrededor de un punto y medio en el conteo de glóbulos blancos. De hecho, tal vez esa sea una de las razones por las que el ejercicio es tan protector. ¿Pero podría ser solamente porque perdieron peso?

La condición física y la gordura parecieran desempeñar una función importante. Más de la mitad, un 51.5% de las personas obesas con mala condición física tienen conteos de glóbulos blancos por encima de 6.6, pero aquellos que tienen mejor condición física o son menos gordos, son menos propensos a tener conteos tan altos. Por supuesto, eso podría ser sólo porque aquellos que se ejercitan y aquellos que son más delgados se alimentan más sano y llevan dietas menos inflamatorias.

¿Cómo podemos saber que el exceso de grasa corporal por sí mismo eleva la inflamación y el conteo de glóbulos blancos? Se tendría que encontrar una forma de hacer que las personas perdieran peso sin cambiar su dieta o ejercicio. ¿Cómo sería posible? Liposucción. Si se extrae alrededor de un cuarto de galón de grasa, se puede reducir significativamente su conteo de glóbulos blancos en alrededor de un punto. Así que, tal vez esto nos debería hacer reconsiderar el llamado rango normal de referencia para los conteos de glóbulos blancos; tal vez deberíamos modificarlo a la baja, como ya lo hemos hecho para el colesterol y los triglicéridos.

Hasta ahora, sólo hemos basado los valores normales en personas que podrían estar albergando un trasfondo significativo de enfermedades inflamatorias. Si sólo se restringe a aquellos con proteína C-reactiva normal, en vez de considerar el índice de inflamación normal como 4.5 a 10, quizás ¿deberíamos modificarlo más próximo entre 3 a 9?

Bien, pero ¿en qué rango se ubican las poblaciones más saludables, aquellos que no sufren de los estragos de enfermedades inflamatorias crónicas como enfermedades cardiacas y cánceres más frecuentes? Poblaciones que llevan dietas centradas en alimentos integrales a base de plantas tienen en promedio alrededor de 5, mientras que en ese momento en los E.U.A., se acercaba más a 7 u 8. La razón por la que lo sabemos no es genético, es porque si observamos a aquellos que se alimentan de dietas rurales africanas tradicionales, están en un rango de 4 o 5, y luego, si se mudan a Reino Unido terminan estando más cerca de 6, 7 u 8. Irónicamente, los investigadores pensaron que eso era algo bueno, refiriéndose a que un conteo más bajo de glóbulos blancos en dietas incivilizadas como la neutropénica significaba muy pocos glóbulos blancos. Se dieron cuenta que, durante una infección o un embarazo, donde realmente se necesitan más glóbulos blancos, el conteo de los mismos era justo el necesario; por lo tanto la médula ósea de aquellos que se alimentaban de dietas tradicionales basadas en plantas tenían la capacidad de crear tantos glóbulos blancos como fueran necesarios, por lo tanto la médula ósea “sufrió de una baja estimulación.” Simplemente no fumaban suficientes cigarrillos ni comían tantos alimentos inflamatorios.

Hallazgos similares fueron reportados en personas occidentales que se alimentaban de plantas con una aparente disminución progresiva en el conteo de glóbulos blancos mientras más y más sus dietas se basaban en plantas, pero tal vez hay factores no dietéticos, como índices más bajos de tabaquismo en aquellos que se alimentaban más sano. Lo que se necesita son estudios de intervención para ponerlo a prueba. Eliminando durante sólo 21 días la carne, huevos, lácteos, alcohol y chatarra, el conteo de glóbulos blancos disminuyó significativamente, aún en personas que comenzaron con 5.7.

¿Qué hay de aquellos que empezaron en rango aún más alto, como pacientes con artritis reumatoide que comenzaron alrededor de 7? El grupo de control que no cambió su dieta, pero en un mes, aquellos con una nutrición basada en alimentos integrales a base de plantas, disminuyeron un punto y medio: eso es una disminución del 20%. La disminución inflamatoria es mayor que la que uno podría lograr dejando el hábito de fumar por 28 años un paquete de cigarrillos al día.

La más extraordinaria disminución que he visto fue en un estudio hecho a 35 asmáticos. Después de 4 meses bajo una dieta de alimentos integrales a base de plantas, su conteo promedio de glóbulos blancos bajó casi un 60%, aproximadamente de 12 a 5, aunque no hubo grupo de control y no hubo suficientes pacientes para alcanzar una importancia estadística.

Si el conteo de glóbulos blancos es un predictor tan claro de la mortalidad, tan económico, confiable y disponible, ¿por qué no se utiliza más seguido en los diagnósticos y pronósticos? Quizás es demasiado económico. La industria parece más interesada en nuevos sofisticados factores de riesgo por los que pueda cobrar.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Claudia Escorza y Tatiana Fernández.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Iconos creados por Oliviu Stoian y Catherine Please del The Noun Project.

Crédito de la imagen: Oorka a través de 123RF. La imagen ha sido modificada.

Nota del Doctor

Para entrar en contexto sobre exactamente qué son los glóbulos blancos y porque los doctores los contamos, ve mi más reciente video, ¿Qué significa un conteo bajo de glóbulos blancos?

Creo que me refiero a la salud de los africanos rurales en mi video cómo no morir de enfermedades cardiacas.

Más sobre cómo combatir la inflamación aquí:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Reglamento de comentarios

El propósito de la sección de comentarios en cada publicación de video y blog es permitir que todos los miembros compartan sus historias, preguntas y comentarios con otros en un ambiente acogedor, atractivo y respetuoso. Se permiten comentarios fuera del tema, con la esperanza de que los usuarios más experimentados puedan redirigirlos a videos más relevantes que puedan responder a sus preguntas. Un debate científico vigoroso es bienvenido, siempre y cuando los participantes puedan discrepar respetuosamente. No se permite la publicidad de productos o servicios.

Para hacer que NutritionFacts.org sea un lugar en donde la gente se sienta cómoda al publicar sin sentirse atacada, no toleramos los ataques ad hominem o comentarios racistas, misóginos, homofóbicos, vulgares o inapropiados. Así que, por favor, para el beneficio de todos, ayúdanos a fomentar una comunidad de respeto mutuo. La aplicación de estas reglas se hace, en la medida de nuestras capacidades, caso por caso.

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This